9 cosas que harán que tu entrevista de trabajo sea un éxito

Qué bonita sensación cuando quieres un trabajo y te acaban de llamar para ir a una entrevista porque les ha gustado tu currículum vitae.

Ahora tienes que hacer un buen papel y demostrarle al entrevistador que eres apto para el puesto. Pero, ¿cómo puedes maximizar tus oportunidades de que la entrevista sea un éxito? ¿Cuáles son las cosas que debes saber para hacer un buen papel y seducir al reclutador?

En este artículo encontrarás 9 consejos para que triunfes en tu entrevista de trabajo.

Solo tienes una oportunidad. ¡No la desperdicies!

La entrevista de trabajo es una buena oportunidad para demostrar tu valía, por eso, si realmente quieres el trabajo, deberías minimizar la posibilidad de cometer errores. En la vida esta permitido cometerlos y uno debe aceptarse con sus defectos y sus virtudes.

Sin embargo, no ocurre lo mismo en una entrevista de trabajo. La imagen que se lleve de ti el entrevistador va a determinar si trabajarás para esa compañía o no.

Para evitar cometer fallos, solo tienes que leer la lista que te presento a continuación.

1. Conoce la organización

De entrada, averigua todo lo que puedas de la empresa. Las entrevistas de trabajo hay que prepararlas, pues es necesario que des la imagen de que el empleo te importa. El primer paso es conocer la organización, porque así podrás saber cuáles son sus valores, como trabajan o qué ofrecen. Esto puede darte información muy valiosa, por ejemplo, para saber lo que esperan de ti.

2. Vístete correctamente

Una vez hayas investigado sobre la empresa, también puedes hacerte una idea de cómo vestirte. Si por ejemplo aspiras a un puesto creativo, puede que no necesites ir vestido de manera muy formal.  Ahora bien. si quieres asegurarte, puedes ir de forma seria y elegante. Eso no falla.  

3. No llegues tarde

Si eres de esas personas que llegas tarde casi como si fuese un hábito, procura que este día no ocurra. Sal una hora antes de lo que lo harías si hace falta. Sobra decirlo, pero si no quieres arruinar tu oportunidad de lograr el trabajo llega puntual.

4. Cuida tu lenguaje corporal

El lenguaje no verbal es aproximadamente el 70% de lo que comunicamos mientras que el lenguaje verbal representa solamente el 30. Esto significa que debes cuidar tu lenguaje corporal, especialmente en una entrevista de trabajo en la que te están evaluando y todo lo que digas o hagas será tenido en cuenta. Una buena postura, mirar a los ojos, evitar hábitos nerviosos como moverte mientras hablas, etc., pueden marcar la diferencia a la hora de ser seleccionado o no.

5. Confía en tus posibilidades

Evidentemente, cuando vas a una entrevista de trabajo hay otros candidatos que optan por el puesto. Pero debes debes de tener una actitud positiva y no venirte abajo, porque si no tus posibilidades de lograr el trabajo se quedarán en nada. Si no tienes confianza en ti mismo el reclutador lo percibirá. Así que recuérdate a ti mismo tus virtudes y sal a por todas.

6. Muestra interés

Cuando estés en la entrevista de trabajo procura mostrar interés. Seguramente el entrevistador te dé la posibilidad de hacer alguna pregunta. Ahora bien, no aproveches este momento para soltar preguntas sobre las vacaciones o comentar lo mucho que te gustaría que hubiese un ambiente divertido en el trabajo. Sin embargo, no preguntar puede parecer que no estás muy interesado y transmite apatía.

7. Preguntas… las justas

Ahora bien, tampoco te pases con las preguntas. Debes esperar a que el reclutador te invite a que preguntes, así evitarás interrumpirlo. Si interrumpes al entrevistador darás una imagen de maleducado e irrespetuoso. No juegues tu carta de esta manera.

8. Evita hablar mal de las otras empresas en las que has estado

Puede que te sientas rencoroso con tu anterior jefe o con la empresa en la que estuviste anteriormente porque te despidieron y consideras que fue injusta la decisión. Pero la entrevista de trabajo no es un buen lugar para liberar tus emociones y tu ira. Así que mantén las formas. Si crees que fue injusto todo lo que sucedió, cuéntaselo a tus amigos pero no al entrevistador.

9. No mientas

Por muy tentado que estés, no mientas. Está claro que quieres quedar bien porque necesitas ese trabajo, pero las mentiras pueden llevarte a una espiral sin salida en la que vas a quedar muy mal. En el mejor de los casos, puede que te den el trabajo, pero las mentiras, tarde o temprano, salen a la luz.

Empresa, Psicología

8 libros de psicología altamente recomendables

La Psicología es una ciencia que estudia el comportamiento humano. Cada vez más, es un ámbito del conocimiento que llama la atención de muchas personas, interesadas en conocerse mejor a sí mismas y a las demás.

En apenas siglo y medio de historia de esta disciplina científica, se han publicado innumerables libros de psicología, abordando temas diversos desde ópticas y perspectivas variadas.

libros de psicología

Los 8 libros de Psicología más recomendables

Los apasionados de la psicología están de enhorabuena. Pero también lo están esas personas que, sin ser estudiantes ni psicólogos, quieren sumergirse por primera vez y conocer más aspectos sobre la psicología. A través de los 12 libros que detallamos a continuación, cualquiera puede hacerse una idea clara de por qué actuamos como actuamos, por qué algunas personas tienen una personalidad u otra, y descubrir algunos secretos sobre cómo funciona nuestro cerebro.

Hoy me he propuesto elaborar una lista con los mejores libros de psicología. Una obligada colección de libros dirigidos al gran público y que tratan desde varios puntos de vista esta disciplina tan interesante. ¿Estás preparado?

1. Psicológicamente Hablando (Adrián Triglia, Bertrand Regader y Jonathan García-Allen)

Psicológicamente Hablando es un libro publicado recientemente por Ediciones Paidós. Una obra en la que he participado como co-autor, y que tiene todo lo que un libro de divulgación en el ámbito de la psicología debe tener.

En sus más de 300 páginas se realiza un recorrido histórico, filosófico y científico por el mundo de la psicología, hablando con un estilo ameno y entretenido sobre muchos descubrimientos que indagan sobre por qué los humanos somos como somos. Es un libro excelente para todo aquel lector que busque tener nociones claras sobre este campo de conocimiento.

2. El arte de amar (Erich Fromm)

Un libro imprescindible escrito por el psicólogo y filósofo Erich Fromm. En él habla de una forma muy personal sobre el amor, y reflexiona sobre algunos aspectos psicológicos y emocionales implicados en este sentimiento. Un texto recomendable para pensar el modo en qué nos relacionamos.

3. La sorprendente verdad sobre qué nos motiva (Daniel Pink)

Un aspecto muy estudiado en el mundo de la psicología es la motivación. ¿Qué nos motiva en el ámbito laboral? ¿Por qué unas personas son más productivas que otras? ¿Qué diferencia hay entre motivación intrínseca y extrínseca?

Una interesante lectura que seguro que te dará herramientas para mejorar en tu vida laboral y personal.

4. Inteligencias múltiples: La teoría en la práctica (Howard Gardner)

Con esta excepcional obra, Howard Gardner revolucionó la forma como entendemos la inteligencia. Rompiendo con un paradigma de décadas, Gardner afirmó que la inteligencia podría subdividirse en ocho tipos de inteligencia. Es un texto que puede sembrar la base de un incipiente cambio en el paradigma educativo. Muy interesante.

5. Influencia (Robert Cialdini)

Un libro que consiguió ser best-seller por su excelencia al tratar un aspecto clave: cómo influir en los demás para convencerlos de (prácticamente) cualquier cosa. El texto explora, mediante estudios científicos, la forma en que pensamos los seres humanos, y nos descubre las claves para convencer a los demás. Un libro práctico y revelador.

6. Anatomía del amor (Helen Fisher)

Helen Fisher, una eminencia en el campo de la biología del amor y la psicología de la atracción, repasa en esta interesante obra los últimos hallazgos neurocientíficos. ¿Por qué nos sentimos atraídos hacia unas personas y no otras? ¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos? Muchas de estas cuestiones quedan magistralmente definidas en este gran libro.

7. Pensar Rápido, Pensar Despacio (Daniel Kahneman)

¿Cómo pensamos los seres humanos? ¿Por qué tomamos decisiones? Daniel Kahneman explora los entresijos del pensamiento humano. En ocasiones nos fiamos de nuestra intuición, pero no sabemos que nuestras decisiones están fuertemente mediadas por nuestras emociones. A lo largo de las páginas de este libro descubrirás una visión práctica que puedes aplicar en la vida y en el ámbito laboral.

