Codependencia afectiva: siento que no tengo poder sobre mi propia vida

Por Ana Villarrubia Mendiola.

La persona que cree haber alcanzado cierto grado de autorrealización personal a lo largo de su vida es una persona empoderada en el sentido en que tiene el poder sobre su propia vida, sus propias decisiones, sus propios sentimientos.

No se trata de poder para hacer algo concreto o de poder por el poder, para ejercerlo sobre el otro o para manipularlo, como suele entenderse a primera vista; se trata de un poder que se ancla en la energía de la persona, y que es capaz de generar una vida con sentido, con una orientación hacia la cual la persona dirige su voluntad, sus decisiones y de sus actos. La persona empoderada tiene un papel tremendamente activo en el devenir de su propia vida, llega a donde quiere llegar o fracasa, como todos, pero sabiendo siempre o casi siempre hacia dónde se dirige y tomando la iniciativa en cada paso del camino.

No así, la persona codependiente ha crecido en un contexto de falta de autonomía y pobre refuerzo de su valía personal. Ha aprendido prácticamente a sentirse indefensa ante un mundo, su propio mundo, que nunca se ha visto en la piel de gobernar por sí misma. Desde la primera instancia de socialización, la familia, la persona codependiente no se ha visto expuesta al fomento de su crecimiento y de su autonomía sino que ha aprendido de manera muy sutil a desconectarse de su propia experiencia.

Muy progresivamente y de manera no intencionada ha ido aprendiendo a desvincularse de decisiones cuya competencia habría debido ser suya en exclusividad.  Como nos explica la experta en codependencia, Dorothy May, este otro proceso puede denominarse de desautorrealización personal en tanto en cuanto supone una historia de aprendizaje con características y resultados totalmente opuestos los que comenzábamos por describir en el caso de una persona que se define como realizada.

¿Qué es la codependencia?

La persona codependiente se siente atrapada dentro de sí misma al tiempo que no entiende verdaderamente sus propios motivos e intenciones. Las personas codependiente, de alguna manera, se sienten víctimas de su propia experiencia, y se comportan como tales, perpetrando y aumentando una gran incomprensión de sí mismas.

No se trata aquí de buscar culpables y mucho menos de seguir justificándonos en el bien enraizado rol de víctima, de esto ya hemos tenido suficiente. Con este texto se pretende ayudar a estas persona a que comiencen a identificar sensaciones y emociones y, así encuentren algo de sentido, algo de comprensión de sí mismas. Lo pasado pasado está, no nos es posible cambiarlo y de nada son sirve anclarnos en el mal recuerdo, la desesperanza o el arrepentimiento. Esto solo nos lleva a experimentar, si cabe, una mayor sensación de indefensión.

La persona codependiente a nivel afectivo probablemente haya empezado a reconocerse en estas líneas, probablemente tenga dificultades para solucionar sus propios problemas, experimente una enorme falta de entendimiento hacia sí misma y tenga una relación de amor-odio muy cercana frente a la cual se sienta prácticamente una adicta social. Probablemente se sienta confusa o sea capaz de negar su propio yo con tal de acercase al otro. O quizá no encuentre siquiera ese yo.

La persona codependiente seguramente sienta que su voluntad se aliena con el paso de los años y se imponga normas rígidas de comportamiento que sea incapaz de seguir y que, por tanto, acaben generándole una mayor frustración. La persona codependiente seguramente sienta (aunque no sea capaz de decírselo en voz alta) que no tiene autonomía para funcionar en la vida, que sus estados de ánimo dependen de fuentes externas y que la confirmación de sí misma pende constantemente de un hilo. Muy seguramente viva exhausta por el miedo al abandono pero se reconozca a sí misma teniendo reacciones desmedidas y poniéndose a sí misma y a los demás constantemente a prueba.

A esta persona quiero hacerle llegar la idea de que la codependencia es una respuesta humana ante una serie de estímulos muy complejos experimentados a lo largo de muchos años de aprendizaje y  vividos desde una edad muy temprana en la que nuestro grado de vulnerabilidad parece haber quedado anclado. La codependencia, como la adicción a una sustancia o a una conducta que sabemos nociva para nuestra salud, nos lleva a la autodestrucción. La codependencia nos conduce al proceso opuesto de la autorrealización personal porque nos hace vincularnos de manera errónea y disfuncional con los demás, con nuestro entorno y con nosotros mismos, llevándonos al sinsentido más absoluto.

