El blog de Antonio Piñero

Sobre Jesús y la esclavitud. Réplica de Roger Armengol (27-07-2018) (1014)

27.07.18 | 09:51. Archivado en Jesús histórico,

Hoy escribe Roger Armengol
(+ Antonio Piñero)

Foto: Mosaico del esclavo aguador

Publico hoy la primera parte de la réplica del autor a mis comentarios a su libro 2018 de Editorial Carena, “La moral, el mal y la conciencia. El poder de las ideologías en la formación de la conciencia moral” (publicados en días pasados (desde el número 1002 al 1013), especialmente de los capítulos dedicados a la ética de Jesús comparada con la de Sócrates y otros pensadores.

«Gracias a las lecturas de Piñero, de Montserrat, de Meier, de Barbaglio y Guignebert, entre otros, he llegado a la conclusión de que los evangelistas son autores no siempre de fiar cuando se refieren al Jesús histórico. Los cuatro dan por seguro que sucedieron hechos extraordinarios que no pueden ser probados. Uno de ellos, quizá el que más aprecio porque expuso aspectos de lo dicho por Jesús de gran relieve, Lucas, a su vez, es capaz de escribir que Pedro y Pablo resucitaron un muerto cada uno.


»Me resulta difícil admitir que Jesús no condenara la esclavitud. Un hombre que de forma clara y frecuente mantuvo una condena a los ricos, seguramente a aquellos que se aprovecharon de los demás para obtener riquezas, debió condenar con parecida firmeza la esclavitud. Quien se enfrentó a sus correligionarios fariseos, a los saduceos del Templo, a los romanos y a su “reino”, ¿callaría ante el dolor y el daño inflingido a los esclavos? ¿Qué razón tendría la persona que condena a los ricos para no condenar a los esclavistas siendo éstos más dañinos que los ricos?

»Que se diga que Jesús no reprobó la esclavitud porque en algunas parábolas aparecen esclavistas no me sirve como argumento porque en ellas también aparecen ricos que no son condenados que sí lo fueron, y muy claramente, en otros contextos o momentos diferentes al de la narración de las parábolas.

»Lo que está claro es que fue Pablo quien nunca reprobó a los esclavistas, nunca condenó el poder, el abuso del poder.

»Debido a las lecturas y a la reflexión ulterior de lo escrito por Piñero, entre otros, acerca de los evangelios y los evangelistas tengo por probado que todos ellos fueron unos judíos estrictos seguidores de Pablo dispuestos además, como hizo Platón con Sócrates, a añadir o a silenciar cuestiones importantes cuando convenía a sus intereses ideológicos. Los evangelistas no siempre fueron intelectuales honestos, dieron por ciertas noticias o dichos que ellos sabían que no lo eran o que si, por otra parte, las creyeron, tales creencias pondrían en duda su capacidad intelectual. Un ejemplo entre cientos de ellos: Jesús convirtió el agua en vino, «así manifestó su gloria y creyeron en él sus discípulos», como atestigua Juan.

»De ser como digo, de hacer los evangelistas algo parecido a lo que Platón hizo con Sócrates, no sería extraño que callaran la posible reprobación de Jesús del esclavismo, silencio para no herir o derrumbar el pensamiento de Pablo. Entiendo que Pablo a diferencia de Jesús no quiso enfrentarse a lo establecido, a los establecidos y a la autoridad judicial y política. Pablo no quiso reprobar la esclavitud como tampoco hicieron Platón y Aristóteles, siempre dispuestos a aceptar lo establecido aunque lo establecido comportara dolor y daño. Parece que Sócrates, al igual que en algunas tragedias griegas de su época, también reprobó la esclavitud, pero no lo tengo del todo claro.

»¿Sería raro que en Jerusalén unos 400 años después sucediera lo mismo que sucedió en Atenas? Sócrates y Jesús reprobando la esclavitud, sus seguidores ocultando este hecho. Por seguidores entiendo también a los evangelistas capaces de contar cosas que ellos sabían que no habían sucedido como contaron, personas que no siempre nos transmiten un Jesús real.

»Si Jesús no reprobó la esclavitud y reprobó con gran energía la riqueza, deja de ser un personaje coherente. A mi parecer para aceptar que Jesús fue una persona coherente debió reprobar la esclavitud, al menos en los términos que yo escribí: «No me imagino a Jesús tolerando que algún discípulo o amigo tuviera esclavos». ¿Callaron los evangelistas para evitar que Pablo su maestro y guía quedara derrumbado o maltrecho?».

Saludos cordiales de Roger Armengol
(+ Antonio Piñero como editor)


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por procestoc 30.07.18 | 18:00

    ...por supuesto, temporalmente limitada.
    Un saludo.

