Verano de calor: Cómo afecta el calor a nuestro estado de ánimo

Calor y ansiedad

Por Nuria Torres Marcos.

En líneas generales podríamos decir que los trastornos emocionales se intensifican en estaciones como el otoño y el invierno por la falta de luz y por las bajas temperaturas. Aunque el trastorno afectivo estacional está más ligado a la depresión, la ansiedad también puede verse perjudica por la climatología. Al fin y al cabo, la oscuridad del invierno no hace sino aumentar la sensación de peligro de esa ansiedad que se ha activado y que no podemos evitar.

Por su parte, el verano y las altas temperaturas favorecen en muchas personas la irritabilidad y hasta la agresividad. Un calor sofocante puede ser considerado por una persona con un trastorno de ansiedad como un motivo alarmante y de elevado peligro, por lo que su ansiedad alcanza niveles tan altos como las temperaturas.

La forma en que el clima afecta al estado de ánimo puede verse de una forma general en el ánimo de la gente. Una mirada observadora en el metro o en el autobús de camino al trabajo nos dará una idea de por dónde van a ir los tiros en cuestiones climáticas, únicamente observando a la gente. Y es que hay un gran número de personas meteorosensibles, esto es, personas especialmente sensibles a los cambios bruscos de temperaturas o incluso personas capaces de pronosticar el tiempo en base a síntomas físicos y anímicos.

Estas personas meteorosensibles son capaces de predecir el tiempo basándose en el dolor de las articulaciones, en la migraña que están empezando a notar o en el nerviosismo que no les abandona. Y por supuesto, cuanto más bruscos son los cambios de temperatura, más se acentúan los síntomas de ansiedad, de depresión o el dolor físico de estas personas.

El aumento de las temperaturas que tiene lugar en los primeros días de verano provoca en todo individuo un esfuerzo corporal para tratar de mantener la temperatura interior acorde con la exterior lo que puede tener “consecuencias cerebrales” que deriven en un aumento de la ansiedad y en problemas para conciliar el sueño.

Así lo ha reconocido el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, José Antonio López Rodríguez, que recuerda que la temperatura externa que el cuerpo necesita para dormir bien es aproximadamente 21 grados y con más calor se produce una hiperactivación del metabolismo para adaptarse y una activación cerebral que da lugar al citado incremento de los trastorno del sueño y la ansiedad.

No obstante, reconoce que se trata de un síndrome adaptativo que desaparece a los pocos días de surgir los primeros síntomas. De hecho, aunque en agosto las temperaturas suelen ser más altas que en julio, en estos días “el calor afecta en mayor medida”. “Ahora nos estamos adaptando al cambio de temperatura, mientras que en agosto, ya estaremos más acostumbrados”, ha añadido.

Ante esta mayor irritabilidad o falta de sueño, el vicepresidente de ASEPP aconseja no preocuparse por dormir mal 2 o 3 días por estos motivos ya que “el cuerpo humano está más que preparado para superar esta circunstancia”.

En estos casos, a su juicio lo mejor que puede hacerse es “no empeñarse” en dormir e irse a la cama “solo y exclusivamente cuando tengamos sueño”.

“Dar vueltas en la cama, pensando que no nos dormimos, no hace sino reforzar el sistema de alerta y nerviosismo de nuestro cerebro, con lo que dormir se hace tarea imposible”, según alerta. Además, insiste en que se trata de una circunstancia temporal que pasará en unos días.

Podemos concluir que la influencia del clima en los estados de ánimo también tiene repercusiones sobre nuestra salud, ya que provoca una serie de alteraciones en nuestro organismo. Cuanto mayor es el cambio climático, mayores son las consecuencias sobre el humor, sistema nervioso y sistema cardiovascular. También nuestra percepción del mundo varía de acuerdo a las condiciones climáticas, veremos todo mejor con buen tiempo y todo peor con mal tiempo.

Cabecera Blog - Teléfono

Nuria Torres Marcos es Psicóloga (Col. M-26071) en el Centro de Psicología Aprende a Escucharte’ en Madrid.

Adultos, Divulgación, Infancia y adolescencia, Salud Mental , ,

Comentarios cerrados.