Los cuatro tipos básicos de acoso escolar: ¿cómo identificarlos?

bullying acoso escolar

Un 20% de los alumnos, en alguna ocasión, han acosado activa o pasivamente a un compañero, según un estudio del Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar.

El acoso escolar, también denominado como “bullying”, es una lacra sigue ocurriendo entre las paredes de los centros educativos, y también fuera de ellos. La comunidad educativa debe tomar consciencia de este hecho y adoptar todas las medidas a su alcance para erradicarlo, así como toda las sociedad tanto docentes como padres deben implicarse al máximo en este asunto.

Bullying: una triste realidad en los centros educativos

Este artículo tiene por objetivo realizar una clasificación de aquello que entendemos por acoso escolar.

Los cuatro apartados que exponemos únicamente son un punto de partida, sin embargo pueden ser asombrosamente efectivos si logramos que lleguen a nuestros alumnos y tomen consciencia de lo crucial del asunto, tanto de la detección como de la prevención del acoso escolar o bullying.

Tipos de acoso escolar

Estos son los cuatro tipos de acoso escolar:

Bullying físico

Esta forma de acoso consiste en la persecución constante hacia una persona pretendiendo tener contacto físico contra la voluntad de esta. Este tipo de acoso puede suceder dentro y/o fuera del centro educativo. Este maltrato es deliberado e intencionado, sus características son:

Acoso directo

Se considera bullying directo el acoso basado en las siguientes acciones:

  • Golpear
  • Empujar
  • Escupir
  • Arañar
  • Tirar del pelo
  • Morder
  • Dar un puntapié
  • Dar una paliza

Acoso indirecto

  • Espiar a un compañero
  • Escribir notas ofensivas y difamatoria
  • Seguir a un compañero por el centro
  • Robar o romper objetos de su propiedad
  • Pintar su nombre en paredes y muros

En definitiva, el acoso indirecto consiste en hostigar y vejar sistemáticamente a una persona, obtener información sobre el para difamarlo y humillarlo públicamente.

Bullying verbal

Este tipo de acoso, aunque no es físico, resulta especialmente dañino para la persona que lo padece, por el menoscabo que supone para su autoestima. Consiste principalmente en los siguientes actos:

  • Burlarse de la víctima
  • Insultar
  • Poner motes peyorativos
  • Resaltar defectos
  • Amenazar

En este caso, el acoso es más difícil de detectar puesto que es muy habitual y no existe agresión física, la agresión es más de tipo psicológico y moral. Esta forma de humillación es sumamente dañina puesto que afecta a la autoestima de la víctima, sufriendo una estigmatización que puede repercutir en complejos profundos que le afectan gravemente.

Además, el menor perjudicado puede ver mermada su capacidad repercusión para establecer interacciones interpersonales y puede empeorar significativamente su rendimiento académico.

Bullying social

El acoso social se centra básicamente en dañar la reputación de una persona, de forma que pueda ser excluido y marginado por el conjunto de compañeros.

Sus puntos característicos son los siguientes:

  • Dejar de lado a un compañero.
  • Manipular e influir a otros compañeros para que dejen al alumno de lado.
  • Propagar rumores, mentiras y calumnias sobre un alumno.
  • Avergonzar y ridiculizar a un alumno en público.

Acoso cibernético

Acoso cibernético o ciberbullying. En este caso, dado el acceso a las nuevas tecnologías y la importancia social y comunicativa que desempeñan, en especial en la etapa de la adolescencia, tal vez sea el tipo de acoso más extendido y que va más en aumento.

Este tipo de acoso se extiende más allá del centro educativo y suele producirse fuera del horario académico. Con total seguridad es el más difícil de detectar, puesto que escapa al control de los docentes y de los adultos en general.

El ciberbullying consiste en usar las herramientas telemáticas para perjudicar a una persona, por ejemplo:

  • Facebook, Twitter…
  • WhatsApp
  • Skype
  • Blogs
  • Correo electrónico
  • Webs difamatorias
  • Llamadas acosadoras al móvil
  • Envío de fotos hechas con el móvil y utilizadas para amenazar
  • Colgar en Internet información personal

El cyberbullying es un tipo de acoso perfectamente intencionado y con un objetivo perjudicial para el acosado. En ocasiones es relativamente dificultoso encontrar la fuente acosadora, puesto que el agresor suele ampararse en el anonimato que le brinda internet y las redes sociales.