8. Inteligencia Emocional (Daniel Goleman)

La inteligencia emocional es un tema de moda. La psicología y la neurociencia dan soporte académico a este concepto, desarrollado magistralmente por Daniel Goleman, quien explica las habilidades y virtudes que nos reporta esta nueva inteligencia humana, basada en la búsqueda de la felicidad., laboral y social.

Psicología ,

7 frases magníficas de los libros más leídos

Los libros inspiran nuestros pensamientos y alimentan nuestras emociones, sus palabras son como gotas de rocío destiladas para alimentar nuestra alma. Como el elixir de los dioses que alimenta su inmortalidad.

frases de libros famosos

Frases y reflexiones de obras literarias muy conocidas

Las siete reflexiones siguientes pertenecen a siete grandes best-seller a nivel internacional. Una selección de frases de libros que te harán pensar en algunos aspectos interesantes de la existencia humana.

1. El Principito (Antoine de Saint-Exupèry)

Frase: “Y cuando te hayas consolado, te alegrarás de haberme conocido.”

Nuestra forma de ser es el resultado de nuestras vivencias, de nuestras experiencias vitales, tanto las buenas como las malas, digamos que las experiencias que vivimos en el transcurso de la vida son como la marea que esculpe el acantilado incesantemente de sacudida en sacudida. De igual modo, las personas que han influido en en nuestra vida, hayan sido buenas o malas, han dado relieve a nuestra personalidad y han marcado nuestro camino. Esos pequeños matices como marcas indelebles en nuestro ser son los que nos han definido como individuos únicos y diferentes unos de entre otros.

2. El Perfume (Patrick Süskind)

Frase: “Crearía un perfume que no sólo fuera humano, sino sobrehumano. Un aroma de ángel, tan indescriptiblemente bueno y pletórico de vigor que quien lo oliera quedaría hechizado y no tendría más remedio que amar a la persona que lo llevara, o sea, amarle a él, Grenouille, con todo su corazón.”

Como seres humanos que somos, sentimos la necesidad de sentir y recibir amor por parte de otros, sentimos la necesidad de ser aceptados como individuos y de que nuestros méritos y logros sean recompensados con el amor de los demás. Todos desearíamos que de nosotros mismos emanara ese aroma etéreo que embriagara el corazón de tantos nos rodean.

3. El Diario de Ana Frank (Ana Frank)

Frase: “¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!”

Esta cita del famoso diario de Ana Frank viene a decirnos, básicamente, que lo más importante y lo más difícil es dar el primer paso. Es el momento de empezar el más  delicado y forzoso, en el cual hay que cuidar de que todos lo elementos queden adecuadamente equilibrados. De otra manera, la indolencia nos hace perezosos y las ideas quedan en buenos propósitos, estancados en nuestra mente y que jamás serán realmente materializados.

4. Don Quijote de la Mancha (Miguel de Cervantes)

Frase: “Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.”

Como bien ilustra esta frase de Miguel de Cervantes, la diferencia entre deseo y amor es tácita, mientras el deseo surge de la pasión y por ende nos hace seres egoístas. El amor es una cosa totalmente diferente, esta es una fuerza que da sin esperar a obtener recompensa ya que el amor en si mismo es la recompensa y el fin, muy contrario al deseo que parte de lo que se desea y solo se materializa una vez alcanzado y mientras no lo logremos será la fuente de nuestra frustración y sufrimiento.

5. Historia de dos Ciudades (Charles Dickens)

Frase: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la insensatez, era la época de la creencia, era la época de la incredulidad, era la estación de la luz, era la estación de la oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación.”

Es cierto que en el transcurso del devenir, la lucha por la igualdad de derechos ha estado siempre presente en la humanidad, desde la edad antigua y el feudalismo de la edad oscura, pasando por la lucha obrera de los siglos XIX y XX hasta la actualidad, todos ellos con la misma finalidad de acabar con dicha desigualdad. No obstante igualdad de derechos no es sinónimo de igualdad en todo para todos, son las diferencias y los matices entre las personas lo  que realmente aporta riqueza a nuestra vida y a la sociedad en su conjunto. Sin estas diferencias seríamos como una masa amorfa e indeterminada. En la mitología clásica Urano (el cielo) envolvía y yacía con Rea (la tierra), impidiendo que los vástagos de esta nacieran, de tal forma que no había firmamento y todo era confusión y caos.

6. El Nombre de la Rosa (Umberto Eco)

Frase: “Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues éste penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas.”

Los actos más puros y nobles han sido impulsados por el amor, pero por el mismo amor también se han justificado los actos más execrables, utilizando a este como un móvil por el cual cualquier fin que nos sirva pueda ser empleado. El amor en ocasiones nubla nuestra mente y nos hace incapaces de sentir empatía, haciendo pagar así a muchos el precio a saber de nuestra noble causa.

7. El Señor de los Anillos (JRR Tolkien)

Frase: “No todo lo que es oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida.”

Frecuentemente nos creamos una primera impresión de las personas que nos rodean, este juicio, sin embargo, puede ser equívoco y engañoso. Esta impresión determinará el modo de cómo nos relacionamos con estas personas y que inconscientemente buscamos confirmar.

Un ejemplo claro sería el pensar que por una o por tal cosa no caemos bien a alguien, pero este pensamiento puede ser erróneo y probablemente estemos alimentando que esta persona siga tratándonos de forma fría y esquiva, siendo nosotros mismos los provocadores de ese comportamiento. A fin y al cabo es la energía que irradiamos la que en gran parte determina cómo nos relacionamos con las demás personas. Son los prejuicios los que nublan la razón no pudiendo así ver la realidad como tal y son los que determinan nuestro destino. Como decía  Carl Gustav Jung, lo que no se hace consciente acontece como devenir.

Psicología

Nootrópicos, potenciando la inteligencia y la memoria

nootrópicos inteligencia

La psicología sigue inmersa en un cambio de paradigma. Si hace años esta disciplina se dedicaba casi en exclusiva a tratar los trastornos psicológicos y los desórdenes en la conducta de las personas, hoy en día vuelca muchos esfuerzos en iniciar líneas de investigación e intervención encaminadas a desarrollar el potencial cognitivo de los seres humanos.

Los nootrópicos son el producto de esta nueva concepción en el campo de la psicología y las neurociencias. Los nootrópicos son fármacos y suplementos diseñados para que el sistema nervioso humano tenga un rendimiento superior.

Es una idea que promete: los nootrópicos podrían ser capaces de optimizar el rendimiento de nuestro cerebro, mejorando nuestras habilidades cognitivas con solo tomar una píldora, y sin riesgos ni efectos secundarios derivados de su consumo.

¿Qué son exactamente los nootrópicos?

No existe una definición unitaria e inequívoca para el concepto de nootrópico. De hecho, esto es totalmente lógico si nos paramos a pensar de que, en realidad, los nootrópicos están todavía siendo estudiados y diseñados, por lo que estamos ante un campo abierto en el que caben muchas posibilidades.

El concepto nace en el laboratorio de Corneliu Giurgea, un químico y neurólogo rumano que acuñó el término a comienzos de los años 70. Sin embargo, la idea con que la comunidad científica y la sociedad aborda el asunto de los nootrópicos ha ido variando y evolucionando.

Nootrópicos potenciadores inteligencia

A pesar de todas las limitaciones y la ambigüedad conceptual, a la hora de definir qué es un nootrópico podemos conformarnos con la siguiente aseveración: los nootrópicos son un conjunto variado de compuestos sintéticos y suplementos que, una vez suministrados en las dosis adecuadas, muestran ciertos efectos positivos a la hora de potenciar ciertas funciones cognitivas y cerebrales. Sin ir más lejos, los nootrópicos podrían aumentar nuestra memoria, inteligencia, concentración y creatividad. Algunos fabricantes incluso aseguran que sus preparados son eficaces para combatir el estrés y la ansiedad.

En este sentido, los nootrópicos serían muy útiles para mejorar el rendimiento cognitivo y la agilidad mental, pero también podría tener otras aplicaciones, como por ejemplo la prevención de ciertas demencias y del deterioro cognitivo en personas de cierta edad.

Los nootrópicos no son drogas ni estimulantes

Existe la idea equivocada de que los nootrópicos son una tipología de psicoestimulantes. Los nootrópicos no son drogas puesto que, a diferencia de las anfetaminas, no producen efectos negativos ni dependencia química o psicológica, ni hay ningún peligro para la salud asociado a su ingesta.

Esta confusión viene motivada por el empleo de términos como “cognitive drugs” (drogas inteligentes) para referirse a los nootrópicos. En realidad, como he explicado, los nootrópicos no dañan la salud física ni mental de sus consumidores, ni son sustancias tóxicas o adictivas.

