El blog de Antonio Piñero

“Para empezar a entender el Nuevo Testamento”. Lo que otros opinan, no los autores (II) (3-2-19) (1042)

03.02.19 | 10:37. Archivado en Jesús histórico, Biblia en general,

Escribe Antonio Piñero

Hoy es la segunda entrega en la que intento dar a conocer el libro escrito con J. Peláez, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, que acaba de reeditar la prestigiosa editorial Herder de Barcelona y cuya ficha está en postal pasada.

Como todo el mundo sabe, el centro del Nuevo Testamento, aunque a veces no ocupe un espacio explícito en algunas obras del Nuevo Testamento, es Jesús de Nazaret. Pero no muchos han caído en la cuenta de que no hay prácticamente, o casi, ningún detalle de su vida en todo el Nuevo Testamento fuera de los Evangelio La investigación sobre este personaje tan crucial, de acuerdo con las normas y métodos que se van exponiendo en el libro que ahora se reedita, nos descubre que tal empresa no es un caso desesperado, ni mucho menos.

He repetido mil veces que en contra de lo que algunos sostienen –inclinados hacia un escepticismo radical al estimar, en mi opinión erróneamente, que la parte de principal del Nuevo Testamento, los Evangelios, son una mera construcción mítico-legendaria–, podemos saber sobre Jesús al menos un veintena de hechos que valen para situarlo en su época con toda justeza. Cómo se llega a esos resultados se expone en este libro. Por eso el volumen que presento es un complemento estupendo a otros que ha reeditado también la editorial, como “Orígenes del cristianismo” y “Fuentes del cristianismo. Tradiciones primitivas sobre Jesús”.

Parece que el libro es suficientemente bueno, aunque quizás no esté bien que lo diga uno de sus autores. Pero para usar voces ajenas, cuando la primera edición fue traducida al inglés, un eminente crítico internacional, se escribió lo que sigue por especialistas de prestigio internacional. Cito en inglés y traduzco más o menos literalmente:

“This is an outstanding introduction to the study of the New Testament, and deserves to be widely read. The volume treats most issues of importance in NT exegesis in a depth virtually unknown in introductions to exegesis in English. On top of that, the authors have a very balanced view of the issues. This is the best overall discussion that I know” (Stanley E. Porter, Journal for the Study of the New Testament).

"Es esta una excelente introducción al estudio del Nuevo Testamento, por lo que merece ser leída. Este volumen trata la mayoría de los temas importantes de la exégesis del Nuevo Testamento con una profundidad prácticamente desconocida en las introducciones a la exégesis en inglés. Además, los autores tienen una visión muy equilibrada de los temas. Este es el mejor tratamiento de tipo general que conozco" (Stanley E. Porter, Journal for the Study of the New Testament).

“Among the works of this genre, that of A. Piñero and J. Peláez takes pride of place. With its completely up-to-day information, the strength of its synthesis, the serenity and balance in its exposition, it takes its place among the best (and all too rare) works of the same type that are currently at the disposal of theological students and the educated public, A work for which one can only wish the best of success” (Simon Légasse, Bulletin de Littérature Ecclésiastique).

“Entre las obras de esta clase, la de Piñero-Peláez ocupa un lugar preeminente. Con su información totalmente puesta al día, la potencia de sus síntesis, y la serenidad y ecuanimidad de su exposición tiene un lugar entre las mejores –y demasiado escasas– obras del mismo tipo que se hallan a disposición de los estudiantes de teología y del público educado. Una obra a la que uno sólo puede desear el mayor de los éxitos” (Simon Légasse: Bulletin de Littérature Ecclésiastique).

“This work, which I think is unique in its genre as regards completeness and scholarly standards, marvelously meets the brief, which it set itself. I compliment the two authors on this masterly work” (Gilberto Marconi, Gregorianum).

