El blog de Antonio Piñero

¿En qué se basa la Iglesia católica –yo soy católico pero me gusta cuestionarme estas cosas– para afirmar que Pedro fue el primer papa? “Compartir” (272) de 16 de septiembre 2018. Preguntas y respuestas.

16.09.18 | 09:15. Archivado en Jesús histórico, , CRISTIANISMO

Hoy escribe Antonio Piñero

Foto: San Pedro, primer papa, y san Pablo. El Greco.

PREGUNTA:

¿En que se basa la Iglesia católica -yo soy católico pero me gusta cuestionarme estas cosas- para afirmar que Pedro fue el primer Papa? ¿Hay una continuidad clara entre los primeros líderes y los posteriores Papas? ¿La Iglesia Católica es realmente fundada por Constantino o puede rastrearse su origen hasta Pedro y los Papas serían efectivamente sucesores? ¿dónde puede investigarse al respecto? Encuentro muchas especulaciones, tanto a favor como en contra, y quisiera algo de claridad, por lo cual recurro a usted que es una autoridad en estos asuntos.


RESPUESTA:

Ante todo decirle que debe Usted cuidar sus lecturas. Debe leer una historia de los orígenes cristianos, o de los orígenes del papado, que sea seria y no se fie de lo que escriban en Internet, cuyos autores no suelen tener más ciencia que la de oídas y lecturas superficiales.

Intento ahora responderle:

La Iglesia se basa en una tradición que comienza en el siglo II d.C. , pero que tiene su base evangélica en Mt 16,16-19, que paso a transcribirle:

16 Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»
17 Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.
18 Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
19 A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»

y en Juan 21,15-18

15 Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos.»
16 Vuelve a decirle por segunda vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.»
17 Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.
18 «En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras»,

Textos que los católicos interpretan generalmente –desde al menos el siglo II– como que la Iglesia fue fundada por Jesús y que éste eligió a Pedro para ser jefe supremo de esa Iglesia. Pero los protestantes interpretan estos pasajes de una manera absolutamente distinta: Jesús no fundó esta iglesia y en todo caso Pedro fue solo el “primus inter pares” = el primero entre iguales, no un papa supremo.

Respecto al valor de estos textos desde el punto de vista de la investigación independiente, le ruego que lea el apartado “¿Fundó Jesús una iglesia?”, de mi obra “Guía para entender el Nuevo Testamento “, Trotta, Madrid, 5ª edic. 2011. En mi obra “Ciudadano Jesús”, de Editorial Adaliz (sic) de Sevilla dentro de muy poco tiempo, los comento y resumo así:

El lector de los Evangelios sabe perfectamente que Jesús albergaba hacia Pedro, junto con Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, una simpatía especial. Pedro actúa como portavoz de sus compañeros en la famosa confesión de la mesianidad de Jesús en Cesarea de Filipo (Mc 8,29 : “Y Jesús les preguntaba: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro le contesta: «Tú eres el Cristo.»”). De Pedro es del único que se narra su negación del Maestro –los demás huyen anónima y vergonzosamente, pero no se destaca a ninguno—, y cómo Jesús lo perdona y lo constituye en apoyo firme de sus hermanos (Jn 21). El apóstol Pablo da testimonio de la deferencia de Jesús con Pedro al atestiguar que fue a él a quien regala con su primera aparición como el Resucitado (1 Cor 15,5).

El capítulo 21 del Evangelio de Juan que hemos mencionado más arriba (que no procede, por cierto, de la mano del evangelista primitivo, sino de la de un redactor posterior) da testimonio de una cierta prelacía de Pedro sobre los demás discípulos, ya que Jesús le dice por tres veces que cuide y pastoree "sus ovejas y corderos", es decir a sus fieles seguidores.

Pero este texto es interpretado más bien por los críticos como una prue¬ba más de lo contrario, de la existencias de ciertas disputas por la primacía entre los discí¬pulos de Jesús. Otras pruebas son:

1. Es bien sabido que el jefe de la iglesia de Jerusalén, en la que se congregaban los "hebreos", es decir, los seguidores más inmediatos de Jesús, no era Pedro, sino Santiago, el "hermano del Señor", y es claro que en las iglesias fundadas por Pablo no gozaba Pedro de ningún predicamento o posición especial.