Los nootrópicos no son psicofármacos (con alguna excepción)

Algunos nootrópicos están sujetos a prescripción médica, si bien estos son minoría respecto a los de venta libre. Los primeros no pueden ser comercializados libremente y sus consumidores deben aportar una receta médica con esa indicación para poder adquirirlos en farmacias.

No obstante, la mayoría de nootrópicos que están actualmente en el mercado no son psicofármacos. Suele tratarse de compuestos naturales, entre cuyos ingredientes podemos encontrar el ginseng y otras hierbas. Una de las marcas más reconocidas como fabricante de nootrópicos naturales es Nootropic Plus, que incorpora glutamina y acetilcarnitina a su preparado de hierbas y plantas. Estos productos pueden adquirirse en grandes almacenes, herboristerías, parafarmacias y comercios similares sin ningún tipo de restricción.

Gran interés social y médico por este tipo de estimulantes cognitivos

En una sociedad dominada por las prisas y la competitividad se hace patente la necesidad de productos que puedan suponer un incremento en el rendimiento cognitivo. Los trabajadores, sumergidos en rutinas de gran exigencia, pueden ver en los nootrópicos una forma fácil e inocua de potenciar sus habilidades y competencias.

Estas sustancias nos ofrecen dos beneficios socialmente demandados en las sociedades occidentales: optimizar nuestras capacidades cognitivas para adaptarnos al ritmo frenético del mercado del trabajo, además de la inmediatez en los efectos. Al fin y al cabo, es más sencillo desembolsar dinero a cambio de un compuesto que mejore el rendimiento de nuestro cerebro de forma casi instantánea que dedicar días, semanas y años a entrenar alguna habilidad en la que queramos destacar.

Precisamente por esta razón, muchos empleados del sector tecnológico e incluso estudiantes de facultades punteras son los mayores consumidores de nootrópicos. Para estas personas, no rendir al máximo nivel de sus posibilidades intelectuales puede suponer no lograr ciertos objetivos imprescindibles para su carrera académica o profesional.

La eficacia de los nootrópicos

Pero, ¿funcionan realmente los nootrópicos? Esta es una pregunta que, ahora que ya conocemos qué y para qué sirven son estos preparados, surge por mera inercia.

La eficacia de los nootrópicos ha sido motivo de discusión debido a que los estudios sobre sus efectos todavía no han reportado resultados concluyentes. Varios estudios señalan los efectos positivos, mientras que otros indican su ineficacia. En cualquier caso, el concepto de nootrópico es tan amplio y son tantas las sustancias y compuestos comercializados bajo esa etiqueta que hablar de su eficacia puede suponer una simplificación excesiva.

Lo que sí es importante resaltar es que, aunque los resultados científicos son prometedores, todavía no existe suficiente evidencia empírica para conocer hasta qué grado son eficaces y útiles. Cuando tengamos confirmación académica, los nootrópicos van a ser introducidos, sin duda alguna, en la suplementación nutricional de profesionales, estudiantes y personas con síntomas de deterioro cognitivo. En varios años, si los estudios van sugiriendo esta posibilidad, la ciencia será capaz de establecer con precisión los beneficios y efectos adversos (si los hubiera) de los nootrópicos.

Referencias bibliográficas

  • Limitlessmindset. (2012). Nootropic Ingredient Directory. Disponible en: http://www.limitlessmindset.com/resources/nootropic-ingredients.html
  • Ruiz Franco, José. (2005). Drogas Inteligentes. Editorial Paidotribo.
  • Triglia, Adrián. (2016). Nootrópicos: ¿qué son y cómo potencian tu inteligencia? Disponible en: https://psicologiaymente.net/inteligencia/nootropicos
Psicología

Los cuatro tipos básicos de acoso escolar: ¿cómo identificarlos?

bullying acoso escolar

Un 20% de los alumnos, en alguna ocasión, han acosado activa o pasivamente a un compañero, según un estudio del Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar.

El acoso escolar, también denominado como “bullying”, es una lacra sigue ocurriendo entre las paredes de los centros educativos, y también fuera de ellos. La comunidad educativa debe tomar consciencia de este hecho y adoptar todas las medidas a su alcance para erradicarlo, así como toda las sociedad tanto docentes como padres deben implicarse al máximo en este asunto.

Bullying: una triste realidad en los centros educativos

Este artículo tiene por objetivo realizar una clasificación de aquello que entendemos por acoso escolar.

Los cuatro apartados que exponemos únicamente son un punto de partida, sin embargo pueden ser asombrosamente efectivos si logramos que lleguen a nuestros alumnos y tomen consciencia de lo crucial del asunto, tanto de la detección como de la prevención del acoso escolar o bullying.

Tipos de acoso escolar

Estos son los cuatro tipos de acoso escolar:

Bullying físico

Esta forma de acoso consiste en la persecución constante hacia una persona pretendiendo tener contacto físico contra la voluntad de esta. Este tipo de acoso puede suceder dentro y/o fuera del centro educativo. Este maltrato es deliberado e intencionado, sus características son:

Acoso directo

Se considera bullying directo el acoso basado en las siguientes acciones:

  • Golpear
  • Empujar
  • Escupir
  • Arañar
  • Tirar del pelo
  • Morder
  • Dar un puntapié
  • Dar una paliza

Acoso indirecto

  • Espiar a un compañero
  • Escribir notas ofensivas y difamatoria
  • Seguir a un compañero por el centro
  • Robar o romper objetos de su propiedad
  • Pintar su nombre en paredes y muros

En definitiva, el acoso indirecto consiste en hostigar y vejar sistemáticamente a una persona, obtener información sobre el para difamarlo y humillarlo públicamente.

Bullying verbal

Este tipo de acoso, aunque no es físico, resulta especialmente dañino para la persona que lo padece, por el menoscabo que supone para su autoestima. Consiste principalmente en los siguientes actos:

  • Burlarse de la víctima
  • Insultar
  • Poner motes peyorativos
  • Resaltar defectos
  • Amenazar

En este caso, el acoso es más difícil de detectar puesto que es muy habitual y no existe agresión física, la agresión es más de tipo psicológico y moral. Esta forma de humillación es sumamente dañina puesto que afecta a la autoestima de la víctima, sufriendo una estigmatización que puede repercutir en complejos profundos que le afectan gravemente.

Además, el menor perjudicado puede ver mermada su capacidad repercusión para establecer interacciones interpersonales y puede empeorar significativamente su rendimiento académico.

Bullying social

El acoso social se centra básicamente en dañar la reputación de una persona, de forma que pueda ser excluido y marginado por el conjunto de compañeros.

Sus puntos característicos son los siguientes:

  • Dejar de lado a un compañero.
  • Manipular e influir a otros compañeros para que dejen al alumno de lado.
  • Propagar rumores, mentiras y calumnias sobre un alumno.
  • Avergonzar y ridiculizar a un alumno en público.

Acoso cibernético

Acoso cibernético o ciberbullying. En este caso, dado el acceso a las nuevas tecnologías y la importancia social y comunicativa que desempeñan, en especial en la etapa de la adolescencia, tal vez sea el tipo de acoso más extendido y que va más en aumento.

Este tipo de acoso se extiende más allá del centro educativo y suele producirse fuera del horario académico. Con total seguridad es el más difícil de detectar, puesto que escapa al control de los docentes y de los adultos en general.

El ciberbullying consiste en usar las herramientas telemáticas para perjudicar a una persona, por ejemplo:

  • Facebook, Twitter…
  • WhatsApp
  • Skype
  • Blogs
  • Correo electrónico
  • Webs difamatorias
  • Llamadas acosadoras al móvil
  • Envío de fotos hechas con el móvil y utilizadas para amenazar
  • Colgar en Internet información personal

El cyberbullying es un tipo de acoso perfectamente intencionado y con un objetivo perjudicial para el acosado. En ocasiones es relativamente dificultoso encontrar la fuente acosadora, puesto que el agresor suele ampararse en el anonimato que le brinda internet y las redes sociales.

De igual manera, el avance de las tecnologías de la comunicación es tan rápido que a menudo la legislación en contra de este tipo de actividades se queda atrasada y es complicado poner freno a los acosadores. No obstante, en la actualidad esta forma de acoso puede ser constitutivo de un delito.

Medidas de prevención contra el acoso escolar

A continuación enumeraré varias medidas prácticas para eliminar progresivamente el acoso de las aulas.

  • Los patios de recreo deben ser espacios de relación positiva, con una vigilancia adecuada y juegos cooperativos.
  • Para actuar de manera adecuada es necesario conocer los mecanismos de protección de la infancia (protocolos de actuación en situaciones de violencia dentro y fuera del ámbito educativo).
  • Educar en derechos a los niños y niñas previene la violencia entre pares.
  • Propiciar en los estudiantes la identificación y superación de estereotipos y prejuicios para Promover relaciones basadas en el respeto.
  • Realizar actividades específicas de sensibilización en el tema de la violencia y la convivencia.

