Sobrevive a las vacaciones navideñas en familia: TENGAMOS LA FIESTA EN PAZ

santaclausmar

10 consejos útiles para sobrellevar los compromisos navideños o Cómo aguantar a tu familia política

Por Ana Villarrubia Mendiola – Psicóloga Sanitaria – Colegiada M-25022.

1 Ajusta expectativas Conoces a tus familiares a la perfección, sabes qué es lo que más te molesta de cada uno de ellos, y sabes lo que te esperas. Ya sabes qué cosas no soportas en ellos y cuáles te ponen nerviosa. ¿Por qué saltar a la mínima? ¿Por qué reaccionar ante lo ya esperable? No tiene razón de ser que te indignes una y mil veces por lo mismo. Ocurrirá lo que es más probable que ocurra: lo que ya ha ocurrido antes. Espéralo y prepárate, que no te hierva la sangre por cosas que no puedes cambiar en los demás. Tu misión es tener la fiesta en paz, literalmente, no cambiar las conductas de nadie; con indignarte solo conseguirás pasar un mal rato.

2 – Sé flexible – Prepararse implica esfuerzo personal. Hay ciertas cosas que no soportas, cierto, pero: ¿no las puedes dejar pasar solo por una noche? Piensa en ti y prioriza tu bienestar y el de tu pareja a medio y lago plazo por encima del desahogo inmediato.

3 – Cambia tu diálogo interno: elimina mensajes negativos – Si lo que te lanzas a ti mismo son mensajes catastrofistas la noche acabará seguramente como el rosario de la aurora; ya sea por los conflictos que puedan surgir o por la rabia que acumules y luego necesites descargar con tu pareja en cuanto estéis a solas. Líbrate de mensajes internos que disparan el malestar y avivan los nervios. Decirte a ti misma “esto es insoportable”, “esta persona es una impresentable“ o ”a ver si acaba ya este horror” solo te condiciona, te enerva y hace más probable que la ansiedad se apodere de ti.

4 – Cambia tu diálogo interno: sustitúyelos por mensaje positivos o más adaptativos – ¿Acaso no has decido ya estar allí? Entonces tómatelo más bien como un “estoy cumpliendo con mi compromiso y por muy malo que sea nada horroroso puede pasar en unas pocas horas” o “ya estoy aquí, voy a pasarlo lo mejor posible dentro de lo que cabe”. Eres capaz de controlar lo que te dices a ti misma y, con ello, puedes controlar cómo te sientes con respecto a una determinada experiencia. Entrenarte en el control de tus propios pensamientos y sustituir pensamientos negativos por otros más adaptativos es un trabajo de autorregulación e inteligencia emocional.

5 – Ponte una hora de salida mental – Es decir, una hora mínima, razonable y consensuada con la pareja hasta la que es educado quedarse y a partir de ahí considerarse libre para abandonar la reunión y dar por terminada la experiencia. Quizá hasta te sorprendas quedándote más tiempo del que habías pensado. Aun así, darte una hora de salida te proporciona control sobre la situación y te ayuda a delimitar el tiempo dedicado a algo que no quieres, como si fuera un pequeño paréntesis al que te has comprometido, y que no tiene por qué acarrearte ninguna consecuencia.

6 – Planifica y organiza el tiempo – La planificación es un elemento clave. Es importante planificar los compromisos tiempo antes de las navidades y no con la presión del tiempo que se nos echa encima y la invitación que tenemos que aceptar o declinar con fecha límite muy cercana. Desde ya, con unas semanas de por medio, te recomiendo que organices una cena tranquila en la que habléis sobre cómo organizar las navidades.

7 – Busca el consenso en pareja y el compromiso mutuo Se trata de llegar a un acuerdo en pareja y de pareja, es decir, desde la familia que tú has creado y que también merece atención y tiempo. Recuerda que este tipo de acuerdo parte de la sinceridad y no está sujeto a manipulaciones de ninguna de las dos familias. Ha de ser útil para dividir el tiempo entre las obligaciones de una y otra familia de manera razonable, sin olvidarte de dejar algo de tiempo para disfrutar en pareja o con los hijos.

8 – Firma el acuerdo por escrito – Con ello más adelante no te sentirás presionada o creerás que has decidido bajo presión. Recordarás que se trató de una decisión consensuad e la que los dos cedisteis en un contexto seguro y tranquilo. Te será más fácil entonces tomarte el esfuerzo como un compromiso más.

9 – Aprende – Extrae conclusiones para el próximo año y aprende de los errores si los acuerdos a los que llegasteis no han resultado ser todo lo satisfactorios que querías. No te enfades por lo que pueda ir mal, ¿de qué sirve? Toma nota para no repetirlo el próximo año y tenlo en cuenta a la hora de negociar el siguiente acuerdo. Haz balance y saca conclusiones pero recuerda que el acuerdo de este año, una vez firmado, hay que respetarlo.

10 – Relájate, distráete o evádete si es necesario – Llegado el momento, si no confías en ti misma y crees que algo de lo que puedas hacer o decir va a generar tensiones aléjate, distráete o practica una técnica de relajación si tienes entrenamiento en ello. Todo ello vale con tal de que la experiencia no trascienda ni te perjudique más de la cuenta, ya que has hecho el esfuerzo haz que valga la pena. Creo y espero que no tengas que recurrir a nada de esto pero si crees que te puedes dejar llevar por los nervios en algún momento concreto contrólalo preguntándote si verdaderamente ganas algo con ello. Retírate al baño, respira hondo y haz lo que sepas para relajarte, cualquier otra cosa acabará repercutiendo negativamente sobre ti o sobre tu relación de pareja.

Cabecera Blog - Teléfono

Ana Villarrubia Mendiola dirige el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Adultos, Pareja , , , ,

Comentarios cerrados.