  • Comentario por procestoc 30.07.18 | 17:57

    David Mo.
    Me sorprende su posición dogmática en referencia a la esclavitud. Obviamente estoy de acuerdo con lo que dice desde la óptica actual, pero no puedo estarlo en cuanto a la percepción de ella en ciertos momentos de la historia. No dudo de que muchos pobres huirían de ella cómo de la peste, pero para muchos otros resultó un estado aceptable, y no hablo sólo de personas que se enfrentaran a la muerte como única opción alternativa, sino de personas con ganas de mejorar su situación.
    En el siglo I, por ejemplo, no era infrecuente que los griegos cultos se vendieran a sí mismos como esclavos a algún patrón romano adinerado y necesitado de un secretario, confiaran el dinero de la venta a algún amigo o familiar cercano y, tras cierto tiempo, recompraran su libertad, convirtiéndose así en ciudadanos romanos.
    La esclavitud, en la mente de Jesús, era la mejor alternativa a situaciones críticas, indeseable en sí misma, pero aceptable como mal menor y, por supuesto, tem...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 04:18

    que también había sido discípulo de Jesús».

    Preguntas. ¿Cómo no se condena puntualmente su riqueza, cuando en otros pasajes se hace una reprobación generalizada…? ¿Son consecuentes los textos, o sea, sus escribas? ¿No se le condena por la cercanía de ser discípulo? ¿O porque tal vez colaboró a sufragar algunas necesidades del grupo, al ser rico? ¿Qué grado de riqueza desconocida tenía? ¿Cómo llegó a ese nivel, aunque indefinido? ¿O no se le condena porque Jesús ya estaba muerto y era él, como maestro, quien debiera haber hecho o no esas disquisiciones? A José de Arimatea lo nombra cada evangelio una sola vez. Aparece tardío, lejos de los pasajes en que se entiende que hubiera críticas a los ricos o al poder. Pero también se puede justificar con que Mateo olvidó lo anterior y no tuvo inconveniente en mencionar sus cualidades. ¿Sería justo pensar en condenarlo por rico cuando ayudó al enterramiento de Jesús? Cualquiera sabe… Como no hay parámetros justos para evaluarlo, el a...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 04:16

    otros que no, pero sin que estos lleguen a sobrepasar la línea roja de lo no moralista, como los milagros, que están situados para asombrar al lector y guardar un equilibrio inestable entre lo que pueda ser real y factible y lo que es un producto de la imaginación. El sistema pudo contentar en origen al menos a dos tipos de mentalidades: las que tratan de ser racionales sin molestarles los pasajes oníricos, y las que prefiriesen estos últimos y los anecdóticos frente a los aspectos moralistas, más difíciles de desgranar, y de cumplir al pie de la letra.

    Si alguien quiere hacer análisis sobre el NT también encuentra las correspondientes contradicciones, o fallos argumentales consecuentes, si se quiere ser escrupuloso. Al menos aparecen preguntas y más preguntas cuyas respuestas no siempre se obtienen por el sistema de premisas y conclusión. Un ejemplo es la mención de José de Arimatea. Mt 27,57: «vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípul...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 04:14

    ¿Te conformarías con la quinta parte…? ¿…Y cómo iba a dividir en 5 partes 3 ó 4 mulas y 2 ó 3 sirvientes…, tú quién eres? Somos un grupo que estamos pensando en repartir las posesiones de los ricos y poderoso entre los pobres. ¿Y cuánto le cuesta a cada pobre? Nada. ¿…? Entonces ya me encargaré yo de dividir en 5 partes las 3 mulas…, ¿qué hay que hacer? Te apunto en esta lista y ya veremos qué sucede. Suena a Monty Python, con lo que se demostraría que una cosa es la teoría y otra muy diferente ponerla en práctica (más en el s. I), que es al fin y al cabo para lo que debiera existir.

    El NT está lleno de elementos teóricos, generalmente puestos en forma de asertos o conclusiones categóricas, otras como refranes y parábolas, cuya práctica no siempre fue factible y, en el mejor de los casos, con dosis muy comedidas para no hacer estallar ciertos aspectos sociales quebradizos de aquella época. El sistema literario tiene aspectos tendentes a lo moralista, junto a otros que no, ...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 04:13

    por la dignidad de los esclavos, si los hubiere, ¿qué opinarían ellos sobre el destino de servir a un pobre? ¿Pensarían en primera instancia si tendrían para comer y otras cosas? ¿Qué ocurriría cuando los bienes repartidos se agotaran o murieran, como el ganado? ¿Cómo contentar a quien recibiera un bien perecedero frente a alguien con algo no perecedero, como un campo de siembra? ¿Emigrarían los ricos, ya empobrecidos, para recuperarse en otra región o país? ¿O, en un rasgo de generosidad, algunos enseñarían a los pobres a intentar hacerse ricos, con independencia de que los métodos necesarios fuesen o no éticos?