También debemos ayudar a desarrollar en los niños y niñas habilidades personales para:

  1. Promover la empatía. Buscando siempre el apoyo a la víctima y el rechazo de todas las actitudes violentas.
  2. Fomentar la cohesión entre compañeros y las relaciones basadas en la solidaridad y el respeto mutuo. Un niño o niña que tenga amigos difícilmente será acosado.
  3. Identificar las situaciones de violencia.
  4. Expresar emociones para liberarse del sufrimiento y encontrar a personas que les ayuden.
  5. Buscar y solicitar ayuda: No ocultar lo que sucede.
  6. Ser asertivo: Defender los derechos sin vulnerar los de los demás.
  7. Denunciar: Aprender que la denuncia es un paso necesario para superar las experiencias injustas y evitar otros delitos.
  8. Diseñar estrategias educativas en el uso responsable y seguro de la red.

¿Qué hacer cuando se detecta un caso de bullying?

Ante la identificación del problema, los adultos debemos seguir una serie de pautas para intentar ayudar al menor acosado.

  • No minimizar la gravedad de las agresiones.
  • Observar de manera sistemática al niño o niña en todos los espacios.
  • Informar al tutor y al equipo directivo del centro, mediante una hoja de observación, donde se recojan los hechos y los implicados con la mayor precisión posible.
  • Intentar actuar lo más inmediatamente posible, tomando las medidas acordadas y dialogadas con la comunidad educativa para proteger a la víctima.
  • Hacer intervenciones individuales con las personas involucradas, las víctimas, los agresores y los observadores.

A modo de conclusión

Con este artículo he pretendido ilustrar, tanto a los alumnos como docentes y padres, cuáles son los principales tipos de acoso escolar y proporcionar unas herramientas básicas para su identificación.

En conclusión, el acoso escolar o bullying es un problema en el que cabe profundizar en materia de prevención, detección y educación, para ello la comunidad educativa y la sociedad en su conjunto debe tomar consciencia de este problema a menudo invisible y destinar todos los recursos posibles para su erradicación en nuestros centros de estudio.

Fuentes

  • García-Allen, Jonathan. (2016). Tipos de acoso escolar o bullying. Disponible en: https://psicologiaymente.net/psicologia/tipos-acoso-escolar-bullying
Psicología ,

¿Eres inteligente? Probablemente tengas pocos amigos

persona viajera mochila

Si hay un tópico repetido hasta la extenuación sobre las personas con alto nivel intelectual (aquellas que destacan en los tests de inteligencia) es que son individuos con poca capacidad para relacionarse. Son, también reza el tópico, más solitarios y huraños.

Esto podría ser solo un estereotipo sin demasiado fundamento, y lo cierto es que no existe una relación causa-efecto entre poseer un cierto nivel de CI y una determinada sociabilidad.

No obstante, un estudio llevado a cabo en la London School of Economics en colaboración con la Singapore Management University ha causado especial interés al aportar evidencia científica que avala el recurrente mito.

Personas inteligentes, pocos amigos: ¿mito o realidad?

Esta investigación ha reportado la existencia de una correlación negativa entre el CI de los participantes y su necesidad de pasar tiempo junto a otras personas. En otras palabras, el estudio confirma que, a mayor inteligencia, menor es la necesidad que sienten los seres humanos de tener una vida social activa para poder ser felices.

Lo mismo ocurre, pero a la inversa, con las personas con un cociente intelectual medio y bajo. Las personas menos inteligencias tienden a poseer más relaciones sociales.

Detalles del estudio

La investigación realizada por el equipo académico londinense, comandado por Satoshi Kanazawa, analizó una macroencuesta en la que habían participado más de 15.000 personas de entre 18 y 28 años de edad. Se reportaron las variables y factores que facilitan que los individuos se sienten satisfechos con su vida. Es decir, fue un estudio basado en la percepción de felicidad, y en sus causas.

A nivel general, el nivel de satisfacción con la propia vida tiende a ser alta en las personas con una vida social más activa, mientras que baja en las personas que viven en zonas más densamente pobladas en las que, posiblemente, el contacto humano sea más complejo.

¿Qué ocurre con las personas con alta inteligencia?

No obstante, cuando el análisis de las encuestas puso su foco en las personas con un alto cociente intelectual, se detectó que la correlación entre felicidad y frecuencia en las interacciones con amigos era negativa. Si el resto de la población se sentía más feliz cuanto mejores eran sus experiencias sociales, entre las personas muy inteligentes pasaba exactamente lo contrario: mostraron un nivel de satisfacción mayor cuanto menos ratos entre amigos compartían.

En otras palabras, parece que estos resultados señalan que las personas con altas capacidades intelectuales se sienten menos satisfechas cuando más movida es su vida social. Por tanto, se deduce que prefieren tener pocas relaciones sociales. Mientras que por norma general los encuestados valoraban positivamente la posibilidad de relacionarse con muchas personas y conocer gente nueva, los individuos más inteligentes no parecían mostrar esta necesidad.

Hipótesis y algunas reflexiones al respecto

Según la hipótesis de Kanazawa, este fenómeno puede tener que ver con el modo en el que el cerebro humano ha ido evolucionando durante los últimos millones de años.

Cuando comenzó a construirse el encéfalo que define al género Homo, la vida de las especies que lo componían se desarrollaba en espacios abiertos, parecidos a sabanas con interminables arboledas, en las que la densidad de población era muy baja y era imprescindible convivir día tras día con otros miembros de la familia o de la tribu para poder alimentarse, cazar y, en definitiva, sobrevivir.

Sin embargo, los individuos con más capacidades cognitivas e intelectuales estarían mejor dispuestos para adaptarse a retos por su cuenta y a nuevas situaciones sin contar con la ayuda de los demás miembros de la tribu, por lo que estar permanentemente acompañados no les reportaría grandes ventajas. De ahí que no tuvieran la misma propensión a estar acompañados en sus rutinas diarias y que incluso tendiesen a buscar más momentos para estar a solas.

Referencias bibliográficas

  • Li N. y Kanazawa, S. (2016) Country roads, take me home… to my friends: How intelligence, population density, and friendship affect modern happiness.
Psicología ,

Pokémon Go, ventajas y desventajas de este videojuego

pokemon go

Pokémon Go. Un videojuego que ha supuesto una verdadera fiebre entre millones de usuarios.

Se trata de una aplicación gratuita que se puede descargar con cualquier smartphone, y que permite a los jugadores salir a la calle para explorar las calles y caminos, donde aparecen pequeños monstruitos esperando a ser atrapados. Esta fusión entre el mundo real y el virtual ha desatado una auténtica locura, y podría ser el inicio de una nueva visión sobre los videojuegos de realidad aumentada.

Pokémon Go: ventajas y desventajas

Para hablar sobre este interesante fenómeno social he querido reunirme con los fundadores de la empresa Psycogaming. Esta entidad radicada en Barcelona está dirigida por psicólogos especializados en el mundo virtual y en los videojuegos.

Bertrand Regader: Pokémon Go es la última revolución en los videojuegos. ¿Qué factores creéis que han generado este impacto en la sociedad? ¿Qué innovaciones incorpora el videojuego y qué viene a partir de ahora?

Psycogaming: Desde luego el universo Pokémon ya por sí solo proporciona todo un universo de contenidos y conocimientos que para los jugadores que solían y suelen jugar a las ediciones clásicas, les atrae mucho. Las simples mecánicas que se esconden detrás del videojuego de móvil son pocas pero importantes, tanto como para atraer y retener a una cantidad de usuarios fuera de lo normal.

Las principales mecánicas que han ayudado a que tenga tanto éxito son los coleccionables (ya que el juego en sí, trata de “atraparlos a todos” y así coleccionarlos), además del factor progreso, poder evolucionar e incrementar la fuerza del Pokémon para el juego competitivo. La parte social también es muy importante ya que permite al usuario salir de su mundo y mezclarse con el de los demás; de hecho ya han habido casos de mejora en trastornos de autismo, por ejemplo.

Pero las innovaciones que incorpora también juegan un papel importante, llamando la atención del usuario y atrayéndolos a una manera nueva de jugar e interactuar con el entorno. La geolocalización y la realidad aumentada son dos grandes elementos. La geolocalización ha permitido al usuario plasmar en el mundo real un mundo virtual casi exacto, y el poder ver con la realidad aumentada a las criaturas en “el mundo real” atrae mucho a los curiosos. Se destaca que, incluso de la misma compañía Niantic, existe un videojuego de móvil que también utiliza la geolocalización, llamado Ingress. Pero sin embargo no fue tan conocido como Pokémon Go, por lo que se concluye que son las diferencias (realidad aumentada y mundo Pokémon, entre otras) las que han marcado los resultados.

pokemon-go-2

Pokémon Go, como casi cualquier innovación tecnológica, puede tener aspectos negativos y positivos para el bienestar psicológico de los usuarios. ¿Podríais decirnos cuáles son en vuestra opinión las ventajas y desventajas psicológicas del juego?

