La admiración en la relación amorosa: ¿Ha de ser mutua?

Psicóloga en MadridPara amar, ¿la admiración debe ser mutua?

¿Qué sucede cuando se produce en una sola dirección?

Por Ana Villarrubia Mendiola

Con la precaución de saber de que existen tantos tipos de parejas como personas hay en el mundo dipustas a emparejarse, sí podemos afirmar en términos generales que la relación amorosa más satisfactoria es también la que mejor responde al principio de reciprocidad. De hecho, podemos aplicar esta premisa a todas las relaciones interpersonales bidireccionales (es decir, de agual a igual, no establecidas entre un superior y su subordinado, por ejemplo), especialmente si tienen lugar en un contexto de intimidad.

Por ello, en el amor correspondido y en la relación de pareja que es plenamente satisfactoria la admiración sí es mutua y sirve además para garantizar la continuidad de esa relación.

Sólo sabiéndote admirado la pareja se convierte en fuente incomparable de motivación, refuerzo y autorrealización personal. Si la pareja se ha gestado en estos términos y se modifican las reglas del juego a mitad de la partida la insatisfacción se hace patente para ambos: el que no admira no experimenta la misma recompensa por el hecho de estar acompañado por el otro y el que deja de ser admirado pierde sensación de autovalía y pierde una fuente de reforzadores que no encontrará en ningún otro lugar.

Si la pareja se ha gestado en estos términos, lo más normal es que ante el cese de la admiración se produzca una crisis de pareja que ponga sobre la mesa la posibilidad de romper la relación.

Por el contrario, si la pareja se asienta o se ha asentado siempre sobre una admiración unidireccional entonces probablemente estemos ante una relación de poder y desigualdad. En este tipo de relaciones los deseos y necesidades de uno quedan relegados a un segundo plano ante la imperiosa necesidad de satisfacer las demandas del otro.

Además, por parte de quien es admirado, si esta emoción es utilizada como medio para utilizar al otro o extraer beneficio de él, podríamos estar incluso ante una relación de abuso.

firma grande

Ana Villarrubia Mendiola dirige el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Adultos, Hombres, Mujeres, Pareja, Sexualidad , , ,

Comentarios cerrados.