Después de esta cadena de tragedias… Cómo afrontar la muerte de un ser querido

UnknownAfrontar la muerte de un ser querido

Por Ana Villarrubia Mendiola.

Se habla mucho de duelo en las páginas de divulgación psicológica estas últimas semanas y es que al aniversario de la tragedia del accidente de tren de Santiago se han sumado terribles tragedias aéreas en muy poco tiempo. En momentos como este desde la psicología clínica nada podemos hacer por los que se han ido, pero tenemos el deber de ocuparnos de los que se quedan.

El duelo es un proceso doloroso y costoso por el que todas las personas hemos de pasar más de una vez a lo largo de nuestra vida. Tener tiempo para asimilar la muerte, para despedirnos o para ir tratando de adaptarnos no hace más llevadera la pérdida de un ser querido pero sí es una ayuda de cara a elaborar el duelo posterior. Normalmente cuanto más trágica, inesperada o cruenta es la pérdida, más nos desgarra, más hace tambalear los pilares de nuestra propia existencia y más caos  y confusión siembra en nuestras vidas. La ruptura tan abrupta y tremebunda de un lazo afectivo puede incluso llegar a ser traumática.

 ¿Y ahora qué?

¿Qué voy a hacer a partir de ahora?

¿Cómo puedo continuar con mi vida?

Estos son solo algunos de los grandes interrogantes que taladran la conciencia de quien se queda, y siente que se queda aquí con una herida que jamás cicatrizará del todo. Queda un hueco vacío que efectivamente nunca va a rellenarse, nunca de la misma manera, pero tenemos también la responsabilidad de seguir adelante. Tenemos la responsabilidad, lenta  y pausada pero constante, de ir superando la pérdida, de cuidarnos y preocuparnos por nosotros mismos y por los que quedan a nuestro alrededor que también se preocupan por nosotros.

No puedo decirte que todo pasará y que estarás bien pronto, que mas quisiera yo. Pero lo cierto es que tras un duelo adaptativollegarás a vivir su ausencia de manera  más serena y con una tristeza más controlada, evocando recuerdos que traen al presente a tu ser querido pero te permiten disfrutar a la vez de todo lo que tienes por delante y de todos los que te acompañan en el camino.

Para iniciar este duelo al que me refiero exprésate, llora, despídete, saca de dentro todo lo que te queda por decir, no sepultes nada que más adelante pueda perseguirte. Di lo que tengas que decir y a quien tengas que decírselo. Tal y como está organizados los rituales funerarios hoy en día tienes la oportunidad de despedirte, rodearte de los tuyos y empezar a elaborar el duelo.

No te quedes con nada dentro, escribe una carta si tienes la sensación de que los pensamientos te abruman y no puedes organizarlos. Repite lo que le dijiste en vida o comunica al exterior lo que no t dio tiempo a decir.

Rodéate de tus familiares y amigos siempre que lo necesites y no evites los escenarios compartidos con la persona fallecida (lugares, objetos, actividades, rituales…), forman parte de tu vida y de vuestro recuerdo juntos, algo de lo que ya no tienes por qué desprenderte nunca.

Cabecera Blog - TeléfonoAna Villarrubia Mendiola es psicóloga clínica, especialista en Problemas de Conducta y Terapia de Pareja. Dirige desde el año 2012 el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Adultos, Divulgación , , , , , , ,

3 comentarios


  1. José Manuel

    Muchas Gracias

  2. José Manuel

    Muchas Gracias por este artículo! Perdí a mi madre hace 16 años yo era muy joven y lo sufrí mucho, cometí el error de no exteriorizar mis sentimientos tal vez debido a mi carácter introvertido. Poco después comencé a sufrir ataques de ansiedad y miedo, aun en la actualidad he necesitado tratamiento para no recaer cuando parecía que lo había superado del todo. Es curioso que en muchos de mis sueños ella aparece como si no hubiera pasado nada.
    Si puedes responder a mi comentario te lo agradecería, si no muchas gracias de todas formas. Un saludo.