"Este trabajo, que creo que es único en su género en cuanto a integridad y normas académicas, alcanza estupendamente la meta que se fijó. Felicito a los dos autores de esta obra magistral" (Gilberto Marconi, Gregorianum).

Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 10.02.19 | 19:22

    No, Manuel. Yo no le he sugerido apostar a lo menos plausible, sino a lo más; y con co-razón. Lea bien.

  • Comentario por Manuel 09.02.19 | 13:34

    Galetel: no sé lo que Vd entiende por "una apuesta", pero me trae la idea de acto voluntario en pro de un resultado incierto y azaroso (tipo ruleta o carreras de caballos).
    Difícilmente a la hora de creer algo podría apostar por lo increíble (por el caballo en peor forma o menos dotado, por el que menos posibilidades objetivas parezca tener; por un único número frente a todos los restantes de la ruleta, etc.). Pero es que además el hecho o situación de creer algo o no creerlo no es un acto voluntario ni se parece a apuesta alguna. No creo que Dios (en referencia a ese ente personal preexistente, creador, inteligente, que sabe de nuestra existencia, etc.) exista. Y si reconozco que mi increencia al respecto ronda el 99,99% no equivale a hacer valer ese 0,01% residual como superior (probabilísticamente) al resto...
    No hay apuesta posible, ni soy creyente (en tanto no lo soy).
    Y ya sé que muchos creyeron en milenarismos, mesianismo, reencarnación, cultos del cargo, etc. ...

  • Comentario por true 09.02.19 | 09:14

    Limitándome a lo q es el estudio histórico, me llama una vez más la atención el sinsentido q repite
    Manuel 08.02.19 | 18:45
    Me explico, estoy de acuerdo en la primera parte: "Los escritos hipotéticos de Q se supone que serían anteriores ... a los evangelios canónicos.
    Disiento del resto, puesto q es absurdo esperar q unos hipotéticos escritos sobre las enseñanzas de Jesús, q provienen de la tradición oral q las recogió durante su vida, hablen de su muerte.


  • Comentario por galetel 09.02.19 | 08:44

    Tiene razón, Manuel: en el sentido a que usted se refiere, Dios no existe. Porque Dios (el mío y el de Jesús) sólo puede manifestarse en la Parusía, que ocurrirá inminentemente para los que creen en él gracias a un testimonio que sea suficientemente plausible (y ¿qué puede ser más plausible que el testimonio de un conocedor íntimo de Jesús?) o de manera remota para los que no creen. Cuando llegue el momento en que Dios pueda demostrarle que existe, lo hará, no se preocupe. Y si, en cambio, usted tuviera razón, nadie lo sabrá. Por eso le recomiendo que apueste por creer lo más plausible, aunque no pueda hacerlo con toda certeza. Y apueste no sólo con razón, sino además con co-razón.

  • Comentario por Manuel 09.02.19 | 07:55

    El problema, Galetel, es que aunque Vd lograra demostrar que varios seguidores directos de Jesús y hasta un familiar directo lo consideraran (ya después de muerto y pasado algún tiempo) un ser divino, ello no iría más allá. O sea, sería una creencia meramente religiosa que ni siquiera demuestra la existencia de Dios (Yahvé, Padre o cualquier entidad semejante), no digamos ya de un hombre que suponga su encarnación.
    Por si fuera poco, de un hombre que jamás se imaginó tal cosa de sí mismo, ni fue considerado en toda su vida otra cosa que un hombre.
    Que fracasó en su aspiración al trono judío y en su predicación del advenimiento del Reino...
    Por otro lado, ni el HF refleja nada real, ni Josefo parece referirse a una blasfemia. Ni la hubo, se mire como se mire...
    En fin, no sólo una fe (infundada como tantas otras) no demuestra verdad alguna sino que sus hilos son dudosos y aún dándoles el significado atrevido que Vd quisiera, sólo mostrarían una fe más o menos in...

