El blog de Antonio Piñero

Conclusiones (F). Se acabó. Platón es un buen amigo. Pero el mejor amigo es la verdad. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXV)

21.04.17 | 09:22. Archivado en Jesús histórico,

Foto: James Crossley y Philip Davies citados en esta larga serie. Crossley tiene un blog sobre Jesús, además de escribir sesudos artículos científicos.

Hoy escribe Antonio Piñero

Hemos ya llegado al final del largo artículo de F, Bermejo, que con mis apostillas y comentarios ha dado para 75 postales!!!. Decíamos que el rechazo absoluto por parte de la investigación apologética de la existencia de la violencia en palabras y hechos de Jesús lleva a cabo a su vez una especie de violencia propia en el ámbito hermenéutico. Es así porque el investigador se ve obligado a interpretar de una manera –al menos muy rara, forzada y extraña—un buen monto de textos evangélicos. Cedo la palabra de nuevo a F. Bermejo:

>> Sigue...


Conclusiones (E). Implicaciones éticas y de corrección política. No se puede alimentar el antijudaísmo. “Jesús y la resistencia antirromana (LXXIV)

20.04.17 | 07:10. Archivado en Jesús histórico,

Foto: En la galería de contradictores de esta hipótesis se halla el italiano Giorgio Jossa, quien repite constantemente que Jesús “atacó frontalmente al judaísmo”. Esta posición es insostenible.

Escribe Antonio Piñero

Escribíamos el día pasado que el negar empecinadamente la hipótesis de un Jesús sedicioso, el no aceptar el punto medio que hemos propuesto, a saber, que la tradición nos muestra tanto a un “Jesús pacífico” (al menos relativamente, ya que era un hombre duro y de carácter muy fuerte, nada manso y humilde de corazón) como a un “Jesús sedicioso”, lleva a la investigación a muchas dificultades, o implicaciones, que se derivan del rechazo absoluto a la unión de figuras en un mismo Jesús que proponemos. Ahora doy la palabra a F. Bermejo, a quien a veces apostillo:

«La segunda implicación se refiere a una cuestión que hoy sería tanto de ética como de “corrección política”: negar tajantemente la opción del Jesús sedicioso lleva consigo explícita o implícitamente una serie de juicios morales sobre muchos contemporáneos de Jesús, que naturalmente son, en su mayoría judíos. Y ya se conocen las sensibilidades de hoy.

>> Sigue...


La recuperación del Jesús histórico queda en peligro: ¿Era Jesús un pésimo pedagogo? “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXIII)

18.04.17 | 12:16. Archivado en Jesús histórico,

Foto: William Klassen, que compuso un ácido artículo en el que contrapuso la opción celota y el pensamiento de Jesús Canadian Journal of Theology 16 (1970), 12-21.

Escribe Antinio Piñero

Continúa Fernando Bermejo con sus conclusiones. Por mi parte, no tengo otra necesidad que apostillar y ampliar las citas y la argumentación:

«Si se niega la hipótesis de un Jesús sedicioso nos topamos con una primera implicación: queda dañada la imagen recuperable del mismo Jesús. En efecto, hay muchas personas que parecen pensar que mantener a Jesús totalmente lejos de las reivindicaciones rebeldes contra Roma de gran parte de los judíos de su época es el único medio de salvaguardar una estimación más elevada de Jesús desde una perspectiva moral y espiritual.

»Pero, desde el punto de vista científico, esto no es, para empezar, en absoluto sensato. Piénsese que desde el punto de vista de un judío del siglo I, de un judío que no fuera un traidor a su Ley, al espíritu de los profetas, a la tradición religiosa del país por lo menos desde los Macabeos, no había nada moralmente censurable en la actividad de aquellos que trataban de librar a su país de la hegemonía romana. Todo lo contrario. Un judío que contemplase con unos ojos la dominación de los paganos sobre la tierra de Israel era un verdadero traidor a los ideales del fariseísmo, una de las formas más puras de vivir la ley de Dios. Esto suponía proclamar indirectamente que Yahvé no era el único rey de Israel, era poner en duda la soberanía de Dios y la elección de Israel desde Abrahán.

>> Sigue...


