El blog de Antonio Piñero

Pregunta mil veces repetida: ¿En verdad existió Jesús de Nazaret? “Compartir” (270) de 11 de septiembre 2018. Preguntas y respuestas

11.09.18 | 08:39. Archivado en Jesús histórico,

Hoy escribe Antonio Piñero

Foto: Jesús de Nazaret idealizado como el “Pantocrátor”, el corresponsable de la creación del universo con Dios padre y corregente con él de cuanto existe.

PREGUNTA:

Soy una persona creyente, pero escéptica en dogmas y religiones, pues como usted sabe, el paso del tiempo, las manipulaciones e intereses durante tantos siglos, me sugieren una posición de incredulidad. Tan sólo, le pido que me permita preguntarle lo siguiente:

¿Existió Jesús de Nazaret y cree usted que es el hijo de Dios? ¿Qué tipo de persona era? Y por último a nivel personal, siempre he querido saber si cree en Dios.


RESPUESTA:

Me han preguntado esto mil veces…. Me parece increíble que la gente siga creyendo a libros y autores absolutamente mal informados que afirman, sin prueba seria, alguna que Jesús no existió, solo para llamar la atención y vender bien, si pueden, sus libros.

Divido su pregunta, compleja, en partes.

1. Ciertamente, estoy convencido de que existió Jesús de Nazaret como persona humana, carpintero, u operario de la construcción especializado en madera, maestro de la Ley aficionado, muy religioso, etc., profundamente judío, que fracasó rotundamente en sus propósitos, fue apresado por los romanos y ajusticiado como rebelde/sedicioso contra el Imperio Romano. En mi Blog he escrito centenares de páginas al respecto. Utilice el buscador.

Y creo que sobre ese personaje se montó otra personalidad que es el “Cristo celestial”, sobre todo a partir de Pablo de Tarso, siguiendo pautas de un desarrollo teológico muy judío. Este mejoramiento o idealización del hombre Jesús es pura teología y por tanto humana. La mezcla de las dos “personalidades”, el “Jesús de la historia” (para el que hay muchos paralelos en la historia de Israel y es perfectamente plausible + el “Cristo celestial” dio el denominado “Jesucristo”, quien como tal personaje complejo (historia más teología) solo existe en la mente humana.

He editado un libro en colaboración, “¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a debate”, Editorial Raíces, Madrid, 2011, que le ruego lea si le es posible. Y ahora, hacia el 30 de septiembre sale otro libro mío, en la Editorial Trotta de Madrid, con el título “Aproximación al Jesús histórico”, donde el primer capítulo trata de nuevo el problema con claridad y espero, profundidad, y donde afirmo que una cosa es la existencia de Jesús de Nazaret y otra la existencia real de “Jesucristo” que es la mezcla de una persona humana y un concepto teológico. Léalo si puede.

2. Ni Jesús mismo, ni ninguno de los intérpretes independientes del Nuevo Testamento, e igualmente muchos exegetas confesionales, creyó que Jesús se pensara a sí mismo como hijo físico, óntico, real, de Dios. Eso es una especulación teológica tardía, una idealización del personaje, una apoteosis, una divinización en suma, que tiene lugar a lo largo de siglos y que culmina en los concilios de Nicea, Éfeso y Calcedonia (325; 380; 451).

3. ¿Qué tipo de persona era? Como todo hombre grande y de impacto, bastante complejo: probablemente él se creyó ante todo un profeta y el proclamador del reino de Dios a Israel.

4. No creo en el Dios tradicional, pero no soy ateo, sino agnóstico. Creo más bien, al estilo del filósofo Baruc Spinoza en “deus sive natura”. En mi opinión, Einstein, que también era judío, pensaba algo muy parecido.

PREGUNTA:

¿Cuando hablamos de Dios nos referimos mas bien al Padre o a toda La Santísima Trinidad?

