Nootrópicos, potenciando la inteligencia y la memoria

nootrópicos inteligencia

La psicología sigue inmersa en un cambio de paradigma. Si hace años esta disciplina se dedicaba casi en exclusiva a tratar los trastornos psicológicos y los desórdenes en la conducta de las personas, hoy en día vuelca muchos esfuerzos en iniciar líneas de investigación e intervención encaminadas a desarrollar el potencial cognitivo de los seres humanos.

Los nootrópicos son el producto de esta nueva concepción en el campo de la psicología y las neurociencias. Los nootrópicos son fármacos y suplementos diseñados para que el sistema nervioso humano tenga un rendimiento superior.

Es una idea que promete: los nootrópicos podrían ser capaces de optimizar el rendimiento de nuestro cerebro, mejorando nuestras habilidades cognitivas con solo tomar una píldora, y sin riesgos ni efectos secundarios derivados de su consumo.

¿Qué son exactamente los nootrópicos?

No existe una definición unitaria e inequívoca para el concepto de nootrópico. De hecho, esto es totalmente lógico si nos paramos a pensar de que, en realidad, los nootrópicos están todavía siendo estudiados y diseñados, por lo que estamos ante un campo abierto en el que caben muchas posibilidades.

El concepto nace en el laboratorio de Corneliu Giurgea, un químico y neurólogo rumano que acuñó el término a comienzos de los años 70. Sin embargo, la idea con que la comunidad científica y la sociedad aborda el asunto de los nootrópicos ha ido variando y evolucionando.

Nootrópicos potenciadores inteligencia

A pesar de todas las limitaciones y la ambigüedad conceptual, a la hora de definir qué es un nootrópico podemos conformarnos con la siguiente aseveración: los nootrópicos son un conjunto variado de compuestos sintéticos y suplementos que, una vez suministrados en las dosis adecuadas, muestran ciertos efectos positivos a la hora de potenciar ciertas funciones cognitivas y cerebrales. Sin ir más lejos, los nootrópicos podrían aumentar nuestra memoria, inteligencia, concentración y creatividad. Algunos fabricantes incluso aseguran que sus preparados son eficaces para combatir el estrés y la ansiedad.

En este sentido, los nootrópicos serían muy útiles para mejorar el rendimiento cognitivo y la agilidad mental, pero también podría tener otras aplicaciones, como por ejemplo la prevención de ciertas demencias y del deterioro cognitivo en personas de cierta edad.

Los nootrópicos no son drogas ni estimulantes

Existe la idea equivocada de que los nootrópicos son una tipología de psicoestimulantes. Los nootrópicos no son drogas puesto que, a diferencia de las anfetaminas, no producen efectos negativos ni dependencia química o psicológica, ni hay ningún peligro para la salud asociado a su ingesta.

Esta confusión viene motivada por el empleo de términos como “cognitive drugs” (drogas inteligentes) para referirse a los nootrópicos. En realidad, como he explicado, los nootrópicos no dañan la salud física ni mental de sus consumidores, ni son sustancias tóxicas o adictivas.

Los nootrópicos no son psicofármacos (con alguna excepción)

Algunos nootrópicos están sujetos a prescripción médica, si bien estos son minoría respecto a los de venta libre. Los primeros no pueden ser comercializados libremente y sus consumidores deben aportar una receta médica con esa indicación para poder adquirirlos en farmacias.

No obstante, la mayoría de nootrópicos que están actualmente en el mercado no son psicofármacos. Suele tratarse de compuestos naturales, entre cuyos ingredientes podemos encontrar el ginseng y otras hierbas. Una de las marcas más reconocidas como fabricante de nootrópicos naturales es Nootropic Plus, que incorpora glutamina y acetilcarnitina a su preparado de hierbas y plantas. Estos productos pueden adquirirse en grandes almacenes, herboristerías, parafarmacias y comercios similares sin ningún tipo de restricción.

Gran interés social y médico por este tipo de estimulantes cognitivos

En una sociedad dominada por las prisas y la competitividad se hace patente la necesidad de productos que puedan suponer un incremento en el rendimiento cognitivo. Los trabajadores, sumergidos en rutinas de gran exigencia, pueden ver en los nootrópicos una forma fácil e inocua de potenciar sus habilidades y competencias.

Estas sustancias nos ofrecen dos beneficios socialmente demandados en las sociedades occidentales: optimizar nuestras capacidades cognitivas para adaptarnos al ritmo frenético del mercado del trabajo, además de la inmediatez en los efectos. Al fin y al cabo, es más sencillo desembolsar dinero a cambio de un compuesto que mejore el rendimiento de nuestro cerebro de forma casi instantánea que dedicar días, semanas y años a entrenar alguna habilidad en la que queramos destacar.

Precisamente por esta razón, muchos empleados del sector tecnológico e incluso estudiantes de facultades punteras son los mayores consumidores de nootrópicos. Para estas personas, no rendir al máximo nivel de sus posibilidades intelectuales puede suponer no lograr ciertos objetivos imprescindibles para su carrera académica o profesional.

La eficacia de los nootrópicos

Pero, ¿funcionan realmente los nootrópicos? Esta es una pregunta que, ahora que ya conocemos qué y para qué sirven son estos preparados, surge por mera inercia.

La eficacia de los nootrópicos ha sido motivo de discusión debido a que los estudios sobre sus efectos todavía no han reportado resultados concluyentes. Varios estudios señalan los efectos positivos, mientras que otros indican su ineficacia. En cualquier caso, el concepto de nootrópico es tan amplio y son tantas las sustancias y compuestos comercializados bajo esa etiqueta que hablar de su eficacia puede suponer una simplificación excesiva.

Lo que sí es importante resaltar es que, aunque los resultados científicos son prometedores, todavía no existe suficiente evidencia empírica para conocer hasta qué grado son eficaces y útiles. Cuando tengamos confirmación académica, los nootrópicos van a ser introducidos, sin duda alguna, en la suplementación nutricional de profesionales, estudiantes y personas con síntomas de deterioro cognitivo. En varios años, si los estudios van sugiriendo esta posibilidad, la ciencia será capaz de establecer con precisión los beneficios y efectos adversos (si los hubiera) de los nootrópicos.

Referencias bibliográficas

  • Limitlessmindset. (2012). Nootropic Ingredient Directory. Disponible en: http://www.limitlessmindset.com/resources/nootropic-ingredients.html
  • Ruiz Franco, José. (2005). Drogas Inteligentes. Editorial Paidotribo.
  • Triglia, Adrián. (2016). Nootrópicos: ¿qué son y cómo potencian tu inteligencia? Disponible en: https://psicologiaymente.net/inteligencia/nootropicos
Psicología

4 comentarios


  1. Web

    La verdad yo prové una vez los nootropicos durante una semana entera y ay cómo me dolía la cabeza.
    La idea es muy interesante pero me temo que no es apto para todas las personas

  2. Se debe tener cuidado al usar los nootrópicos

  3. Gracias por compartir tan detalla e interesante información.
    Me estoy animando a probar los nootrópicos ( a base de productos naturales ) ya que últimamente estoy muy cansado y falto de concentración. Ya les comento como me va.
    Saludos.

  4. Buen articulo.
    Información muy clara y completa.
    Gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*