Los árboles y el bosque

Desesperación

30.10.11 | 12:39. Archivado en La vida misma

Dice hoy el candidato Rubalcaba en una entrevista en El Periódico lo siguiente: "Con Aznar hubo más muertos, con Zapatero más etarras detenidos".

Muy desesperado ha de andar el candidato socialista para usar un argumento tan burdo, tan sucio, tan miserable. Durante mucho tiempo, y siendo fervorosamente antisocialista, he discutido con quienes desde la derecha, mi derecha, calificaban de forma muy negativa a Rubalcaba. Siempre defendí que es un hombre inteligente, agudo, brillante, peligroso para el rival, y de alguna forma venía a decir que ya nos vendría bien tener alguien así en la derecha.

Bien, pues me desdigo solemnemente, entre palmadas en el pecho y proclamas de mea culpa: quien usa un argumento semejante no solo demuestra no ser inteligente, sino que acredita una calaña moral al nivel de los roedores urbanos o los carroñeros que pueblan la sabana.

De bien nacidos es ser agradecidos, y por mucha inquina que se le pueda tener a Aznar, por mucha antipatía que despierte el personaje entre sus rivales, un mínimo de honestidad obliga a reconocer que fue él precisamente quien puso las bases para lo que podía haber sido una derrota histórica de la banda, derrota que gracias a los oficios de Rubalcaba y de su jefe tiene ahora una ambivalencia inquietante. La lucha antiterrorista ha sido mérito continuado de todos los presidentes de la democracia, y aun de sus predecesores, y es de un pésimo gusto colocar medallas a uno solo de ellos, pero mucho más lo es echar sobre el debe de los otros un mayor número de muertos. Probablemente fue ese mayor número de muertos lo que llevó a Aznar a adoptar las medidas de estrangulamiento económico, social, político y periodístico que, a la postre, llevaron a ETA a la agonía y al hecho cierto de que en la nefasta era Zapatero haya habido menos víctimas. Una agonía, por cierto, en la que tal vez nunca sepamos porqué Zapatero decidió lanzarles un salvavidas político.

Ojalá la desesperación que muestran las miserables palabras de Rubalcaba sean efectivamente el preludio de una derrota histórica. Yo, por mi parte, mantenía tan escaso entusiasmo por Rajoy que me planteaba incluso si ir a votarle o no. Ya no tengo dudas, gracias a Rubalcaba.


Apuntes sueltos sobre el fin de ETA

30.10.11 | 00:41. Archivado en La vida misma

Sobre el tema del final de la violencia terrorista me está costando mucho escribir algo. Me asaltan pensamientos y sentimientos muy dispares. Por un lado, la solidaridad absoluta e incondicional con quienes pueden salir a partir de ahora (suponiendo que el comunicado sea fiable) pueden dejar de mirar bajo su coche, o de tomar un café en una mesa que no esté de espaldas a la puerta. Por otro, la sensación indefinida de que nos está engañando alguien, y no solo y no especialmente la ETA. Por último, el resquemor de que hemos de hacer algo pero no sé bien ni qué ni quiénes.

De modo que me limitaré de momento a recoger algunos apuntes sueltos, unos de cosecha propia y otros que he recogido por ahí.

Primero, el apoyo sin matices a las víctimas que hoy se han manifestado en Madrid, desoladas por la sensación de que la impunidad y el olvido van a ir extendiéndose como un manto sobre ellos, o así se pretende.

Segundo, y entiéndase en la forma más literal, que efectivamente no corresponde a las víctimas diseñar la política antiterrorista, al igual que no les corresponde impartir justicia. Respeto, honor, reparación, justicia, memoria, reconocimiento, siempre. Diseñar la política antiterrorista necesariamente desde su perspectiva, no.