RESPUESTA:

A la verdad, me resulta difícil responder con seguridad a su pregunta, porque es difícil meterse dentro del pensamiento de la gente, aunque lo podamos adivinar más o menos. Pero, hecha esta salvedad, opino que la gente piensa en Dios, sin más, y luego como padre (con dudas). Creo que hay poca gente que cuando habla de Dios piense directamente en Jesús, eliminando al Padre, o bien en la Trinidad. Opino que pensar en la Trinidad es un acto expreso y reflexivo, por tanto, menos frecuente.

PREGUNTA:

¿Deberíamos conceder crédito al hecho de que la sociedad judía conservara aún restos de matrilinealidad en época de Jesús? Si esto es cierto, el verdadero linaje judío se obtendría por vía materna y crearía una cierta contradicción con el supuesto linaje del Mesías, el de David, porque debería proceder de la línea de María, y no del linaje de José, como se afirma. Muchísimas gracias por todo su trabajo.

RESPUESTA:

No debemos conceder credibilidad alguna a esa hipótesis en la época de nacimiento de Jesús. Es inverosímil del todo punto. Además, en los dos evangelios que traen genealogías, Mateo y Lucas, se insiste claramente en la línea de David que acaba en José, por más que se añada que Jesús nace de María, de una mujer que es la esposa de José: ¡naturalmente! No podría ser de otro modo (Mt 1,16). Pero la intención es mostrar que José era un davídida. Y no se habla en absoluto en ese texto de adopción.

Pero este hecho es un intento desesperado y tardío de intentar salvar una contradicción grave y evidente: no se puede conciliar el davidismo de Jesús, que viene de José, con la doctrina del “nacimiento virginal”, es decir, José nada tuvo que ver con el nacimiento del niño. Esta dificultad es prácticamente insuperable: ambos conceptos (davidismo por parte de José / concepción virginal) son contradictorios.

Por último: Lucas dice claramente que María es “pariente” de Isabel, y de esta afirma expresamente que era descendiente de Aarón (Lc 1,5). Luego en todo caso, Lucas sostendría que María era también aarónida. Pero eso no vale para nada para el mesianismo de Jesús. El concepto general era que el mesías ¡ha de ser descendiente de David, no de Aarón!

Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por galetel 18.09.18 | 18:26

    Depende, David Mo, por supuesto, de lo que se entienda por "igualdad". En cierto sentido, el Hijo es igual al Padre (en divinidad), y en otro sentido son desiguales (el Hijo es Dios encarnado, no trascendente como el Padre). Pero Piñero debiera reconocer que su "sesgo simplista" está claramente contradicho por lo que acuerda aquí con Hurtado, y no lo hace. Por eso yo estoy de acuerdo con uno de los Piñero y no con el otro, porque no están de acuerdo entre ellos dos.

  • Comentario por David Mo 18.09.18 | 07:55

    Por otra parte, el concepto hurtadiano de "binitarismo" parece que ha fluctuado un poco. Tal como lo he leído en algún artículo suyo implica la igualdad del Hijo con el Padre, cosa que Piñero no admite. Usted sí, creo, aunque escribe tanto que ya no estoy tan seguro de que siempre diga lo mismo.

  • Comentario por David Mo 18.09.18 | 07:53

    Pues que lo diga Piñero me parece muy bien, aunque no veo ninguna razón para admitir "señales celestiales", toda vez que las que se cuentan en los evangelios son totalmente literarias. Tampoco veo razón para incluir el culto a Jesús "como un dios". Doblar la rodilla, el nombre de Señor y poco más que se menciona en las epístolas eran signos de respeto ante una autoridad (no culto divino necesariamente). Es más, en los evangelios, Jesús sólo enseña una oración, que se dirige al Padre nuestro que está en los cielos, no a él. Así que el momento y las razones por las que Jesús recibió un culto divino no están nada claro, y nada implica que fuera un proceso súbito ni en las primeras semanas, como dice Hurtado.
    Y me parece que hay un poco de mala práctica por su parte, Galetel. Que cuando quiere pone a caldo a Piñero porque no le da la razón y cuando le conviene nos lo propone como autoridad inapelable (recortando sus afirmaciones) como si fuera artículo de fe. Ay, ay.

