El blog de Antonio Piñero

Principio básico en el que se sustenta toda la ética del Jesús histórico (3-07-2018) (1009)

03.07.18 | 10:38. Archivado en Jesús histórico,

Hoy escribe Antonio Piñero

Escribí el día pasado:

1. Según el conocido John P. Meier (“Un judío marginal…”), no hay un principio claro –o él no lo encuentra– que sustente la ética de Jesús de Nazaret.

2. Según R. Armengol, “La moral, el mal y la conciencia. El poder de las ideologías en la formación de la conciencia moral”. Ediciones Carena 2018, que interpreta a Meier, en las pp. 358-359), afirma que este último en el fondo está afirmando que el origen y el fundamento de la propuesta ética de Jesús “procede de su autoridad carismática como profeta”.

3. Y en opinión propia, Armengol sostiene que eliminar o dulcificar “el dolor de los congéneres es el principio o centro organizador de la ética de Jesús”. Como buen judío, Jesús hace hincapié los preceptos bíblicos sobre el amor, pero los modifica con suma autoridad y a diferencia de otros profetas de Israel establece el dolor de los semejantes como guía o centro de su mensaje. «Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber […] estaba enfermo y me visitasteis, en la cárcel y acudisteis a mí» (Mt 25, 35-36).

Mi opinión al respecto es la siguiente:

A. Respecto a John P. Meier, sostendría que

1. Que el principio básico de la ética de Jesús ha de encontrarse en la teología de este acerca de la voluntad de Dios respecto al hombre manifestada en la la ley otorgado al pueblo judío por medio de Moisés.

2. Y que dentro del ámbito de la Ley, creo que sí, que puede hallarse en Jesús un “metaprincipio”, un principio básico, fundamental y único del que emanara toda le teología de Jesús respecto a la Ley, y por tanto de su ética o moral. Sostendría modestamente, en verdad con entera seguridad, que la posible existencia de ese “metaprincipio” se deduce de las líneas siguientes del pensamiento judío:

A. Dios ha creado el mundo y en él al ser humano.

B. Entre los hombres ha creado especialmente a Israel, con el que ha hecho un pacto.

C. La voluntad de Dios es cognoscible y está expresada en la Ley: cualquiera que tenga buena voluntad y apertura hacia Dios, conocerá su voluntad.

D. El hombre es capaz por naturaleza de “hacer” / “cumplir”, la voluntad de Dios.

Reducidos estos cuatro principios a dos, y más breves, apuntaría modestamente: el metaprincipio de Jesús respecto a la Ley (y su ética) podría ser: “La voluntad de Dios es cognoscible; y el hombre puede y debe cumplirla”.

Y como consecuencia básica puedo admitir con Armengol que, respecto al prójimo, el deber básico que emana de la Ley (Levítico 19,18: “No te vengarás ni guardarás rencor contra los hijos de tu pueblo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo, Yahvé”) es tratar al prójimo de tal manera que se elimine de su vida todo dolor, aflicción o molestia posible…, que se encuentre bien en suma. Eso explica ciertamente que en le Juicio Final, según Mateo 25, 31-40, la vara de medir sea la siguiente:

«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.” Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”. Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis”».

En mi libro, “El Jesús que yo conozco” de Adaliz, Sevilla, sostengo que la ética de Jesús –en contraste con la del fariseísmo del momento y la de los esenios –sectas con cuyo ideario Jesús mostraba muchos contactos– se separa, sobre todo de la de estos últimos, de un modo radical: “El mandamiento del amor (Mt 5,43-48), en el que el Jesús del Sermón del Monte hace tanto hincapié7, se separa radicalmente de la ética que imperaba en Qumrán. El contraste entre el amor a los enemigos del Nazareno y lo que leemos en la Regla de la comunidad es tremendo”. Tanto fariseos (parábola del buen samaritano, Lc 10,25-37: obsérvese cómo esta parábola surge de una pregunta de un escriba acerca de cómo interpretar la ley de Moisés) como esenios no tenían en absoluto como fin de su moral eliminar el dolor del prójimo. Y Jesús, sí.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Luis Enrique Antolín 10.07.18 | 20:46

    David, por si me quedaba alguna duda, ya no guardo absolutamente ninguna. Su respuesta confirma ABSOLUTAMENTE cuantas observaciones he apuntado ya con anmterioridad. Su pretensión de diálogo es pura falsedad y trampa, miente como un bellaco y me ofende cuando intenta, sin ningún fundamento que lo sostenga ( a lo exprResado por mí me remito) que no acierto sino a lamentarme cuando no me dan la razón, lo cual aprovecha torticeramente usted para achacarlo a mi condición de creyente.