Conclusiones (C): Un sencillo experimento. Si se hace quedará uno convencido. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXIII)

16.04.17 | 07:47. Archivado en Jesús histórico,

Foto: C. F. D. Moule, colega de E. Bammel en el ataque más furioso y decidido –pero no por ello más objetivo– contra la hipótesis de un Jesús sedicioso.

Escribe Antonio Piñero

Escribí el día anterior que en las “Conclusiones” del artículo de Fernando Bermejo, que hemos comentado largamente, voy a intervenir poco, ya que me parece mucho más importante, e impactante, dejar que se oiga la voz del autor. Algunos de los lectores se molestará por la ironía del estilo bermejiano, y por su batería de alusiones a sus adversarios, que algunos interpretarán como maliciosas. Pero el estilo es el hombre y no puede cambiarse.

«Un sencillo experimento mental es suficiente para comprender el alcance de la mistificación que prevalece en los estudios sobre Jesús. ¿Qué pasaría si el referente del material sedicioso disponible fuera sobre otro judío cualquiera del primer siglo? La respuesta es obvia. Si sólo la mitad de las textos y pruebas que tenemos acerca del Jesús sedicioso fueran testimonios referidos a cualquier otro judío de su época, el mundo académico habría llegado mucho tiempo atrás, y por unanimidad, a la conclusión de que tal sujeto era un insurrecto, y habría excluido como la cosa más improbable –por no decir ridícula y estúpida– cualquier idea de él de que era una suerte de pacifista.

>> Sigue...


Conclusiones (B): Cuestión imposible: Suspendamos el juicio. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXII)

14.04.17 | 11:01. Archivado en Jesús histórico,

Foto: E. Bammel, es uno de los más recios, y diría que furiosos, contradictores de la hipótesis de un Jesús sedicioso. So obra Jesus and the Politics of his Day (“Jesús y la política de su tiempo” eds. E. Bammel y C. F. D. Moule), Cambridge University Press, 1988), que es una especie de “summa” (resumen) de argumentos, ordenados por temas/capítulos, dirigidos expresamente contra la obra de Samuel G. F. Brandon, Jesus and the Zealots (“Jesús y los celotas”), Manchester University Press, 1967, de la que no existe –salvo error– traducción castellana.

El siguiente párrafo de las conclusiones del artículo de F. Bermejo no tiene desperdicio y está escrito con pasión. Hoy tampoco tengo que hacer mucho, más que traducirlo del inglés, y en todo caso hacer alguna pequeña paráfrasis o expansión:

«Hemos quedado ya en que el rechazo de la hipótesis de un Jesús sedicioso es un procedimiento arbitrario. Pero alguien podría afirmar: “Es una cuestión tan oscura, es de una solución tan imposible que lo mejor es suspender el juicio y dejarlo como tema abierto”.

>> Sigue...


Conclusiones (A). “Jesús y la resistencia antirromana” (LXXI)

12.04.17 | 11:25. Archivado en Jesús histórico,

Foto: Karl Kautsky. Historiador checo-austríaco marxista, luego social demócrata, que en 1908 publicó una obra de gran impacto: “El origen del cristianismo” (original alemán Der Ursprung des Christentums, Stuttgart; versión inglesa Foundations of Christianity, Russell and Russell, New York, 1953), en el que estudiaba a Jesús ante todo desde un punto de vista de la historia social. Según Kautsky, el mundo de Jesús era el del campesinado, lo que explica que en su predicación se dirigiera ante todo hacia los pobres, precisamente en cuanto tales. El mundo espiritual de Jesús estaba muy cercano al de los esenios, con los que compartía un fuerte nacionalismo y una mentalidad de belicosa oposición tanto hacia las clases más altas de su nación como contra los romanos opresores.

Escribe Antonio Piñero

Llegados a este momento de mi comentario/síntesis/reordenación del material del artículo de F. Bermejo, tantas veces citado (“Jesus and the Anti-Roman Resistance. A Reassessment of the Arguments, publicado en el “Journal For The Study Of The Historical Jesus” 12 (2014) 1-105), me queda muy poco que añadir. Pienso que es mejor ceder prácticamente en su totalidad la palabra al autor. Las conclusiones son muy detalladas y ocupan desde la p. 98 hasta la 106. F Bermejo escribe por mi parte me permito amplificar algunas frases de la traducción para que su pensamiento quede aún más claro):

>> Sigue...