  • Comentario por galetel 16.09.18 | 21:49

    investigadores, en el pensamiento judío de esta época, porque no rompe estrictamente con el Dios único exigido radicalmente por la fe israelita. El diteísmo sería idolatría blasfema. »

    Los sanedritas de la época de Ananías no lo entendieron así. Como ellos tampoco eran teólogos, no se pusieron a sacar deducciones teológicas (¡para qué!) y emitieron ese veredicto que era el objetivo de Ananías. Pero Piñero tendrá que estar de acuerdo conmigo en que fue un veredicto totalmente equivocado. Igual que en el caso de Jesús treinta años antes.

  • Comentario por galetel 16.09.18 | 21:38

    un verdadero culto, porque en el judaísmo no ocurrió así. (…) la explicación de la génesis de tal culto radica en la constatación de dos hechos históricos comprobables. Primero: los seguidores de Jesús tuvieron notables experiencias revelatorias después de la muerte del Maestro: las apariciones del Resucitado. (…) Segundo hecho: los primeros cristianos llegaron al convencimiento, por diversas señales celestiales (Hurtado tampoco las precisa en este libro), de que el Dios bíblico quería positivamente que se generara tal veneración cultual al mesías. (…) no hay propiamente divinización: “Jesús no se convirtió en un Dios. Antes bien le tributaron una devoción que expresaba el reconocimiento típicamente cristiano de que Jesús era el emisario exclusivo de Dios en quien se reflejaba de forma singular la gloria del Dios uno y para quien Dios Padre exigía entonces una veneración total como para un Dios” (…) [Este] monoteísmo binitario cabe, también según Hurtado y otros muchos investigadores,

  • Comentario por galetel 16.09.18 | 21:36

    No soy teólogo, y estoy convencido de que ni Josefo ni Ananías lo eran. No les interesaban las deducciones teológicas hechas a partir del veredicto del sanedrín. Pero algunos de los sanedritas habría a quienes sí les interesaban. Como también a muchísimos teólogos posteriores. Por ejemplo, a Antonio Piñero. Sé que el Prof. Piñero se pronunció al respecto en este blog, en apoyo de Larry W. Hurtado.

    "Estoy de acuerdo con Hurtado en la idea de que de las cartas de Pablo debe deducirse que esta veneración a Jesús fue muy temprana; estaba viva ya en las dos primeras décadas tras la muerte del Maestro; los conversos gentiles eran ciertamente pocos en esos momentos como para haber influido notablemente; los judíos convertidos al mesías no estarían muy dispuestos a imitar un proceso pagano de deificación. (…)
    También estoy de acuerdo en que no basta con que se produjera una creencia puramente teológica entre los primeros seguidores para dar nacimiento a un verdadero culto, ...

  • Comentario por Manuel 16.09.18 | 20:38

    Deificado (no dedicado) a su propio hermano (!)

  • Comentario por Manuel 16.09.18 | 17:15

    ¡Qué cantidad de deducciones crecientemente improbables Galetel!
    Comienza con un primer párrafo más o menos admisible para ir liando la madeja y terminar afirmando que Santiago era binitarista(!), había dedicado a su propio hermano(!) y "jesusificado" (asignando características propias de su hermano -heroificado e idealizado moral, política -patriota- y religiosamente) a Dios. Al Dios Uno e innombrable...
    No parece ponerse en el caso ni de lejos.
    Incluso Josefo habría hablado de secta blasfema

  • Comentario por galetel 16.09.18 | 10:15

    Estoy de acuerdo con Vds. en que eso no constituía blasfemia. Lo que dice Josefo es que lo hallaron culpable de infringir la Ley. No se me ocurre otro motivo. Veamos:

    Creer que Jesús-el-hermano-de-Jacobo-llamado-Cristo había sido realmente el Mesías a pesar de ser condenado a muerte y crucificado por Pilato, a instigación, entre otros, de los saduceos comandados por Caifás y Anás, el padre de Ananías. Eso había ocurrido unos treinta años antes.

    Esperar y proclamar que Jesús-el-hermano-de-Jacobo-llamado-Cristo volvería de donde estaba, resucitado “a la diestra” de Yahvé, con poder divino para culminar su obra redentora iniciada en su vida terrena como Jesús de Nazaret.

