Por qué el grupo nos influye tanto – El Síndrome de Solomon

AnaVillarubiaLa conformidad social o el Síndrome de Solomon

Por Ana Villarrubia Mendiola

El ser humano es un ser social, que requiere del grupo para desarrollarse en todos los sentidos y que le confiere a los demás una importancia fundamental. Y, precisamente estando en grupo, a las personas por norma general no nos gusta destacar. Nos cuesta “dar la nota” y salirnos de la norma en la medida en la que los demás tienen el poder de ejercer una censura social y esta censura supone una amenaza real para nuestra autoestima. Y esto, a nivel social, tiene importantes implicaciones y graves consecuencias.

El psicólogo estadounidense Solomon Asch, referente imprescindible en el desarrollo empírico de la Psicología Social, investigó ampliamente este fenómeno de adecuación a las normas sociales. Llegó a la conclusión de que puede hablarse de un Principio de Conformidad Social desde el cual no somos tan libres para actuar como a primera vista puede parecer. Nuestro libre albedrío se ve condicionado, en efecto, a hacer prevalecer las normas establecidas.

El Principio de Conformidad explica, por ejemplo, que sigamos las normas sociales aún cuando no hay nadie vigilando que lo hagamos o que tendamos, por prudencia, a callar opiniones disonantes en un grupo en el que la opinión mayoritaria difiera de la nuestra. Según Asch pudo atestiguar, somos incluso capaces de cambiar nuestras preferencias, opiniones y conductas para adecuarlos al que dictamine el grupo de referencia en el que queramos integrarnos o cuya presión sobre nosotros sea significativa. Tal es la influencia que el grupo ejerce sobre nosotros.

Así, el llamado Síndrome de Solomon define esta tendencia a seguir la pauta establecida, a no destacar en el grupo y a no contradecirlo, incluso cuando ello supone atentar contra los valores, las opiniones o incluso las percepciones que uno mismo tiene sobre la realidad.

En definitiva, el miedo a destacar, a ser juzgado como diferente, a hacer el ridículo o a equivocarnos nos lleva a prescindir de nuestra faceta más genuina para adecuarnos a la opinión que las mayorías de referencia quieran promulgar.

firma grande

Ana Villarrubia Mendiola es psicóloga clínica, especialista en Problemas de Conducta y Terapia de Pareja. Dirige desde el año 2012 el Centro de Psicología ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Adultos, Divulgación , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.