Tercero, que el Estado no puede abdicar de su obligación de hacer justicia. Incluso aunque se plantease adoptar medidas de gracia (soy absolutamente contrario), primero hay que hacer justicia, y eso implica investigar, esclarecer, juzgar y condenar. Lo contrario nos podría llevar a la terrible conclusión de que la admirable renuncia de las víctimas a vengar a sus muertos no ha tenido sentido.

Cuarto, y éste se lo robo a Arcadi Espada, que no hay que exigir que los asesinos pidan perdón, porque eso de hecho nos obliga a perdonarlos acto seguido, y por ahí no paso.

Quinto, que resulta repugnante la velocidad pasmosa con la que algunos políticos (y duele llamarlos con ese nombre) se han lanzado a abogar por los terroristas, o a recibirles, o a aplaudirles con lágrimas en los ojos por el mero hecho de haber decidido dejar de matarnos.

Sexto, y éste se lo robo a Hermann Tertsch: ¿qué pensaríamos si el asesino noruego que este verano liquidó a cerca de noventa personas dijese ahora que no lo volverá a hacer, no entregase sus armas, no renunciase a sus objetivos, no expresase el menor arrepentimiento, e insistiese en que a partir de ahora hay que sentarse a hablar de "lo suyo", sea lo que sea? Pues eso y no otra cosa es lo que han hecho los etarras.

Séptimo, la vergüenza ajena e indignación que produce comprobar, una vez más, que esos encapuchados con boina (qué imagen tan patética, por cierto) y los nacionalistas vascos supuestamente moderados comparten objetivos, unos sacudiendo el árbol y otros recogiendo las nueces. Ahora los recolectores están nerviosísimos por si los que agitan el árbol deciden recoger las nueces por sí mismos. Es lo único que les preocupa.

Octavo, la evidencia de que una ETA derrotada ha encontrado en las políticas del último gobierno español la vía para acceder a cotas de poder impensables, de las que había sido expulsada por las políticas del gobierno anterior a 2004.

Es todo por hoy; a ver si me veo con ánimos un día de éstos de enhebrar algo mejor y menos telegráfico.


Cuentas

29.10.11 | 23:59. Archivado en La vida misma

Alemania reduce su déficit en un 2,6 % después de que un banco encontrara 55.000 millones de euros mal contabilizados. En serio, aquí lo tienen.

Mañana mismo me pongo a revisar todos los bolsillos de mis chaquetas; cabe la posibilidad de que no haya tenido en cuenta alguna partida que arregle mi situación económica.

De verdad que la sensación de que estamos en las mejores manos posibles se extiende por momentos...


Coherencia progre

20.10.11 | 19:40. Archivado en La vida misma

Gaddafi ha muerto, aparentemente asesinado por los rebeldes. No seré yo quien derrame una lágrima por ese asesino y patrocinador de terroristas. Pero sí se me ocurre un comentario: al parecer Gaddafi viajaba en un convoy de vehículos que fue atacado por aviones de la OTAN cerca de la ciudad de Sirte. O a mí me falla mucho la memoria, o esa misión internacional en la que participaba España tenía como objetivo la exclusión aérea en una determinada zona, y se supone que de rebote un cierto apoyo a los rebeldes en la medida en que las tropas de Gaddafi masacrasen o amenazasen a la población civil. No tengo muy claro que perseguir a bombazos el convoy en el que huía el dictador derrocado encaje muy bien en esa misión.

Lo digo porque la hipocresía siempre resulta irritante. Imaginemos por un momento que este tipo de acción (que insisto en que no critico; bien muerto está el personaje) la apoyase un gobierno de la derecha, aquí en España.

Pero claro, tampoco deja de ser chocante la eficacia de los asesinatos selectivos que la administración de Obama practica sobre los líderes de Al Qaeda (que también aplaudo sin reservas), sin el menor embarazo para la progresía mundial, que antes clamaba contra Bush por cosas similares.

Y si a eso añadimos que según una noticia que he leído hoy Obama ha conmutado muchas menos penas de muerte que Bush, también ante el silencio del rebaño progre, pues solo queda asumir que ser progre y coherente es una contradictio in terminis.