    El esperpento aumentaría ante cada situación: ¿Tú eres pobre? Sí (por si se trata de un recaudador). ¿Quieres dejar de serlo? Claro. ¿Qué necesitarías para ello? …Un campo para trigo de 8 estadios por lado, un olivar igual, un arado, 3 ó 4 mulas, una casa de dos plantas y un puñado de monedas. ¿Y sirvientes? Dos o tres, aunque tengo mujer y cinco hijos. ¿Te confo...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 04:12

    Con los que aceptaran, luego debiera localizar a los pobres, para anunciarles el proceso. Y hacer listas justas para que los trasvases fuesen equilibrados, con tasadores que valorasen el grado de pobreza o riqueza individual. Y esperar que nadie robase nada por el camino. Y desear que al conocerse el mecanismo, nadie que no fuese pobre lo aparentara para aprovecharse. Y cuando los ricos se empobrecieran, ponerlos en esas listas por su turno. ¿Cuántos pobres se beneficiarían con el patrimonio de cada rico? Y si la riqueza de todos los ricos no cubriera las necesidades de todos los pobres, ¿tendrían que esperar a que surgiesen nuevos ricos? ¿Y a medida que surgiesen, seguir con ellos el proceso del reparto donde quedó interrumpido? ¿Quién y cómo se decidiría que alguien comenzaba a ser rico, o pobre? ¿Cómo evitar que los ricos aparentaran no serlo, para evadirse del sistema? Habría que inventar la declaración de la renta, y antes el Consulado de Haciendas. Y mirando en el reparto por la ...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 04:01

    usan con cierta alegría los conceptos generales, abstractos y categóricos (riqueza, pobreza, piedad, etc.), aunque estaban en su derecho como parte de la forma de escritura que usaban, puramente humana.

    Nuestro problema radica al analizar esos conceptos categóricos del NT desde los parámetros que hemos adquirido en nuestra cultura. Resulta complejo superponerlos sobre las mentalidades y costumbres del s. I, máxime cuando se busca relacionar categorías solo tocantes a nuestras creencias religiosas o éticas: Jesús condena la riqueza y alaba la pobreza, aunque esos esquemas ya no se usan hoy de forma generalizada. Pero no se conoce que Jesús pusiera en práctica la condena al poder o a los ricos. ¿Tendría su estado de confort para pensar que quizá lo harían otros, porque le bastaba con la teoría? Debiera haber inventado algo similar al comunismo.
    O haber localizado a los ricos y convencerles de que debían repartir con los pobres. ¿Cuánto repartirían? Con los que aceptara...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 03:48

    Nadie duda que aceptaran ser libertos y no esclavos.

    Es un sencillo ejemplo, extremo, suponiendo quizá “más de lo debido”, si alguien dijera en aquellos tiempos a los esclavos, siervos o similares: ya no tenéis ninguna obligación aquí. Unos irían con su familia o a su pueblo, si los tuvieran. Otros a su país, si llegan o les interesa. Otros se buscarían la vida, etc. Se puede pensar qué ocurriría con individuos ancianos u otros que no tuvieran tantas opciones: ¿virgencita,… que me quede donde estoy? Sería solo el ejemplo de una posibilidad más. El cómo sería otra cuestión; podrían quedar libres pero como criados, con su paga, o a la espera de que con el tiempo vieran otras posibilidades de futuro, etc., etc.

    Meterse en este tipo de berenjenales es hacer hipótesis puntuales y personalizadas por grupos, como haría un legislador al clasificar leyes, derechos y obligaciones. Pero los evangelistas hacen lo contrario (tampoco tenían obligación) cuando usan con ciert...

  • Comentario por heterodoxo 30.07.18 | 03:47

    Estás tergiversando «había quién prefería ser esclavo a morirse de hambre», con lo escrito en un contexto donde se dice que detrás de un concepto general, abstracto y categórico (riqueza, pobreza, esclavitud, belleza, etc.) existen distintos niveles y muchas situaciones individuales con las que se podría hacer un tratado casi tan amplio como individuos o situaciones hubiera detrás de cada concepto. Escribí: «2º. Habría que precisar sobre cuál de esos niveles de trato se analiza, porque pudiera haber individuos que prefiriesen estar al servicio de alguien, con cobijo y alimentación, que abordar la existencia con otro desarraigo. Otro tema es precisar el origen de cómo se llegaría a ser esclavo para condenarlo». Creo que también me expresé mal, pues el supuesto está pensado en caso de que habiendo esclavitud en el s. I, en algún país se hubiese prohibido de repente, con el consiguiente problema de futuro incierto que tendrían, quizás, algunos individuos puntualmente. Nadie duda que acept...

