¿Cuándo una conducta se convierte en ADICCIÓN?

La conducta adictiva

Por Nuria Torres Marcos

El ser humano necesita alcanzar un nivel de satisfacción global en la vida cotidiana. Normalmente, éste se obtiene repartido entre diversas actividades: el trabajo, las relaciones personales, el ocio, etc. Sin embargo, cuando la persona se siente carente o contrariada en alguna o varias de estas facetas, y centra su atención en una sola, se puede estar predisponiendo a una adicción.

El resultado, si continúa en esa línea, es que esa persona estrecha el campo de su conciencia y pierde interés por lo que le rodea a excepción del objeto de su adicción, con una afectación negativa en su vida cotidiana (Echeburúa, 1999).

Una adicción consiste en una pérdida del control de la persona ante cierto tipo de conductas que tienen como características producir:

  • Dependencia:
  • Síndrome de abstinencia
  • Tolerancia
  • Vivir para y en función de esa conducta.

Hoy hay acuerdo de que los elementos esenciales de una adicción son (Gossop, 1989):

  1. Un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión para llevar a cabo la conducta particular (especialmente cuando la oportunidad de llevar a cabo esa conducta no está disponible).
  1. Capacidad deteriorada para controlar la conducta notablemente (en términos de controlar su comienzo, mantenimiento o el nivel en el que la conducta ocurre).
  1. Malestar y angustia emocional cuando la conducta es impedida o dejada de hacer.
  1. Persistir con la conducta a pesar de la clara evidencia de que produce graves problemas al individuo.

 

Hoy podemos diferenciar las conductas adictivas en aquellas producidas por sustancias químicas (ejemplos: adicción al alcohol, la nicotina, las drogas ilegales: heroína, cocaína, marihuana, drogas de diseño, etc.) o aquellas derivadas de otras conductas cotidianas (ejemplos: juego patológico, el comer compulsivo, el sexo compulsivo, el trabajo compulsivo, las compras compulsivas, etc.)

Tanto en las adicciones químicas como comportamentales, es difícil que un adicto se considere como tal. Por lo general, es un suceso muy negativo- fracaso escolar, trastornos de conducta, mentiras reiteradas, aislamiento social, problemas económicos, presión familiar- el que hace tomar conciencia de su problema.

En los últimos años las adicciones se han incrementado de modo acusado, convirtiéndose en un problema que va en aumento. Factores como la sociedad competitiva, el mayor acceso a bienes de consumo, el mayor tiempo libre, la publicidad,… facilitan el que las conductas adictivas se estén convirtiendo en un nuevo fenómeno que hace unos años no era previsible.

firma grande

Nuria Torres Marcos es Psicóloga (Colegida M-26071) en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘.

Adultos, Divulgación, Infancia y adolescencia , , , ,

Comentarios cerrados.