    No era blasfemia según la Ley judía. Era binitarismo monoteísta. Y no implicaba ninguna deificación de Jesús, sino la “jesuficación” de Yahvé. De acuerdo.
    Pero los miembros del sanedrín no lo entendieron así, según Josefo.

  • Comentario por miguel carpio 16.09.18 | 09:31

    Como veo que una de las partes del debate sigue sin acusar recibo de los argumentos, intentaré avanzar algunos más para intentar el desbloqueo.
    Migro al último post del blog porque ahora (más allá de los 40 comentarios) dejan de mostrarse algunos de los que forman parte del mismo debate de modo que, sin las referencias, muchos comentarios no se entienden bien, y además no se pueden consultar.
    Es la misma cosa, puesto que el último post del profesor repite algunas de las consideraciones de éste.

  • Comentario por David Mo 16.09.18 | 08:46

    ...la Ley. Como ocurrió con otros choques entre profetas y sacerdotes, si algo hubo, tuvo que ser un asunto relacionado con el control del poder. O con que Santiago se había ligado a la hija de Hanan. O que le había robado una burra. Vaya usted a saber.

  • Comentario por David Mo 16.09.18 | 08:44

    Galetel: esperar un mesías no era ningún delito entre judíos, sino cosa muy normal. Pretender que ese mesías estaba muerto, pero Yahvé lo iba a resucitar, era una variante de la esperanza en el retorno de Elías, Eliseo y otros.
    Deje de elucubrar sobre cual fue el delito contra la Ley que, según Josefo o su interpolador, llevó a la muerte a Santiago, fuera o no fuera el hermano de Jesús, a. "el Mesías". Pero tenga en cuenta el DATO de que Josefo o su interpolador afirman que los fariseos ("algunos de los más estrictos observantes de la Ley") se indignaron con el inductor del asesinato, Hanan. Así que, siendo estrictos observantes de la Ley, difícilmente se hubieran enfadado si el tal Santiago hubiera infringido realmente la Ley, porque lo hubieran encontrado bien muerto. Así que déjese de elucubrar y aténgase a los DATOS. A partir de los cuáles, la única deducción posible es que no sabemos gran cosa de lo que pasó, si es que pasó. Pero sí pasó, el asunto no tuvo nada que ver con ...

  • Comentario por galetel 15.09.18 | 22:21

    De todos modos, Manuel, Vd. parece reconocer que Jacobo, un hermano de ese Jesús-llamado-Cristo, "fue acusado de infringir la ley, en modo alguno de blasfemar. Seguramente esperaba el regreso de un mesías ejecutado".

    ¿Y esperar eso no era una blasfemia penada con lapidación por la Ley judía que refrendaba el sanedrín?

  • Comentario por galetel 15.09.18 | 22:11

    Manuel:
    Veo que es mucho pedirle que se ciña Vd. a los DATOS, sin hacer referencia a mis deducciones. En fin... es evidente el por qué.

  • Comentario por miguel carpio 15.09.18 | 21:55

    JP,
    Dígame cuál de esas citas es errónea. La interpretación literal de Suetonio presupone que el tal Cresto "impulsaba" luego estaba en Roma. ¿Qué hay del resto de fundamentos?
    ¿Qué circunstancia de las especificadas no se ajusta a lo que se sabe?
    Si el problema es que estas hipótesis de trabajo no le gustan, explique cuál y porqué. Por mi parte no tengo ningún apego a las mismas. Busquemos juntos la verdad sin apriorismos ni prejuicios.
    Argumenten. No se limiten a calificar o descalificar. O a repetir un mismo alegato sin acusar recibo de las razones contrarias.
    Lo cierto, convendrán conmigo, es que tomar el único testimonio del fragmento de Tácito sobre lo que allí se manifiesta no es razonable. Pues dar por probado lo que aparece en el mismo, incluso suponiendo que fuera enteramente genuino, lo que como se ve es mucho suponer, supone construir prácticamente sin base.
    Dicho lo cual volvamos sobre el testimonio de Josefo "el hermano de Jesús, lla...

