1+1=3 o Cómo construir una relación sana de pareja

Dieta-para-la-tercera-edad1+1=3

Por Ana Villarrubia Mendiola

Es normal que en un primer momento de una relación amorosa todo nuestro mundo gire entorno al otro. Le necesitamos, le deseamos, le esperamos con ansiedad y somos capaces de hacer por el otro cosas que en otro contexto nos avergonzarían. Esta primera fase en la que se idealiza al otro y se le coloca en un pedestal es transitoria pero nos creemos instalados en ella de por vida y la disfrutamos sobremanera. Hormonalmente y conductualmente nos revolucionamos, lo que es insostenible prolongar en exceso (más allá de unos meses, no más de dos años en cualquier caso).

Esta entrega irracional es incompatible con la consecución de nuestros objetivos vitales (que los teníamos antes de conocer a esta persona, aunque parezca mentira) y atentaría contra nuestra independencia, nuestra salud psicológica y nuestra propia identidad a largo plazo.

Todo cuento mágico ha de  normalizarse y a lo largo del desarrollo de la relación la realidad del día a día se va imponiendo a cualquier ideal. La pareja implica esfuerzo y un ajuste constantes. Porque la pareja sana es aquella que se basa en el respeto mutuo y el compañerismo pero que deja espacio al mismo tiempo el crecimiento personal de cada uno de sus integrantes. No te quiere más la persona que más te atrapa o te absorbe sino la que más te respeta, lo otro pertenece al campo de la necesidad.

Adaptación y reajuste en el marco de la estabilidad y la convivencia no significa que las dos personas tengan que transformarse para poder estar juntas. Esta transformación no existe y ninguna relación que parte de la base de la necesidad de cambiar al otro puede llegar a buen puerto.

En pareja cuentan los dos pero 1+1 no es igual a 2 sino 3: la suma de ambos da lugar a un tercero, la pareja, que tiene elementos de ambos pero que es el resultado de la negociación, la libertad de decisión y el respeto mutuo. En la pareja sana no hay control unilateral, existe un equilibrio consensuado y trabajado entere ambos, y los enganches no parten del miedo sino de una decisión libre, no condicionada, no producto del chantaje o la manipulación.

En el 1+1=3 caben dos individuos, dos identidades, y cabe también necesariamente la construcción de una entidad genuina y original: la que ambos deciden construir, la pareja.

AnVillarrubia Mendiola (Psicóloga Col. M-25022) dirige el Centro de Psicología en Madrid  ‘Aprende a Escucharte’

Cabecera Blog - Teléfono

Adultos, Pareja , , , , , ,

1 comentario


  1. Me gusto, es lindo saber que es posible lograr este tipo de convivencia. A mi ma han dicho “escoge o matriarcado o patriarcado”, yo digo- No se podra una relacion en que ambos cuenten, dirijan, hagan, decidan, etc? Creo que no ando tan perdida, la pregunta que tengo es: Puede una pareja toxica, disfuncional lograr un cambio y llegar a convertirse en este tipo de pareja sana? como lograrlo? con que contrarrestamos la violencia, desconfianza, inmadurez, cuando las buenas intenciones no son suficientes? . Gracias.