Los árboles y el bosque

Una ovación transversal

30.10.16 | 11:59. Archivado en La vida misma

El debate de investidura del Sr. Rajoy celebrado ayer en el Congreso de los Diputados registró un momento trascendental, que casi me atrevería a calificar de histórico si tuviese continuidad, como espero que suceda.

Paradójicamente ese momento vino propiciado por la lamentable intervención del más patético de los parlamentarios que se acomodan en los escaños del hemiciclo. No voy a reproducir aquí los términos de su discurso, plagado de insultos, improperios, ofensas, deslavazado y dirigido principalmente con rabia, odio y rencor a las bancadas socialistas por lo que el indigno diputado Rufián considera una traición a la izquierda: la abstención mayoritaria de los diputados del PSOE a fin de posibilitar que pueda formarse un gobierno y desbloquear así la situación política española, ante la evidencia aritmética de que no hay alternativa posible. Añadamos para completar el cuadro que en el exterior del Congreso empezaban a concentrarse unos pocos miles de extremistas profiriendo acusaciones de traición y proclamando el carácter para ellos ilegítimo y antidemocrático de la investidura del Sr. Rajoy.

A lo que iba: el discurso del diputado Rufián fue tan excesivo, tosco y violento que el portavoz socialista Sr. Hernando tuvo que tomar la palabra para defender a su grupo. Y lo hizo con emoción y fuerza, con enfado apenas contenido. Tampoco viene a cuento reproducir aquí los términos exactos de su réplica, porque no es eso lo importante. Lo verdaderamente novedoso, trascendente y esperanzador fue que la bancada socialista se levantó a aplaudirle, como es lógico, pero también lo hicieron los diputados populares y los de Ciudadanos, los regionalistas canarios, navarros y asturianos. No puedo asegurar ahora que lo hiciesen o no los del PNV o los de lo que queda de Convergència. Por supuesto no lo hicieron los de Podemos ni los satélites de la izquierda abertzale.

Y ese es el hecho novedoso y trascendental. Por primera vez en muchísimo tiempo el hemiciclo se dividió visualmente entre constitucionalistas y demócratas por un lado, sin distinción ideológica, y antisistema y extremistas de diverso pelaje por el otro. De pronto el PSOE se vio metido, no sé si a su pesar o no, ni sé si íntegramente (ignoro si los disputados díscolos se unieron a la ovación a su portavoz), en el bloque de los agredidos, de los acosados, de los insultados. Ese bloque hasta hace poco reservado exclusivamente a “la derecha”. El extremismo, que en España hace décadas que solo proviene de la izquierda y del nacionalismo, había obrado el milagro de empujar a los restos decentes del PSOE al lugar que les corresponde: el cálido ámbito de la legalidad constitucional, de la democracia parlamentaria, de la alternancia civilizada y natural en el poder. El ámbito de la normalidad europea y occidental, en suma.

Tras los devaneos protagonizados por el Sr. Sánchez, a quien sin duda y con justicia el Sr. Iglesias podría calificar como “nuestro hombre en el PSOE”, el partido socialista dio ayer la sensación de haber regresado “a la senda constitucional” (esperemos que no de forma tan falsaria como lo hizo el inventor de esa expresión). Es evidente que no puede pretenderse que una organización tan grande sea monolítica y se mueva como un solo hombre. Si el resultado de la catarsis de hace unas semanas es la depuración de aquellas excrecencias que parecían haberse adueñado del hasta ahora principal partido de la izquierda española, bienvenida sea. Demos por amortizados a los diputados del PSC, víctimas irrecuperables del “mal catalán” que se extiende a las Baleares y Valencia y que habrá que atajar, y a los cinco o seis díscolos vocacionales, que serán debidamente triturados por la maquinaria institucional de Ferraz que no tiene porqué pagar traidores. Y ayudemos, sí, aunque me cueste escribirlo, a ese “nuevo” PSOE que parece haberse caído del caballo y visto de nuevo la luz de la democracia parlamentaria, de la más o menos noble lucha política por el poder.

La ovación transversal de anoche en el Congreso, por mucho que formalmente incomodase al Sr. Hernando y propiciase que el Sr. Rufián gesticulase indicando algo así como “¿lo veis? Todos sois los mismos”, es una imagen que debería significar un antes y un después. Y es que sí, todos son los mismos, todos somos los mismos: los que creemos en la democracia parlamentaria con todos los matices que se quieran respecto a la forma de Estado o a la ideología que haya de impregnar a cada gobierno sucesivo. Fuera solo están ellos, gritando, vociferando, insultando, amenazando y agrediendo, y vomitando toneladas de demagogia y mentira. Les votan muchos aún, demasiados. Pero les votarán menos. Está por definir cuántos de los votos que reciben Podemos y sus satélites son sufragios fruto de la rabia, del desencanto, de la indignación de buenas gentes que en un momento determinado no se sintieron representados por los partidos tradicionales y creyeron honestamente en el carácter democrático de unas formaciones que en realidad no pretenden otra cosa que cargarse, por todos los medios, el sistema constitucional que nos ha garantizado cuarenta años de prosperidad y paz, con la sangrante excepción de la pústula terrorista. Dudo seriamente que muchos de esos votantes sigan considerando apoyar a una formación que es capaz de estar simultáneamente en el Congreso cobrando por su escaño y en la calle insultando a los demás parlamentarios, que se apoya en personajes estrafalarios como los diputados Rufián y Tardà y que no le hace ascos a la compañía de los post etarras.

Por eso, bienvenidos sean los rufianes y los matutes: démosles cancha y difusión, hagamos que sus mensajes de odio y violencia lleguen a los oídos y las retinas de esos millones de votantes que acudieron a Podemos en plena orfandad. Y dejemos que sientan vergüenza ajena y, como ayer el PSOE, regresen a la ovación transversal de quienes, sin tener ahora mismo mucho que celebrar, tienen claro a qué lado de la raya están y quieren seguir estando.

Eso sí: para ello será preciso que el PSOE se emplee a fondo en conseguir que el amenazador periplo que ayer anunció el Sr. Sánchez acabe siendo la “muerte política de un viajante” cuyo destino es seguramente un escaño a la sombra del mesiánico líder de Podemos. Que no cometa el error el PP de querer destruir a este PSOE aprovechando su debilidad. Un panorama compuesto por PP, Ciudadanos y PSOE es el mejor escenario para una España próspera en los próximos años. Un escenario que trace una nítida línea en torno al peligro que para la democracia representan Podemos, sus satélites y los independentistas.

La ovación de ayer fue como ese apretón de manos que se dan después de mucho tiempo dos personas a las que la vida ha separado y enfrentado. Un saludo que no borra diferencias ni discrepancias radicales, pero que pretende recuperar la nobleza y el respeto en una convivencia cotidiana que no tiene porqué ser fácil, pero que la acechanza de los enemigos comunes hace necesaria. Ayer pareció que el PSOE entendía quiénes son los enemigos comunes y quiénes los simples rivales políticos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 24 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2016
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31