  • Comentario por galetel 08.02.19 | 21:33

    Para aquellos de mis posibles lectores que no recuerden bien de qué citas estoy hablando, las repetiré a continuación:

    1 Corintios 16, 22. "Maranatha" ("Señor nuestro, ven" o "El Señor nuestro viene"), el eslogan cristiano.

    Filipenses 2, 6-11. Himno cristiano prepaulino sobre la kénosis redentora de Cristo-Jesús y su exaltación por el Padre.

    Gálatas 2, 9. El acuerdo judeocristiano-paulino de Jerusalén.

    Antigüedades, de Josefo, XX, 200-3. Sobre la lapidación de Santiago-el-hermano-de-Jesús-llamado-Cristo.

    Pido humildemente perdón a quienes consideren innecesaria, y hasta molesta, tanta repetición.

  • Comentario por galetel 08.02.19 | 20:46

    Lo que pasa, a mi juicio, es que mi criterio amenaza con derribar el gran tinglado montado por el Profesor Piñero, como he intentado explicar haciendo un parangón con el "minicuento" de Sansón y los filisteos según el AT (Jueces 16, 28-30).
    Pero mis Cuatro Citas no son un minicuento, en absoluto. Al contrario, son citas textuales que figuran en documentos históricos que se conservan en papiros (copias fiables, sin interpolaciones) que quienquiera se interese puede consultar. Son datos históricos objetivos, pues, que Vd. ni nadie puede refutar sin más, aunque reconozco que son susceptibles de recibir un análisis histórico-crítico con otro criterio más plausible. Pero, ¿hay otro criterio más plausible? ¿Hay datos históricos que sean más fiables que estos, o se trata de meras opiniones de "especialistas" y "profesores" como esos a los que recurre Vd. para negarlos?

  • Comentario por galetel 08.02.19 | 20:00

    En suma, Vd., Manuel, rechaza mi propuesta de coherencia básica con las Cuatro Citas basándose en las opiniones del Prof. Piñero, justo al contrario de lo que propongo yo, que rechazo las opiniones de Piñero basándome en sus evidentes incoherencias con esas Cuatro Citas. ¿A quién creer más, con mayor plausibilidad? Yo prefiero creer a los conocedores íntimos de Jesús, aludidos directa o indirectamente en cada una de esas Citas, por Pablo y Josefo. No se moleste, Manuel, en darme sus explicaciones, porque ya me las sé, y no las creo, porque son incoherentes según mi criterio, en base a los textos probablemente más antiguos e importantes del NT.

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 19:00

    luego sería vindicado por Dios."
    "Los cristianos, por su parte, interpretaron que este pasaje se refería a los sufrimientos de Jesús en la Pasión. A partir del v. 10 se veía una alusión oscura a la resurrección de Jesús. Pablo por su parte quizá exprese tal doble herencia (Eclesiástico e Isaías) e interpretación redondeándola con sus propias palabras.

    El pensamiento del himno corresponde al esquema siguiente: un ser divino desciende a la tierra (= humillación), sufre la muerte, pero luego es exaltado (“conceder un nombre” es en el pensamiento hebreo igual a otorgar a alguien un estado especial al que lo otorga).

    VV. 6-7:

    “El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. 7 Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre”"

    En resumen, el autor (o autores) consideran que Cristo es la Sabiduría encarnada...
    ¿Y bie...

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 18:56

    A propósito del HF: https://www.tendencias21.net/crist/El-famoso-himno-a-Cristo-de-Filipenses-3-09-05_a166.html
    "Probablemente es herencia previa, quizá de su comunidad de Antioquía, pero una herencia que él [Pablo] ha remodelado. Se trataría de un himno a Cristo compuesto por cristianos que se inspiraron en temas de la Sabiduría divina -pensada como una “hipóstasis”, es decir, personificada- como si fuese una entidad autónoma divina que ha sido emanada por la divinidad, que baja a la tierra para tener su morada entre los hombres.

