El blog de Antonio Piñero

Los libros sagrados de las grandes religiones. A modo de introducción. Notas que definen a los libros sagrados (y III)

05.12.16 | 06:43. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Escribe Antonio Piñero

Finalizamos nuestra presentación de la segunda edición de este libro por la Editorial Herder.

Ayer hablábamos de las propiedades o, mejor, exigencias básicas y generales de estos textos sagrados que eran cuatro. Y señalamos cuatro: a) han de ser textos escritos; b) se considera que su origen es divino; c) se piensa siempre que por medio de ellos la divinidad se comunica con el ser humano; d) son fuente de reglas o normas de vida.

Otros atributos de los libros sagrados en general señalados por los tratadistas (para quien pueda leer alemán hay el siguiente artículo que es estupendo: S. Morentz, “Schriften, heilige” en la enciclopedia Reiligion in Geschichte und Gegenwart V (31968) 1537-1538) son los siguientes:

1. Poder divino inherente al texto

>> Sigue...


“Los libros sagrados de las grandes religiones” (II)

04.12.16 | 10:23. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Escribe Antonio Piñero

Como escribí ayer, concluyo hoy la presentación de la segunda edición de este libro con la transcripción del Prólogo –cuyo tema es el tratamiento breve de los conceptos y nociones fundamentales– que debo dividir en dos partes, pues demasiado amplio para una entrega, sobre todo para los que leen esta postal en su móvil.

Los diferentes capítulos de este libro son la plasmación escrita de las conferencias pronunciadas en un curso, de notable éxito, promovido por la Universidad Complutense dentro de su programa de Cursos de Verano de El Escorial hace ya unos años.

Como marco a las exposiciones que seguirán inmediatamente a lo largo de este volumen son convenientes unas precisiones en torno al concepto, clases, peculiaridades y atributos de los libros sagrados que probablemente no pueden ser tratados de este modo global en los capítulos específicos consagrados a cada una de las religiones.

>> Sigue...


“Los libros sagrados de las grandes religiones” (I)

03.12.16 | 11:53. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Escribe Antonio Piñero

Un feliz maridaje entre dos editoriales Herder, de Barcelona, y El Almendro, de Córdoba ha permitido el rescato de libros que se publicaron hace unos años, pero que siguen teniendo mucho interés por su contenido. Y este es caso que presento hoy: “Los libros sagrados de las grandes religiones. Los fundamentalismos” fue el fruto de un Curso de Verano de la Universidad Complutense de Madrid que organicé hace años, y en el que colaboró eficazmente como secretario, y ponente, el Prof. Jesús Peláez. Luego editamos los dos este libro que ahora ve de nuevo la luz como segunda edición.

De la “Contracubierta”:

>> Sigue...


Fenómenos anormales, esoterismo y religión. “Compartir” (205) de 26 de abril de 2016. Preguntas y respuestas

26.04.16 | 07:37. Archivado en Religión y Mundo Contemporáneo

Escribe Antonio Piñero

Pregunta:

¿Por qué el hombre siente necesidad de formular conjeturas esotéricas o paranormales para explicarse fenómenos que no comprende, por ejemplo, las espirales de Nazca? ¿Por qué no espera a que la historia y la ciencia indaguen y averigüen? ¿Por qué no aguarda a que alguien formule una propuesta lógica y sensata?

RESPUESTA:

Las preguntas que Usted formula encajan perfectamente en el ámbito en el que el ser humano se ha cuestionado siempre y lo ha formulado en ciertas preguntas fundamentales acerca de su existencia en la tierra, tan limitada, tan sujeta a constantes peligros, tan inestable, necesitada de ayuda… lo que le lleva a buscar la seguridad en alguna fuerza superior a él que le proporcione cobijo. Esta búsqueda de la seguridad y del cobijo, y en concreto la respuesta al miedo a la muerte y a lo que pueda haber detrás de ella lleva –según opiniones de muchos expertos, como Edward Burnett Tylor, el miedo a la muerte está en el origen de la religión (véase la obra de Gonzalo Puente Ojea, Crítica antropológica de la religión. Las sendas equivocadas del conocimiento humano, editado por Signifer Libros, colección Thema, Mundi/4, Salamanca - Madrid 2013. Segunda edición revisada y ampliada por el autor; 258 pp. ISBN 978-84-941137-6-5).