2. La disputa por un rango preeminente en el Reino de Dios de la que se hacen eco los evangelios significa con claridad que el Maestro no había dispuesto ninguna primacía entre ellos. La escena es la siguiente: le preguntaron a Jesús los hijos del Zebedeo: "Maestro... queremos que nos concedas... sentarnos en el esplendor de tu reino el uno a tu derecha y el otro a tu izquierda... y cuando lo oyeron lo diez comenzaron a indignarse contra Santiago y Juan" (Mc 10,36-42).

Todas estas disputas y la precaria posición de Pedro en la iglesia primitiva no se explican bien si Jesús hubiera dejado ya bien sentada la cuestión de la prelacía de Simón Pedro sobre los demás apóstoles. La continuación del texto que acabamos de citar ("¡No será así entre vosotros!, sino el que entre vosotros quiera llegar a ser grande, sea vuestro servidor") ha sido uno de los grandes argumentos teológicos contra la idea de que Jesús hubiera pronunciado alguna sentencia instituyendo y confirmando un primado entre sus discípulos.

Luego se ve en la carta llamada 1 Clemente V 4:

“Pedro… hubo de soportar no uno ni dos sino muchos más trabajos. Y después de dar así su testimonio, marchó al lugar de la gloria que le era debido”,

que la Iglesia interpreta como que fue a roma, fue allí el “obispo”, nombró a Lino su sucesor, etc., y que así comenzó el palado. Y en general esta carta (de fecha muy dudosa) se interpreta como que la Iglesia de roma a finales del siglo I tenía ya el primado ya que se atreve a corregir nada menos que a la Iglesia de Corinto.

Esta interpretación se basa sobre todo en la historia de Pedro en Roma tal como lo cuentan los Hechos apócrifos de Pedro, de finales del s. II, que debe Usted leer (si puede, vea la edición de Piñero-del Cerro, Editorial “Biblioteca de autores cristianos, Madrid 2005, con texto griego y latino, introducción y muchísimas notas aclaratorias.

Pero estos Hechos tienen muy poco o nulo valor histórico.

De aquí se forma la curiosa y totalmente errónea teoría (basada, según se interpreta, en el Nuevo Testamento, con pocos o ningún dato seguro al respecto, que Pedro estuvo –aparte de Antioquía y Corinto, de lo que da cuenta Pablo– también en Roma y que allí fue obispo y murió crucificado cabeza abajo (historia del Quo vadis) durante la persecución de Nerón a los cristianos en el 64 d.C.

Pero sabemos que el cargo obispo ( "supervisor") no se entendía de ningún modo como el obispo de hoy y menos como papa en tiempos de san Pedro. Con michas dificultades comenzó a verse como el superior de los presbíteros y ancianos de una comunidad hacia el año 100. Poco a poco la posición de los principales obispos, arzobispos o lo que los orientales, se llaman metropolitanos empezaron a tener una influencia sobre iglesia más pequeñas. Entre ellos destacaron aquellas comunidades cuya fundación había sido atribuidas a un apóstol o a sus sucesores inmediatos.

Sólo desde el siglo IV, casi trescientos años después de la muerte de Jesús, obispo romano reclamó para sí una posición de liderazgo entre los patriarcas y los obispos cristianos, pero que se ha aplicado sólo en la Iglesia occidental. El primer compuesto conocido del título de "Papa" con el obispo de Roma se puede encontrar quizás en el episcopado de Marcelino (muerto en el 304), puesto que aparece algo parecido a la función de un papa en la inscripción de su tumba, que se conserva. Sí parece que Siricio (obispo de Roma entre 384-399) se dio a sí mismo el título de “papa” (que por cierto es griego y del Mediterráneo oriental.

Anteriormente, desde el siglo III, el título de “papa” era una designación honorífica por obispos, patriarcas y abades, especialmente en el Oriente En ese siglo III, el biblista y teólogo Orígenes vio en la figura de Pedro de la escena del capítulo 16 de Mateo tan sólo la representación de todos los fieles cristianos que proclaman a Jesús como el verdadero mesías.

