Fracaso escolar ¿Qué les ocurre a los jóvenes que no logran sus objetivos?

Nuria TorresPor Nuria Torres Marcos

No es extraño encontrarnos con niños y adolescentes que tienen la voluntad de tener éxito en los estudios, e incluso dedican muchas horas de su niñez y juventud para conseguirlo, pero generalmente no consiguen los resultados esperados. Estos casos son, sin duda, los más desmotivadores para estas personas y sus familiares, quienes les exigen esos resultados que nunca llegan.

En la mayoría de estos casos, las respuestas esconden déficits conductuales y emocionales que demandan ser trabajados para que su mejoría se refleje en la consecución de los resultados escolares esperados. Aunque muchos son los factores que inciden en ello, encontramos casos cuyas soluciones están al alcance de la mano de los estudiantes y sus familias.

Desde el Centro de Psicología ‘Aprende a Escucharte queremos proponer las siguientes pautas para manejar la situación:

  • Organización: Cuando hablamos de organización deberemos tener en cuenta dos factores: el tiempo y la cantidad de tareas escolares a realizar. Una buena organización requiere una rutina diariaque se mantenga de manera constante; es importante determinar el tiempo diario que vamos a dedicar al estudio, y cumplir ese compromiso. Por otro lado, deberemos dedicarle más o menos horas, teniendo en cuenta que no es bueno alargar el estudio más de dos horas sin un descanso de por medio.

Es importante fijar el tiempo en función de la carga de tareas que generalmente solamos tener, pues lo ideal es que nos dé tiempo a terminarlas. En épocas en que la cantidad de tareas pueden variar (como por ejemplo, en épocas de examen), el tiempo dedicado también deberá variar para ajustarse, de esta manera, al cambio.

No es nada recomendable usar las horas de sueño para realizar tareas escolares; estas deben de realizarse en horas del día. El sueño nos sirve para reparar nuestro cuerpo y nuestra mente, y solo con una mente reparada podremos dar todo lo mejor de nosotros mismos ante un examen. Si afrontamos este examen con pocas horas dormidas, estaremos minimizando nuestras posibilidades de obtener buenos resultados.

 

  • Lugar de estudio: Con un buen lugar de estudio nos referimos a una habitación silenciosa, bien iluminada (a ser posible con luz natural), a través de la que no pase demasiada gente, con un ambiente relajado y agradable y en la que podamos tener dispuestos todos los materiales que necesitemos: estanterías con libros, diccionarios, material de papelería…Es importante, además, tener una mesa lo suficientemente espaciosa para que la falta de espacio no nos quite energías, y una silla lo suficientemente cómoda como para que no nos haga interrumpir un periodo de estudio.

 

  • Los objetivos nos ayudarán a saber qué debemos conseguir con el estudio diario: Podemos establecer objetivos a corto plazo (determinar las tareas a realizar en un día, siempre teniendo en cuenta que el tiempo destinado sea suficiente para ello), objetivos a medio plazo (conseguir estudiar los exámenes del trimestre y sacar buenos resultados), y objetivos a largo plazo (conseguir un buen resultado en el curso, también determinado: por ejemplo, aprobar todas las asignaturas, o recuperar algunas de ellas).

 

  • Habilidades escolares: El fracaso escolar depende, también, de nuestras habilidades. Nuestra capacidad de concentración, de retener información, de comprensión, de lectura… nos van a ser muy útiles en nuestras tareas escolares y por tanto debemos conocer sus estados. Existen muchas personas que, estudiando muchas horas, no consiguen el resultado esperado; y es aquí donde fallan. Estas habilidades se refuerzan si las practicamos, pero se “duermen” si las dejamos.

Una de las mejores tareas para reforzar la mayoría de estas habilidades es la lectura en general, sin importar la temática o el formato (no necesitamos que el objeto de la lectura sea un libro; puede ser una revista, un artículo o una página web). Si nuestro problema es la concentración, deberemos aprender a relajarnos y a focalizar nuestra atención en una sola tarea.

  • Refuerzo: El refuerzo es muy importante para que la rutina de estudio se repita a lo largo del tiempo. Supone la “gratificación” o “recompensa” por haber conseguido lo que previamente hemos organizado. Establecer un plan de refuerzosa las tareas que hemos determinado en el primer punto puede ser la guinda del pastel que nos permitirá seguir con el plan o abandonarlo.

El éxito escolar es el resultado de un conjunto de ideas, pero sus frutos no son inmediatos, sino que se observan a medio plazo.

Según cada caso personal, este trabajo puede realizarse en casa, bastándose simplemente con un asesoramiento puntual o bien requerirá una atención psicológica ofrecida por un profesional especializado.

firma grande

Nuria Torres Marcos es Psicóloga (Colegida M-26071) en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘.

Infancia y adolescencia, Padres, Sin categoría , ,

1 comentario


  1. Francisco

    Estoyde acuerdo con su enfoque como psicóloga de como los estudiantes tienen que adoptar una serie de habilidades y actitudes para poder obetener éxito en sus estudios.Desde mi punto de vista como profesional de la Medicina que soy que sabe lo que es estudiar y lo mucho que se sufre estudiando le quisiera hacer un par de puntualizaciones.
    1ª Puede suceder que el problema del fracaso escolar sea una inadaptación del sistema educativo,por la sencilla razón de que antes nunca se había enseñado a tanta gente desde que existe el derecho a la educación y el Estado garantiza dicho derecho,con lo cual puede suceder que cuando la educación era minoritaria y elitista se conformó a las características psicológicas de los estudiantes de entonces,puede suceder que con la masificación de la enseñanza entren en el sistema educativo estudiantes con otras características psicológocas que no reponden a las previamente establecidas con la norma anterior y esto crea un problema de adaptación cuando el sistema responde con métodos antiguos a personas con perfiles psicológoicos diferentes.
    2ª Vivimos la sociedad de los medios de comunicación y el sistema educativo o los profesionales que lo componen no se dan cuenta que tienen que competir con él por la atención de los jóvenes y los niños,en esta competición el profesional de la educación sale malparado porque en los medios de comunicación hay una gran cantidad de medios invertidos tanto materiales como tecnológicos para conseguir la atención de la gente procurando ser divertidos y amenos,cosa que no sucede en los ambientes de la enseñanza donde a pesar de que se han incorporado ordenadores a ella los métodos de los profesionales para captar la atención siguen siendo más bién arcaicos y muy apegados a lo que siempre ha sido el método tradicional de la clase magistral.
    Por último decirle que muchas veces los enseñantes olvidan que lo que transmiten es información y lo que los alumnos han de memorizar y aprender es información y que el cerebro humano para los que está preparado es para captar realidades,el cerebro humano es cerebro órgano configurado por elasticidad y plasticidad neuronal no una máquina y no se comporta como esta última,cosa que los enseñantes olvidan con frecuencia,también porque no les queda más remedio pues su capacidad de actuar y utilizar métodos flexibles es muy limitada,hay que cumplir con el temario.
    Atentamente.