  • Comentario por Manuel 15.09.18 | 21:36

    El tal Cresto se supone que seguía dirigiendo follones en tiempo de Claudio y en Roma capital...
    La hipótesis rebuscada la conocemos.

    Galetel, hay más de 20 datos, no 4. Uno de los que selecciona es una versión de una parte que tiene datos objetivos que la contradicen y, cuando menos, matizan mucho. Los otros 3 difícilmente llevan a sus rebuscadas deducciones (que no lo son cuando habla de cristianos sirios o protognósticos).
    Es posible que Josefo no supiera nada en absoluto de Jesús. Puede ser que Jacobo fuera un hermano suyo. Parece que fue acusado de infringir la ley, en modo alguno de blasfemar. Seguramente esperaba el regreso de un mesías ejecutado, lo cual ya significaba militancia en grupo rebelde y de los pobres...

  • Comentario por J.P. 15.09.18 | 20:11

    Miguel: crestiano,cristiano ha sido explicado en varios sitios. Seguir llamándose a asombro con esto... En fin, que no tiene sentido reoetir las cosas mil veces.

  • Comentario por galetel 15.09.18 | 19:06

    ¿Cuál o cuáles de los 4 DATOS considera Vd., Manuel, que son falsos, y por qué? (no haga referencia a mis deducciones, por favor).

  • Comentario por Manuel 15.09.18 | 18:31

    Pues para mí que ha hecho una interpretación bastante plausible, que incluye hipótesis sólo posibles (aunque mucho más fundadas que las que Vd saca de sus 4 datos supuestamente incontrovertibles) sobre datos disponibles.
    En cuanto a desarrollos que van más allá, le sigo aconsejando la lectura de A. Drews y de W. B. Smith. Incluido el tema de Nerón y los cristianos, de las menciones de Josefo, Suetonio, etc., de la supuesta matanza de cristianos o de la tumba de Pedro en la colina Vaticana, etc.
    Las leyendas hacen de la virgen María una mujer cristiana, así como de sus padres (santa Ana y san Joaquín) de Juan el Bautista, san Jose, san Pedro, santo Tomás, etc.
    Las leyendas también deifican a un hombre (un maestro con fines politicorreligiosos bien claros) que nunca sospechó que tal cosa pudiera ocurrir, y santifican a sus principales seguidores tras meterlos con calzador en un credo que le que es completamente ajeno.

  • Comentario por galetel 15.09.18 | 18:01

    Desde luego, me resulta increíble todo lo que unos falsos eruditos como este han conseguido hacer para complicar y liar el claro y sencillo mensaje de Jesucristo. Pero Dios nos protege con su Ruah inmanente.

  • Comentario por miguel carpio 15.09.18 | 07:04

    Ninguna mención hasta el siglo IV, carta 11 de la correspondencia entre “Séneca y San Pablo”. Una falsificación de una falsificación, pues es una adición a las otras epístolas, también falsas. En el siglo V, Sulpicio Severo presenta a Nerón como el anticristo, y describe el incendio como en el fragmento de los Annales.
    En conclusión la mano de un copista demasiado entusiasta parece que introdujo en Tácito la referencia a Cristo y su muerte por orden del “procurador” Pilato (la típica nota al pie que se incorpora al texto), lo que produciría la incongruencia entre “crestianos” y “Cristo” y la rectificación de la copia que conservaba fielmente la referencia inicial. En definitiva el texto se refiere a la represión de una mezcla explosiva entre judíos, siervos y tal vez algunos cristianos de primera hora (caso similar a la organización religiosa perseguida en el 186 ane como bacantes) que constituirían las “ingentes multitudes".

  • Comentario por miguel carpio 15.09.18 | 06:17

    ...falta de menciones durante los siglos inmediatos. Pese a la polémica entre paganos y cristianos, a partir del siglo II, nadie utiliza ora la acusación del incendio de Roma, ora la de provocar con esa acusación injusta los primeros mártires en la misma Roma. Un relato de un autor con tanto peso debía haber impulsado a Suetonio, poco posterior, que, a pesar de hablar del incendio y de la persecución, no establece conexión entre ambas. Sino que se limita a decir, desde su perspectiva temporal, “Los cristianos, hombres plenos de supersticiones novedosas y mágicas, fueron entregados al castigo.” Lo que, de paso, demuestra conocer la diferencia entre crestianos y cristianos. Tampoco los críticos directos del cristianismo como Porfirio o Celso. Aun más Tertuliano, que alude al pasaje de Suetonio, no hace ninguna referencia al de Tácito, a pesar de que en su “apologeticum”, cita la acusación a los cristianos de adorar una cabeza de asno.

