¿Sabes cómo discutir o cada discusión acaba en pelea?

Cómo aprender a discutir en pareja y otros ámbitos de la vida.

Por Ana Villarrubia Mendiola – Psicóloga Colegiada M-25022.

Nos han repetido varias veces que discutir es sano pero eso no justifica las peleas a gritos y las faltas de respeto. No desvirtuemos el consejo inicial. La discusión, como intercambio de opiniones y como espacio para el diálogo y la expresión emocional sí es saludable en la pareja. En pareja se requieren esfuerzos y ajustes constantes que conllevan, lógicamente, puntos de vista a veces encontrados.

La pelea, en cambio, nunca es sana. De hecho desgasta enormemente y, cuando uno se defiende hiriendo, como suele acabar ocurriendo, se llegan a poner en duda hasta los motivos esenciales por los las dos personas decidieron estar juntas. Esto cobra especial importancia en la pareja donde el respeto mutuo es la clave del bienestar.

De todo y a todo se aprende en esta vida. Y hasta para discutir es necesario tener en cuenta unos principios básicos y unos límites que no pueden transgredirse.

¿Sabes discutir o eres de los que pierden los papeles y cuya mecha se prende a la primera de cambio?

Estas son algunas de las cosas que es necesario tener en cuenta para que una discusión no se convierta en una guerra:

  • Cuida el lenguaje no verbal: no es tanto lo que se dice sino cómo se dice (lo que el tono o los gestos insinúan por ejemplo).
  • No respondas a una queja con otra queja o volcar años de relación sobre el otro en unos pocos segundos: las cosa se discuten de una en una.
  • No generalices en exceso: lo que ocurre una vez al mes no ocurre siempre.
  • No sentencies de manera categórica: a partir de ahí no hay lugar para el diálogo, solo para el juicio.
  • Reconoce la parte de responsabilidad que te toca en el conflicto, por mínima que sea (aunque suele acercarse al 50%).
  • No eches en cara lo que el otro es (algo que no puede cambiar y con lo que ya le elegiste) en lugar de hablar de lo que ha hecho en concreto que te ha molestado.
  • Escucha, escucha, escucha. Se nos olvida especialmente cuando nos empeñamos en demostrar que tenemos razón, aunque tengamos que humillar al otro y llevárnoslo por delante para conseguirlo

Cabecera Blog - TeléfonoAna Villarrubia Mendiola dirige el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

 

Adultos, Hombres, Mujeres, Pareja , , , , , , ,

Comentarios cerrados.