  • Comentario por David Mo 29.07.18 | 07:35

    Heterodoxo: me resulta usted muy ortodoxo. "Todo tiene sus más y sus menos", "hay que verlo con la óptica de entonces", "es muy fácil condenar a los ricos" (dígaselo a Jesús, pues)... etc., etc. Frases hechas. La esclavitud era una abominación de la que protestaban incluso los profetas y de la que huían como la peste los pobres. Es un mal universal que no puede justificarse con ninguna frase hecha por más que usted lo intente. Y decir que había quién prefería ser esclavo a morirse de hambre no quiere decir más que el destino de los pobres en Palestina era peor todavía. Y no es el único caso de injusticia tremenda sobre la que el Jesús de los evangelios pasa de puntillas. Me parece lógico en un profeta de su tiempo, con sus limitaciones de perspectiva, no en un maestro eterno con un mensaje universal digno de admiración. Pues no. Con esa rueda de molino no comulgo. En realidad no comulgo tampoco con hostias consagradas, pero este es otro tema.

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:46

    tales creencias pondrían en duda su capacidad intelectual. Un ejemplo entre cientos de ellos: Jesús convirtió el agua en vino, “así manifestó su gloria y creyeron en él sus discípulos”, como atestigua Juan».
    “Añadir o silenciar” significa manipular (en principio solo para su época) si se tratase de algo histórico. Si no se quiere usar ese término extremista, significaría que los escribas llamados evangelistas (con los apócrifos) estarían usando un sistema literario, puro y duro, sintético como un informe pasaje a pasaje, estrictamente humano y con finalidades humanas, a pesar de usar con libertad (interés o deformación profesional) términos que después se relacionaron con lo divino y lo religioso (u otros lo indujeron) para el confort interpretativo antes mencionado. Ju 1,18: «A Dios nadie le vio jamás». Habrá que seguir imaginándolo.

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:45

    alguien da confort sicológico (otros lo llaman espiritual) y quienes lo usan mantienen el sistema. Este pudo ser el modus vivendi de Pablo, aunque no se pueda demostrar, o sea religiosamente incorrecto pensarlo. De ahí que no reprobara el poder o la riqueza, porque podría exprimirlos a pequeñas dosis (motivo no excluyente). Esto no se puede demostrar, y si no fuese así, tampoco se debería esperar que escribiera reprobando todo lo perjudicial (desde nuestro enfoque), porque no era juez aunque muchos desearan que lo fuera junto a Jesús.
    14. Estoy de acuerdo con las siguientes apreciaciones de Armengol: «los evangelistas fueron unos judíos estrictos seguidores de Pablo dispuestos además, como hizo Platón con Sócrates, a añadir o a silenciar cuestiones importantes cuando convenía a sus intereses ideológicos. Los evangelistas no siempre fueron intelectuales honestos, dieron por ciertas noticias o dichos que ellos sabían que no lo eran o que si, por otra parte, las creyeron, tales cree...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:42

    más que demostrar algo parece estar hecha para abultar sobre lo mismo, o para dar una imagen intelectual, aunque aprendida, que muchos de esos pobres o ricos no alcanzarían, y que aceptarían para no dejar en evidencia su propio grado inferior de inteligencia. Detrás de ese escenario, en la tramoya de algo organizado, es muy fácil que aparezcan las limosnas, donativos o colaboraciones de adeptos, en mayor o menor medida, promovidas o dadas para satisfacer egos sociales o institucionales. Alguien que alimente y mantenga el sistema podía vivir despreocupadamente haciendo algo que era su especialidad o que se encontrara a gusto en ese ámbito. Incluso con buena fe de fondo, sin atender a demostraciones, actuando como los sistemas sacerdotales de la época, o viendo que no se perjudicaba a nadie con donativos ajustados, mientras que por otra parte los adeptos se sintieran sicológicamente confortados. La pescadilla se muerde la cola en un sistema circular que se alimenta por sí solo: alguien d...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:41

    Entrando por la cuestión del poder y de la riqueza, es muy probable que parte del sistema social le favoreciera, o mejor dicho que tratase de aprovechase de él, en la medida de sus posibilidades, según las manejase o llegaran los acontecimientos. Si fue soldado se desconoce si tuvo alguna renta por retiro o posesión para explotarla y vivir de ella. No se le conocía profesión. Si era epiléptico, quizá tenía problemas de salud. Bastaría ser algo más inteligente que otros, o más osado si nada pierde en el intento, para atreverse a enarbolar una doctrina estatutaria con la que saldría beneficiado como dirigente para el resto de sus días. A escala humana, en ese supuesto panorama (no imprescindible) bastaría con ir acumulando adeptos, como sucedió, con las expectativas o promesas ya conocidas sobre “la vida eterna”, la salvación, la divinidad, etc.
    A partir de una red de adeptos, pobres o ricos, erigiéndose en líder que “lo sabe todo”, da consejos con una literatura espesa que más qu...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:39

    del dirigente de turno quedan opacas al “rebaño”, como ocurrió hace no muchos años con los palmarianos, basados en supuestas apariciones, engaños teatralizados, estigmas oportunos, folclore religioso, etc., obteniendo riqueza acumulada y lujo desmedido para crear otro palacio con apariencia de templo, banquetes, fiestas, abundantes activos por donación o engaños, etc. Todo lo aportan los propios adeptos, que se creen privilegiados por poseer “una nueva verdad absoluta estatutaria”, que no salió de ellos por su propio intelecto, sino de la “inteligencia” (interés, picardía) de otro, del interés de alguien que vio una vía para darles su nicho de confort sicológico. La “espiritualidad” siempre ha funcionado así: primero se crea la oferta conceptual, esperando que haya demanda. Si aparece, se la va alimentando con diversas expectativas, incluso a imitación de otras existentes, que se sabe que funcionan.