San Agustín, que vive en el s. V, tampoco ve en el texto del evangelista Mateo una afirmación clara de la primacía del obispo de Roma sobre los otros patriarcados de la cristiandad.

León Magno (obispo de Roma en 440-461) estuvo presente en el cuarto Concilio de Calcedonia (451), y se declaró as sí mismo el primero entre los patriarcas y como “papa” asumió el nombre de "Pontifex Maximus", que hasta el emperador Graciano era un título que portaban solo los emperadores. Ya con Gregorio I (590-604) y si no me equivoca el título de “papa” fue proclamado por decisión de la misma iglesia de Roma “el primero entre los obispos”, es decir, con un significado prácticamente igual al de hoy.

Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por miguel carpio 19.09.18 | 22:19

    Xabier, no parece que el tiempo pueda ser tan corto, sin forzar el sentido de las palabras.
    Las tres generaciones serían: 1 primicias de los apóstoles, si estos durmieran, 2 elegidos por ellas y 3, elegidos por otros de reputación, caso de los expulsados del cargo en Corinto. Y Clemente habla en general no sólo de Corinto.
    La relación orgánica es muy distinta. Estéfanas, “sirve a los santos”. Y ni siquiera el apóstol, Pablo, el pequeño, el esclavo, tiene más allá de una autoridad moral, no hay más que leer sus epístolas. Muy distinto de Clemente (portavoz), que fustiga mujeres, jóvenes y sin reputación que se han atrevido a revocar a sus presbíteros / epíscopos.
    Una cosa es recordar un evento concreto, “Sabéis que… cuando os proclamé el evangelio por primera vez…”, como hace gál 4,13, y otra cosa el mito “toda sedición y cisma os era abominable”, 1cl 2,5, para tener que reconocer en 47 que “Pablo ya os exortó, porque hacíais partidos”.

  • Comentario por Xabier 19.09.18 | 11:38

    Hola Miguel:

    La "vasta multitud de elegidos" puede referirse a los que murieron en la persecución de Nerón, que sabemos que comenzó después del incendio de Roma, pero no sabemos cuánto tiempo duró.

    Sobre las generaciones. En Corinto, podría considerarse primera generación a Pablo y segunda generación a Estéfanas, sobre quien Pablo dice a los corintios que tienen que someterse a él y a los de su casa. No me parece muy raro que para el año 70 hubiera muerto Estéfanas y estén en una tercera generación.

    Sobre el tono en el que se dirige Clemente a los corintios recordándoles cómo eran en el pasado, no me parece muy diferente al tono en el que Pablo escribe a los gálatas recordándoles cómo le recibieron cuando se presentó enfermo ante ellos.

  • Comentario por Sota de Bastos 18.09.18 | 21:47

    Católico quiere decir universal, o sea que para ser católico y no europeo u occidental, hay que respetar todas las costumbres y tradiciones de todas las civilizaciones y NO intentar imponer las tradiciones greco-roanas a los demás

  • Comentario por miguel carpio 17.09.18 | 22:58

    Filipenses es una epístola especial, con esta referencia única en las cartas de pablo, a epíscopos (supervisores) y diáconos (servidores). La Febe de Romanos (A) en la carta a Éfeso, según Senén Vidal, es un título ligado al servicio caritativo. La referencia de Filipenses se refiere a la cuestación en favor de Pablo, de ahí la referencia especial a los responsables de ese servicio (Filipenses B). Pero no hay jerarquía y obispos y diáconos están muy abajo en el prestigio y la influencia, según 1cor 12,28 “primero apóstoles, segundo profetas, tercero maestro, después obras con poder y después curaciones, acciones de ayuda, dirección y género de lenguas”. Las acciones de ayuda / servidores / diáconos. Las de dirección administrativa super-visores / epi-scopos, como los de Qumram.

