La explosión sexual en la adolescencia

1653947_10203239067608414_868458000_nPor Marga Gutiérrez del Arroyo.

No es poca la información que se escribe acerca de la sexualidad en la etapa de la Adolescencia. Y es que se trata de uno de los momentos más  fascinantes en el desarrollo de una persona y uno de los temas temidos por casi todos los padres, que evitan tocarlo hasta que ven que su Deber pasa por informar. Se crean así momentos incómodos, tantas veces retratados por el cine, con escenas cómicas y entrañables como resultado. Comenzar antes a poner nombre a las sensaciones y emociones que vive el niño y mostrar una apertura para que los niños sientan la confianza necesaria de hacer preguntas al respecto, son elementos clave para que la explosión sexual del adolescente pueda ser saludable y satisfactoria.

Recordemos que Freud fue el primero en darse cuenta de la existencia de una sexualidad infantil (ampliamente desarrollado en los Tres ensayos para una teoría sexual (en 1905). La Sexualidad comienza a forjarse desde el nacimiento, cuando el niño experimenta sensaciones agradables a través del tacto y el cariño que le proporcionan las personas de su entorno más cercano, y comienza a descubrir que su cuerpo está formado por diferentes partes.

Este proceso continúa durante todo su desarrollo, con experiencias aparentemente tan básicas como el descubrimiento de que hay niñas y niños, que los demás mantienen relaciones con independencia de uno mismo, la sorpresa de la primera menstruación, los cambios corporales y un largo etcétera.

Se trata pues, de una carrera de fondo, que culmina en la adolescencia para entrar de lleno en la edad adulta. Al llegar a la adolescencia el niño entra en una espiral de velocidad: Su desarrollo cognitivo es tal, que de pronto se da cuenta de todas las cosas que le rodean, de la conexión que existe entre ellas y necesita definir su papel en un mundo que ya existía antes de que él lo viera en su totalidad.  Y necesita hacerlo rápido, porque para él la dimensión temporal solo se define por el Presente. La sexualidad, entre otras cosas, va a ayudarle a crear esa Identidad nueva que tanto ansía, y eso la convierte en una tarea evolutiva de obligado cumplimiento.

La aceptación del propio cuerpo,  aprender a usarlo consigo mismo y con los demás, aceptar los códigos que ofrece una intimidad nunca antes vivida, respetar los tiempos y los estilos de cada persona con independencia de la presión que ejerzan los demás, son cosas que vive el adolescente. No hablar de ello no hace que esa conducta temida y nueva desaparezca, sino que se lleve a cabo sin conocimiento, sin un marco de autocuidado ya establecido.

Para que un niño crezca sano necesita comer, jugar, reír y aprender. Para que un adolescente llegue a la edad adulta pudiendo descifrar los complejos códigos que ésta ofrece, necesita ser reconocido como un Ser sexuado y ofrecerle la posibilidad de explorar esa faceta, y no censurarla.

Marga Gutiérrez del Arroyo es Psicóloga infantil (Colegiada M-25605) y trabaja en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘ en la calle Alonso del Barco nº 7, en Madrid.

Cabecera Blog - Teléfono

 

Adultos, Infancia y adolescencia , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.