    El texto clave se halla en Eclesiástico 24,3.6-8.10-12:
    (...)
    También parece haber ecos en el himno de los poemas del “Siervo sufriente de Yahvé” (Isaías 53), que finalmente triunfa:
    (...)
    Entre los judíos de la época de Pablo no se sabia muy bien a qué personaje se había referido el profeta. Lo normal era que se interpretara como una profecía del sufrimiento del pueblo elegido en su conjunto, personificado, que lueg...

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 18:45

    en el sentido contrario al que Vd desea o/y supone.
    Los escritos hipotéticos de Q se supone que serían anteriores (y compuestos en 2 ó 3 etapas) a los evangelios canónicos, con la posible excepción de la primera versión de Marcos.
    Curiosamente, incluso en su última versión (años 60-70) se carece de cualquier mención a la muerte de Jesús, a su supuesta resurrección, a apariciones o culto religioso, etc. Y los especialistas no deducen que se produjera un culto divinizador entre los suyos (de allí, de Galilea).

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 18:42

    Responderé a lo último: le he respondido varias veces tanto a esto como al maranata. Este último ni siquiera nombra a Jesús y pudo ser aplicado a otros profetas o señores exaltados (elevados, postmortem, atribuyéndoseles méritos ante la divinidad, sin por ello ser deificados ni remotamente). Y el HF viene a reproducir una idea mítico-gnosticista (cierto que una historia básica, sin desarrollar) que puede no tener su origen en la historia real (ni aun en lo que constuía la leyenda inicial) de Jesús. En cualquier caso, lo de Pablo (Salvador de la humanidad, Segundo Adán creado justo tras el primero, voluntariamente entregado al suplicio para morir por todos nosotros, en cumplimiento de la voluntad de Dios, etc.) tampoco guarda relación con la historia real que -ideas etéreas aparte, o historia de las ideologías- pueda interesarnos.
    Claro que Pablo no fue el primer cristiano gnosticista. ¿Era eso?
    Sobre lo demás, sinceramente, hay quien considera que lo están, pero en el senti...

  • Comentario por galetel 08.02.19 | 17:29

    Manuel:
    ¿A Vd. no se le ocurre que:

    Piñero y "los especialistas" pudieran ser los equivocados?

    Y ¿atribuye Vd. los escritos hipotéticos "de Q" a unas comunidades más enteradas que las Cuatro Citas?

    O ¿estima Vd. que el HF fue escrito por unas "comunidades paulinas" de antes de Pablo?

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 17:20

    Los papiros del tamaño de una tarjeta de visita fechados en torno al año 130 (pero quizá próximos al 160) son nuestra primera evidencia sensu contrario. Pero no mucho más

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 17:17

    Una dificultad que no suele abordarse... A ver quién encuentra una cita o mención del evangelio de Marcos que conocemos (o de cualquier otro que se asemeje a una biografía escrita) antes de finales del siglo II. Dificultad que coexiste con alusiones concretas de Papias y otros a la idea contraria (de que no conocían nada semejante a los evangelios canónicos). Y no he dicho que no existieran sino que el cristianismo "avanzaba" independientemente de ello y con abundantes evangelios apócrifos o gnósticos poco compatibles con lo que hoy nos ocupa como primitivo e indiscutiblemente prístino

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 16:54

    fallidas.

    Galetel: Se supone que muchos de sus seguidores más esperanzados en el plano politicorreligioso volvieron defraudados a sus casas. Era lo habitual...
    Claro que algunos pusieron rebelarse ante la idea y hacer de Jesús un segundo Elías o un mesías celestial al que le sería dando descender e instaurar el Reino mesiánico anhelado. Pero no lo uno ni lo otro.
    No parece que comunidad de Q hiciera de Jesús un personaje a adorar religiosamente. Más bien un maestro a añorar.