Primero comentar que todo depende de cómo se utilice el videojuego, como casi todo en este mundo. Los aspectos positivos y negativos dependen de muchos factores, como el número de horas invertidas, el modo en el que juegues, dónde, si posees un perfil más extrovertido o no, predisposición a ciertos trastornos, etc.

Las ventajas, como ya se está empezando a ver, son múltiples. Algunas están recogidas en el artículo que publicamos en Psicología y Mente, sobre Pokémon Go y los trastornos mentales. En el texto explicamos cómo el videojuego puede ayudar y está ayudando a perfiles de personas con depresión o ansiedad, fobia social o incluso ciertos grados de autismo. A nivel cognitivo también podríamos apreciar un aumento de la capacidad visuoespacial y de la capacidad de poder relacionar a nivel espacial los elementos del mundo virtual con el mundo real. Posicionamiento en el espacio y rotación espacial, de nuevo, son otras habilidades que pueden verse mejoradas con el uso de Pokémon Go. Siguiendo la hipótesis de la ayuda a la fobia social y autismo, se podría afirmar con cierta seguridad que Pokémon Go también potencia ciertas habilidades sociales, aunque esta hipótesis depende más del perfil de jugador.

Y por último y desde luego, Pokémon Go puede llegar a beneficiarte físicamente ya que es uno de los pocos juegos que obliga al jugador a moverse, en este caso a andar y cuanto más, mejor.

En cuanto a las desventajas podríamos establecer que como todo entretenimiento, puede causar cierta adicción, potenciada por ciertos elementos como los coleccionables o el afán de ser superior a otros jugadores tanto a nivel competitivo como con colecciones mayores de Pokémon, pasando el umbral de la competición sana. También se han visto casos de accidentes causados por la excesiva atención dedicada al juego y a poca atención dedicada al resto del mundo, por lo que desde luego una desventaja sería el riesgo que conlleva el atender constantemente a la pantalla de tu smartphone. Y no sólo implica un riesgo físico de accidente, si no que también se puede distorsionar la manera de cómo se invierte el tiempo, como los casos de romper los ritmos de sueño para poder capturar más Pokémons o incluso algunos casos en los que los usuarios dejan el trabajo para dedicarse a tiempo completo al juego.

¿Puede ayudar Pokémon Go a tratar ansiedad y depresión, entonces?

Sí, o hacia eso apunta la investigación actual, por la cual apostamos desde Psycogaming. El videojuego en este caso podría ser utilizado como una herramienta terapéutica de afrontamiento, la cual al incorporar el factor lúdico, permite ayudar a estas personas a dar el paso necesario para romper sus barreras, de una manera más atenuada.

Es una manera nueva y creativa de ayudar a las personas de manera distinta y de forma más divertida. Aunque también destacamos la importancia del control sobre el juego y la vida real, ya que posicionándonos en el extremo de adicción al videojuego, éste no haría ningún bien, ni a perfiles psicopatológicos ni a perfiles sanos.

pokemon-go-social

Vuestra empresa se dedica a acercar la psicología al mundo de los videojuegos. Explicadnos un poco en qué consiste vuestro trabajo y qué aspectos de los videojuegos pueden pasar por el tamiz de psicólogos especialistas en lo virtual, como vosotros.

Nosotros ofrecemos una consultoría sobre Game Design, entre otras cosas. Muchos de los elementos de un videojuego son susceptibles a un cambio para poder mejorarlos de manera psicológica. La experiencia del usuario, la psicología del consumidor, la psicología de las emociones, psicología clínica, de habilidades cognitivas o neuropsicología, son algunas ramas de la psicología en las que siempre nos posicionamos al trabajar.

Básicamente cooperamos con los desarrolladores del videojuego para asegurarnos de que el videojuego sea lo que el desarrollador quiere que sea, potenciando ciertos elementos y así aportar un valor añadido y de calidad. Por ejemplo, ya hemos trabajado con varios estudios en los que el resultado deseado fuese un videojuego de miedo, y quien mejor que un psicólogo que conoce bien la mente humana y sus procesos, para crear y potenciar esa emoción, entre otras. Y lo mismo podemos aplicar a mecánicas de motivación o engagement (generación de dopamina), retención de usuarios, o temas más de diseño como la monetización, niveles del videojuego, puzzles, narrativa o historia, perfiles de personajes para hacerlos más coherentes, etc.

Por otra parte, entre muchos otros servicios, destacamos el análisis de videojuegos de manera psicológica, para poder explicitar qué beneficios cognitivos, sociales o emocionales puede aportar el jugar a dicho producto y descubrir aplicaciones educativas, clínicas o sociales.

¿En qué proyectos estáis inmersos?

Hemos realizado proyectos de consultoría de Game Design y trabajos de testing de videojuegos, sobre todo en fases beta de los videojuegos. Hemos aportado nuestro toque tanto en videojuegos de móvil como de plataformas, incluso en Realidad Virtual, que es en lo que actualmente estamos trabajando, junto con otro proyecto de un videojuego de liderazgo y otro con un peso importante en la narrativa. Hemos diseñado perfiles de personajes, escenarios, coherencia dentro de los elementos del juego, mecánicas sencillas y complejas, motivación, monetización y sobre todo emociones tales como el miedo o la sorpresa.

Por desgracia no podemos divulgar muchos más datos ya que no depende únicamente de nosotros, al ser una consultoría y trabajar con empresas independientes no podemos hacer públicos ciertos datos.

Paralelamente llevamos un sistema de divulgación de conocimiento mediante artículos y ponencias o talleres formativos, sobre todo en universidades u otros centros educativos o en organizaciones más dedicadas directamente al mundo de los videojuegos.

¿Qué os parece el surgimiento de ídolos de masas como ElRubius o Vegeta777, los jóvenes que han acaparado YouTube con sus gameplays? ¿Creéis que son un buen ejemplo para los adolescentes españoles?

La sociedad evoluciona y con ella la industria de los videojuegos. Con el crecimiento masivo de dicha industria y el acercamiento de los videojuegos y la tecnología a los cada vez más jóvenes y mayor número de personas, es totalmente normal que exista el fenómeno YouTuber.

Antes escuchábamos música y teníamos por ídolos a cantantes famosos, aunque no los conociéramos. Actualmente enfocamos esa actitud con las personas públicas que parecen tener los mismos valores y gustos que nosotros mediante una herramienta virtual que bien conocemos como es YouTube. Como entretenimiento está bien, pero sin embargo, ha habido un movimiento de creación masiva de YouTubers ya que, para el usuario es un trabajo que llama la atención. YouTube es un mundo difícil y aunque desde Psycogaming os animamos a perseguir vuestros sueños, también os advertimos de la gran dificultad que supone hacerse un hueco en este peculiar mundo. Detrás de las grandes cuentas o personajes de YouTube hay muchísimo trabajo y esfuerzo, y eso sí que es un buen ejemplo.

Psicología , ,

Trabajadores desmotivados: causas y soluciones

Antonio Mundo

¿Qué hace que algunos trabajadores lo den todo por la empresa y consigan objetivos, mientras que otros parecen estar estancados?

La motivación en el lugar de trabajo es uno de los factores principales que explican el desarrollo económico de las sociedades. Entonces, desde el punto de vista de la psicología, ¿qué factores explican que unos empleados estén más motivados, o menos?

Para saberlo nos hemos reunido con Antonio Mundo López (Psicólogo en Centro de Psicología Clínica Alarcón – Granada). Este reconocido psicólogo puede ofrecernos varias claves para comprender la importancia de la motivación en las empresas, además de algunos consejos para potenciarla.

Buenos días Antonio. ¿Hay más trabajadores motivados o desmotivados hoy en día? ¿A qué crees que se deben estas diferencias?

La desmotivación es un estado psicológico que puede darse en la actualidad con mayor presencia debido a la devastadora crisis de los últimos años. En nuestro país, tradicionalmente la clase trabajadora se ha visto “bajo el yugo” de condiciones laborales relativamente precarias, pero bien es cierto que el hecho de que estos problemas se hayan generalizado a gran cantidad de perfiles profesionales y esferas sociales hace que esa percepción de indefensión que experimenta una persona que ve su sueldo descendiendo y sus derechos laborales en caída libre se haya generalizado y que sean sensaciones que experimentan desde el obrero de la construcción hasta el jefe de obra de la misma empresa.