  • Comentario por miguel carpio 15.09.18 | 04:56

    Perdón "prefecto" de Judea, según la inscripción que todos conocéis.
    Quinto (y último, de momento) problema.- la falta de menciones durante los siglos inmediatos

  • Comentario por miguel carpio 14.09.18 | 22:48

    3er. problema. Numerosas contradicciones con otras referencias de Tácito sobre Nerón. Ejemplo, “patrocinaba unos juegos de circo, vestido de auriga y mezclado entre la plebe o subido en un carro”, mientras que en Agrícola XLV, “Nero tamen subtraxit oculos suos iussitque scelera, non spectavit”, en definitiva que Nerón nunca contemplaba los crímenes que ordenaba.
    4º problema. “Quien les daba este nombre, Cristo, había sido condenado a muerte durante el imperio de Tiberio por el procurador Poncio Pilato”. Bueno, pues resulta que, como todos sabéis el cargo de Pilato era el de legado y no el de procurador. Desde luego, Tácito escribe sobre el año 117, cuando el cargo era efectivamente el de procurador. Pero es que resulta que el mismo Tácito es procónsul de Asia en 112-113, y además Tácito no ignora el hecho sino que registra precisamente que fue Claudio el que nombró procuradores para Judea.

  • Comentario por miguel carpio 14.09.18 | 21:51

    (Claro que contamos con testimonios más directos y concluyentes. Tertuliano cuenta que el emperador Tiberio habría recibido pruebas de la divinidad de Cristo de modo que se habría convertido al cristianismo y habría intentado que el Senado lo reconociera. Desde luego la historia, sobre el degenerado Tiberio, ya en el siglo XIX, causó bastante gracia.)
    2º problema. Según Tácito habría una “enorme multitud” de “cristianos” en Roma en el año 64. Además antes de la caída del templo, los mesiánicos de Jesús, salvo quizá algunos sectores gentiles helenistas y paulinos, formaban parte de las sinagogas. Difícilmente desde fuera se distinguiría entre “cristianos” y judíos.

  • Comentario por miguel carpio 14.09.18 | 21:33

    1er. problema cristianos o crestianos. Suetonio, en otro pasaje debatido, dice “(a) los judíos que asiduamente provocaban tumultos por impulso de Cresto en Roma (Claudio) los expulsó". ¿Quién es Cresto? La doctrina habla de una referencia, errónea a Cristo, pero Cresto es una palabra con sentido en latín. Se refiere a los esclavos útiles o buenos. Desde un punto de vista literal se trata de que el Cresto del relato es el impulsor y, por consiguiente, estaba presente en Roma durante el tiempo de Claudio. Luego no puede ser Cristo. ¿Y Tácito? Pues resulta que en la copia del siglo XI (copiada en la “abadía de Monte Casino”, https://eprints.ucm.es/34235/1/T36661.pdf, tesis doctoral) con la que contamos, en la expresión “el vulgo… llamaba cristianos”, la copia ponía crestianos. Hoy, tras las pruebas con luz ultravioleta, parece probado. Nótese si Tácito habla de crestianos (bondadosos) sería un oxímoron "a unos que el vulgo odiaba por sus maldades y llamaba bondadosos".