    Las comunidades paulinas darían el gran salto, de la mano de cierto gnosticismo. De todos modos seguimos más cerca de una deificacion y culto próximo al de los emperadores romanos que al credo de Nivea y la religión del siglo IV

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 16:40

    Xabier: en efecto, pongo en duda mucho sobre fechas, ediciones y momentos de elaboración de diversos componentes o estratos evangélicos (y conste que creo que hay estratos primitivos - esto es, anteriores a la fecha final de la primera edición- y que no todo lo recogido es atribuible a Jesús ni a testigos directos, etc.).
    Es una convicción común que durante el siglo II se hicieron numerosas correcciones "ortodoxas" del texto del NT. Hubo muchas enmiendas textuales que pasaron a formar parte del texto en casi todos los manuscritos disponibles (ver la Guía para entender el. NT de A. Piñero, o. 75 y 76 de su 4ª edición). Claro que los especialistas están bastante convencidos de que el texto sigue su edición original en un 95%, aun reconociendo la existencia de modificaciones en episodios que afectan a la resurrección, Ascensión, eucaristía, etc.
    Téngase en cuenta que aquí nos referimos pequeñas correcciones o añadidos explicativos cruciales para mantener la fe ante profecías ...

  • Comentario por Moisés 08.02.19 | 15:41

    XABIER (09:43): ¡no sea tan quisquilloso! Total, siglo más, siglo menos...


    Además que eso es lo rarísimo: que con tantas "interpolaciones" tan tardías, no hayan eliminado esa frase "tan evidente". Con lo sencillo que hubiera sido no escribirla o eliminarla...

    ¿Por qué no lo hicieron?

    Saludos cordiales, XABIER

  • Comentario por galetel 08.02.19 | 10:49

    ¿O sea, Manuel, que, según Vd., los que tanto mitificaron a Jesús NO lo habían conocido ya antes muy de cerca y NO se habían desilusionado ya de él antes de su muerte? ¿Son falsas las Cuatro Citas?

  • Comentario por Elías 08.02.19 | 10:38

    Galetel: lo bueno que tiene Ud es que no necesito releer sus comentarios anteriores, pues en una inminencia aún mayor que la venida del Reino, nos los volverá a colocar. Hace mal en desistir en hacerme comprensible su mensaje, y eso que admito mi incultura y "zoquetismo",pero.. ¿no deberia ser un relato accesible a los más simples (o necios, entre los que se encuentra una humilde cucaracha como yo)? . Fíjese en qué si pudiera hacérmelo entender, a un sedicente(termino de moda en el blog) profitrol como yo, el camino que se le allana en "su misión", y sobre todo la cantidad de followers que va a ganar en el Facebook.
    Respecto a la profecía incumplida, ya en mis tiempos escolares, nuestro párroco, insistía en que había que entender esos plazos de forma metafórica, o simbólica (tan del gusto del sr galetel)

  • Comentario por Xabier 08.02.19 | 09:43

    Manuel:

    ¿Insinúas que los evangelios tienen interpolaciones del s. III?

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 09:13

    antes de ver descender desde el cielo al Hijo del Hombre en toda su gloria. Pero sigue pasando el tiempo y se corre la voz de que aun vive un discípulo de Jesús, el testigo que permanecerá vivo hasta su vuelta (no iban a equivocarse los autores del NT ni el propio Jesús...) y quedan pocas soluciones que no pasen por que todos se equivocaron. Una de ellas es que aún quede por ahí algún judío vivo (a comienzos del siglo II era Juan, el discípulo amado; todavía en la Edad Media tuvimos el mito del judio errante...), la otra es que haya que reiterpretar las palabras de Jesús y entender que parfa Dios un día es como un año, o como un siglo...
    El caso es que se equivocaron, ¿no es así? Y lo que no puede borrarse en todas las fuentes, se completa en la mayoría de ellas, de modo que desde el siglo III tenemos evangelios que corrigen (reinterpetan) ideas previas.