El entorno laboral actual, con tanta precariedad y bajos salarios, ¿incentiva que los trabajadores estén motivados? ¿O más bien es al contrario?

En la línea de lo expresado con anterioridad, el descenso de los salarios, la precariedad laboral actual así como la inseguridad en la que se ven muchos trabajadores en su puesto de trabajo hace complicado que los trabajadores puedan sentirse motivados en relación a su desempeño laboral (Arias y Heredia, 2004).  La motivación es algo así como la gasolina que necesita nuestro cerebro para poder rendir de forma apropiada y todos los factores anteriormente expuestos favorecen estados motivacionales muy reducidos con el consiguiente descenso en el rendimiento laboral, así como una bajada de su fuerza de voluntad (Fernández-Abascal, 1995).

Para los jefes: ¿qué pueden hacer para motivar a sus trabajadores?

Conviene aclarar, que con la crisis actual el papel de jefes intermedios y directivos intermedios no es nada fácil, reciben en muchos casos presiones de las “altas esferas” y de los cargos superiores y son los que realmente interaccionan en el día a día con el trabajador.

Pero por otro lado también es cierto que pueden colaborar muy activamente en que el trabajador se sienta valorado y respetado en su entorno de trabajo facilitando con ello unos niveles de motivación adecuados.

Las recomendaciones irían dirigidas a que los jefes se preocupen por el bienestar de sus empleados en el trabajo,  sean capaces de dar la cara por ellos ante problemáticas que surjan en el día a día, colaborar en generar un ambiente laboral agradable, generar objetivos realistas y asumibles a los trabajadores siendo capaces de reforzar la consecución de los mismos, así como cuidar las formas de interaccionar con ellos cuando hay aspectos que mejorar, corregir… También ayuda mucho que los jefes puedan hacer sentir a los empleados parte importante de la empresa, cuando el trabajador percibe reconocimiento y valoración de sus superiores es previsible que se sienta dirigido a rendir más.

Como psicólogo, ¿qué le dirías a un trabajador desmotivado a causa de su bajo salario? ¿Y a otro que considere que se ha quedado “estancado” en un puesto mediocre?

Es complicado dar una respuesta aclaratoria a ambas cuestiones ya que por un lado, sobrevivir en un trabajo en el que el trabajador tiene la percepción de que no está siendo retribuido económicamente como debería o sentirse estancado en un puesto mediocre, es ya de por sí complicado.

En mi experiencia dentro de la psicología clínica siempre promuevo en consulta que ante una circunstancia en la que una persona se percibe indefensa ante una situación que se escapa de su control no tiene sentido quedarse estancado en el discurso de la queja y de la desidia sino que es necesario establecer nuevas vías para conseguir aquellos objetivos que van despertando en uno mismo. Las necesidades del trabajador van modificándose a lo largo de su experiencia laboral y lo que antes recompensaba y motivaba, meses o años después puede no hacerlo, por lo que ante esa tesitura solo queda ponerse en acción.

En un artículo anterior, hablé sobre la zona de confort. Supongo que una de las claves para estar motivado en el lugar de trabajo es, precisamente, abandonar frecuentemente la zona de confort. ¿Estoy en lo cierto?

Efectivamente. Los cambios, sean en el contexto en el que se produzcan, van siempre acompañados de cierta percepción de miedo y vértigo. Como expresé anteriormente no podemos superar situaciones de crisis quedándonos detenidos.

Para salir de la zona de confort puede ayudar el intentar promover nuevos objetivos, nuevos retos e inquietudes y generar esa percepción de avance y de crecimiento (Reeve, 2002), aunque bien es cierto que en ocasiones no será el propio empleado quien tenga la última palabra sobre esos nuevos objetivos que se generan, pero siempre ayudará que tenga buena disposición y el generar sugerencias a los jefes para facilitar su propio crecimiento personal, así como quién sabe si también mejorar sus condiciones económicas.

Por otro lado, abandonar la zona de confort más allá del trabajo es otra de las recomendaciones que generamos en consulta, ya que si se perciben como “poco modificables” determinados aspectos en el plano laboral sería recomendable ir más allá y procurar alcanzar ese crecimiento en otras áreas de la vida (Schein, 2004). Reforzar otros aspectos de la vida muchas veces revierte positivamente en el plano laboral.

El mercado de trabajo tiene una cara todavía más oscura, que es la de los desempleados. ¿Cómo podemos animar a personas que llevan meses en la cola del paro a seguir intentándolo?

El pasar jornadas enteras enviando CV a empresas y visitándolas es un ejercicio de tolerancia a la frustración bastante importante. Puede generar un desgaste psicológico relevante y dar lugar a que se precipiten cuadros de sintomatología ansioso-depresiva dado que en ocasiones se instaura en el aspirante la percepción de indefensión de no poder controlar activamente la situación de desempleo. Fruto de esa percepción de incontrolabilidad y de la tristeza asociada muchos caen en el inmovilismo, dejando de buscar trabajo, conseguir una mejor formación, o pierden el interés por establecer nuevos vínculos personales que les favorezcan el encontrar un puesto de trabajo. Llegado a ese punto de inactividad, el candidato “cava su propia tumba” si elige quedarse en casa como solución al problema, ya que de ese modo se acaba confirmando la hipótesis de partida de no encontrar trabajo (la llamada “profecía autocumplida”).

Por otro lado, aparte de evitar la paralización, es recomendable recibir un buen asesoramiento de los profesionales del sector de la orientación profesional para conocer las claves que pueden favorecer la consecución de un puesto de trabajo.

En tu opinión, ¿hay alguna medida política y/o económica que pudiera facilitar la motivación de los trabajadores?

Hablar de medidas económicas o políticas para alguien ajeno al mundo de la política y de la economía sería un poco descabellado. Aunque se me ocurre por ejemplo que facilitar las cosas a aquellas personas que emprenden un proyecto laboral como autónomos podría ser una medida que ayudara a que muchos que no consiguen un puesto de trabajo puedan tener la percepción que la opción del autoempleo es una vía realista.

Lo que sí se observa en el día a día de la consulta es que muchas personas que acuden sienten que viviendo en un país en el que se crean pocos puestos de trabajo no se favorece realmente el que uno pueda “buscarse la vida” por su cuenta.

Fuentes de consulta

  • Arias, Fernando L. Galicia; Heredia, Víctor Espinosa. (2004). “Administración de Recursos Humanos para el Alto Desempeño”. 3ª. Edición. México: Editorial Trillas.
  • Fernández-Abascal, E.G. (1995). Manual de Motivación y Emoción. Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces.
  • Reeve, J. (2002). Motivación y Emoción (3ª edición).  México: McGraw Hill.
  • Schein, H. Edgar. (2004). “Psicología de la Organización”. 3ª Edición. México: Editorial Prentice Hall.
Empresa, Psicología

¿Existe relación entre los hábitos de sueño y el nivel de inteligencia?

dormir

Se suele hablar, en la literatura científica y no tan científica, de que existen personas con hábitos de sueño “matutinos” y “vespertinos”.

Diferencias que, bien visto, todos hemos notado: hay personas a las que les encanta acostarse temprano y levantarse cuando cantan los gallos, mientras que otras personas disfrutan viviendo la noche y suelen tender a levantarse casi a mediodía.

Vespertinos y matutinos: diferencias y características

Pero, ¿existe algún factor biológico, psicológico o evolutivo que explique estas diferencias? ¿Por qué unas personas son nocturnas y otras diurnas? Y, más aún: ¿cabe la posibilidad de que estas tendencias estén de algún modo relacionadas con una mayor o menor capacidad intelectual? En este artículo trataré de explicar todas estas cuestiones.

Empezando por el final: ¿hay datos para afirmar que las personas matutinas o las vespertinas muestren diferencias también en su capacidad intelectual?

Para empezar, cabe aclarar que los estudios que han tratado de detectar el vínculo entre ser matutino o vespertino y poseer unas ciertas capacidades intelectuales no son concluyentes en absoluto. Estamos en fases tempranas de investigación, por tanto no sería adecuado afirmar que existe una relación de causa-efecto entre el estilo de horarios preferidos y el nivel de cociente intelectual. De todos modos sí que existen varios estudios que muestran tendencias interesantes.

