¿Quieres cambiar pero no tienes claro hacia dónde?

Foto peque¿Quieres cambiar pero no tienes claro hacia dónde?

Potencia tus fortalezas desde la Psicología Positiva

Por Ana Villarrubia Mendiola.

Existen tantas formas de ser y de comportarse como personas hay en el mundo. Todos somos una combinación única de tendencias de acción, estilos emocionales, rasgos, formas de interpretar el mundo y otra muchas características individuales. Todos y cada uno de nosotros somos únicos.

¿Qué es lo que determina nuestra “forma de ser”? Si cada persona es ya compleja, imagina que la respuesta a esta cuestión también lo es: lo que nos hace ser como somos y actuar como actuamos es también una combinación esta de genética, experiencia,  aprendizaje, circunstancias, fuerza de voluntad, motivación…

La Psicología Positiva enfatiza estos últimos puntos: motivación y aprendizaje cobran un dimensión especial desde sus los postulados. Y desde este enfoque se defiende, por tanto, que uno tiene más poder del que cree o del que quiere asumir en muchas ocasiones para modificar su forma de comportarse.

Desde las herramientas que nos presta la Psicología Positiva para la intervención psicológica podemos aprender a “cambiar a voluntad” (dentro de unos límites, por supuesto), centrándonos en aquello de nosotros que consideramos que nos hace vivir una vida mejor y potenciándolo en la medida en la que nos haga llevar una vida más satisfactoria.

Christopher Peterson y Martin E. P. Seligman, dos figuras clave en el panorama psicológico en los últimos años, llevan ya un par de décadas defendiendo que en lugar de centrarnos en aquello que hacemos mal es más útil poner el foco de atención en aquello que nos gusta y nos funciona. No para recrearnos en ello (que también, si es necesario) sino para entrenarlo en un abanico mayor de situaciones posibles, para utilizar nuestras propias fortaleza como forma de adaptarnos mejor al mundo que nos rodea y que nos ha tocado vivir.

Estos psicólogos han analizado las virtudes y rasgos de carácter que a los seres humanos nos ayudan a vivir una vida más plena y satisfactoria. Desde su enfoque teórico, cada persona maneja o está dotada con una combinación genuina de fortalezas que la hacen única. E investigan para demostrarlo, con resultados más que interesantes.

De entre todos los atributos personales que estos autores han estudiado, sus análisis les llevaron a acotar un listado de 24 fortalezas que, en esencia, contribuyen a aumentar la sensación de control, de satisfacción e incluso la felicidad que todas las personas experimentamos con respecto a nuestro día a día.

En definitiva, cuanto más tengamos de todo esto… mejor nos sentimos. Lee el listado:

  • Creatividad
  • Curiosidad
  • Perspectiva
  • Motivación por el aprendizaje
  • Coraje
  • Perseverancia
  • Honestidad
  • Entusiasmo
  • Amorosidad (o capacidad para dar y recibir amor y ) i
  • Inteligencia social
  • Amabilidad
  • Responsabilidad social
  • Capacidad para trabajar en equipo
  • Sentido de la justicia
  • Liderazgo
  • Humildad
  • Prudencia
  • Autocontrol
  • Capacidad para perdonar
  • Capacidad para apreciar la belleza
  • Gratitud
  • Optimismo
  • Humor
  • Espiritualidad.

¿Cultivas alguna de estas cualidades? ¿En cuáles destacas y en cuál pueden entrenarte un poco más a fondo?

El poder de centrarte en su desarrollo está en tus manos y tiene una repercusión directa sobre el nivel de satisfacción con la vida que tú mismo eres capaz de percibir.

firma grande

Ana Villarrubia Mendiola es psicóloga clínica, especialista en Problemas de Conducta y Terapia de Pareja. Dirige desde el año 2012 el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid

Adultos, Divulgación, Emoción , , , ,

Comentarios cerrados.