  • Comentario por Manuel 08.02.19 | 09:09

    A ver, cuando los seguidores de Jesús se consideran elegidos para disfrutar en lugar preeminente de su Salvación, de su Venida, de un lugar privilegiado en el Reino (espiritualizado, en el caso de Pablo), y una idea esencial es que esa Venida es inminente, que el Reino ya está aquí... ¿puede olvidarse todo ello, decartarse de golpe o borrarse de un plumazo cuando, de hecho, es la principal motivación de los cristianos que se reúnen, oyen sermones, tienen contactos o visiones que reafirman esa creencia, construyen ritos y frases de esperanza en esa Venida...? Lo que suele suceder es que se terminan dando fechas próximas y recordar que Jesús predicó la inminencia del Reino (que él creía inminente, que anunció personalmente como Buena Nueva: era "su evangelio" esencial). Cuando las expectativas se ven defraudadas, se cree que vendrá pronto, y hay que hacer hincapié en que ni Jesús (en su momento "ni el Hijo") conocía en momento, pero aún se cree que muchos que aún viven no morirán

  • Comentario por galetel 07.02.19 | 17:05

    Elías:
    No hace falta que le repita lo que ya le he dicho muchas veces. Si Vd. no lo ha entendido ya, nunca lo entenderá. Le sugiero que relea mis comentarios anteriores con una nueva disposición por su parte.

  • Comentario por Xabier 07.02.19 | 16:45

    Los evangelios sinópticos, salvo el final del Evangelio de Marcos y, quizás, el primer versículo de ese evangelio, no están interpolados. Y, efectivamente, esas frases incómodas podrían haberse suprimido. De hecho, el Evangelio de Lucas no contiene el versículo de que solo el Padre conoce la fecha de aquel día (aunque sí lo dice al comienzo de Hechos)

    Esas frases no me cuadran con las fechas que da la mayoría a los evangelios. Es más, Lucas 21 dice que, cuando empiecen a ocurrir esos hechos, los discípulos deben saber que se acerca su liberación. ¿Supuso la destrucción del Templo una liberación para los cristianos y fue seguida por un inmediato fin del mundo?

  • Comentario por Moisés 07.02.19 | 15:10

    a resolverlos y escudriñarlos, sino también para que, experimentando saludablemente los límites de nuestra inteligencia, nos ejercitemos en la debida humildad").

    De todos modos y en cualquier caso, reitero: me resulta increíble que lo escribieran o no lo corrigieran en los sucesivos "amaños" ( según los sabios sedicentemente "independientes" dijeron y dicen). Y por ello me pregunto (retóricamente):

    ¿Por qué?

  • Comentario por Moisés 07.02.19 | 15:05

    De acuerdo con XABIER (06.02.19/21:57). Dejo aparte los comentarios, al respecto, de GALETEL porque mi interés inmediato va por otro "derrotero". Y lástima que no pueda hacerme eco de la genial de ELÍAS (06.02.19/21:20)… tan en su línea.


    Mi intención era (y es) mostrar la "idiocia" incomprensible de que no en uno sino en tres evangelios se cite una frase que fácilmente podrían haber evitado o en las "manipulaciones" posteriores que, al decir de muchos sabios, sedicentemente "independientes", ocurrieron años (y aún algún siglo) posteriores.

    Con lo fácil que hubiera sido no escribir (o eliminar, o modificar) lo de Mt 24, 34, Mc 13,30 y Lc 21, 32...

    Claro nos hubiéramos perdido la "explicación" de 06.12.19/15:58.

    (No me meto en lo de San Agustín, que se cita en la Divino afflante Spíritu: "... que Dios de intento sembró de dificultades los Libros Sagrados, que él mismo inspiró, no sólo para que más intensamente nos excitáramos...