  • Comentario por galetel 14.09.18 | 19:59

    Parece mentira tener que explicarlo aquí por enésima vez. Lo que interesaba a Josefo era identificar a Santiago (Jacobo), porque ese nombre era muy común entre los judíos. Si lo ponía a secas, probablemente no sería entendido por sus lectores, especialmente si no eran judíos, como era probable. Entonces decidió identificar a su Santiago relacionándolo con otros judíos de Roma que eran famosos en esa época: los “cristianos”, los seguidores de ese judío Jesús llamado “Cristo”. Sí, el mismo que había sido acusado de inducir la idea del incendio del año 64. No importaba si esa acusación era verdadera o no, lo que importaba es que era famosa. Y su Santiago había sido hermano de ESE Jesus. Esto es todo lo que se requiere para entender que NO fue necesaria ninguna interpolación cristiana posterior.

  • Comentario por miguel carpio 14.09.18 | 18:34

    Vale. Aparquemos los otros argumentos sobre Josefo 20, 9,1. Sintéticamente, (a) el contexto sistemático; (b) la expresión forzada intercalada; (c) las referencias de Orígenes; (d) la contradicción con el relato de Hegesipo y Clemente de Alejandría.
    Pero es que el texto de Tácito está erizado de problemas

  • Comentario por miguel carpio 14.09.18 | 18:05

    Por fin. El famoso fragmento de Tácito. Fundamento del ultramontanismo y de la "Roma eterna":

    "... para eliminar el rumor de ser el incendiario, Nerón buscó culpables y castigó… a unos que el vulgo odiaba por sus maldades y llamaba ¡cristianos!. ¡Quien les daba este nombre, Cristo, había sido condenado a muerte durante el imperio de Tiberio por el procurador Poncio Pilato!. Esta funesta superstición, reprimida por el momento, volvía a extenderse no sólo por Judea, lugar de origen del mal, sino también por la Ciudad, a donde confluyen desde todas partes y donde proliferan toda clase de atrocidades y vergüenzas. Pues bien, en primer lugar fueron apresados los que confesaban; luego… una enorme multitud, acusada no tanto del incendio, como de odio al género humano… Nerón había ofrecido sus jardines para este espectáculo y además patrocinaba unos juegos de circo, vestido de auriga y mezclado entre la plebe o subido en un carro…".
    Fijémonos en los trozos entre admiracione...

  • Comentario por Moisés 14.09.18 | 16:07

    ELÍAS (13.09.18/16:26): no recuerdo que yo le haya pedido nada.

    No entro ahora en el fondo de la cuestión que se debate, pero creo que algo falta (o sobra) en su frase:

    "pero ni son únicos, POR LO QUE no son DATOS".

    No sé cómo se relaciona con ese "por lo que" el no ser únicos y que no sean datos... por ello.

    Tampoco escudriñe más. Es por curiosidad y tratarse de Vd. que tanto me honra con sus menciones.




  • Comentario por galetel 14.09.18 | 11:29

    Esta "Jesús-llamado-Cristo" era famoso entre los romanos, porque había sido acusado de inducir el incendio del año 64. Los "cristianos", que llamaban "Cristo" a Jesús y lo adoraban por ello, también eran conocidos por ese hecho.

  • Comentario por miguel carpio 14.09.18 | 11:24

    algo que Josefo debiera conocer necesariamente. Si partimos de la base de 120 fieles en el movimiento en el año 30 (Hechos 1,14-15) y le aplicamos el índice de crecimiento de Rodney Stark (La expansión del cristianismo. Un estudio sociológico. Editorial Trotta, Madrid 2009, 219 pp. ISBN: 978-849-879-068-9), el volumen de cristianos para el año 93 sería de unos 6 0 7.000, nada espectacular en comparación con los 50 y tantos millones de habitantes del imperio.

  • Comentario por miguel carpio 14.09.18 | 11:03

    ¡Que los lectores del libro de Josefo entendían el griego es de creer pues el libro está escrito en griego!
    Otra cosa es si entendían el inciso τὸν ἀδελφὸν Ἰησοῦ τοῦ λεγομένου Χριστοῦ- el hermano de Jesús llamado Cristo. Hagamos un experimento mental. Pensemos en un libro que, de improviso, nos suelta: el hermano de Manolo, llamado el ungido, cuyo nombre era Jaime. No entenderíamos nada. Pero si Manolo apenas nos ha sido presentado en el libro (en un breve párrafo con pinta de ser una interpolación). Más aun. La traducción oculta que la expresión, aunque no gramaticalmente incorrecta, es bastante forzada y sólo se entiende como nota de un copista (nota bene) que acaba incorporándose al texto. Cristiano por supuesto. Sin mala fe parece.
    Por otro lado no puede aducirse que el cristianismo fuera algo qu...

