Problemas de conducta en niños: castigos y refuerzos

La psicóloga Judith Fernández Falcón nos habla de cómo gestionar refuerzos y castigos ante las conductas de los hijos.

A partir de los 3 ó 4 años ciertos problemas de conducta son relativamente frecuentes. Muchas veces, este tipo de problemas en nuestros hijos acaban alternado de un modo u otro la vida familiar. Actividades tan rutinarias como irse a dormir, comer, hacer los deberes, recoger la habitación o ir al supermercado pueden generar en muchas familias grandes enfados y mucha frustración.

En esta sección de nuestro blog comentaremos muchos de estos pequeños problemas y ofreceremos herramientas para facilitar el manejo adecuado de las situaciones conflictivas.

Es importante recordar que las pautas a seguir pueden variar en cada caso puesto que cada familia y cada niño/a son completamente diferentes. Es recomendable buscar el método que mejor se adapte a cada caso e ir evaluando los resultados obtenidos.

¿Qué son el refuerzo y el castigo? ¿Qué tipos de refuerzo y castigo existen?

El refuerzo y el castigo son dos tipos de consecuencias posibles ante una conducta, y cada una de estas consecuencias cumple una función: aumentar o disminuir la frecuencia de aparición de la conducta en cuestión.

Llamamos refuerzo a aquellos estímulos que favorecen la aparición o repetición de una conducta.

  • Refuerzo positivo: Aumenta la aparición de una conducta pues a esta conducta le sigue una consecuencia agradable. Por ejemplo: se le hace un regalo al niño por tener buenas notas o se le muestran atención, cariño y señales de aliento ante un buen comportamiento.
  • Refuerzo negativo: Aumenta la aparición de una conducta pues a esta conducta le sigue la eliminación (de ahí que se llame refuerzo “negativo”) de algo que a la persona le resulta desagradable. Por ejemplo, al niño al que no le gustan nada las judías verdes se le permite comer menos cantidad de estas verduras en la cena a consecuencia de haber sido muy obediente y haber recogido su habitación.

Llamamos castigo a aquellos estímulos que favorecen la desaparición o extinción de una conducta.

  • Castigo positivo: Disminuye la aparición de una conducta  pues la conducta es seguida de un estímulo desagradable para quien la ha producido. Un ejemplo claro de castigo positivo es echar una fuerte bronca al niño que acaba de pegar a su hermano.
  • Castigo negativo: Disminuye la aparición de una conducta pues a esa conducta le sigue la eliminación de algo que habitualmente es agradable para la persona. Por ejemplo, dejar al niño sin ver la televisión después de que haya desobedecido a su madre que le pedía que recogiera la habitación.

¿Cómo usar el castigo y el refuerzo?

Hay ciertas cosas importantes que debemos saber si queremos que un castigo funcione:

  1. Cuanto menos castiguemos, mejor. Es más efectivo funcionar con refuerzos que con castigos. Aún así son importantes para establecer normas y límites, algo que todos los niños necesitan.
  2. Los castigos deben ser cercanos en el tiempo a la conducta no deseada. No sirve de mucho que castiguemos a un niño sin jugar a la consola todo el fin de semana por haberse portado mal el lunes, porque entonces estaremos ignorando que de martes a viernes se portó bien. Lo ideal es que el castigo se produzca de la manera más cercana posible al momento en el que el niño emitió la conducta que deseamos eliminar.
  3. Los castigos no deben alargarse en el tiempo o producirán acomodación. Por ejemplo, si castigamos a nuestra hija sin ordenador durante un mes por sacar malas notas, lo más probable es que llegado cierto momento ya le dé igual porque se habrá acostumbrado a estar sin ordenador y alguna otra actividad acabe por cumplir la  misma función.
  4. A la misma conducta siempre le debe seguir una misma consecuencia. Es decir, si decidimos castigar a nuestro hijo sin ver la televisión por haber insultado a otro niño, es recomendable castigarle de igual manera cuando repita una conducta similar. Si actuamos de otra manera, él no sabrá qué esperar, sobre todo si alguna vez no lo castigamos pese a haberse comportado del mismo modo, y tanteará esa conducta u otras similares para ver qué sucede.
  5. Los castigos deben ser coherentes y proporcionados con respecto a la conducta del niño. Por ejemplo, una niña que tira a la basura unas pocas verduras del plato que no quiere acabarse, no debería sufrir un castigo igual que la que ha pegado a su hermana hasta hacerla llorar.
  6. Los castigos no se quitan. Si decides castigar a tu hijo por algo, no dejes que te convenza de que no lo volverá a hacer ni te dejes influir por sus posibles llantos. Los niños deben aprender que sus actos tienen consecuencias.
  7. No dejes que tu estado de ánimo influya a la hora de castigar a tus hijos. Si estás muy enfadado/a deja pasar un rato antes de decidir el castigo. Y recuerda que los niños también tienen días malos, habla con ellos para saber si hay algo que les preocupa y que está influyendo en su mal humor.