    13. La figura de Pablo está llena de sombras que inducen a las suspicacias...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:38

    Más de lo mismo, con fines y destinatarios distintos. Algunas ideas son dignas de pasarlas por análisis sicológicos o sociológicos, como la de indicar que la procreación no es buena. ¿Quién era para inmiscuirse en aspectos puramente personales, físicos y fisiológicos de la gente? ¿Tenía algún problema fisiológico personal para proyectarlo sobre los demás? ¿O había detrás algo no explícito? Es seguro que teniendo seguidores siempre habría alguien que siguiera ese consejo, y otros, de modo que el conjunto formara una doctrina variada y compartimentada, donde cada cual podría obtener su zona de confort sicológica o sociológica. Se puede usar el término de sicología social o de grupo.
    Bajo circunstancias oportunas, y dirigentes adecuados (interesados), se pueden hacer muchas cosas con la sicología social, y no siempre éticas ni basadas en comprobaciones. Basta con que los estatutos de sus “supuestas verdades” se admitan como tales, en grupo, mientras que las intenciones cerebrales de...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:36

    para legislarlo. Tampoco condena cualquier serie de defectos sociales que uno imagine.
    Un analista imparcial debería observar todo el NT pensando que, muy a pesar de la trascendencia que se le dé, no hay razón para presuponer que sus escribas tuvieran la intención o deseo de que dicha trascendencia social llegara hasta hoy. No eran adivinos y esa situación también pudo no producirse, sobre todo de no haber logrado la simbiosis interesada con el poder político a partir de Constantino I, a quien le interesó apoyar al cristianismo. Por lo tanto el alcance temporal de esos escritos (incluso los evangelios apócrifos) no está calculado y se hacen por diversos motivos personales o de grupo, solo para su época. No para que con el tiempo se extrajeran dogmas ambiguos ni normas institucionales.

    12. Y Pablo no es una excepción. Sus escritos tienen un aire edulcorado o soporífero donde, aparte de no demostrar nada, mezcla conceptos ambiguos ya usados en los evangelios. Más de lo...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:35

    cuando hay otros aspectos físicos desconocidos (autoría, motivos, etc.).

    10. La honestidad o no de los evangelistas es difícil juzgarla solo desde unos enfoques particulares, cuando éstos se pierden o se engloban en otros enfoques generales o primarios, como son los que determinarían su credibilidad. Ahí se dividen las opiniones, aunque cuando se narran hechos “no racionales” que son factibles que salgan de la imaginación del escriba, el veredicto cambia (principio de Ochkam) y la credibilidad histórica, o hacia lo divino, disminuye.

    11. Sobre la frase del señor Armengol de que «Pablo nunca reprobó a los esclavistas, nunca condenó el poder, el abuso del poder» podría tener su explicación, aunque no sea segura en el acierto. Pablo no lo pensó; le pasó desapercibido porque en el entorno social había pobres, medio ricos, y ricos. Era lo habitual, lo que siempre había visto; cambiarlo no era su problema, ni lo conseguiría (ver punto 4º). No tenía poder para legisl...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:33

    por qué algún evangelista no condenó, con retroactividad, la riqueza de Abram cuando volvió de Egipto con su mujer Sarai. Ge 13,2: «Y Abram [era] muy rico en ganados, en plata y en oro». ¿Para qué cuestionarlo o condenarlo? ¿Qué nivel de riqueza tendría Abram respecto a alguien del s. I? Igualmente ocurriría con las dos siervas o criadas (o quizá concubinas o esclavas) que Labán da a sus dos hijas al casarse con Jacob (Ge 29,24.29). Jacob tiene sus 12 hijos y una hija con las cuatro mujeres. ¿Por qué alguien no condena esa poligamia también?

    9º. No se deberían juzgar, aunque sí analizar, unos escritos como el NT desde lo que no tienen o no mencionan, porque se pueden sesgar los juicios para acomodarlos a los puntos de vista que tenemos en la actualidad. Y debido a que el NT se ha pasado por la Historia para envolverla con conceptos religiosos, doctrinales y morales, la mayor parte de los análisis se hacen bajo ópticas tangentes a la ética, la moral y la doctrina, cuando ha...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:32

    lo que quiera, aunque sin olvidar que cada perícopa pasa por la cabeza de un hombre antes de escribirla y que usa un sistema de literatura sintética, no expansiva, sin adentrarse en listas o catálogos analíticos para establecer órdenes sobre las cosas, conceptos, personas o situaciones.

