Ansiedad ante los exámenes

foto blog artículo vuelta al coleCuando los nervios no ayudan a estudiar

Por Marga Gutiérrez del Arroyo.

Encontrar una serpiente en medio de un camino, ver un posible accidente, llegar tarde a una cita importante, los exámenes, entrevistas de trabajo… la ansiedad está en todas partes y en todos nosotros. La función biológica de la Ansiedad es advertir y activar al organismo, movilizarlo, frente a situaciones de riesgo cierto o probable, de forma que se pueda salir airoso de ellas.

Necesitamos estar mínimamente activados para obtener un buen rendimiento en cualquier cosa que nos propongamos. Sin embargo, cuando la activación es demasiado grande, nuestro rendimiento desciende, nos bloqueamos, dudamos sobre si podremos hacer frente a la situación por nosotros mismos, y nuestro instinto nos recomienda que nos alejemos del problema, aunque eso no hace que el problema no vuelva a aparecer.

¿Qué ocurre con los exámenes? ¿A alguien le gusta sentirse evaluado sabiendo que el resultado puede alejarle irremediablemente de sus ambiciones académicas o profesionales? Me atrevería a decir que a nadie. Esto es lo que ocurre en muchos casos con la ansiedad ante los exámenes, una ansiedad de ejecución tan típica como el hablar en público o tirar la canasta decisiva de un partido de baloncesto.

Desde el mismo momento en que avisan al NIÑO ANSIOSO del examen que tendrá lugar en unos días, su cabeza dispara toda clase de pensamientos negativos, censuradores y absolutistas (“No lo voy a conseguir”, “Voy a parecer tonto”), que acaba provocando reacciones en su cuerpo (taquicardia, sudoración, problemas estomacales…) cada vez más presentes a medida que se acerca la fecha del examen, dificultando la correcta realización del mismo y la mala gestión del resultado final.

Sabemos que el niño es ansioso porque ha mostrado a lo largo de su desarrollo episodios de ansiedad exagerada en momentos de cambio (cambio de colegio, propuestas de autonomía, separación de los padres, etc.). Pero no olvidemos que detrás de una posible ansiedad ante los exámenes, puede haber dificultades reales de aprendizaje, expectativas poco realistas de los padres, o reacciones disfuncionales ante otras experiencias de exámenes que han resultado negativas, llevándole a procurar evitar activamente la situación de evaluación y dedicando excesivo tiempo a maquinar planes de escape.

Nuestros consejos:

  • Fomentar en casa la motivación por la tarea y no tanto por el resultado y adaptar las expectativas a la realidad del niño.
  • Procurar que el niño tenga a su disposición recursos para mejorar su rendimiento: silencio a la hora de estudio, espacio ordenado y con buena iluminación y material de papelería extra. Recordar que los éxitos y fracasos del niño son suyos: No sois mejores o peores padres por ellos.
  • Ayudarles a trazar un plan de estudio con todas las asignaturas y contenidos próximos, para que vaya tachando lo que va completando.
  • Mantener los límites y rutinas de alimentación y sueño a pesar de que el niño esté en período de exámenes. Tan malo es que un niño a los 13 años salga toda la noche, como que estudie toda la noche.
  • Tener una comunicación abierta con el colegio (sobre todo cuando el niño es pequeño), a través de agenda, e-mails, llamadas informativas semanales, etc.

Recordad: La escolarización proporciona muchas más cosas que una nota: enseña al niño a socializar, a saber adaptarse a diferentes contextos, a saber gestionar sus éxitos y fracasos y a aprender a vivir en diversidad. No dejéis que el niño caiga en una obsesión por el resultado.

 

1653947_10203239067608414_868458000_n

 

Marga Gutiérrez del Arroyo es una de las Psicólogas Infantiles del Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘ en la calle Alonso del Barco nº 7, en Madrid.

 

Adultos, Infancia y adolescencia, Padres , , , , , , , , , ,

1 comentario


  1. Si tenéis problemas de ANSIEDAD en EXÁMENES u OPOSICIONES, os recomiendo el libro CÓMO ENFRENTARSE CON ÉXITO A EXÁMENES Y OPOSICIONES, en él se hace un recorrido por las distintas etapas educativas, desde la primera infancia hasta cualquier edad, para que tratemos de identificar esos primeros signos de ansiedad que nos producen los exámenes dándonos las claves que nos ayudarán a controlarlos y evitar, en lo posible, que vuelvan a aparecer.
    En el libro se relatan casos reales en los que se describe cómo estudiantes de todos los ciclos educativos y opositores han podido superar su ansiedad y han logrado el éxito aplicando las técnicas y trucos descritos en él.
    En definitiva, es una obra MUY BREVE de apoyo con la que aprender técnicas de estudio, motivación, parada de pensamientos negativos y relajación que nos permitirán enfrentarnos de una manera positiva a los exámenes y oposiciones.
    Para ampliar la información podéis entrar en mi web donde hay artículos para anular la ansiedad.
    http://www.fernandomiralles.es/
    Un saludo y SUERTE.