Apuntes al silencio

Las tachas de Tacheles

12.10.11 | 14:18. Archivado en Artículos

Reconozco que me pudieron los prejuicios, y que la primera vez que pasee por la acera hacia la que se abre el edificio ocupado de "tacheles" en el antiguo barrio judío de Berlín, no me atreví a adentrarme en aquella oscura y nauseabunda escalera.

Comí justo en frente, en un restaurante indú sin quitar la vista a todos cuanto entraban y salían de aquel antiguo almacén, casi pasando lista de si eran los mismos que cruzaban la puerta hacia uno u otro lado.

Con el estómago lleno me dispuse a adentrarme en ese desconocido espacio limpio de ideas limitantes, y atento a lo que podía aprender o entender del proyecto y de sus artistas. Sorpresa. Sentí sorpresa, por no preguntarme si esa reacción escondía alguna otra menos diplomática, al enterarme que la razón por la que yo no podía visitar las dos primeras plantas, era porque en 2001 el colectivo se había dividido, y como resultado los que ocupaban las dos primeras del edificio habían vendido "su ocupación" por un millón y medio de euros. Como diría Groucho Marx "estos son mis ideales, pero si no les gustan, tengo otros".

Al acceder a la tercera planta, por aquella escalera que mezclaba el escenario de una película de terror psicológico y film snatch, sí pude disfrutar de algunos ejemplos de creadores con sus estudios abiertos presentando su obra a los visitantes. Eso sí, como animales en un zoológico, puedes ver sus movimientos pero no entran nunca en diálogo con el público. Lo alternativo a una galería, es actuar como un artista en una galería. Una pena. Uno decidió que a su estudio sólo se podía entrar poniendo un euro en un wc. Es decir, no valía la buena fe de ofrecer sus obras y luego pedir la voluntad, la voluntad era anterior a su obra, a su espacio.

Uno de sus artistas, que hoy expone en galerías de medio mundo, tiene tomado una de las plantas altas del "templo ocupa". En justicia, mientras muchos artistas tienen una habitación, él puede poseer toda una planta para tener expuesta su obra, sin que el artista, en palabras de quien cuida la muestra, pase nunca por allí. Sus obras de gran formato, interesantes, mezcla de grafiti y el "horror vacui" del tatuador, son de una violenta crítica social y de un mensaje con peso y conciencia. Eso sí, a pesar de todo, nada de lo que está presente en esa planta está a la venta, es tan sólo "un curioso escaparate".

Si yo fuera marchante de arte no se me ocurriría una mejor manera de potenciar a un artista desconocido. Pagar un dinero por obtener un espacio para mi apadrinado, hacerlo visible, y luego vender en medios y galerías "la vida alternativa" de artista. No digo que haya sido así, pero sin duda resuena la idea en mi mente ante determinadas actitudes y respuestas.

Lo que se ha llamado "el templo ocupa" sin duda deja mucho que desear, y parece bastante contrario a sus planteamientos e ideas. Creo que hay mejores ejemplos, en Madrid sin ir más lejos, de centros de autogestión, acción social y cultural, y revolución, comparta uno o no el ideario ocupa, que este decepcionante escaparate.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 25 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930