    7º. Lo escrito, escrito está y en su tiempo tendría su motivo cuando cada escriba se expresó como quiso. Pretender desde nuestra actualidad no esclavista que alguien en el s. I lo condenara, equivale a lo mencionado el día 20.07.18 sobre las pretensiones del concilio de Nicea I contra el arrianismo: aunque ni el NT ni Pablo fijan la divinidad de Jesús, algunos se dan cuenta de esa carencia (o su anhelo), lo analizan, y determinan que sí es hijo de dios, por una sencilla votación humana sin más. Están dando a los de su época la forma en que les gustaría que hubiese sido lo relatado en los evangelios del s. I.

    8º. Por medio de estos razonamientos se podría seguir pensando por qué...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:30

    sus coetáneos tampoco lo entenderían. La solución: tirar por la única calle que tenía, la sencillez; explicaciones secundarias, las mínimas; demostraciones, ninguna. El que las quiera, que se las invente.

    4º. Es muy fácil, en términos de escritura, de literatura, hacer esas condenas generalizadas sobre los ricos. ¿Y luego qué…? Se espera a que se “conviertan” a lo que alguien quiera y repartan lo que tengan? ¿Por qué no combatirlos para que no existan o dejarlos con la mitad? ¿Se les aniquila…? Serían algunas actitudes consecuentes con la mentalidad de quien adoctrina así, aunque el extremismo fuera contrario al 7º mandamiento. ¿Se hace una hermandad para convencerles o coaccionarles hacia la pobreza…? La solución se amplía con todas esas posibilidades y más. Una cosa es escribirlo o decirlo y otra hacerlo.

    6º. ¿Qué era un rico en el s. I? El NT no lo define, solo usa su concepto genérico (como hace con muchos otros), y se acabó. Que cada uno piense lo que qui...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:29

    si ese sistema beneficia al conjunto, etc. La dispersión analítica sería muy amplia. La literatura bíblica sintética no conlleva dar sucesivas explicaciones a cada paso (el escriba no prevé que alguien las quisiera a largo plazo). La maquinaria intelectual del escriba, sea la que sea, cumple su cometido para su entorno personal o social y no necesita prejuzgar su propio intelecto; eso siempre lo hacen otros, acertando o no, pero sin saber si aciertan. Sería lo mismo que si al autor de Ge 1,1 se le juzgara porque no incluye detalles astrofísicos, astronómicos y geológicos después de su escueta frase «al principio creó Elohím los cielos y la tierra». Pobre hombre, ¡no conocía tanto! Y en el supuesto de que algún dios se lo explicara le crearía varios problemas sucesivos: no lo entendería; si lo intentara, tendría que emplear más tiempo en comprender y relacionar detalles colaterales de los procesos geofísicos que lo que tardó en escribir su libro; tendría que inventar palabras nuevas; su...

  • Comentario por heterodoxo 29.07.18 | 02:28

    1º. Hoy en día, sin la esclavitud, podría resultar resbaladizo entrar en una costumbre de “aquella época” que, independientemente del maltrato físico o trabajos forzados, pudiera tener distintos niveles según las tradiciones de las regiones y culturas.

    2º. Habría que precisar sobre cuál de esos niveles de trato se analiza, porque pudiera haber individuos que prefiriesen estar al servicio de alguien, con cobijo y alimentación, que abordar la existencia con otro desarraigo. Otro tema es precisar el origen de cómo se llegaría a ser esclavo para condenarlo.

    3º. Condenar o hablar de “riquezas o ricos” es y era un modo de usar un término genérico, como cúspide de lo que hay debajo (dinero, casas, campos, hijos, empleados o criados, rebaños, o esclavos según su nivel o uso). Si se escribe analizando o condenando cada elemento no se acabaría nunca. Otro tema sería la forma legal o ética de cómo se ha llegado a obtener la riqueza, y a continuación analizar si ese siste...

  • Comentario por true 28.07.18 | 22:33

    de Inglaterra."
    Pero es que aunque hubieran sido verdad las acusaciones falsas de haber traicionado sus principios humanistas y cristianos (si supuestamente hubiera actuado según la mentalidad de la época), no se le declaró santo por todo lo que hubiera hecho o podido dejar de hacer a lo largo de su vida, sino por preferir ser decapitado a traicionar su conciencia. Es mártir de la fe y por eso es santo.
    Y en todo caso, el mensaje de la buena noticia de Jesús sigue siendo el que es y es muy claro, independientemente de quiénes y cuántos sean los que lo traicionen.

