Mi hijo tiene celos de su hermano, ¿cómo lo resuelvo?

foto segundo hermanoPor Ana Villarrubia Mendiola.

Los celos ante la llegada de un segundo hermanito no se dan siempre pero lo cierto es que son muy habituales y se dan incluso en familias que procuran cuidar mucho el trato equitativo de ambos hermanos.

Los cuidados y las atenciones que requiere el bebé durante sus primeros meses de vida pueden provocar en el hermano mayor la sensación de haber sido desplazado, sobre todo en niños especialmente sensibles, especialmente demandantes, poco tolerantes al cambio o con tendencia a no expresar sus emociones. Si bien el nacimiento de un nuevo hermano es una época sensible para la aparición de los celos, lo cierto es que estos pueden aparecer también en cualquier otro momento de la infancia (normalmente del mayor hacia el pequeño, aunque no siempre).

Es importante detectar que el niño está efectivamente sufriendo celos para poder actuar y, aunque cada niño es diferente, hay algunos patrones que tienden a repetirse. De manera general, estas son las señales ante las cuales los padres podrían sospechar que su hijo está sufriendo celos:

  • Rabietas repentinas y aparentemente injustificadas
  • Cambio de actitud hacia una más desafiante con los padres
  • Uso regresivo de lenguaje más infantil que el que le corresponde por su edad
  • Conductas igualmente regresivas de las que ya no hacía uso en la etapa vital actual, como chuparse el dedo.
  • Llamadas de atención mediante lloros más exagerados de lo habitual o conductas que no le eran propias hasta ese momento.

¿Qué pueden hacer los padres ante esta situación?

Muchas veces con la mejor de nuestras intenciones podemos llegar a agravar la situación pues sin darnos cuenta estamos utilizando odiosas comparaciones. Veamos alguna recomendación básica que ha servido ya a otros padres en estos casos:

  • No castigar nunca los celos en sí mismos. Por mucha rabia que nos de los celos son una dificultad que el niño no sabe cómo manejar. Es necesario promover la expresión emocional del niño y tratar de comprenderle.
  • El de la expresión emocional es un punto fundamental. Cuanta mayor expresión emocional mayor desahogo, mayor posibilidad de recibir apoyo, mayor oportunidad de contrastar ideas irracionales con la realidad, mejores estrategias de afrontamiento ante a las situaciones difíciles, etc.
  • No hacer nunca comparaciones: son hijos nuestros pero no por ello han de ser iguales, ni mucho menos. Desde bien pequeños llevan ritmos diferentes y acumulan experiencias diferentes que moldean su carácter y su futura identidad de manera igualmente diferenciada.
  • No poner nunca a uno de ellos como ejemplo del otro. Ni siquiera con frases del tipo “tu hermano a tu edad…”. Esto solo puede emporar la relación entre ambos y conllevar frustraciones innecesarias.
  • No mostrar preferencias. Seguro que hay algo en lo que uno de los niños destaca pero, si queremos resaltarlo en un contexto diferente (delante de unos amigos, con los abuelos…) sin que el otro pueda sentirse menospreciado, es imprescindible hacerlo de manera equitativa y buscando el equilibrio: algo habrá que poder destacar en el otro al mismo nivel.
  • Reforzar las conductas positivas de cada uno de manera independiente y puntual en el momento que se produzcan, si recurrir a comparaciones ni con el otro ni consigo mismos en el pasado.
  • Buscar el equilibrio familiar: en la medida en la que el trato sea equitativo entre los hermanos los celos irán desapareciendo. Una familia equilibrada es también una familia en la que todos sus miembros tiene responsabilidades proporcionales a su edad y a su capacidad. Si los celos se dan del mayor hacia el pequeño (como suele ser habitual) será muy útil atribuirle responsabilidades más atractivas al mayor (frente a otras más adecuadas para al edad del pequeño), precisamente por su mayor grado de madurez.

Cabecera Blog - Teléfono

Ana Villarrubia Mendiola es psicóloga clínica, especialista en Problemas de Conducta y Terapia de Pareja. Dirige desde el año 2012 el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Infancia y adolescencia, Padres , , ,

Comentarios cerrados.