El duelo infantil: Cuando los niños sienten las pérdidas

imagePor Marga Gutiérrez del Arroyo.

Los niños, como los adultos, sienten poderosamente las pérdidas: Las pérdidas de los seres queridos, de los padres casados, de la salud cuando enferman, de la confianza cuando se sienten traicionados…Y en todos los casos necesitan ayuda como los adultos, sienten una profunda tristeza como los adultos y lo muestran a través del llanto, como los adultos.

Y es que el duelo es una respuesta natural a una pérdida o separación. Superarla supone un proceso universal pero muy personal y afecta de manera integral a todas las áreas de la persona (cognitiva, afectiva, social, etc.). Sin embargo, es de todos sabido, que el sufrimiento de un niño es una de las cosas que más preocupan a los padres, hasta el punto de preferir aislarles de este tema con tal de protegerles. Hasta hace poco no se han investigado profundamente los procesos de duelo infantil.

Hoy sabemos que los niños viven el duelo muy diferentemente en función de su edad (no es lo mismo sentir la pérdida de un ser querido a los 8 meses de edad, que a los 6 años, que a los 15 años), pero también en función de su personalidad y sin lugar a dudas, de el estilo educativo que vive en casa.

De esto queremos hablar hoy: La actitud que un niño perciba en casa cuando expresa lo que siente y la cabida y aceptación de sus emociones con independencia de su edad, es la mejor prevención para que el niño pueda elaborar un duelo saludablemente, llegado el momento indicado.

8 claves para facilitar un clima emocional favorable en casa:

  • Expresar emociones en familia.
  • Escuchar activamente a los niños: sus dudas, inquietudes y experiencias.
  • Permitir que se expresen sin interrumpirles o enjuiciarles.
  • Adiestrar a los hijos en el ejercicio de las responsabilidades poco a poco, haciendo que las asuman y las cumplan.
  • Concretar los mensajes, no caer en generalizaciones como “pórtate bien o “no seas malo”. Son mensajes confusos. Explicar lo que se espera de ellos, qué significa portarse bien para que tengan la oportunidad de hacerlo.
  • Comprender el momento personal de cada niño: lo que es capaz de entender y sus demandas de información.
  • El niño necesita modelos firmes, sólidos y coherentes. Esto proporciona una seguridad ante el desarrollo de la vida y del crecimiento. Y también ante la las pérdidas significativas.
  • Reconocer errores propios y pedir disculpas, es importante para que el niño se ajuste a la realidad y aprenda a pedir perdón, perdonar y perdonarse. Previene de la culpa en el duelo.

Aislar al niño del proceso del duelo es usurparle el derecho a crecer y madurar.

Cabecera Blog - Teléfono

Marga Gutiérrez del Arroyo es Psicóloga infantil (Colegiada M-25605) y trabaja en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘ en la calle Alonso del Barco nº 7, en Madrid.

Infancia y adolescencia, Padres, Salud Mental , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.