Lo fundamental es comprender que los seres humanos, así como el resto de animales, necesitamos dormir no solo para que nuestros músculos descansen, sino para que el encéfalo pueda realizar una especie de “reseteado” general. Cuando dormimos, nuestro cerebro sigue funcionando pero de un modo muy distinto respecto a cómo lo hace durante la vigilia, de tal modo que se producen una serie de dinámicas neuroquímicas que permiten la plasticidad cerebral [1]. La plasticidad cerebral no es otra cosa que la capacidad que tiene nuestro sistema nervioso de crear nuevas conexiones neuronales, manteniendo nuestras habilidades cognitivas en buena forma. Esto es fácil de entender puesto que todos hemos notado que, después de pasar una mala noche y descansar mal, estamos irritados, de mal humor y tenemos menos capacidad para razonar y tomar decisiones acertadas. Otra capacidad cognitiva que se resiente mucho cuando no dormimos las suficientes horas es la memoria. Por tanto, dormir (dormir bien, se entiende) es básico para que nuestras capacidades cognitivas, nuestra inteligencia, se encuentre en óptimas condiciones.

Entrando en materia, lo que sí es cierto es que varios estudios han hallado correlaciones bastante sorprendentes entre las personas que prefieren un estilo de horarios u otro, con su cociente intelectual o su rendimiento académico (esta última variable se suele simplificar y se habla de “inteligencia”, y esto es poco preciso, pero sin embargo es un parámetro ampliamente usado para en este tipo de estudios). Desde luego, cualquier persona se habrá fijado en que hay individuos que se van a dormir temprano, a eso de las 22h o 23h, y se despiertan con relativa facilidad a las 7h, o incluso antes. En cambio, otros  tenemos tendencia a estar más activos durante la noche, y no somos muy capaces de conciliar el sueño hasta bien entrada la noche, como a la 1h o a las 2h… o más tarde. Estas últimas personas, en caso de que no tengamos necesidad de cumplir un horario laboral por la mañana, también solemos levantarnos tarde, por ejemplo a las 11h.

Entonces, ¿hay alguna conexión entre preferir unos ciertos horarios y ser más o menos inteligente?

¿Existen estudios que revelen una conexión entre estos estilos de horarios y nuestra capacidad intelectual? Sí, ciertamente hay algunos indicios que apuntan a que existiría alguna relación entre estas variables. Como he comentado antes, cabe entender que la inteligencia es  un constructo muy complejo y sobre el que no existe una definición muy clara. Lo que sí que está claro es que la inteligencia, que podríamos definir sin enfadar a nadie como la facultad que nos permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad, es multifactorial. No hay una sola variable que por sí sola explique por qué una persona es más inteligente que otra, sino que son muchos los elementos que influyen en ello, como la genética y la educación recibida durante la infancia.

Dicho esto,  podemos empezar a hablar sobre la correlación entre ser “un búho o una alondra” y la capacidad intelectual. Hay estudios, como el dirigido por Satoshi Kanazawa en la London School of Economics [2], que señalan que las diferencias individuales en los ritmos circadianos vendrían dictadas, al menos en parte, por nuestra herencia genética. Según este análisis, los hábitos nocturnos serían una novedad evolutiva, algo que nuestros ancestros raramente practicaban puesto que vivían ligados a los horarios diurnos y estaban obligados aprovechar la luz solar para, por ejemplo, cazar.  Por tanto, existiría una cierta tendencia evolutiva a que la diurnidad, que antes era una exigencia para la supervivencia, hubiera dejado de tener sentido para un homo sapiens sapiens cada vez más adaptado a un entorno donde no es tan necesario aprovechar estas horas de luz. De ahí se extrae, como observa el propio Kanazawa, que las personas más inteligentes sean más capaces de adquirir valores y hábitos evolutivos novedosos en comparación con las personas poco inteligentes.

Esta investigación de S. Kanazawa, que por cierto estudió una extensa muestra de más de 20.000 estudiantes adolescentes, habría encontrado una relación estadísticamente significativa entre un alto (o medio-alto) cociente intelectual en la niñez y una mayor propensión a preferir horarios nocturnos durante la adultez. Mientras que, por contra, los niños con C.I. medios y bajos tendrían una mayor propensión a ser personas con un estilo de vida más diurno.

Cabe señalar que la escala para medir la inteligencia usada por Kanazawa para esta investigación se circunscribía a la inteligencia verbal, únicamente. Es una de las limitaciones a tener en cuenta.

¿Cómo se relaciona esto con la creatividad? ¿Son las personas vespertinas más creativas, siguiendo con el estudio de Kanazawa?

Primero de todo, cabría definir qué entendemos por creatividad. Lo digo porque, a priori, es un concepto bastante parecido al de inteligencia.

Podríamos decir que la creatividad es la habilidad para inventar o crear cosas. Para mí es un concepto terriblemente ambiguo y poco acotado, que nos da poco margen de maniobra siquiera para estudiarlo. Mi opinión personal es que, seguramente, todos coincidiremos en que la creatividad y la inteligencia no son “habilidades” que vayan por separado, sino que están claramente ligadas. Las personas inteligentes son las que, en general, son más capaces de pensar en la realidad y buscar soluciones a los problemas de la vida cotidiana, cosa que les facilita la empresa de elaborar todo tipo de artefactos (culturales, mecánicos, tecnológicos) con los que solventar ciertas carencias. ¿Y no es eso crear; inventar? Yo creo que sí. En consecuencia, cuando hablamos de creatividad, en cierto modo estamos aludiendo a esa capacidad intelectual que nos permite pensar y luego transformar la realidad, ya sea añadiéndole un palo a un caramelo, creando un software revolucionario o incluso pintando un cuadro, porque la cultura también es necesaria y útil para cualquier sociedad.

Si compráis mi argumento, entonces no quedará más remedio que concluir que, fiándonos del estudio de Kanazawa, las personas creativas prefieren vivir de noche, como tendencia. Esta conclusión también coincidiría con la hipótesis de que los individuos inteligentes son los que se muestran más capaces de adherirse a unos hábitos novedosos, y es que cuando hablamos de creadores y genios es probable que pensemos en sujetos que no se dejan arrastrar fácilmente por las imposiciones culturales, como por ejemplo el hábito de irse a dormir pronto y levantarse temprano, prácticas que quizá asociamos a una cierta noción de orden social, al cumplimiento de la jornada laboral, propias de un estilo de vida más metódico y organizado, y también más gregario. La imagen que tenemos de las personas creativas es más bien la de sujetos que rompen estas reglas sociales, aunque tal vez esté equivocado y me esté dejando influenciar por el estereotipo.

¿Por qué hay personas nocturnas y diurnas?

¿Por qué hay personas que prefieren vivir de día y otras son más nocturnas? Bueno, aquí entran en juego muchos factores. Por lo que respecta al factor genético, bien sabemos que no deja de ser un poco casual el que uno nazca con los ojos verdes, azules o marrones. Claro está que es más probable que tengamos los ojos verdes si nuestros progenitores también los tenían, pero se dan muchas combinaciones. Una de las claves estaría ahí, en la predisposición genética a ser matutino o vespertino. Porque, de hecho, existe un gen, llamado “gen Clock” [3] que se encarga de codificar una proteína que regula los ritmos circadianos del sueño, y que sería el origen de que cada persona manifieste una predilección hacia unos horarios u otros.

Los efectos neurológicos de este gen y su relación con preferir los horarios matutinos o vespertinos todavía se están estudiando, pero investigaciones como la de Joseph S. Takahashi [4] apuntan a que el gen Clock sería un importante regulador de la segregación de melatonina, una hormona producida en la glándula pineal y que, entre otras funciones, regula nuestros ciclos de sueño. Algunas alteraciones, mutaciones o particularidades del gen Clock podrían afectar a la melatonina que producimos, pudiendo alterar a su vez nuestra apetencia de sueño, y por tanto nuestros hábitos.

¿Hasta qué punto tenemos capacidad para revertir nuestra predisposición a ser nocturnos o diurnos?

Más allá de todos los aspectos genéticos, endocrinos y neurobiológicos descritos, como seres humanos tenemos la capacidad de adquirir ciertos hábitos, aun cuando la genética nos empuje a practicar los contrarios. Nuestro día a día está plagado de obligaciones y rutinas, y es probable que no tengamos más remedio que irnos a dormir pronto y levantarnos temprano para poder cumplir con una jornada laboral matutina. Una vez inmersos en una rutina, los hábitos se van asentando hasta el punto en que, aunque “genéticamente” seamos propensos a ser nocturnos, vivamos cómodos con la idea contraria.

Me atrevería a decir que, por lo menos en este caso, el hábito es más importante que la predisposición genética. Si alguien está decidido a vivir con horarios diurnos, es probable que consiga amoldarse a ellos, a pesar de que su carga genética no le juegue a favor.

¿Están relacionados otros aspectos como la edad o el sexo en esta predilección por ciertos horarios?

Por lo que refiere a la edad, claramente sí. A medida que nos vamos haciendo mayores necesitamos menos horas para sentirnos descansados… o eso se suele decir. La ciencia ha reportado que, entre una persona de 20 años y otra de 70, existe una diferencia de una hora de sueño diaria; la persona de 70 años duerme una hora menos, de promedio.