Y una vez que el hombre religioso acepta –sobre todo por la observación de fenómenos incomprensibles y aterrorizadores de la naturaleza–¬ la existencia de una fuerza superior a él, incluso todopoderosa, está perfectamente equipado mentalmente para formularse estas preguntas que Usted ha recogido. El homo religiosus opina que los fenómenos paranormales exigen respuestas paranormales y no “científicas”.

En ese sentido no tiene por qué esperar a que le respondan a ellas los “científicos” que estén a su lado, entre otras razones porque en el fondo los cree ignorantes de esa o esas fuerzas superiores que tienen las verdaderas respuestas a los interrogantes que le angustian. Opina, por lo general, que el científico solo sabe responder, y poco, de las fuerzas de “acá abajo”, pero nada de lo de “arriba”, de lo sustancial, de lo que verdaderamente preocupa. Esas preguntas deben ser respondidas por los que están en contacto con lo de “arriba”.

De este modo, el sacerdote, el chamán o el gurú religioso, que le ponen en contacto con esas fuerzas superiores, es decir, hacen de intermediario e intercesor ante ellas, le ofrecen la respuesta totalmente a mano sin necesidad de esperar a la lenta observación científica: seres superiores a nosotros son los causantes de lo que veo; “ellos han hecho eso”.

Y su necesidad lógica de formularse preguntas y respuestas ha sido satisfecha con ese proceso. ¿Para qué esperar a los científicos, a veces tan presuntuosos y que tanto se equivocan?

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com


Cristianos de Oriente, cristianos perseguidos

10.04.15 | 01:38. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Hoy escribe Fernando Bermejo

Entre las innumerables víctimas de nuestro tiempo –víctimas de los déspotas y tiranos del mundo, de las grandes potencias y sus ejércitos e intereses económicos, de los grupos armados (a los que suelen proveer en última instancia las grandes economías del mundo), de los mercados sin escrúpulos, de la barbarie de toda laya (que se disfraza de muchas maneras, no pocas de ellas civilizadas)– no debe olvidarse a los miembros de diferentes religiones, que allí donde son minoría están siendo perseguidas de la manera cruel y cobarde que caracteriza a las hordas humanas cuando se hallan en superioridad numérica o de fuerza y necesitan canalizar en alguien su resentimiento, su imbecilidad y sus pulsiones más destructivas. Entre ellas se encuentran los yazidíes o los Bahai, pero cada vez más los cristianos.

>> Sigue...


"El cerebro espiritual". Un libro de Francisco J. Rubia (563)

06.02.15 | 10:42. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Rubia Cerebro Espiritual_NEW

Escribe Antonio Piñero

Espero que los lectores se acuerden de que en este mismo Blog reproduje una conferencia del Prof. Rubia, con un título muy parecido, que hizo surgir entre los lectores una interesante discusión. Ahora la conferencia se ha transformado en un libro pequeño, de fácil lectura, con una inmensa cantidad de datos, sobre todo de resultados de experimentos e indagaciones neurofisiológicas, con gran una exposición neta y clara de los resultados y una notable bibliografía. La casa editorial es “Fragmenta” (Colección “Fragmentos” 31), Barcelona 2015, 21 x 13 cms., 221 pp. Rústica. De esta misma editorial he comentado un libro de Abdelmunin Aya, El arameo en sus labios. Saborear los cuatro evangelios en la lengua de Jesús.

Entre mis notables colegas de la Universidad Complutense es el Prof. Rubia uno de los más laureados que conozco y ha sido catedrático de La Ludwig Maximillian Universität de Múnich (en conjunto una de las mejores universidades de Alemania) y consejero científico de ella. Ha sabido, además unir, el rigor de más de cuarenta años de investigación (más de doscientas publicaciones) en el campo de la neurofisiología con una dedicación, cuando ha sido oportuno, a la tarea de promover el desarrollo científico. Francisco Rubia ha sido subdirector del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, director de su “Departamento de Investigación”, vicerrector de investigación de la Univ. Complutense y director general de Investigación de la Comunidad de Madrid. En la actualidad pertenece al prestigioso Colegio Libre de Eméritos.

>> Sigue...


Monoteísmos, ideas y personas

04.02.15 | 01:16. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Hoy escribe Fernando Bermejo

Tras los asesinatos de unos periodistas franceses –o, según otros, después de que unos piadosos valientes depararan su merecido a unos necios faltos de buen gusto y de respeto que se lo han buscado–, los racionalistas de turno han salido intentando dar lecciones a los homines religiosi, intentando distinguir con su natural discernimiento entre personas e ideas. No debe uno meterse con los musulmanes (o con los cristianos, o los judíos…), sino en todo caso con el Islam (o el cristianismo o el judaísmo…). Puedes meterte con el Islam mientras no te metas con los musulmanes. Musulmán, atiende: se pueden meter con tus ideas mientras no se metan contigo. He aquí el sagaz mensaje: “Hay que respetar a las personas, pero no a las ideas, que no merecen ningún respeto especial”. Y se quedan tan anchos, los tíos.