  • Comentario por galetel 14.09.18 | 00:15

    ¿No es contradictorio no creer a Josefo por suponerlo interpolado por cristianos, con preferir creer las versiones posteriores de los autores cristianos (Hegesipo, Eusebio) directamente? El Profesor advierte que cuando haya contradicciones entre Hechos y Pablo, debemos preferir creer a Pablo.

  • Comentario por galetel 14.09.18 | 00:06

    Y sobre el término griego “Cristo” aplicado a Jesús por Josefo, sólo quiero decir que a mí no me parece extraño que en la Roma de Josefo ca. 92, cuando y donde escribía, fuera conocido así Jesús de Nazaret, puesto que el idioma griego era la lengua usual entre los judíos romanos de la clase de los seguidores de Jesús, que se habían hecho conocidos y famosos desde el incendio de Roma en el 64. Así se ubicarían bien los lectores de Josefo sobre el Jesús de que se trataba.

  • Comentario por galetel 13.09.18 | 23:42

    07:27
    "Para denunciar a uno de los líderes de la nueva secta no tuvo necesariamente que atenerse a ningún proceso racionalmente coherente. Ni siquiera que fuese una real amenaza. Pudo acusar a Santiago de adulterio aunque no estuviera casado, que la lógica de políticos, jueces, generales y demás gente de mando suele ser "porque yo lo digo"."

  • Comentario por miguel carpio 13.09.18 | 23:24

    17:48
    "¿Por qué iba a ser necesario que EL SANEDRÍN refrendara legalmente la intención saducea?"
    Permítanme esta cita literal:
    "Anán... ¡reunió el sanedrín! Llamó a juicio al hermano de Jesús que se llamó Cristo; su nombre era Jacobo, y con él hizo comparecer a varios otros",
    La pueden encontrar en la página 87 de "http://biblio3.url.edu.gt/Libros/2011/las_antigue.pdf "
    También puedo proporcionar la referencia en papel.
    En fin... esto no es una hipótesis evidente (que es como un círculo cuadrado). Es una evidencia tout court.

  • Comentario por miguel carpio 13.09.18 | 22:53

    Si, por hipótesis, la referencia de Josefo a Santiago fuera real. ¿Jesús, llamado Cristo, resultaría una alusión fácil de entender para sus lectores romanos del año 93?, ¿entenderían lo que es un ungido sin explicaciones adicionales?
    Pero, además, la supuesta muerte de Santiago por lapidación se contrapone al relato cristiano de Hegesipo/Clemente de Alejandría testimoniada por Eusebio.
    En este le lanzan desde el "pináculo" del templo (algunas decenas de metros de altura), como no muere lo lapidan y como aun sobrevive lo rematan a golpe de mazo. En definitiva parece que la narración se construye a partir de tres historias distintas. Una de las cuales es, quizá, la de Josefo.
    En todo caso Santiago, según todos los indicios (Mateo, epístolas de Pablo, relato de Hechos sobre el concilio de Jerusalén, las pseudoclementinas...), en oposición a los llamados helenistas y al mismo Pablo, tienen la "Ley" de Moisés en su integridad como Norte y guía.

  • Comentario por Manuel 13.09.18 | 22:42

    Creí que era Vd el que insistentemente ha confundido sus suposiciones con los datos. En realidad, selecciona textos, primando mucho aquellos que le gustan y obviando los que no. Son estos últimos los que quitan relevancia al dato seleccionado en pro de su explicación (especulativa y en desacuerdo con buena parte de lo que creemos saber).


  • Comentario por Nazareno no Nazaret 13.09.18 | 22:16

    La genealogía de Jesús en los evangelios es una prueba de bastante peso de la invención del personaje. Como otros personajes de ficción se le emparenta con lo que debía ser adecuado en la época y en la cultura a la que se la hace pertenecer.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Lunes, 10 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930