Adolescencia, familia y prevención del consumo de drogas

Por Ana Villarrubia Mendiola. Psicóloga Colegiada M-25022.

padres-y-adolescentesLa adolescencia de pánico  a muchos padres. Es efectivamente una época de búsqueda de nuevas sensaciones, de sed de experiencias, de mayor vulnerabilidad a presiones del entorno, de rebeldía llevada al absurdo, de la necesidad de autoafirmación, de búsqueda de identidad… Todos estos factores, conjugados con otras características de cada joven así como con su propia historia de aprendizaje y la accesibilidad de numerosas sustancias, hacen de las drogas un recurso relativamente fácil en este complejo periodo del desarrollo.

Por desgracia, el inicio en el consumo de alcohol y cannabis se ha adelantado en las últimas décadas hasta edades excesivamente tempranas, si es que no lo son todas. Edades en las que el papel de la familia es determinante tanto en la prevención como en la intervención con jóvenes que consumen, ya sea de manera habitual o más esporádica.

¿Qué pueden hacer las familias para prevenir le consumo de drogas?

Ni podemos volcar todo el peso sobre la familia ni podemos exonerarla de toda responsabilidad. Si bien desde antes de la pre-adolescencia el peso del grupo de iguales como instancia socializadora va ganando al entorno familiar, éste último ha de guiar el desarrollo de los hijos con las pautas, normas y límites que sean oportunos.

La familia debe ser promotora de pautas de conducta y estilos de vida adaptativos y saludables.

Un inicio en el consumo no es nunca ‘culpa’ de la familia pero la responsabilidad sobre el seguimiento de este tipo de conductas sí recae sobre el ámbito de responsabilidad familiar. Así, promover un entorno de comunicación, honestidad bilateral y confianza es imprescindible para que, habiendo entrado en contacto con las drogas o sintiendo curiosidad por ellas, el adolescente pueda contar con apoyos y herramientas suficientes como para sentirse seguro, no dejarse llevar por presiones descontroladas y resistir sus frustraciones sin necesidad de recursos artificiales y dañinos.

Una vez más, trabajar para forjar una buena autoestima e inculcar ideas, valores, objetivos y responsabilidades es una de las mejores estrategias familiares para hacerle frente a todas las problemáticas a las que el adolescente es más vulnerables.

Esta es la mejor prevención. Estas son la mejores armas con las que cuentan los padres.

Casi por pura definición no podemos simplemente asumir que en un momento evolutivo de búsqueda de identidad el joven sea capaz de interioridad límites sin ayuda, sin supervisión, sin apoyo y sin refuerzo.

Cabecera Blog - Teléfono

Ana Villarrubia Mendiola dirige el Gabinete Psicológico ’Aprende a Escucharte en Madrid.

Adultos, Infancia y adolescencia, Padres , , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.