El Jesús recordado tiene muchas caras. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXX)

10.04.17 | 08:46. Archivado en Jesús histórico,

Foto: Claude G. Montefiore. Este autor, judío inglés, inicia desde el siglo XIX una cadena de estudiosos judíos que recuperan la figura de Jesús para el judaísmo, que hasta ese momento lo consideraba como un proscrito absoluto.

Escribe Antonio Piñero

Escribíamos ayer que no hay razones contundentes para rechazar la hipótesis de un Jesús sedicioso. Hoy añadimos otra idea: es cierto que la tradición, o la denominada “memoria social” del pueblo judío de la época de Jesús nos ha transmitido también otra faceta suya: un personaje que exhortó a no practicar la violencia, un “Jesús pacifista”. La pregunta es: ¿No será posible que las dos facetas correspondan al mismo personaje y que las dos sean auténticas? ¿No parece metodológicamente sano, si aparecen con fuerza las dos perspectivas en la historia de la tradición, intentar dar explicaciones de las dos (el Jesús pacifista y el Jesús llamémosle violento)?

>> Sigue...


No hay objeciones contundentes y definitivas contra la hipótesis de un Jesús sedicioso. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXIX

08.04.17 | 09:01. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Foto: Un libro de Joel Carmichael. Este defensor de la hipótesis del Jesús sedicioso es poco conocido. Solo este libro ha conseguido ver varias ediciones.

Antes de pasar a las conclusiones, F. Bermejo hace unas reflexiones finales sobre la ausencia real de objeciones que puedan considerarse definitivas contra la hipótesis de un Jesús sedicioso. En realidad –opina– no se ha propinado un golpe definitivo y fatal contra esta hipótesis.

Hay que afirmar claramente: la suma total de objeciones puede parecer impresionante, pero una vez examinada una a una con tranquilidad tales dificultades puede decirse que han sido desmontadas, igualmente una a una, en cuanto a su peligrosidad. No es que la hipótesis sea débil, sino que muchos estudiosos que parten de una posición a priori (“Está bien asentada la imagen tradicional de un Jesús pacifista”) se esfuerzan por convencerse a sí mismos de que la hipótesis contraria –el Jesús sedicioso–es muy frágil.

>> Sigue...


“Amigo de publicanos y pecadores”. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXVIII)

06.04.17 | 10:51. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Foto: Martin Hengel ha sido uno de los estudiosos alemanes que más se ha opuesto a la hipótesis de un “Jesús sedicioso” en el libro War Jesus Revolutionär? (“Era Jesús un revolucionario?”).

Esta es la última de las objeciones serias a las que se enfrenta F. Bermejo en al largo y denso artículo sobre Jesús sedicioso que estamos comentando. La cuestión puede formularse así:

a) Hay prácticamente un consenso entre los investigadores acerca de que Jesús tuvo un notable contacto con los recaudadores de impuestos; es claro que este hecho era un aspecto decisivo en su ministerio público.
b) Ahora bien, como los publicanos/recaudadores de impuestos eran activos colaboradores del Imperio Romano, es imposible que sea verdadera la imagen de un Jesús sedicioso. Ningún antirromano en la Judea de la época habría tratado amistosamente a colaboracionistas con el Imperio.

Luego Jesús no podía ser un sedicioso antirromano.

La objeción es importante y hay que examinarla cuidadosamente. Veamos en primer lugar los textos completos y observaremos en seguida que esos textos distan mucho de ser absolutamente claros como base para una objeción seria

>> Sigue...


“Vuelve a envainar tu espada”. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXVII)

04.04.17 | 12:42. Archivado en Jesús histórico,

Foto: Charles C. Hennel es otro de los exegetas olvidados que han defendido la postura mantenida en esta serie en su obra "An Inquiry Concerning the Origin of Christianity", London: T. Allman, 2ª edición de 1841.

