Mis niños vuelven al colegio, ¿cómo les ayudo?

Foto artículo El Arte y los niños, más que una habilidad técnica o estéticaMis niños vuelven al colegio, ¿cómo les ayudo cuando?

Por Ana Villarrubia Mendiola.

La vuelta al colegio o a la guardería es especialmente dura para los niños más pequeños que pueden llegar a necesitar un periodo de adaptación similar al que suele ser habitual en septiembre para niños recién escolarizados. Lo ideal en estos casos es que la vuelta sea gradual y progresiva, haciendo incluso una incorporación pactada con el colegio de tal manera que se acorten los periodos de estancia en el centro escolar para niños que viven esta situación de manera especialmente desagradable o que experimentan una mayor ansiedad por la separación de sus familiares y de su hogar.

El resto de niños, como los adultos, experimentan también un miedo a la vuelta en la medida en la que anticipan que no van a ser capaces de hacerle frente a todo lo que está por llegar y anticipan también que las cosas se le van a poner muy complicadas, lo cual no deja de ser una idea irracional. Por eso es muy importante desmontar expectativas excesivamente negativas. Estos temores se combaten de manera sencilla hablando con el pequeño, recordándole lo fácil que le ha resultado en ocasiones anteriores y lo airoso que ha salido de situaciones similares que puedan ser comparables. Para disminuir miedos y ansiedades también es recomendable anticipar todas esas cosas que sí sabemos seguro que van a pasar y que no van a ser negativas: volver a ver a los compañeros, a algún profesor con quien tengan afinidad, poder contarles a los demás sus vacaciones o retomar alguna actividad o deporte que fuera gratificante para el niño y que en vacaciones también se ha interrumpido.

La vuelta al cole supone cambiar juguetes por libros pero esto tampoco ha de ser necesariamente un drama. Empezar a programar rutinas también implica programar actividades de ocio. No puede robársele al niño todo el tiempo de juego, sería contraproducente. Se puede incluso alimentar su motivación con la programación de actividades de ocio con la misma importancia que las horas de estudio y deberes, y acompañándole además en los primeros días de las nuevas rutinas.

En cuanto a estas rutinas lo ideal sería haber empezado ya con horarios de sueño similares a los de los días de colegio. Si no es este el caso tampoco pasa nada mientras que los niños mañana se levanten pronto y no vayan con ninguna prisa. Hacer las cosas de manera pausada y tranquila contribuye a asimilar nuevas realidades de manera más racional.

Además, compartir estas experiencias con los padres les ayudará también a normalizar emociones: siempre que sea posible es recomendable acompañarles al colegio y charlar con ellos tanto antes como después de la jornada laboral de los padres y escolar de los niños.

Recuerda que las rutinas estructuran nuestra vida, nos dan confianza y seguridad, y nos proporcionan una mayor sensación de control. Mucho ánimo y feliz vuelta a la rutina.

Cabecera Blog - Teléfono

Ana Villarrubia Mendiola es psicóloga clínica, especialista en Problemas de Conducta y Terapia de Pareja. Dirige desde el año 2012 el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Infancia y adolescencia, Padres , , , ,

Comentarios cerrados.