  • Comentario por miguel carpio 17.09.18 | 22:51

    Pero, si Pedro muere en el 64, el 69/70 es demasiado cercano pues añade, 6, “A estos… se unió una vasta multitud de elegidos…”. Parece que 5 años, y aun 10 o15 o 20, parece demasiado poco.
    2) Parece que hay tres generaciones desde los apóstoles, quizá bastantes más, 1cl 42-44, “(los apóstoles) designaron a las primicias para obispos y diáconos… y si esos durmieran les sucedieran… los hombres nombrados por ellos, o por otros de reputación”.
    3) El recurso a los tiempos míticos es más eficaz cuanto más lejanos. 2.5, “Erais sinceros y sencillos, sin malicia entre vosotros. Toda sedición y cisma os era abominable… las transgresiones de vuestros prójimos; las juzgabais también vuestras”. Pero la letra casa mal con la desmemoria, 47, “Pablo... os exhortó… con respecto a él mismo, Cefas y Apolos, porque ya hacíais partidos. Pero… era menos pecado… (porque eran) hombres de gran reputación”. No parece que se esté hablando del 69. Ayer como quien dice.

  • Comentario por miguel carpio 17.09.18 | 22:50

    Claro Xabier, prima Clementis, es de la “iglesia de Roma”. Aunque si ésta, como parece, tenía cierto volumen, la enviaría un encargado de relaciones exteriores, al estilo de la Visión 2ª, IV del Pastor de Hermas (sobre el 140), “escribirás dos libritos, y enviarás uno a Clemente, (el cual) lo enviará a las ciudades extranjeras, cual es su deber”. No hay “Papa” claro.
    En Mateo (como en Juan) encumbrar a Pedro parece una obligación, ¿por qué? Quizá porque la Gran-Iglesia lo exigía como peaje. Hechos, texto clave de la confluencia, revela que el mito al que imitar sería una comunidad primitiva de Jerusalén única y unánime, bajo el liderazgo de Pedro, Pedro y Juan un solo hombre.
    La antedatación de Clemente me parece muy sugerente. Aunque topa con serias dificultades, a saber:
    1) Tras hablar, en 1cl 5, de los “días de antaño (los de Moisés)” “más cerca de nosotros… los nobles ejemplos que pertenecen a nuestra generación… Pedro… Pablo”.

  • Comentario por galetel 17.09.18 | 14:08

    los otros evangelios. Hace pensar en una interpolación posterior con la intención de enaltecer a Pedro.

    Conclusión: probablemente no es un texto histórico sino un desarrollo teológico muy posterior. Pero nosotros tenemos que saber distinguir entre ambos tipos de mesías. Jesús no se creía un mesías davídico exitoso, sino uno derrotado y fracasado en cuanto tal, pero que luego sería resucitado y exaltado como estaba anunciado para Israel y el mundo por el profeta Daniel, en Dan 7, 13-14.

  • Comentario por gal 17.09.18 | 13:59

    Pedro respondió a Jesús “tú eres el Cristo” en el sentido de que, en representación de los demás discípulos y de sí mismo, tenía la convicción y la esperanaza, por las dotes carismáticas de Jesús, de que fuese el mesías davídico exitoso que todos deseaban para que derrotara a los enemigos de Israel. Pero, según los evangelios, excepto Mt, Jesús reaccionó rechazando este título, reprendiendo a Pedro, y prediciendo que sería vencido y muerto por sus enemigos, aunque luego sería resucitado por Dios, ya que era otro tipo de mesías: el Mesías daniélico.

    Esto me resulta claro haciendo la “sinopsis” entre los evangelios, es decir comparándolos entre sí. Si del texto mateano se eliminan los versículos en que Jesús parece aceptar el título que “no ha revelado la carne ni la sangre a Mateo, sino el Padre” y nombra a Pedro como primero entre los discípulos, como “primado”, por este solo hecho de revelación especial, queda un texto con perfecto sentido y coherencia con los otros evang...

  • Comentario por Xabier 17.09.18 | 09:02

    Sobre lo que dice Miguel, opino priero sobre esa perícopa de Mateo. Es diferente a la de Marcos y estoy de acuerdo con Miguel en que es redaccional. A mí me huele a que Mateo quería defender la autoridad de Pedro frente a otros. ¿Paulinos? ¿Santiaguistas?

    Sobre la llamada Carta de Clemente, es una carta colectiva, no individual. No la escribió ningún obispo de Roma sino la comunidad. En la carta se habla de obispos y diáconos, cargos que también se mencionan en Filipenses 1 y en Romanos (una diáconisa).

