La vuelta al cole en 80 días

La vuelta al cole en 80 días

Por Marga Gutiérrez del Arroyo.

Foto artículo El Arte y los niños, más que una habilidad técnica o estéticaA lo largo de estas primeras semanas de Septiembre, los colegios vuelven a cobrar vida: los pasillos se llenan de nervios, los pupitres tienen nuevos dueños, los despertadores vuelven a sonar implacablemente, y los dulces días del verano, se sienten cada vez día lejos. Pasar de la libertad solo interrumpida por la comida o el sueño a la más estricta organización, los horarios apretados, las innumerables clases extraescolares… La vuelta a la rutina también la sufren los niños.

Ana Villarrubia, psicóloga del Centro de Psicología Aprende a Escucharte hablaba de los síntomas de la llamada “Depresión Post Vacacional” en uno de los artículos que se publicaron recientemente en este blog. Recordamos algunos de sus consejos, y los reformulamos enfocadas a la infancia:

  • Volver a coger el ritmo: También los pequeños necesitan un periodo de adaptación a la vida exigente que llega tras las vacaciones de verano. Démosles románticamente 80 días de adaptación a su nuevo curso, a sus nuevos compañeros y profesores, al ritmo frenético y a los retos cada vez más complejos… Los niños se adaptan más rápidamente que los mayores a su rutina, y sin embargo tienen menor control sobre la dimensión del tiempo: en la medida de lo posible, hacerles conocedores de sus horarios escolares y caseros, dueños de su propio despertador, participantes de los calendarios familiares, etc. Les ayudará a entender la tarea que queda por delante hasta las próximas vacaciones navideñas.
  • Nuevos planes: El nuevo curso viene de la mano de asignaturas de contenido más complejo y contrariamente a lo que opinamos muchos profesionales, una carga de deberes mayor con la que ocupar las tardes (como si no hubiera grandes misiones posibles con las que ocupar las tardes). De antes del verano a después del verano los niños crecen y evolucionan, por lo que es muy posible que también lo hayan hecho sus gustos ¿Querrán aprender a tocar un instrumento? ¿Querrán hacer algún deporte nuevo? ¿Querrán borrarse de alguna actividad extraescolar anterior? Darle una pincelada de color al nuevo año, también es una motivación para los niños.
  • Descanso: No importa cuántas horas podían estar en remojo los niños en el mar, el día a día resulta muy cansado para ellos. Es importante proporcionarles los medios para que los niños disfruten de un sueño reparador. Cada niño tiene una necesidad diferente, pero sin duda todos necesitan dormir más que sus padres. Un horario familiar respetuoso con su edad será la mejor ayuda para que los niños descansen y asimilen bien el aprendizaje diario.

Quizá 80 días son demasiados para que un niño se adapte a su nueva rutina, pero démosles un período de adaptación suficiente para que puedan dar lo mejor de si mismos en los meses que tenemos por delante.

Escuela, Infancia y adolescencia, Padres , , , ,

1 comentario


  1. Juan Antonio

    ¿80 días? Prácticamente es casi toda la primera evaluación. En dos semanas el crío debería ya estar adaptado a su vuelta al cole.