Y a la hora de reforzar, también hay ciertas cosas que debemos saber:

  1. Los mejores premios son aquellos que no son económicos, es decir, elogios, actividades conjuntas, demostraciones de cariño, etc. Los refuerzos que implican dinero (comprarle cosas, darle un dinerito, etc.) son útiles en muchas circunstancias pero es importante saberlos manejar pues, a la larga, pueden llegar a ser contraproducentes de algún modo. Es importante dejarse asesorar por un profesional.
  2. Dile algo bonito a tu hijo/a cada vez que haga algo que te gusta: “¡Qué bien has recogido tu cuarto!”, “¡Eres una campeona!”, “¡Cómo me gusta cuando te poner a hacer los deberes!”, etc. Aunque parezca algo demasiado sencillo, se sentirá reforzado/a a volver a hacerlo. ¿A quién no le gusta un elogio?
  3. Como sucede con los castigos, los refuerzos deben ser cercanos en el tiempo a la conducta que deseamos reforzar.
  4. Por supuesto, también han de que ser coherentes y proporcionados, teniendo siempre en cuenta factores como el nivel de esfuerzo que la conducta ha podido suponer para el niño.
  5. Es también recomendable que a la misma conducta le sigan habitualmente consecuencias iguales o similares.
  6. Y, una vez más, si se ha prometido un refuerzo, es muy frustrante para el niño,  y para cualquier persona de cualquier edad de hecho, que finalmente no tenga lugar. Si le dices a tu hijo/a que le vas a premiar con algo, no te puedes echar atrás o no confiará en ti ni en la necesidad de hacer las cosas del  modo que hemos tratado de enseñarle.

De ahora en adelante, iremos analizando uno a uno los problemas cotidianos de conducta más frecuentes.

Y si quieres que tratemos alguna situación en particular, no dudes en escribirnos y pedirlo. ¡Estamos aquí para ayudarte!

Judith Fernández Falcón – Colegiada M-24873

Infancia y adolescencia , ,

6 comentarios


  1. arcelia

    buenas noches

    tengo un niño de 6 años, el cual paso de estudiar de jardin a escuela y se esta comportando terrible, no hace caso a la profesora, se para de la silla todo el tiempo, ahora dice q tiene novia inicialmente era una niña de bachillerato y ahora es la trabajadora social, no cuida las cosas las daña los juguetes, la maleta del colegio, me informo la profesora q lo escucharon diciendo a unos compañeritos q el sabia hacer el amor y q les enseña si quieren la verdad todo esto me tiene desconcertada ya hable con el pero no se q consecuencia aplicaria en estos casos

    • Desde el Gabinete Psicológico “Aprende a Escucharte” entendemos su preocupación y creemos importante poder contar con ayuda profesional que pueda evaluar concretamente su caso.
      Como bien nos ha contado, están apareciendo ciertas conductas en su hijo que no son adaptativas para él, por ello es necesario evaluar tanto el contexto como las diferentes condiciones que mantienen el problema. Toda conducta puede explicarse en función de sus consecuencias y antecedentes, de manera que su evaluación nos ofrecerá un camino abierto para su cambio o modificación.
      Hablar con su hijo sobre lo que ocurre es una herramienta fundamental para generar esa confianza que nos permita ver el por que de tal comportamiento, pero también es necesario trabajar por cambiar las consecuencias que lo mantienen.
      Reforzar otros comportamientos adecuados de su hijo, ignorando los inadecuedos puede ser una forma de empezar a trabajar, no obstante, le recomendamos solicitar ayuda que pueda servir de apoyo en la mejora del problema.
      Agradecemos su consulta.
      Un saludo

  2. hola buenas noches. mira tengo un sobrino que es muy rebelde, no le gusta hacer las cosas, siempre hay que estarlo regañando para que haga así sea sus propias cosas, se a vuelto muy dependiente de eso, y la verdad hace perder la paciencia.

    • Estimada Yaneli,

      A menudo se dan situaciones como la que usted nos comenta, en la que el niño parece buscar el castigo, provocando el enfado de sus padres o cuidadores. En la mayor parte de los casos el problema radica en que el castigo es un tipo de atención, que aunque sea negativa, provoca que sigan apareciendo estas conductas y, por tanto, las refuerza.

      En caso de que este fuera su caso (habría que evaluar más detenidamente, pues cada situación es diferente), lo más adecuado sería utilizar la llamada Extinción, es decir, deberían dejar de prestarle atención cuando se enfade, grite, patalee, o cualquier otra conducta no deseada; e informarle de que se le prestará atención cuando deje de actuar de esa manera.

      Si desea información más detallada, no dude en contactar con nosotras.

      Un saludo

  3. Pingback: Problemas de conducta en niños: Pataleta en el supermercado | Aprende a escucharte