Afronta la vuelta con el optimismo más eficaz y adaptativo (frente al optimismo mal entendido)

_MG_4093Por Ana Villarrubia Mendiola.

Cuando nos cuesta afrontar la realidad debemos hacerlo con el enfoque adecuado y para ello la Psicología Positiva nos ofrece interesantes perspectivas. Porque el  verdadero bienestar emocional no se alcanza a base de mensajes vacíos de contenido sino construyendo un modelo de afrontamiento que nos permita adaptarnos a nuestro entorno de la mejor manera posible tanto a nivel cognitivo como a nivel emocional.

Las emociones no son ni positivas ni negativas sino que todas ellas cumplen una función (normalmente una función que acaba teniendo mucho que ver con lo social) y nos resultan adaptativas en según qué circunstancias. Cuando hablamos aquí de emociones positivas o emociones negativas lo hacemos en función del grado de bienestar o malestar que nos producen y lo hacemos única y exclusivamente a modo de licencia para explicarnos de manera más directa. 

Dicho esto, es cierto que en numerosas ocasiones una acumulación de emociones negativas pueden llegar a bloquearnos, desmotivarnos hasta tal punto que nos cueste mucho analizar la realidad desde un prisma diferente al que la inercia del pesimismo nos ha acostumbrado. ¿Te reconoces expresándote en términos como estos?

No tengo ganas, todo me sale mal, todo lo malo me pasa a mi.

Es como si tu propio estado emocional te secuestrase y te hiciera víctima de sí mismo. Frente a este tipo de pensamientos exageradamente catastrofistas y distorsionados no queda lugar para la discusión racional.

Lo que te propongo aquí es que te esfuerces por entrenar la verdadera utilidad del pensamiento positivo. Pensamiento positivo no quiere decir que de pronto la vida se ha vuelto ingenuamente rosa, no es un falso optimismo mal entendido, ni mucho menos. Pensar en positivo implica flexibilizar tu punto de vista y reinterpretar tu situación actual con mayor perspectiva, mayor disponibilidad de opciones y nuevas ideas.

Normalmente lo cierto es que ni todo es malo ni nunca acertamos. Empieza por cuestionar tu propio lenguaje. Por eso, alejarnos de la emoción anclada en lo negativo nos permite encontrar asideros desde los cuales seguir hacia adelante. Solo así tendremos la mente más predispuesta a buscar soluciones y resolver todos los problemas que sea necesario resolver para salir del atolladero.

Te planteo que te posiciones desde lo positivo en la medida en la que te permita encontrar nuevas respuestas o nuevas vías de acción. No es falsear la realidad, es aceptar lo que nos ocurre sin resignación y de manera proactiva.

Cabecera Blog - Teléfono

AnVillarrubia Mendiola (Psicóloga Col. M-25022) dirige el Centro de Psicología en Madrid  ‘Aprende a Escucharte’.

Adultos , , , ,