  • Comentario por Elías 07.02.19 | 14:54

    Es que si quiere que le tome en serio profitrol galetel (no a Ud, si no a sus argumentos,) nos tiene que decir las fuentes de donde sale que los primeros cristianos dedujeron que al morir nos quedamos en stand by esperando la muerte de todo bicho viviente para resucitar al unísono, o en su defecto donde hablan de los hermanos del futuro para ser salvados. La gran Iglesia fue postergando sin die la fecha del Apocalipsis, pero pensando que podía ocurrir en cualquier momento. Y dentro de su seno surgían profetas a porrillo, anunciando el verdadero próximo fin sin acertar ni una. Yo su condición de profitrol me la tomo muy en serio.(no le llego a la suela de los zapatos).

  • Comentario por Manuel 07.02.19 | 12:15

    Perdón, Moisés en primer lugar...

  • Comentario por Manuel 07.02.19 | 12:14

    Galetel:
    -Las interpolaciones (esto es, los interpoladores, cuando interpolan) raramente eliminan frases completas. En general, complementan, introducen palabras o frases que cambian el sentido de (o contradicen) otras previas.
    Ante cualquier disonancia cognitiva es el proceder habitual, no sólo en la evolución del cristianismo, sino de cualquier predicción incumplida.
    Lo vemos una y otra vez. Ocurre con la sindone, con las profecías incumplidas de Jesús o de los TJ y otras sectas.
    Será que cuesta menos editar nuevas ideas que eliminar las previas del todo. Pero, sea por esta razón o alguna otra, la cosa funciona así: con añadidos tardíos. "Sólo el Padre conoce el día, no el Hijo"; aquella fecha nadie la conoce, sólo dijo como hipótesis o ejemplo que si él quería que el discípulo amado viviera hasta su vuelta, a Pedro qué, no que realmente hubiera decidido dejar vivo al espíritu amado...
    El caso es que cada una de estas frases combate una creencia previa o...

  • Comentario por galetel 07.02.19 | 07:55

    Haber ocultado o eliminado esas palabras de Jesús habría significado que se dudaba de que fueran verídicas, y eso habría sido fatal para la fe. Por eso no se hizo. Se llegó en cambio a la explicación lógica correcta: la "inminencia" se refería al "tiempo personal" de quienes tuvieran esa fe y hubieran muerto con ella, a pesar de que la Venida fuera remota en el "tiempo público" de los que permanecieran vivos en el mundo antes del Fin natural del Proceso creativo.

  • Comentario por galetel 07.02.19 | 07:46

    A mí me parece que el hecho de que no se hayan ocultado esas palabras de Jesús, lejos de demostrar que eran falsas, demuestra que eran verídicas, pero había que explicarlas. Fue el principal problema para los cristianos del siglo I, que se les fue planteando una y otra vez a los "hermanos" vivos que estaban desconsolados por la muerte de sus "hermanos" en esa fe. El problema se planteó desde el comienzo, y se fue resolviendo al reafirmar la fe, no ocultándola. Se reafirmó primero en 1 Tesalonicenses (4, 13-18), por Pablo ca. 52, y luego, pasando por el "Hoy" del EvLucas, hasta el Cuarto evangelio (11, 21-27). Y era lógico, pues Dios lo es de todos, incluso de los "hermanos" del futuro, a quienes no puede dejar sin posibilidad de ser salvados porque haya venido antes de su existencia, e incluso de los "hermanos" del pasado, a quienes debe rescatar de los Abismos, si han ido a parar allí.

  • Comentario por galetel 07.02.19 | 00:11

    [Replico:]
    Me alegro de que haya un contertulio que recuerde mis comentarios al respecto, pero me apena que los malentienda como "profitroladas" similares a las de él. Cree el profitrol... Pero no, Elías, yo no he pretendido "vender la moto" a nadie. Yo escribo en serio. Sobre todo sobre este tema tan serio planteado por comentaristas serios: Moisés y Xabier. Si usted, Elías, lee mis comentarios para utilizarlos después con la intención de reírse de ellos y de atribuirme intenciones a mí, quiero suplicarle que no lo haga ya más. O que en vez de estar tan pendiente de mis explicaciones, dé usted las suyas; le prometo no reírme de ellas aunque yo no las crea.

