¿Cómo te afecta perder el trabajo?

Nuria TorresComo nos afecta la pérdida de empleo

  • Artículo publicado por Nuria Torres Marcos a partir del texto del libro de Robert A. Neimeyer “Aprender de la pérdida” (Editorial Booket, 2012) donde reflexiona sobre la influencia de las pérdidas.

 

El trabajo no solo es algo que nos ayuda a vivir con un nivel económico determinado si no que también define muchos de nuestros proyectos vitales y nos da una sensación de dirección y propósito, que nos permiten trabajar por el futuro que deseamos. El trabajo, también refuerza nuestra autoestima y aumenta la confianza que tenemos en nosotros mismos ya que nos permite tener un sueldo para mantenernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos, así como obtener refuerzos sociales viendo como nuestros méritos son reconocidos.

El trabajo da estructura y organización a nuestras vidas y nos proporcionan un entorno social con el que interactuar, aprendiendo nuevas habilidades sociales y de comunicación.

El trabajo determina nuestro pasado a través de lo que hemos conseguido, nuestro presente con lo que hacemos cada día y nuestro futuro proponiéndonos nuevos objetivos a conseguir, por ello, cuando perdemos un empleo, vemos tambalear nuestro plan de vida y algunos pilares de nuestra identidad.

Como ocurre con otras pérdidas, las pérdidas laborales despiertan un proceso de duelo que resulta familiar. Necesitamos elaborar el dolor que provoca y disponer de tiempo para superar los sentimientos que acompañan a esa importante pérdida.

El impacto emocional suele unirse a una serie de complicaciones sociales ya que la pérdida económica implica una ausencia de ingresos que hace disminuir los ahorros y los recursos con los que anteriormente contábamos, pudiendo deteriorar nuestro sentimiento de valía.

La pérdida de trabajo debe entenderse no solo como un acontecimiento estresante sino como un proceso de transición vital que requiere un tiempo y un esfuerzo para adaptarnos a él. Desde el Centro de Psicología “Aprende a Escucharte” te proponemos algunas claves:

  • Reconoce la realidad de la pérdida, sus limitaciones y consecuencias y busca alternativas para manejarla adecuadamente.
  • Permítete experimentar emociones negativas y reoriéntalas a tareas más prácticas que te ayuden a darte un respiro.
  • Revisa tus prioridades y asegúrate de que dedicas el tiempo y consideración a las personas y proyectos que más valor tienen para ti.
  • Acepta aquello que no puedas cambiar y modifica aquello que esté en tu mano y no te guste.
  • Abre nuevas posibilidades que antes podían estar cerradas, desarrolla habilidades e intereses y cultiva relaciones aparcadas, lo que implicará una renovación tras haber perdido una parte de nosotros

Aunque la pérdida de un trabajo puede ser desestabilizadora y amenazante, también puede desafiarnos a ampliar nuestras posibilidades e integrar los aprendizajes que tanto nos han costado y vienen con la supervivencia.

  • El doctor Robert A. Neimeyer es profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de Memphis, donde también desarrolla su práctica clínica.

 

 

Adultos, Divulgación, Salud Mental , , , , ,

1 comentario


  1. Lector

    Nada, no aporta Ud nada. Lo que dice y argumenta ya lo sabemos.

    ¿ Y…?