5 pasos para construir una mejor autoestima

autoestima

Por Ana Villarrubia Mendiola

Si piensas mal de ti mismo mas de una vez al día, si te comparas con los demás  sales pediendo, si cada cosas buena que te pasa te la explicas por el azar mientras que de las cosas negativas te atribuyes a ti la culpa, si crees que te falta confianza, si te desmotiva creer que todo lo que te importa es inalcanzable, si dudas constantemente de ti… Entonces puedo asegurarte que tienes la autoestima baja.

Es descorazonador e incapacitante moverse por el mundo sin sentirte capaz de tener éxito o sin creerte merecedor de ello: acabas sufriendo constantes insatisfacciones, sobredimensionando los fracasaos y evitando afrontar nuevos retos. La desmotivación y la anticipación del fracaso te alejan de ti mismo, te distancian de tus propios intereses y objetivos.

Mejorar la autoestima no es un proceso rápido ni sencillo, pero supone una verdadera inversión e tu felicidad futura. ¿No te merece la pena trabajar por una mejor satisfacción con la vida?

Empieza por seguir a rajatabla estas cinco pautas para quererte un poco más, valorarte mejor y sentirte más satisfecho:

  1. Identifica tus logros. Una vez sumergidos en la vorágine del día a día y en la rutina de la vida se nos olvida todo lo que hemos ido consiguiendo a lo algo de los años: perdemos horizontes y por tanto perdemos también  motivaciones. Ponte delante de una hoja en blanco e identifica al menos 20 logros que hayas alcanzo a lo largo de tu vida, desde que eras bien pequeñita. ¡Verás qué trayectoria!
  2. Acepta la realidad, pero nunca te resignes ni te doblegues ante ella. No puede lucharse con otra natura, pero tampoco tiene sentido justificarse incesantemente ni esconderse tras las realidades que no podemos cambiar. Aceptar no es sinónimo de resignarse. Aceptar equivale a analizar la realidad de modo que, contando con las limitaciones que en un momento dado no nos es posible superar, seamos capaces de generar adaptaciones y respuestas creativas en función de nuestras necesidades.
  3. Asume la responsabilidad y el control de aquello que sí está en tu mano cambiar. De lo que sí depende de ti trata de que no quede ni una parcela de responsabilidad por asumir. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy y ejecuta desde ya mismo tus responsabilidades. Toma las riendas de tu vida.
  4. Identifica objetivos vitales realistas. El largo plazo, por definición, no es asequible de manera inmediata pero es tremendamente útil para dotar de sentido a nuestras pequeñas acciones cotidianas. Identifica tus metas vitales. ¿Cómo te gustaría que fuera tu vida? ¿Qué es lo que de verdad valoras? Persiguiendo objetivos personales y genuinos perseguimos la sensación de coherencia con uno mismo y, en última instancia, alcanzamos la satisfacción con la vida.
  5. Di ‘no’ a todo aquello que no estés dispuesta a tolerar. Al contrario de lo que solemos pensar, decir ‘no’ no hace más probable el rechazo de quien lo recibe sino la obtención de su respeto. Toda relación social, sea del tipo que sea, necesita de límites para no ser abusiva o excesivamente costosa. Tus límites los pones tú.

firma grande

Ana Villarrubia Mendiola es psicóloga clínica, especialista en Problemas de Conducta y Terapia de Pareja. Dirige desde el año 2012 el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid

Adultos, Divulgación , , , , ,

Comentarios cerrados.