>> Sigue...


Los puñetazos de Bergoglio, o el muyahidín simpático

21.01.15 | 01:40. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Hoy escribe Fernando Bermejo

“Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si el doctor G., gran amigo mío, dice una mala palabra sobre mi mamá, le espera un puñetazo. Es normal, es normal. No se puede provocar, no se puede insultar la fe de los otros... si no, le sucedería lo que le sucedería al doctor G. si dijera algo contra mi mamá”

Bergoglio no se contradice, por supuesto, porque no cabe imaginar que el buen hombre se contradiga. Como tampoco se contradecía el periodista árabe que escribía que no se trataba de coartar la libertad de expresión de una revista satírica para decir lo que quisiera, sino solo de impedir sus sucias viñetas...

Y no pasa nada -es normal, es normal...-, no solo porque Bergoglio es un jefe de Estado rodeado de guardaespaldas, sino también porque es un viejecito simpático que tiene licencia para "largar". Y porque ¿alguien se imagina realmente al simpático viejecito arreando un puñetazo a otro, o justificando que otros lo hagan? No, por supuesto, no puede ser esto lo que él ha querido decir. De hecho la prensa vaticana, en relación a las palabras del obispo de Roma, habla de “metáfora"...

¿Le daría Bergoglio un puñetazo a quien dijera algo malo de su mamá… que fuera cierto? ¿Y por qué lo haría? ¿Simplemente porque es su mamá, y a Bergoglio le sale el pronto barriobajero cuando alguien habla mal de su mamá y punto? Es que es normal, es normal...

Como todos sabemos que no se debe utilizar la violencia, ¿será que en realidad el puñetazo de Bergoglio no sería algo propiamente violento (como, según dicen muchos exegetas y teólogos, la fuerza que empleó Jesús al volcar mesas y expulsar a comerciantes no fue violencia…)? ¿Será más bien que la violencia anida en las mala palabra contra su mamá? Y si un puñetazo no es violento, una paliza propinada por cuatro guerrilleros de Cristo Rey… ¿sería violento? ¿Sería violento que el puñetazo te destrozara el bazo?

¿Qué quería decir Bergoglio con “provocar” e “insultar”? ¿Quería decir que Charlie Hebdo ha insultado al Islam con sus caricaturas? ¿Nos puede decir dónde, por favor? Cuando Reimarus escribió “Del objetivo de Jesús y de sus discípulos”, ¿estaba insultando a la fe cristiana? Hubo gente que pensó que lo estaba haciendo. Reimarus no publicó su obra en vida porque sabía lo que podía esperarse de los cristianos amantes de la libertad de su tiempo, y fue Lessing quien publicó los fragmentos de Wolfenbüttel, pero si lo hubiera hecho en vida ¿habría estado justificado que los cristianos enojados hubieran ido a propinarle unos puñetazos a Hermann Samuel?

¿Y alguien se cree que si las jerarquías eclesiásticas tuvieran el poder temporal que han tenido hasta anteayer, encabezadas o no por Bergoglio, no clausurarían Charlie Hebdo y a otros cien como ellos? Pero esto también sería normal, sería normal...

Por supuesto que preferimos al simpático Bergoglio y a sus (ahora casi inofensivos) fans que a los tarados y sombríos yihadistas. Esto debería ser claro. Pero existe un espacio de intersección entre unos y otros que no es tan pequeño como muchos prefieren pensar, y está bien no olvidarnos de ello. Gracias, Bergoglio, por recordárnoslo, y gracias por haberlo hecho de modo tan simpático.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo


La Cruz y la Corona

04.06.14 | 09:40. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Hoy escribe Fernando Bermejo

Hace tres años, Gonzalo Puente Ojea, embajador de España y escritor, publicó un libro titulado La cruz y la corona. Las dos hipotecas de la historia de España. Txalaparta, Tafalla, 2011. El autor tuvo la gentileza de hacerme llegar entonces un ejemplar, pero entre pitos y danzantes no encontré el momento para reseñarlo como se merecía. En estos días en que el establishment –políticos, empresarios, periodistas y otros turiferarios por supuesto exquisitamente demócratas– se dedica sin tapujos a la ceremonia de la exaltación de una institución –la monarquía– que constituye en sí misma la negación de la democracia, la lectura del libro de Puente Ojea puede ser un contrapunto de lucidez.