Escribe Antonio Piñero

Escribíamos el día pasado que es posible que “aun aceptando que la sentencia de Mt 26,52-54 («Vuelve a envainar tu espada, pues todos los que empuñen espada, a espada morirán. 53 ¿Crees acaso que no puedo hacer una petición a mi Padre, y me enviaría al punto más de doce legiones de ángeles? 54 Sino, ¿cómo se cumplirían las escrituras que anunciaron que así tenía que suceder?» pudiera provenir del Jesús histórico, un análisis sereno de ella puede demostrar que quizás no sea tan claro que fuera una sentencia totalmente pacifista”.

En primer lugar la frase “Vuelve a envainar tu espada, pues todos los que empuñen espada, a espada morirán” o era un proverbio popular de la época o bien una frase acuñada por el propio Jesús. En cualquiera de los dos casos puede interpretarse como un juicio de Jesús, muy oportuno, para evitar en aquel caso males mayores. Jesús no era tonto en absoluto, y pudo caer en la cuenta de que había sido sorprendido (si hacemos caso al evangelista Juan) por una fuerza organizada, muy numerosa, compuesta en su núcleo más poderoso de romanos bien entrenados, ante los que un puñado de galileos, escasísimamente armados y sin entrenamiento militar ninguno, nada tenían que hacer. Si ofrecían resistencia, se empeoraría la situación (no quizás para él, Jesús, que como jefe estaba irremisiblemente perdido), sino para la mayoría de sus seguidores. Jesús debió de ver con claridad que deponer las armas era lo más oportuno para salvar la vida a la mayoría de sus discípulos, mientras que hacer lo contrario era la muerte segura para la mayoría de ellos. Por tanto, interpreto –junto con F. Bermejo– que esa frase (“Vuelve a envainar tu espada…”) no significa, o puede no significar, una condena de la violencia en sí, absoluta, sino una adaptación a las circunstancias.

>> Sigue...


“¿Es Mt 26,50-54 la prueba definitiva de que Jesús rechazó en principio la violencia?” “Jesús y la resistencia antirromana” (LXVI)

02.04.17 | 08:30. Archivado en Jesús histórico,

Foto: Charles Guignebert, uno de los más lúcidos intérpretes de los Evangelios del siglo XX, injustamente preterido por los estudiosos de lengua inglesa.

Escribe Antonio Piñero

Llegamos hoy a uno de los apartados clave en la respuesta a las objeciones a la hipótesis propuesta: Jesús fue un sedicioso desde el punto de vista romano; al final de su vida, al menos, no condenó expresamente la violencia y se vio inmerso en acciones que al menos pueden calificarse como “ruido de sables”: el análisis del texto de Mt 26,50-54, que parece un expresión clara de todo lo contrario: Jesús era pacifista. He aquí el pasaje:

«Se adelantaron entonces, echaron mano a Jesús y lo prendieron. 51 Y sucedió que uno de los que estaban con Jesús alargó la mano, desenvainó su espada, asestó un mandoble al servidor del sumo sacerdote y le cortó la oreja. 52 Entonces le dijo Jesús:
–Vuelve a envainar tu espada, pues todos los que empuñen espada, a espada morirán. 53 ¿Crees acaso que no puedo hacer una petición a mi Padre, y me enviaría al punto más de doce legiones de ángeles? 54 Sino, ¿cómo se cumplirían las escrituras que anunciaron que así tenía que suceder?».

>> Sigue...


El amor a los enemigos y el Jesús sedicioso. “Jesús y la resistencia antirromana” (LXV)

31.03.17 | 10:24. Archivado en Jesús histórico,

Foto: Richard A. Horsley, en su obra “Jesús y el Imperio” defendió bastante bien la hipótesis del Jesús sedicioso.

Escribe Antonio Piñero

Se ha propuesto que si Jesús enseñó de verdad el amor a los enemigos, y de una manera absoluta, no hay manera de sostener la hipótesis de un Jesús sedicioso

Y a la vez que, al final de su vida, Jesús fue relativamente violento en el sentido de que nunca condenó la violencia y de que instó a armarse a sus discípulos (al menos para defenderse = Lc 22,36).

La dificultad es seria. Pero tiene respuesta. En primer lugar pongamos uno al lado de otro los textos en conflicto:

>> Sigue...


Viernes, 28 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930