    El autor de la tesis a la que me refiero (Thomas Herron), que la data en el 69-70, usa entre otros argumentos: las alusiones a las persecuciones es más probable que sean de Nerón que de Domiciano, que no consta que persiguiese cristianos; se refiere a Pedro y Pablo como recientes en el tiempo y pertenecientes a "nuestra generación" o que se refiere en presente a las ofrendas en el Templo.

  • Comentario por Omar 17.09.18 | 01:24

    No se podria pensar tal vez en Pedro como un paquid o mebaqqer (supervisor) de la comunidad de Mateo a la manera de Qumran?

  • Comentario por miguel carpio 17.09.18 | 00:47

    Desde un punto de vista sistemático es consecuencia de lucha por la primacía (copia Mc 9,33-37), Mt 18,1, ¿Quién es más grande en el reino…” y establece el mecanismo carismático-asambleario de las comunidades primitivas.
    Nótese que, en el aspecto jurisdiccional, se pone a la “ekklesía”, asamblea, como decisora de los conflictos entre “hermanos” (18,17). En definitiva, un proceso que inicia en vida de Jesús, entre los diversos sectores que confluyen tras su carisma, y culmina con el papado. Desde el punto de vista sociológico un ejemplo de burocratización que el sociólogo Robert Michels llamaba “ley de hierro de las oligarquías” y respecto de lo que, permítanme que me remita a mis comentarios al post de 27/08/2018 (“la opinión confesional...") que inicia el 2.09 a las 9,53 h y concluye el 5.09.18 a las 22,53 h.

    Por cierto, Xabier ¿la carta de Clemente del 69? El profesor insinúa "a finales del siglo I". ¿Tan pronto habría rastros de jerarquía?

  • Comentario por miguel carpio 17.09.18 | 00:35

    Un tema de mucho interés para la historia de la iglesia primitiva, la polémica sobre la primacía en el movimiento jesuánico del siglo I.
    La clave es que Mt 16,16 a 16,20, parecen ser redaccional de Mateo y, pues, bastante tardío. Porque esa perícopa se contradice con Mt 18,18 y 20, que parece ser mucho más temprano, “De verdad os digo: cuanto atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y cuanto desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo… de verdad os digo que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será efectuada por parte de mi Padre. Pues donde están reunidos dos o tres en mi nombre, allí estoy yo”. Literalmente nos dice que habrían comunidades muy pequeñas y que era la asamblea de los hermanos la autoridad en todos los temas.

  • Comentario por J.P. 16.09.18 | 20:14

    ¡Corcho! ¡Pedro, cuánto tiempo!

    Me alegro de leerle, de veras.

    ----

    Y a mi amigo Xabier, un abrazo, por supuesto.

  • Comentario por Pedro 16.09.18 | 17:31

    Antonio,
    Tienes razón, un personaje literario no puede sufrir una transposición histórica, porque deja colgados otros personajes contiguos que tan sólo son testigos literarios las transposición literarias de personajes modelos de tradiciones literarias anteriores, como demuestra David Litwa en Literary Eyewitnesses The Appeal to an Eyewitness in John and Contemporaneous Literature, un maravilloso trabajo sobre el Discípulo amado de Juan, testigo literario de Dictys, Deinias, y Damis.

    http://nestpillmart.academia.edu/DavidLitwa

  • Comentario por Omar 16.09.18 | 15:24

    Galatas 2:7,8. Veo muy lejos a Pedro como obispo o Papa de una Iglesia y mucho menos como la de hoy. Su campo de trabajo o misión fue totalmente entre los judíos y su ambiente.

  • Comentario por Xabier 16.09.18 | 11:57

    A propósito de la llamada Carta de Clemente, que en esta respuesta se dice, no sin razón, que es de fecha incierta, hay una interesante tesis doctoral que la data hacia el año 69, lo cual me parece verosímil, porque la datación a finales del s. I de esa carta o del Apocalipsis se basa en la creencia errónea de que hubo una persecución en época de Domiciano.

Domingo, 23 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930