Educar en positivo: cómo ayudar al niño a construir su identidad y su autoestima

autoestimaPor Ana Villarubia Mendiola.

De los 6 a los 10 años: Empezando a construir la identidad

A esta edad tu niño/a ya se relaciona con otros niños en el colegio, empieza  a demandar el tiempo necesario para ello (pide ir a casa de amigos, acudir a una fiesta o invitar a alguien a casa) y comparte experiencias con adultos e iguales que van ayudándole a conformar su propia imagen de sí mismo. Toma contacto de manera más o menos implícita con lo que otros esperan de él y empieza a manejarse solo en determinadas situaciones, sin que los papás estemos detrás.

En esta etapa los niños empiezan a ser muy sensibles a las críticas que otros le puedan hacer y comienzan a importarles las valoraciones de los demás. Les importa sentir que son válidos, que hay cosas que hacen bien, y que así lo entienden los demás. Es una etapa crucial en la construcción de una buena autoestima que puede verse dañada si no se le presta al niño la suficiente atención, si no se genera un entorno seguro en el que ensayar sus primeras conductas de autonomía o si recibe duros, desproporcionados o incomprensibles castigos por errores que es normal que cometa.

¿Cómo deben comportarse los padres para satisfacer las necesidades del niño? ¿Qué es lo que deben enfatizar los padres en esta etapa?

 

  • Motivaciones y emociones
  • Es importante que los padres estén atentos al tono emocional de su hijo pues a esta edad pueden comenzarse a notar inseguridades, ansiedades, problemas de concentración… Y todo ello en respuesta a factores internos o en respuesta a acontecimientos externos que al niño le cueste manejar. Y no solo a nivel psicológico, también a nivel físico a esta edad suelen manifestares posibles problemas de vista o audición que puedan estar retrasando al  niño en la escuela o causándole problemas que él no sepa identificar.
  • Es una etapa crucial para desarrollar la motivación, seguir potenciando su curiosidad y engancharle al aprendizaje. Interesarse por su día a día y compartir experiencias cotidianas le ayudará a sentir la importancia de lo que hace y la relevancia de su proceso educativo.

 

  • Educación, normas y límites
  • A esta edad los niños se equivocarán, y mucho, y empezarán a ensayar conductas nuevas que no hayan aprendido necesariamente en el ámbito o familiar sino en su nuevo entorno de socialización: los iguales. Es importante corregir sus fallos de manera sistemática y ordenada pero transmitiendo siempre afecto y cariño y no dejando que la regañona le haga sentir un fracasado. Es importante transmitir normalidad en el error y motivación para corregirlo, sin ser excesivamente rígido.
  • Una buena forma de potenciar la autonomía y comenzar a inculcar el valor de la responsabilidad es contar con su opinión para la instauración de normas en casa. Le enseñaremos, de paso, que su opinión cuenta; y comprenderá mejor el sentido de las pautas que se establezcan en casa.
  • Podrá participar, por ejemplo, en el establecimiento de las rutinas, horarios de ocio, estudio y sueño. Es un buen momento para delegar funciones de autocuidado e higiene, supervisando el proceso hasta que consideremos que se ha interioridad de manera adecuada. Una vez más, el niño va asumiendo paulatinamente responsabilidades y conductas de autonomía que le preparan para la vida que está por comenzar.
  • Desarrollo emocional
  • Cada niño es diferente y, por ello, comprarle con otros solo afectará a su adaptación, generará sentimientos encontrados y servirá como germen para el desarrollo de nuevas emociones negativas como la envidia, la frustración, la desconfianza en uno mismo…
  • En este sentido es necesario ayudarle a expresar sus emociones negativas y verbalizar sus frustraciones. Es el principio para desarrollar una adecuada autorregulación a nivel emocional y para ayudarle a desplegar diferentes estrategas de afrontamiento frente al conflicto o las situaciones difíciles.
  • Transmisión de valores 
  • Los niños son tremendamente permeables a esta edad y es fácil que sientan curiosidad e interés por le muno que les rodea. Es un momento adecuado para inculcar valores e ideales relacionados con la solidaridad, la convivencia ciudadana, la justicia social, la igualdad… Son temas por los que, además, el niño muestra un interés genuino.
Adultos, Escuela, Infancia y adolescencia, Padres, Pareja , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.