Cómo mejorar la relación con los hijos de tu pareja

a family photo with cat and dogPor Ana Villarrubia Mendiola

Bastante complicado es dar el paso de estar en pareja, reconociéndoos el uno al otro como tal y haciendo malabares para compatibilizar dos horarios, rutinas y costumbres diferentes, como para encima tener que congeniar también dos estructuras familiares distintas.

Nadie te dijo que fuera a ser fácil: rehacer tu vida en pareja cuando se han acumulado ya otras cargas familiares es una tarea que pondrá a prueba tu paciencia y tu tolerancia.

En un proceso de ruptura los niños necesitan sentirse seguros y queridos, necesitan sentir que los vínculos que les unen a sus dos papás no se cortan, aunque la relación entre sus padres sí lo haga. Si entre medias ganan un apoyo en la nueva pareja de su padre, mejor que mejor. El problema surgirá si ven en ti un rival o un enemigo hostil.

En la relación con los hijos de tu pareja (igual que en la relación entre él y los tuyos) entran en juego muchos más factores que el simple acercamiento entre desconocidos. Por desgracia ninguno parte de cero… Tanto niños como mayores proyectan en el otro muchas de las desgracias del mal funcionamiento de la pareja anterior. Si además la relación con la ex pareja es mala, todo se complica. Los niños pueden empeñarse en no aceptar a la intrusa que se ha llevado a su padre, igual que el adulto tiende a ver en el niño el reflejo de su maléfica ‘rival’: la ex.

Recuerda que no son más que niños y que, aunque los adultos a veces traten de hacerles partícipes, poco o nada tienen ellos que ver con las cosas de sus padres.

Tu relación con sus hijos necesita una buena higiene y una adecuada depuración: olvidando prejuicios, luchando poco a poco por conseguir que te vean con sus propios ojos (y no a través de los de su madre) y asumiendo que el adulto eres tú y que ellos al fin y al cabo no tienen culpa de nada.

Una cosa puedo decirte seguro: si lo que quieres es un proyecto de vida común con tu pareja es imprescindible que aprendas a convivir con una de las figuras más importantes y representativas de su vida: sus hijos. Rechazando a sus hijos de raíz te expones aun larguísimo conflicto y eres tú quien tiene la batalla perdida. ¿Acaso permitirías que él rechazara a  los tuyos

Es más, seamos realistas. En la práctica, como pareja de su padre, al aceptarle a él como pareja asumes también un cierto papel de responsabilidad sobre ellos y sobre su educación; aunque solo sea porque intervienes en algunas de las decisiones que les afectan y actúas como modelo de comportamiento.

Esto, lógicamente, varía mucho en función de la edad que ellos tengan. Cuanto más pequeños sean más representativa puedes llegar a ser en su desarrollo. Cuanto más mayores sean, más será necesario olvidar prejuicios y promover una convivencia sana, sin invadir a otros pero sin que te invadan a ti.

Cabecera Blog - Teléfono

Ana Villarrubia Mendiola dirige desde 2012 el Gabinete Psicológico Aprende a Escucharte en Madrid.

Texto originalmente publicado en la sección PSICO de AR, el 29 de enero de 2014.

Adultos, Pareja, Sin categoría , , , , , ,

Comentarios cerrados.