De igual manera, el avance de las tecnologías de la comunicación es tan rápido que a menudo la legislación en contra de este tipo de actividades se queda atrasada y es complicado poner freno a los acosadores. No obstante, en la actualidad esta forma de acoso puede ser constitutivo de un delito.

Medidas de prevención contra el acoso escolar

A continuación enumeraré varias medidas prácticas para eliminar progresivamente el acoso de las aulas.

  • Los patios de recreo deben ser espacios de relación positiva, con una vigilancia adecuada y juegos cooperativos.
  • Para actuar de manera adecuada es necesario conocer los mecanismos de protección de la infancia (protocolos de actuación en situaciones de violencia dentro y fuera del ámbito educativo).
  • Educar en derechos a los niños y niñas previene la violencia entre pares.
  • Propiciar en los estudiantes la identificación y superación de estereotipos y prejuicios para Promover relaciones basadas en el respeto.
  • Realizar actividades específicas de sensibilización en el tema de la violencia y la convivencia.

También debemos ayudar a desarrollar en los niños y niñas habilidades personales para:

  1. Promover la empatía. Buscando siempre el apoyo a la víctima y el rechazo de todas las actitudes violentas.
  2. Fomentar la cohesión entre compañeros y las relaciones basadas en la solidaridad y el respeto mutuo. Un niño o niña que tenga amigos difícilmente será acosado.
  3. Identificar las situaciones de violencia.
  4. Expresar emociones para liberarse del sufrimiento y encontrar a personas que les ayuden.
  5. Buscar y solicitar ayuda: No ocultar lo que sucede.
  6. Ser asertivo: Defender los derechos sin vulnerar los de los demás.
  7. Denunciar: Aprender que la denuncia es un paso necesario para superar las experiencias injustas y evitar otros delitos.
  8. Diseñar estrategias educativas en el uso responsable y seguro de la red.

¿Qué hacer cuando se detecta un caso de bullying?

Ante la identificación del problema, los adultos debemos seguir una serie de pautas para intentar ayudar al menor acosado.

  • No minimizar la gravedad de las agresiones.
  • Observar de manera sistemática al niño o niña en todos los espacios.
  • Informar al tutor y al equipo directivo del centro, mediante una hoja de observación, donde se recojan los hechos y los implicados con la mayor precisión posible.
  • Intentar actuar lo más inmediatamente posible, tomando las medidas acordadas y dialogadas con la comunidad educativa para proteger a la víctima.
  • Hacer intervenciones individuales con las personas involucradas, las víctimas, los agresores y los observadores.

A modo de conclusión

Con este artículo he pretendido ilustrar, tanto a los alumnos como docentes y padres, cuáles son los principales tipos de acoso escolar y proporcionar unas herramientas básicas para su identificación.

En conclusión, el acoso escolar o bullying es un problema en el que cabe profundizar en materia de prevención, detección y educación, para ello la comunidad educativa y la sociedad en su conjunto debe tomar consciencia de este problema a menudo invisible y destinar todos los recursos posibles para su erradicación en nuestros centros de estudio.

Fuentes

  • García-Allen, Jonathan. (2016). Tipos de acoso escolar o bullying. Disponible en: https://psicologiaymente.net/psicologia/tipos-acoso-escolar-bullying
Psicología ,

5 comentarios


  1. yo creo que, todo esto se puede prevenir , haciendo campañas,talleres sobre el tema enfocados en, el antes, durante y después de la situación. ya que siempre había existido pero, no es sino hasta hace poco se le dio este nombre,

  2. Anro Libertché

    “ACOSO ESCOLAR” Un mal que hay que desterrar.