A esta persona quiero decirle que es posible recuperarse de todo este proceso, que para ello es necesario tomar una serie de decisiones firmes y, sobre todo, estar dispuesto a trabajar duro por establecer nuevos conceptos de relación, nuevas formas de vincularnos, por reorganizar nuestra esfera emocional y social, así como conformar y confirmar nuestra propia identidad.

¿Difícil? Sin duda ¿Posible? Absolutamente

 

 

Ana Villarrubia Mendiola (Psicóloga Col. M-25022) dirige el Centro de Psicología  ‘Aprende a Escucharte’ en Madrid

Adultos, Hombres, Mujeres , , , , , , , ,

6 comentarios


  1. GABY

    Hola que tal..

    Me cuesta describir mis sentimientos, pues mi situación no es la mas complicada, pero me sobrepasa de manera impresionante, siempre he sido una mujer independiente que logra sus objetivos en muchos aspectos, sin necesidad de otros para valerse por si mismo, pero hace 2 años que tengo una relación muy voluble pues mi pareja y yo somos codependientes, me atrevería a etiquetarme como la distribuidora de la droga, pues suelo ser yo la que “quiere menos” entre comillas por que lo quiero mucho, pues dede hace mucho que he intentado romper con esta relación pero me es imposible he terminado aprox unas 6 veces y regreso pues el es muy insistente y paciente.

    realmente no soy feliz con el pero me cuesta demasiado trabajo poder dejarlo, por que un día lo quiero y al otro día ya no, es muy frustrante no poder tomar una decisión permanente… y es que me siento tan inmadura al tener estas acciones pero realmente, siento que no puedo dar vuelta a la pagina y he leído mucho acerca de la persona dependiente en la relación y muy poco de el caso en el que yo me encuentro (la que suministra la droga) necesito ayuda ..

  2. noelia

    holaaa,estoy desesperada soy una persona codependiente de mi novio,cada vez q m peleo me tiro en la cama a llorar,no me baño,no como,no voy a trabajar a mi negocio,no paro de rogarle de mandarle msj..tomo gotas calmantes para dormir y tratar escaparme d la situacion ya fui a dos psicologas y no hay caso estoy realmente desesperada necesito ayuda urgente

  3. María

    Hola Ana. Me gusta tu web y me gusta cómo lo expones, especialmente tu frase final.
    Sin embargo, de verdad es posible recuperarse? En mi caso particular, siempre he sido dependiente de una persona y si no dependiente siempre he tenido una persona en mi mente, alguien por el que he sentido algo, aunque no mantuviera una relación con esa otra persona (obviamente porque la otra parte no quería). Soy una mujer muy independiente en el sentido laboral y social, sin embargo, cada vez que estoy empezando a conocer a alguien, pierdo los papeles pues ya quiero tener una relación seria con él de manera muy rápida y si me deja, ayyy si me deja, entonces el mundo se me cae encima, provoco encuentros casuales con él. Me vuelvo cuasi obsesiva (por no decir obsesiva del todo) y cuando pasa un tiempo me avergüenzo de ello. Sin embargo, como te digo, es curioso porque cuando estoy sola, estoy super bien y no necesito a nadie para ser feliz… Sólo contar mi experiencia por eso que decías de recuperarse del proceso, porque en mi caso, me recupero muy bien del proceso y luego vuelvo a caer con otra persona.

    Muchas gracias por leerme.

    Enhorabuena por el blog!

    • María,

      Es un lujo y un verdadero placer recibir retroalimentación sobre lo que escribimos, muchas gracias por compartir tu experiencia personal con nosotras. En relación a lo que me comentabas yo creo firmemente en la posibilidad de cambio, pero no sin una importantísima dosis de esfuerzo e implicación personal. Te animo a que sigas esa senda de “recuperación” y espero que puedas llegar a hacerlo de manera más estable y definitiva. Cuenta con nosotras si lo consideras necesario.

      Un abrazo.

  4. diana

    Gracias creo que soy co dependiente ayer mi esposo me agredió por que usaba cocaína y lo encare, le eche de la casa por que mi hija es pequeña.ayudame