Esto no significa que a cierta edad nuestra predilección cambie, sino más bien que nuestro cuerpo funciona un poco distinto y los ritmos circadianos se adaptan como pueden a la nueva realidad.

¿Por qué las personas mayores suelen dormir menos horas?

Hay varias hipótesis más o menos contrastadas que explican por qué las personas mayores necesitan menos horas de sueño, como por ejemplo el efecto de una pérdida importante de neuronas en el grupo intermedio lateral del cerebro, proceso que acarrearía ciertos trastornos del sueño relacionados con la edad avanzada, y que por tanto explicarían su menor “necesidad” de dormir [5]. Este es un punto importante, ya que estaríamos ante la evidencia de que las personas de la tercera edad duermen menos por efecto de una progresiva pérdida de recursos cognitivos, y no “por elección” o “por gusto”, como se solía pensar. Hay una causa biológica detrás de esta tendencia.

Otra hipótesis, tal vez más arriesgada, relaciona el envejecimiento ocular en la vejez con la menor cantidad y calidad de sueño [6]. En definitiva, todo indica que las personas mayores duermen menos por desajustes en su ritmo circadiano, que son propios de la edad. Ciertamente, son personas más matutinas.

En cuanto al sexo, no existe literatura científica que indique que hay diferencias significativas.

Referencias bibliográficas y fuentes

[1] Tononi G., Cirelli, C. (2014). Sleep and the price of plasticity: from synaptic and cellular homeostasis to memory consolidation and integration. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24411729.

[2] Kanazawa, S., Perina, K. (2009). Why night owls are more intelligent. Disponible en: https://personal.lse.ac.uk/kanazawa/pdfs/paid2009.pdf.

[3] Camacho, R. (2015). Las diferencias entre ser matutino y ser vespertino. Disponible en: https://psicologiaymente.net/psicologia/diferencia-entre-ser-matutino-vespertino

[4] Takahashi, J. (2010). Genetic suppression of the circadian Clock mutation by the melatonin biosynthesis pathway. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2889547/

Sitios web

[5] De Benito, E. (2014). Los mayores duermen menos al perder un tipo de neuronas. Disponible en: El País

[6] (2011). ¿Por qué se duerme menos con los años? Disponible en: El Mundo

Psicología ,

6 preguntas y respuestas sobre la zona de confort

Zona de confort

Un concepto de moda: zona de confort.

Aunque se emplea muy habitualmente entre psicólogos, coaches y demás profesionales, suele ser más desconocido para el la gente de a pie. Se han vertido ríos de tinta para explicar por qué los humanos sufrimos esta tendencia a estancarnos, a acomodarnos en una burbuja de estabilidad y pasividad. Es algo común y lógico y, sin embargo, es importante que cada individuo tome cartas en el asunto y no se deje secuestrar por su espacio confortable.

Seis preguntas y respuestas sobre un concepto de moda: la zona de confort

1)      ¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort es un estado psicológico en que vivimos dentro de una burbuja de comodidad, con una rutina sin sobresaltos y con una tendencia a la pasividad. En cierto modo, todos los seres humanos tenemos una cierta propensión a permanecer en nuestra zona de confort, porque nos ofrece una serie de sensaciones positivas en nuestra vida: comodidad, estabilidad… Pero esto puede ser un arma de doble filo.

Si permanecemos mucho tiempo en nuestra zona de confort podemos caer en el aburrimiento, la falta de confianza en nuestras posibilidades y en general en un fuerte conformismo que nos impida afrontar nuevos retos. Por eso es tan importante y se pone tanto énfasis desde la psicología (pero también desde otros ámbitos, como el coaching o el liderazgo empresarial) en la necesidad de salir frecuentemente de nuestra zona de confort.

2)      ¿Cuáles son las señales que te indican que deberías salir de esa zona?

Si notas que estás demasiado encerrado en una rutina gris, donde todo es previsible y rara vez ocurre nada destacado, es muy probable que estés en tu zona de confort. El problema de la zona de confort es que, como su nombre indica, nos ofrece seguridad, nos ofrece un estado de letargo que es, en cierto sentido, placentero. Pero esta seguridad puede convertirse fácilmente en apatía, en dejar la vida pasar y ser espectadores pasivos de la realidad. No nos permite tomar las riendas de nuestra vida, y en consecuencia nos puede llevar a vivir en una burbuja que cada vez es más pequeña y limitante.

3)      ¿Por qué es bueno escapar de la zona de confort?

Debemos intentar salir de la zona de confort para mejorar aspectos importantes de nuestra vida: nuestra autoconfianza, el afrontamiento de nuevos retos y posibilidades, nuevas relaciones interpersonales… Salir de la zona de confort significa enfrentarnos al mundo, abrir puertas y ventanas en la que pueden entrar nuevas personas y experiencias. Si no salimos de la zona de confort, podemos ver que nuestra realidad (nuestra vida social, profesional, nuestra felicidad) es cada vez más reducida, más pequeña, y vivimos más situaciones rutinarias sin ningún tipo de incentivo.

4)      ¿Cualquier persona es capaz de abandonar su zona de confort?

Por supuesto que sí. Salir de la zona de confort debe ser casi una obligación para todo ser humano. Es cuestión de voluntad y de darnos cuenta de todo lo que podemos estar perdiéndonos si permanecemos en una burbuja cómoda. No se trata de decirnos a nosotros mismos cuatro frases positivas, sino más bien de cambiar una serie de rutinas, hábitos y actitudes que nos anclan a la monotonía. Toda persona que considere que quiere hacer más rica su vida y su entorno humano debe estar pensando en abandonar la monotonía conocida y vivir nuevas experiencias, hacer cosas nuevas, en definitiva desafiar la dinámica mediocre que a veces se instala en nuestra existencia.

5)      ¿Qué debes hacer una vez que has salido de esa zona? ¿Nos podemos llegar a arrepentir de haber salido de la zona confortable?

Una vez se ha salido de la zona de confort, lo habitual es que la persona se sienta más realizada y esté viviendo experiencias y situaciones más excitantes. Por tanto, en principio la mayoría de personas que logran salir de la zona de confort están satisfechas con haberlo hecho; ampliar los horizontes del día a día es algo que a todos nos gusta y con lo que disfrutamos. ¿Quién no goza al conocer a nuevas personas, dándose una oportunidad para hacerlo y para vivir nuevas experiencias? En sí mismo, es algo totalmente deseable.

El problema puede ser que este nuevo ritmo de vida nos supere y, por la ley del péndulo, volvamos a querer recluirnos en nuestra zona de confort, o que aún sin quererlo conscientemente, no podamos evitar volver a entrar en una dinámica monótona. La clave del éxito cuando salimos de nuestra zona de confort es intentar mantener un equilibrio entre hábitos rutinarios y novedosos, no pasar “de 0 a 100” sino hacerlo de forma gradual y tratar de equilibrar experiencias. En otras palabras, no es buena idea pasar de ir del trabajo a casa y de casa al trabajo a estar todo el día de fiesta. Lo ideal es mantener un equilibrio racional entre obligaciones y deseos, de modo que podamos tener un control sobre nuestras vidas, pero darnos la oportunidad de disfrutar de buenos momentos.

6)      ¿Aconsejarías a cualquier profesional salir de su zona de confort? ¿En qué resultaría beneficiado?

En el terreno laboral, salir de la zona de confort supone cuestionar los resortes habituales que nos limitan a realizar tareas rutinarias. En este sentido, abandonar la zona de confort nos sirve para pensar más allá de lo obvio, para aportar creatividad e innovación a nuestra rutina laboral. Es obvio que con el cambio de paradigma tecnológico y empresarial, es imprescindible que las empresas estimulen a sus empleados para que abandonen su zona de confort, aporten nuevas ideas y visiones sobre lo que se podría hacer y, cómo no, ayuden a que las nuevas ideas puedan materializarse.

Esto supone un gran cambio puesto que las corporaciones (no todas pero sí la mayoría) suelen ser estructuras bastante rígidas en que el trabajador se ve poco estimulado a aportar algo más allá de sus tareas habituales. A fin de cuentas, el empleado debe cumplir objetivos y no se le suele premiar por nada que no sea eso. Por suerte, cada vez más empresas han detectado la imperiosa necesidad de rentabilizar la creatividad de los empleados, y esto pasa por hacerles abandonar su zona de confort y poner bases sólidas para que sus talentos puedan desarrollarse. Salir de la zona de confort no solo es positivo en nuestra vida personal, también lo es en el campo laboral y, desde luego, aciertan las empresas que saben mirar el día a día desde otra perspectiva.

Psicología , ,