El proceso bioquímico del amor

imagesEl proceso bioquímico del amor

Por Nuria Torres Marcos 

Las relaciones de pareja, el amor y el sexo vienen impulsados por hormonas que invaden nuestro cuerpo y nuestro cerebro provocando numerosas reacciones. Como sabemos en la sexualidad intervienen procesos biológicos, psicológicos y sociales. Hoy nos detendremos en los primeros. 

  • La dopamina – Es la responsable de las emociones propias del enamoramiento, está asociada con el sistema de placer del cerebro. El amor activa el sistema de recompensa del cerebro, que nos impulsa a obtener recompensas y motivarnos a conseguirlas. La dopamina es liberada mediante situaciones naturales gratificantes como puede ser comer o practicar sexo. Es un neurotransmisor que ayuda a focalizar la atención, niveles elevados de esta hormona incrementa la energía y genera hiperactividad reduciendo nuestra necesidad de sueño y apetito. Cuando se perciben adversidades y obstáculos los niveles de dopamina aumentan.

 

  • La testosterona – Esta hormona masculina también presente en las mujeres es la responsable del deseo sexual y cumple importantes funciones en la regulación de aspectos como el humor, el apetito sexual y la sensación de bienestar. El hecho de que las mujeres comúnmente produzcan menos testosterona que los hombres no significa que posean impulsos sexuales menores o débiles. Por el contrario, especialistas señalan que al parecer las células del cuerpo femenino son más sensibles a la testosterona que las del hombre, por lo que a las mujeres les basta un poco de testosterona para estimular la libido, pues además en ellas para el control del deseo sexual también intervienen estrógenos y progestágenos, lo cuales se encuentran más elevados que en el hombre.

 

  • La serotonina – “Hormona del placer”. Es la hormona del humor y del placer. La serotonina inhibe el enfado, la agresión, el apetito y el vómito y regula la temperatura, el humor y el sueño. Adicionalmente – en el ámbito sexual – se libera justo después  de la eyaculación u orgasmo provocando un estado de placer y tranquilidad (dando en ocasiones ganas de dormir)

Cuando las relaciones de pareja se prolongan en el tiempo se produce una sensación de apego, calma, seguridad y unión que es impulsada por la oxitocina en las mujeres, esta hormona también llamada hormona del cariño, se libera en el hipotálamo tras el orgasmo.

En los hombres la vasopresina es liberada durante la eyaculación, y sería la encargada de generar sentimientos de intimidad, apego y disparando su instinto paternal

Todos los ingredientes químicos y biológicos que nos hacen sentir enamorados son prácticamente los mismos que eventualmente nos hacen sentir ansiosos, deprimidos y obsesionados. La frontera entre uno y otro estado es también dinámica y no siempre está clara.

firma grande

Nuria Torres Marcos es Psicóloga (Colegida M-26071) en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘.

Divulgación, Pareja , , , ,

Comentarios cerrados.