La perspectiva que inspira los textos que componen el volumen toma como punto de partida el análisis doctrinal y sociológico de la ideología monárquica como categoría tipológica de la tradición histórica de Occidente en el ámbito de las relaciones entre el poder político y el poder religioso, o mejor, formulado con los símbolos específicos del orbe cristiano, en el ámbito de las relaciones entre la Cruz y la Corona.

El libro combina de manera entretenida análisis teóricos e históricos con experiencias personales, de las que se deriva una visión de Juan Carlos de Borbón sensiblemente diferente a aquella expuesta en los medios de comunicación durante décadas, y que estos días se reitera ad nauseam en televisiones y diarios, y recoge también las vivencias del autor cuando en los años 60, en su calidad de Encargado de Negocios de la Embajada de España en Atenas, tuvo la oportunidad de conversar con frecuencia, y sin testigos, con el entonces príncipe: “Ya en nuestros primeros diálogos, me chocó su contundente apología de la persona de Franco […] Mostraba gran indiferencia sobre el mundo de la cultura y una notable insensibilidad ante los graves problemas derivados del sangriento enfrentamiento civil de 1936, ante la crueldad represiva de la dictadura franquista y la destrucción de las libertades. No era beato pero sí piadoso y temeroso de Dios al estilo tradicional […] Quedé desagradablemente sorprendido de su escasa atención a las convicciones constitucionales de su padre, y me pareció evidente que desestimaba la convicción que abrigaba el Conde de Barcelona de que una restauración monárquica debería y tendría que pasar por una ruptura formal con la pseudolegitimidad del Estado surgido de una contienda civil fratricida”.

El autor argumenta que tanto la propia institución de la Monarquía hereditaria como los Acuerdos con la “Sede Apostólica” sancionados en enero de 1979,y que consagran el régimen especial privilegiado de la Iglesia Católica, violan de modo flagrante y escandaloso el propio texto constitucional que habla de la igualdad de los españoles ante la ley “sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

El libro de Puente Ojea se dedica, en suma, a pensar la colusión de dos poderes añejos –monarquía y jerarquías de la Iglesia católica– que encarnan la negación de la democracia, en particular en el devenir del “Estado democrático y de derecho” que es España desde hace unas décadas. De este modo, sirve para contribuir a denunciar la constante cuadratura del círculo que tiene lugar en este país en los ámbitos del poder y para desenmascarar su carácter vergonzoso: “También son censurables las reiteradas y desenfadadas violaciones del Rey o su Familia de la nominal no-confesionalidad del Estado en actos religiosos, civiles y castrenses –rayana en la impudicia son los esperpénticos abrazos del Monarca a la estatua de madera policromada del Apóstol Santiago en las sucesivas ofrendas de España al Apóstol para su anual intercesión cerca del Altísimo a fin de que haga la vista gorda sobre los pecados de nuestra nación y continúe dispensándole sus dones… ¡Qué país y qué Rey!”.

Asimismo, La cruz y la corona puede ayudar también a entender mejor algunos elementos de la situación presente, en que, a pesar del batacazo de las recientes elecciones de los partidos mayoritarios y de una considerable demanda social a favor de un referendo que permita al pueblo español optar por la República o la monarquía, los dirigentes de esos mismos partidos (que ya mostraron su respeto por la soberanía y la democracia al reformar el artículo 135 de la Constitución como quien no quiere la cosa) ya se han apresurado a ponerse de acuerdo para asegurar la continuidad de una institución que –repitámoslo– constituye en sí misma la negación flagrante de la democracia.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo


Qué bonito funeral

02.04.14 | 01:48. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Hoy escribe un ciudadano conmovido

Me disponía a hablarles de Herodes Antipas, pero no sé por qué –quizás por alguna extraña asociación de ideas– el cuerpo me pide a última hora referirme brevísimamente al funeral de Estado de un expresidente español. Tengo que confesar que lamento sobremanera no haber visionado el mencionado espectáculo que, según creo, fue retransmitido en la Televisión Pública. Tenía otras cosas que hacer, ciertamente menos importantes. No obstante, me he hecho una idea cabal viendo un par de fotografías panorámicas y leyendo o escuchando algunas de las perlas del momento. Suficiente para haberme quedado satisfecho y haberme sentido orgulloso, una vez más, de ser ciudadano de este país.

