Cuando la autoexigencia y el perfeccionismo dan paso a la culpa constante

volver-a-empezar-segundas-oportunidades-en-el-amor_ampliacionPor Ana Villarrubia Mendiola – Psicóloga Sanitaria – Colegiada M-25022.

¿Eres una persona que se exige siempre dar lo mejor de sí misma? ¿Odias cometer errores? ¿Tiendes a sentirte culpable y bloquearte cuando te ocurre?

Por desgracia la mayor parte de las veces que nos sentimos culpables no hacemos nada al respecto, más allá de sentirnos fatal y castigarnos con ello. Si este tipo de emociones se acumulan de manera cotidiana y sin encontrar ninguna otra vía de expresión, resolución o cierre, acabamos sometidos en un estado de indefensión y bloqueo. La culpa no resuelta acaba provocando otros sentimientos como la tristeza, vergüenza e impotencia.

Si además la culpa es auto impuesta por la misma persona que la padece y no proviene de un juicio externo suele asociarse a una elevada auto exigencia (también ligada al perfeccionismo en muchas ocasiones) que, al no llegar a ser nunca satisfecha, genera insatisfacción, frustración, desánimo y desmotivación en el más largo plazo

¿Qué puedes hacer entonces para no caer en esta espiral y no dejarte atrapar por un destructivo y constante sentimiento de culpa?

828020.TIFPues bien, lo primero que puedes hacer es identificar el sentimiento de culpa y tratarlo como un síntoma, es decir, como una señal de que hay algo que no has hecho en base a tus propios parámetros o de acuerdo a tu propio código de conducta. Como indicador que es representa entonces una oportunidad para corregir, rectificar o enmendar ese error en base al margen de maniobra que la situación te permita.

Desde este punto de partida también te pido que te humanices. Si entiendes el error en los demás trata también de entenderlo en ti mismo. Compréndete y perdónate. Piensa en las circunstancias que rodearon ese error, piensa por qué actuaste de la manera en que lo hiciste y probablemente te darás cuenta de que en aquel estado o en aquella situación no disponías de otras estrategias de afrontamiento para reaccionar. No vale juzgarse en base a lo que ahora ya sabes, has de comprenderte desde la persona que eras entonces, que no disponía de la misma información (las consecuencias de la situación, por ejemplo, pues no podías adivinar el futuro) de la que dispones en el presente.

Concreta exactamente qué es lo que te está generando culpa. No vale que te eches a la espalda absolutamente todo lo malo que haya ocurrido a tu alrededor. Tu ámbito de responsabilidad es limitado.

Y, llegado a este punto, ya estás preparado para pasar a la acción. ¡Actúa! No te instales en la culpa sin redención posible. Expresa tus emociones. Pide perdón y deja que otros te perdonen. Y haz lo que esté en tu mano para rectificar la situación que ocasionaste. Planifica qué conducta reparadora puede ser la más adecuada, compártela, avisa de su ejecución y llévala a cabo. Por muy mal que hicieras si estamos hablando de una relación significativa y te interesa pelear por ella muévete hasta encontrar el desagravio más adecuado para el agravio cometido.

Cabecera Blog - Teléfono

Ana Villarrubia Mendiola dirige el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Adultos, Salud Mental , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.