  • Comentario por true 28.07.18 | 22:27

    Peter Berglar, autor del libro La hora de Tomas Moro. Solo frente al poder (Die stunde des Thomas Morus. Einer gegen die Macht), señaló razones bastante diferentes para la ejecución de herejes de aquellas que inculparon a Tomás Moro. Berglar indicó que durante los doce años comprendidos entre 1519 y 1531, tiempo de influencia ascendente de Tomás Moro como vicecanciller del Tesoro (1521), portavoz de la House of Commons (1523), canciller del Ducado de Lancaster (1525), juez de la Cámara de la Estrella (1526), asesor del cardenal Thomas Wolsey en numerosos asuntos —como en los acuerdos con Francia de 1527—, hasta su nombramiento como Lord Canciller el 26 de octubre de 1529, no se pronunció ni una sentencia de muerte por herejía en la diócesis de Londres. En cambio, fue durante la caída en desgracia de Tomás Moro previa a su renuncia como Lord Canciller cuando recomenzaron las ejecuciones de herejes, por influencia de John Stokesley, nuevo obispo de Londres y líder de la Iglesia de Ingla

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.07.18 | 20:29

    .....Bueno, éllo resultaría así a ojos interesados en desprestigiar lo cristiano, y que , curiosamente, por mucho que en los Evangelios aparecieran explícitamente mil y una condenas de la esclavitud, no dejarían de considerarlo un disparate desde el punto de vista (el suyo propio y exclusivo-exclusivista, claro) lógico y racional, apto sólo para ingenuos (y/o imbéciles) especímenes cargados hasta las cejas de iracionalidades y disonancias cognitivas varias.

    Estamos en tiempos de "santas" iras e indignaciones, proclamadas y exhibidas desde escandalizadas buenas conciencias autosatisfechas de su impecabilidad moral. El Rafael Sánchez Ferlosio ,que escribió hace tiempo un excelente artículo sobre "los cargados de razón" , tendría un buen material para escribir, si es que ya no lo ha hecho y yo no he llegado a enterarme, sobre este tema.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.07.18 | 20:07

    De Jesús consignan los Evangelios, los Sinópticos en particular, varios cuestionamientos y/ o reprobaciones de la riqueza, del poder, de la exclusión social de los "impuros, o sea, de aspectos caracterizadores y se diría configuradores del sistema social dominante; se consignan igualmente requerimientos del amor al prójimo, de solidaridad con los sin techo, sin vestido, sin alimento.....Jesús es finalmente condenado a muerte infamante en cruz por la colusión del poder religioso y el político. No se consignan proclamas explícitamente antiesclavistas o, pongamos por caso, feministas, propias de manifiestos o similares elaborados en una época histórica muy determinada, por decirlo esquemáticamente, desde la Ilustración a nuestros días.

    A falta de tales manifiestos y demás, correspondientes a los modos y esquemas de una época, la Modernidad, resultaría que todo lo demás antecitado al principio quedaría borrado, inane, sin significación o valor ningunos. Bueno, éllo....

  • Comentario por Rawandi 28.07.18 | 17:33

    True, otro de los achicharradores fue Tomás Moro, quien fue canonizado por la Iglesia católica. Eso demuestra que el mensaje sobre el amor al prójimo no es tan "super claro" como usted pretende.

  • Comentario por Moisés 28.07.18 | 15:19

    Lo verdaderamente genial y preocupante en extremo es su amenaza: "Tomo nota".

    Preguntas inocentes: ¿para qué? ¿no estaba enterado anteriormente? ¿cree que se le va a olvidar? ¿esa nota es para su uso personal o piensa enviársela a alguien?

    Tiemblen las esferas celestiales (me refiero a los astros, claro está).

  • Comentario por galetel 28.07.18 | 14:11

    David Mo:
    A mí también me indignan los abusos que unos y otros han permitido en el pasado. Busco solucionarlos, no sólo denunciarlos. No se solucionan diciendo “mu” ni “mo”. Se solucionan con actos de rehabilitación, creo yo. Como hizo Jesús en nombre de Dios, por TODAS las víctimas. Pero, ¿y si ese dios no existe en realidad? ¿Qué solución hay? ¿Qué propone Vd.? Ojo: hablo de las víctimas concretas del PASADO, no de las del presente ni del futuro, solamente.

  • Comentario por true 28.07.18 | 12:35

    Ah sí, parece que David Mo confunde a Judas Iscariote con Jesús.
    Lógicamente el mensaje de amor al prójimo escluye la traición a ese mensaje, incluyendo la crucifixión y el achicharramiento q son todo lo contrario de lo q el mensaje dice.
    Igualmente se deduce el no a la esclavitud, q no lo quieran deducir es otra cosa. Pero en todo el mensaje está super claro lo q opina de los q desde su poder económico o político oprimen a los otros.
    Pero la coherencia lógica de los achicharradores y esclavistas debe de ser idéntica a la de David Mo. El problema no lo tiene precisamente el mensaje q es superclaro y fácil de concretar en todas las situaciones, el problema lo tienen David Mo y Calvino por poner un par de ejemplos desde extremos opuestos -lo mismo daría decir Stalin y Torquemada o X e Y

  • Comentario por David Mo 28.07.18 | 12:09

    Ah sí. Parece que el amor al prójimo en la cultura cristiana no está en contradicción con achicharrarlo vivo en este mundo o en la eternidad. Claro que cuando lo único que se tiene que decir son mandatos etéreos e impracticables, descender a cosas concretas puede considerarse una auténtica vulgaridad. Y un dios puede ser muchas cosas, pero bastorro no. Hasta ahí podíamos llegar.