  • Comentario por Xabier 06.02.19 | 21:57

    Moisés:

    Estoy de acuerdo con tu último comentario. A mí también me parece increíble, sobre todo teniendo en cuenta que Mateo y Lucas omiten lo que, por diferentes razones no les gusta del Evangelio de Marcos. Por eso, yo soy de la minoría que piensa que los evangelios se escribieron mucho antes de lo que cree la mayoría.

  • Comentario por Elías 06.02.19 | 21:20

    Don Moisés, es fácil, le dan otra explicación, donde dije digo... Es lo mismo que hace nuestro contertulio, galetel, como no se cumple, nos vende la moto de lo del tiempo personal y público, con la intención extra de que nos creamos que ya los primeros cristianos(o los segundos) contemplaran esta posibilidad. Pero si le molesta esta profecía incumplida, haga como él, desechela por incoherente con los 4 datos. (a la carta)

  • Comentario por Moisés 06.02.19 | 17:39

    (16:13): increíble que dejaran adrede por escrito lo que todos sabían que no se había producido. Lo más fácil: eliminar la profecía no cumplida. Pero entonces ¿cómo podría dar Vd. esa "explicación"?

  • Comentario por Fernandop 06.02.19 | 16:13

    Me irrita la persistencia en hablar de mesías davidico y danielico. Creo que significa el mesías terrenal y el celestial, pero el uso equivalente y antagónico del profeta Daniel y del rey David es absolutamente absurdo.

  • Comentario por Manuel 06.02.19 | 15:58

    Moisés, los evangelistas primero y los invitados interpoladores después interpretaron las palabras de Jesús enmendándolas, alargándolas (con añadidos bien visibles) o apostillándolas con comentarios que trataban de justificarlas. (Si hace falta le doy pruebas de ello.) Pablo creía que su propia generación sería la última... Pero lo escrito, en efecto, escrito está. Y las epístolas pseudopaulinas tratan de explicar el retraso.
    Es el problema de toda profecía real... Recordará Vd las veces que alguna que otra secta cristiana ha asegurado la fecha del fin del mundo o de la segunda venida de Cristo... No vaya a creer que cada vez que han fallado (todas, para ser precisos) se han disuelto o han hecho otra cosa que corregir sus cálculos y reafirmar la pertinencia de su idea general

  • Comentario por Moisés 06.02.19 | 15:07

    (05.02.19/18:37): pues justamente eso es lo curioso.

    Concedamos que sea como Vd. dice: "en aquella misma generación". Parece entenderse que es la contemporánea de Jesús. Los evangelios canónicos fueron escritos bastante años después y, precisamente, ellos son los que lo dicen cuando ya estaban seguros de que esa "profecía" no se había cumplido, entonces ¿por qué lo escriben si saben que no ha ocurrido? Tontos, tontos, no debían ser ¿cómo es que escriben lo que cualquiera (ellos mismos los primeros) sabía que no se había cumplido.

    Un punto más. Multitud de personas (no quiero referirme a nadie concreto) dicen que esos evangelios canónicos son el resultado de muchas interpolaciones, añadidos, corregidos, etc. incluso hasta algún siglo después de "aquella generación", ¿tampoco los "correctores" "interesados" lo eliminaron? ¿por qué? Con lo fácil que lo tenían...

    Algo no funciona... en la forma de pensar... o escribir.

  • Comentario por galetel 06.02.19 | 14:14

    ¿No está escrito: Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las gentes? ¡Pero vosotros la tenéis hecha una cueva de bandidos!” (Marcos 11, 17)

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728