    Sin dudas, consciencia y conciencia, son los factores y valores que deben tener en cuenta fundamentalmente la comunidad docente, padres, familia, tutores, y la sociedad en general. El acoso escolar, no solo es un mal, que debe desterrarse de todos los centros docentes y de nuestra coexistencia en cualquier ámbito de convivencia. El “Acoso” en sí mismo no solo es una clara forma de humillación y degradación a la persona, que lo sufre, sino las profundas huellas que deja, por ser marcado y estigmatizado.
    Vivimos tiempos, donde cada vez más, las actitudes indiferentes, y el “no va conmigo”, se acrecienta por faltas de sensibilidades conmiseraciones y solidaridad con los más débiles, e indefensos como consecuencia de actitudes, solapadas, hipócritas, nula voluntad para las relaciones humanas, afectuosa y empáticas y lo que es más grave, las carencias en los centros y familias, para impartir, enseñar y promocionar, espíritus de fraternidad y concordia que fortalezca lo que debe ser la mejor convivencia pacífica, y armoniosa entre todos.

    La mejor entendida “Filantropía” de ninguna manera puede ser olvidada en nuestros hogares, ámbitos de trabajo, centros docentes, o/u en cualquier lugar de convivencia. Los insultos, descalificaciones personales, vejaciones, difamaciones, agresiones y humillaciones, pueden provocar a las personas afectadas, “traumas” que difícilmente podrán superar a lo largo de su existencia, sino posee la fuerza mental y psíquica y sobre todo formación intelectual para ello, complementados con la total ausencia de rencor, para saber perdonar, y superarse así mismo.
    Igualmente, y en los casos de “Acosos” a niños o adultos, la ley y el código penal, contempla, previa denuncia pertinente, la agilidad e inmediata intervención de todos los actores y autoridades a todos los efectos. Sin embargo es mejor prevenir, educar y asesorar en materias filantrópicas, conculcando todas las virtudes positivas, culminado con el famoso refranero: “haz el bien y no mire a quien”.

    La racionalidad humana, pese a sus imperfecciones inherentes, errores, debilidades y flaquezas mentales, etc. etc. es el único ser con inteligencia, capaz, de llegar a la plenitud de todas sus facultades y capacidades. Por ello, la “filantropía” debe ser una materia, única y exclusiva que debe enseñarse desde la familia y centros docentes, y desde la misma Infancia, como base de la mejor y futura convivencia en paz.

    Un cordial saludo a todos.

    • M.C.L

      Muy de acuerdo con tu comentario Anro Libertché. Como bien dices, a edades tempranas el daño que puede sufrir una persona acosada o humillada crea traumas que pueden durar toda la vida, a veces con fatal desenlace.
      Todo el esfuerzo que haga nuestra sociedad para evitarlo es poco y desde luego en los centros educativos la alerta debe ser máxima y de hecho en la mayoría se trabaja con programas especificos.
      M. C. L

  3. Anro Libertché

    Estimado Sr/Sra, M.C.L :

    No sé…desconozco los programas específicos que se imparten actualmente en los centros escolares. No soy docente. Soy de una generación, en la cual los niños éramos castigados, azotados y golpeados, por padres, y docentes en general, incluidos curas monjas y frailes. Si bien no era generalizado ni a diarios. Sin embargo, la mayoría de los niños “acosados” de mis tiempos no exteriorizaban las humillaciones sufridas, no había rencor, o al menos lo aparentábamos con silencios y prudencias.

    Es decir, no subyacía, los odios o rechazos hacia el “agresor”. Más bien temor que no respeto. Eran tiempos de “miedos y represiones” más por circunstancias políticas y falta de libertades que por otras cuestiones. Parecía, como si nada hubiese sucedido. No se le daba demasiada importancia. La sociedad de mi época, “aplaudía” los castigos corporales. Quizás, por ser una época y sociedad carentes de valores y principios, o tal vez por los altos índices de ignominioso analfabetismo, donde los más ilustrados, “abusaban” de los más ignorantes.

    A todos los efectos, una sociedad no formada social e intelectualmente siempre correrá riesgos y son víctimas pasivas de sus propias ignorancias. A pesar de todo hemos avanzado muchísimo. Por supuesto no es comparable la educación actual a las de mis tiempos. Si bien, observo excesivas frivolidades, en muchas actitudes vacuas y ufanas, sin referencias y horizontes idealistas que supongan contenidos verdaderamente nobles en las aspiraciones y lucha, por la sociedad que queremos seguir construyendo, en libertad armonía y fraternidad, con derechos deberes y obligaciones.

    Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*