Uno de los aspectos que más me ha gustado es que una vez más ha quedado de manifiesto la modélica aconfesionalidad del Estado Español: toda la plana mayor de las más altas autoridades del Estado, incluyendo a sus Católicas Majestades, escuchando devota y respetuosamente las ocurrencias de uno de los Hechiceros Mayores del Reino, ante el cual ya han inclinado la cerviz en cientos de ocasiones todos los miembros de la familia real. Reconforta comprobar una vez más la superación de todo cainismo y antihechicerismo trasnochados, y el grado de tolerancia y de aconfesionalidad alcanzados.

Lo que me conmueve de modo igualmente hondo es que una vez más ha quedado de manifiesto el inmenso respeto por la Justicia, la Democracia y los Derechos Humanos de nuestros gobernantes, abriendo a un Feliz Dirigente Guineano las puertas de nuestro país, y sentándolo en primera fila para que se le vea bien. Por supuesto que habría sido una falta de consideración y de decencia cerrarle la puerta. Además, esta entrañable hospitalidad está en plena consonancia con el hecho de haber invitado a pronunciar una conferencia sobre la lengua española en una sede del Instituto Cervantes a este prohombre que, entre otras lindezas, honra el lenguaje negando la existencia de pobreza en Guinea (“pobreza” es, ciertamente una palabra muy fea del diccionario) o afirmando que todo gobernante es un dictador, porque todo gobernante –sic– dicta las normas por las que se rige su pueblo. ¿Quién puede resistirse a tanta lucidez lexicológica y semántica?

Qué buen gusto, qué dignidad, qué decencia, qué porte, qué coherencia, qué respeto por el finado, qué savoir-faire en este inolvidable acto político-religioso.

No sé si asistieron doña Cristina y don Iñaki, pero deberían haberlo hecho: no habrían desmerecido lo más mínimo en esta lucida ceremonia. Un bonito funeral de Estado. Y un precioso funeral católico, sí señor.

Saludos cordiales de un ciudadano conmovido


La homosexualidad, ¡qué abominación!

22.01.14 | 02:21. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Hoy escribe Fernando Bermejo

Aunque cualquiera que conozca un poco la naturaleza humana sabe cuál es el trágico destino de las minorías –el rebaño convertido en jauría acaba persiguiendo siempre al diferente–, en calidad de miembro activo de una organización de Derechos Humanos he tenido que leer desde hace muchos años numerosos informes, por desgracia muy bien documentados, en relación a personas y minorías perseguidas. “Perseguidas”, en la inmensa mayoría de los casos, quiere decir no solo insultadas, repudiadas y vejadas a menudo por el mero hecho de ser diferente, sino acosadas, encarceladas, torturadas y asesinadas con toda la crueldad y la vileza de la que solo el ser humano es capaz.

>> Sigue...


Alguien así es el Troll en quien yo creo

06.11.13 | 01:05. Archivado en , Religión y Mundo Contemporáneo

Hoy escriben Fernando Bermejo (introducción) y una trol-ló-loga (texto)

“Tú dame hueco, dame hueco, que habiendo hueco hay alegría”
(José Mota)

En los últimos días, por razones que se le escapan, este blogger ha recibido varios escritos de individuos ávidos de exponer sus ideas sobre la naturaleza del universo –tal vez porque, como escribió Augusto Monterroso, “pocas cosas como el universo”–, de Seres Máximos y de otras ultimidades. La calidad, erudición y rigor de estos escritos me han dejado patidifuso. Uno de ellos se titula, por ejemplo, “Por qué existe el Gremlin y no más bien el Goblin”. Otro: “El estatuto epistemológico de la elfología en el marco de las ciencias de los espíritus”. Otro más: “Hermenéutica duendológica y deconstrucción”. Doy algunos títulos, tan solo para que los lectores se hagan una ligerísima idea de la apabullante genialidad de las obras recibidas, cuya publicación constituirá en su momento una revolución intelectual que empequeñecerá el recuerdo de la Ilustración. Es una inmensa tragedia para Occidente no poder publicar enseguida estos trabajos, dada, entre otras razones, su extensión. Pero cabe incluso la posibilidad que la inteligencia humana no esté aún lo bastante madura para asimilar tales contribuciones. Así pues, he decidido dar a conocer por el momento el más breve de esos escritos, que lleva el título que encabeza este post. Su autora, que no da nombres, se presenta a sí misma como una “trol-ló-loga” (véase infra).

>> Sigue...


Martes, 26 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930