Sexual, genital y erótico, ¿es lo mismo?

Psicóloga en MadridLo sexual, lo genital y lo erótico

Por Nuria Torres Marcos

El término sexual suele emplearse en muchas ocasiones de la misma manera que genital, siendo ambos muy diferentes. La palabra Sexual viene de sexo, sin embargo Genital viene de generar, generación. De sexo viene sexualidad por lo que sexualidad no debe ser confundido con genitalidad. Siguiendo en esta línea, no significa lo mismo «órganos sexuales» que «órganos genitales».

La sexualidad es de una dimensión mucho mayor, es una cualidad humana, de la que no se puede prescindir, al contrario de los que ocurre con la genitalidad. El concepto de sexualidad hace referencia al modo de sentirse esta condición sexuada (sexo) y a la vivencia subjetiva de esta condición. Nuestra manera peculiar de ser el hombre o la mujer que soy; en el plano personal y en la medida en que vivo rodeado de otros hombres y mujeres. Como vivo mi realidad de hombre y mujer y también como me siento orientado hacia los hombres o las mujeres me rodean.

Tampoco es lo mismo decir sexual que erótico. Sexual es todo hombre o mujer, puesto que todo hombre o mujer tienen su propio sexo (masculino o femenino). Erótico es un término que indica más bien el cultivo de la dimensión sexual. Es muy importante comprender esto, aunque solamente sea por una simple razón: el hombre y la mujer son, por naturaleza, sexuales, pero para ser eróticos; es decir, con una sexualidad cultivada, es preciso una educación de la sexualidad.

Cada uno y cada una tiene su propia idea de lo que es la sexualidad y en función de esa idea vivirá su sexualidad, serán distintas sus posibilidades o dificultades, y podrá, o no, ser feliz de un modo u otro. Ese pensar de forma distinta nos lleva a actuar también de forma distinta. Somos lo que pensamos y pensamos como somos. Detrás de cada palabra, de cada idea hay una pequeña historia con la que vamos configurando nuestra biografía, tanto en lo personal como en lo erótico.

Podemos decir que no son iguales las caricias, puede que ni los besos, de quien ubica su sexualidad y, por tanto, la de los demás, en los genitales o de quien la ubica en todo el cuerpo. Tampoco es igual si, pensando en sexualidad se piensa solo en el coito, o si junto a éste aparecen otras como caricias, besos, tocamientos, masturbación, sexo oral e incluso fantasías. Un coito no significará, ni lo disfrutará igual, quien lo vive como lo único, como “lo más” o quien lo vive como una posibilidad, como una parte, importante, incluso muy importante, pero una parte de algo mucho más grande y con más posibilidades, que serían las distintas formas de expresarse eróticamente como hombre y como mujer, de cómo se viven las sensaciones y de cómo se sienten.

Hay tantas sexualidades como hombres y mujeres porque cada uno tiene su peculiar manera de ser sexuado, de vivirse como sexuado y de expresarse como sexuado, ya sea de un modo u otro. Por lo tanto no se tratará de que todos podamos ser iguales sino de saber que todos somos distintos, cada uno con sus palabras, sus ideas, sus valores y su forma de entender todo esto.

En definitiva, de cada uno y de sus ideas, sus ideas en intimidad, su aprendizaje sexual dependerá cómo se abordarán las relaciones eróticas, y por tanto también dependerá cómo puedan resultar éstas.

firma grande

Nuria Torres Marcos es Psicóloga (Colegida M-26071) en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘.

Adultos, Divulgación, Sexualidad , , , , ,

1 comentario


  1. Muy interesante el artículo que has dejado en la web porque es algo que cada vez crea más confusión ya que parece que sexual y erótico muchas veces es lo mismo y de vez en cuando se disfrutan más esas caricias y besos bien dados que cualquier relación sexual