Ni puñetera idea, como Dios manda

17.10.11 | 17:43. Archivado en La vida misma

Me quedo hoy en las formas. El fondo es tan grave que, si me veo con ánimos, opinaré en otro momento. Pero ahora, como digo, me quiero referir a dos expresiones proferidas en los últimos días por Mariano Rajoy y Esteban González Pons. El primero dijo que la economía se iba a llevar cuando él mandase "como Dios manda". Y el otro se ha referido a los asistentes a esa pseudo conferencia internacional sobre el País Vasco diciendo que "no tienen ni puñetera idea".

No parecen muy oportunos en la elección de las frases. La primera, porque le pone en bandeja al candidato socialista el anticlericalismo facilón, y porque no deja de ser una frase boba. Qué sé yo, diga que se llevará una política económica rigurosa, ortodoxa, pero aunque Dios también ande entre fogones creo que no es lugar para sacarlo a colación.

Y lo de la puñetera idea... Pues no sé qué traducción les habrán dado a los asistentes a la conferencia. Pero la imagen del principal partido de la oposición, e inminente gobierno, no sale muy reluciente ante esa comunidad internacional que, por mucho que nos pese, va a verse atraída por los focos de la conferencia de marras. A la que intentaré referirme en otro momento.


Respetos

11.10.11 | 18:35. Archivado en La vida misma

"Canadá es mucho más comprensivo y respetuoso con el Quebec de lo que España es con Cataluña". Eso ha dicho hoy el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Yo no sé cuán comprensivo es Canadá con Québec, la verdad. No sé siquiera cómo demonios se mide eso. Pero ya que hablamos de respeto, permítanme un juego: díganme ustedes cuántas frases amables y respetuosas hacia España han escuchado ustedes en boca de los responsables políticos catalanes pongamos en los últimos diez años. Cada vez que un líder político español aparece por aquí (por Cataluña) se desvive, con sinceridad o sin ella, para manifestar su respeto por la pluralidad, por la diversidad, por nuestro idioma, por nuestro "fet diferencial", abogando por la convivencia, etc.

No recuerdo haber escuchado a un solo nacionalista catalán expresarse hacia España con el mismo respeto desde hace muchos años. Quizá que si queremos respeto prediquemos con el ejemplo.

Aclaro que esta observación no es mía, aunque la traiga hoy aquí a colación a cuento de las declaraciones de Mas. Pertenece a Arcadi Espada, que nos lo hizo notar hace un par de semanas en el curso de una cena. La suscribo plenamente.


Privilegios y renuncias

07.10.11 | 18:54. Archivado en La vida misma

El gobierno de la Generalitat ha decidido hacer un gesto de solidaridad, o de ejemplo si se prefiere, renunciando a percibir la paga extra de Navidad, medida extensiva a todos los altos cargos.

Bien está, sin duda. Pero permítanme una pregunta, que no va referida a la Generalitat ni a ninguna otra administración concreta, sino con carácter genérico: ¿por qué demonios han de cobrar pagas extras los altos cargos de la Administración? Hombre, la paga extra es una cosa un tanto rancia y pasada de moda, pero me parece muy bien que la perciban el camarero, la peluquera o el administrativo. Pero ¿los ministros y consejeros? ¿A santo de qué?


¡¡¡¡¡¡Genial!!!!!

07.10.11 | 18:12. Archivado en La vida misma

No me digan que no es una noticia digna de uno de esos telediarios humorísticos: "Convocan una manifestación y no va nadie". Pue eso ha pasado hoy en Bilbao, al parecer: aquí tienen el enlace a la noticia.

Al menos esta vez no asistiremos a las tradicionales discusiones sobre el número de asistentes y las diferencias de cálculo entre los convocantes y la guardia urbana: nadie es nadie.

Me encanta, no puedo evitarlo. Y ni siquiera sé qué pedían.


Domingo, 21 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Los mejores videos

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2011
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 

Sindicación