  • Comentario por David Mo 28.07.18 | 12:05

    Llegados al consenso de que Jesús no dijo ni mu acerca de la esclavitud, cabe añadir que no sólo no dijo ni mu de la supuestamente "maravillosa" esclavitud judía, sino de la bastante menos maravillosa esclavitud en el Imperio, que era la que él podía contemplar todos los días a su lado. Así que estamos en lo mismo. El pensamiento de Jesús no encuentra nada que decir sobre algo tan abominable como la esclavitud. Tomo nota.

  • Comentario por True 28.07.18 | 10:17

    De acuerdo con Antolin y Galetel.
    También con procestoc. Pero ya ve la interpretación de David Mo.

  • Comentario por galetel 28.07.18 | 10:04

    Jesús no fue un maestro de moral, para ninguna época; pero estableció –de dicho y hecho- ciertos principios básicos contenidos en la Shemá: El amor incondicional a Dios y al prójimo, bien entendidos.

    Dios es el Yahvé judío, Uno y Único; el prójimo es universal. Con estos principios debería bastarnos para acabar con todo tipo de opresiones, incluida por supuesto la esclavitud.

    Es una labor que nos corresponde a NOSOTROS, no a él. Él nos enseña, al coste de su vida, a respetar la libertad con una perspectiva escatológica universal.

  • Comentario por David Mo 28.07.18 | 07:46

    ¡Qué maravilla era la esclavitud en Palestina! !Un instrumento de cohesión social! Por eso la supresión de la esclavitud por deudas era una de las reivindicaciones permanentes de las clases populares. Claro, eran unos desagradecidos.
    Por cierto, la esclavitud en Atenas era también una bendición social. Igual que en Mississipi. Lo decían los esclavistas de la época. Algún abuso había. Pero porque siempre había un amo algo bestia que no castigaba a los esclavos con el debido comedimiento.
    La de cosas que hay que escuchar.
    Por cierto, de los encendidos elogios a la esclavitud de estimados foristas se desprende que estamos de acuerdo en una cosa: Jesús no condenó nunca la esclavitud. ¿Cómo iba a hacerlo si era una bendición del cielo? Algo es algo.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.07.18 | 04:54

    ....la perfección, el uso del agua contenido en las vasijas, las abluciones rituales de los judíos, el vino servido último como el más excelente cuando lo acostumbrado era hacerlo a la inversa.....Desde luego, lo último que este episodio nos está narrando es una especie de "traca" maravillosista de Jesús para ,por decirlo con un poco de ironía, agradecer a los novios la invitación con tal magnnifico regalo y de paso dejar boquiabierto al personal.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.07.18 | 04:45

    .....teniendo en cuenta además que la esclavitud o servidumbre representaba un elemento completamente, por decirlo así, normalizado y no contemplado bajo las perspectivas de los tres últimos siglos?. Por otra parte, sí parece claro que ni Pablo ni Pedro ni seguramente el resto de apóstoles poseyeran nunca esclavos.

    Comentario adicional, y para mí inevitable, acerca del ejemplo de tergiversación evangélica que se aduce, el de las bodas de Caná. Muy recientemente me he referido a este episodio, presente sólo en Juan, he hablado de cómo este evangelio está compuesto de una manera meticulosamente simbólica o metafórica, y en este primer signo (signos y no milagros los denomina Juan) nada está dejado al azar. La presencia de la madre de Jesús, el tratarse de una boda, imagen bíblica de la comunión entre Dios y el Pueblo, el número de vasijas dispuestas para contener el agua, seis, señal de lo que se pretende perfecto sin serlo frente al siete que representa la....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 28.07.18 | 04:22

    No parece que haya de "defenderse" a Cristo a costa de desvalorizar o desautorizar a Pablo o a los evangelistas en tanto que ocultadores o tergiversadores más o menos conscientes de la figura del Nazareno. Al fin y al cabo es en los propios evangelios (los Sinópticos, el de Juan sigue su propia línea específica) donde se recoge la reprobación de la riqueza y de los ricos, especialmente en Lucas. Muy significativo el episodio llamado del joven rico, hace pocas semanas lo cité, que aparece en los tres Sinópticos y donde se asocia el ser perfecto ante Dios con la ausencia de riqueza, la cual, entre otras cosas ya implica de por sí la posesión de esclavos o siervos.

    Jesús va, pues, según se recoge en los Sinópticos a las raíces del sistema imperante, en este caso la riqueza, fundamento de la esclavitud ;cuando es el sistema mismo lo que se pone en cuestión, ¿se requiere una mención explícita a cualquiera de los factores que lo configuran, teniendo en cuenta....

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Miércoles, 19 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31