    Seamos claros, usted opera con una prejuiciada actitud de tener a los creyentes por ilusos o estúpidos irracionales, y cualquier sugerencia, malintencionada, de diálogo no representa de hecho sino un intento de ponerlo en evidencia. Eso es todo, no hay otra.

    Razón tiene en lo de surrealista, así me ha acabado pareciendo éste( jamás se repetirá) malintencionado por su parte. Surrealista, cabe decir también diálogo de besugos,más bien y,por mi parte diría, diálogo con un besugo.
    <...

  • Comentario por Moisés 10.07.18 | 15:10

    DAVID MO (07:13) eso de que "no se tiene razones para creer " le ocurrirá a Vd. pero no a mi, por mínimo ejemplo.

    Por otra parte, yo no he dicho que SÉ que Jesús hizo milagros. Todo lo contrario. He dicho y digo que LO CREO. No debe poner en boca ajena palabras que no se han dicho. Queda muy feo. Y más en público, como aquí.


    Respecto al ridículo mal ejemplo de la lotería, no dice si ha comprado el décimo. Condición inexcusable para que le pueda tocar... aunque no le toque. O sí.



  • Comentario por David Mo 10.07.18 | 07:13

    Antolín: Un debate consiste justamente en dar razones a favor y en contra. Lamentarse porque le lleven la contraria en un debate es un pelín surrealista, pero es bastante común cuando uno discute con creyentes. Lógico, están acostumbrados a comulgar y la crítica es cosa del diablo.
    Moisés: lo único que se puede decir respecto a lo que no se tiene razones para creer es que se ignora. Obviamente, uno puede creer lo que le de la gana, pero no confundir la creencia con la razón. Porque cuando la fe sustituye a la razón se cae en el fideísmo, que es una variante del irracionalismo. No sé que dice la RAE sobre esto, ni creo que la RAE esté capacitada para entrar en discusiones filosófico-teológicas. Aunque cosas más raras se han visto. Usted ha decidido creer en los milagros (supongo que no en todos, que sería el colmo). Pues vale, pero no diga que sabe que Jesús hizo milagros, sino que le da la gana de creerlo. Yo también creo que me va a tocar la lotería, pero no me toca.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 08.07.18 | 19:53

    Ya lo he mencionado alguna otra vez.en ocasiones el diálogo resulta imposible. así en este caso, imposible resulta el diálogo entre usted, David, y yo. Por sistema, me va a torpedear cualquier cosa o argumento que diga o exponga, y seré sincero, no creo que la cuestión resida en que mis argumentos resulten inanes y objetivamente "torpedeables" No estimo que objetivamente el problema esté en mí sino en usted, por soberbia e infatuada que, por supuesto,vaya a juzgarr tal afirmación.

    Usted no intente realmente dialogar, no toma en consideración ninguna mi argumento central, el relativo a la significación, su táctica principal se centra en el coso y acorralamiento del interlocutor, algo que sin duda bien merecido lo tiene alguien tan irracional, disonante cognitivo y demás como para incurrir en el delito de " suma ratio" de denominarse y asumirse como cristiano. En fin, y por mi parte, declaro mi dimisión definitiva en este diálogo imposible y sembrado de minas.

  • Comentario por Moisés 08.07.18 | 16:00

    DAVID MO: he esperado a que Vd. corrigiera (releyéndola, si lo precisa) su frase de 07.07.18/07:53 "Moisés: es estupendo creer en lo que se ignora. A eso se llama usualmente irracionalidad".

    Si lo piensa (con una sola vez basta) se dará cuenta de lo que ha escrito. Si lo necesita sólo precisa acudir al D.R.A.E. No hace falta más.

    Ya NOS (a todos los lectores) dirá. Nos afecta a todos... y a Vd.

  • Comentario por Moisés 08.07.18 | 16:00

    DAVID MO: he esperado a que Vd. corrigiera (releyéndola, si lo precisa) su frase de 07.07.18/07:53 "Moisés: es estupendo creer en lo que se ignora. A eso se llama usualmente irracionalidad".

    Si lo piensa (con una sola vez basta) se dará cuenta de lo que ha escrito. Si lo necesita sólo precisa acudir al D.R.A.E. No hace falta más.

    Ya NOS (a todos los lectores) dirá. Nos afecta a todos... y a Vd.

  • Comentario por Moisés 08.07.18 | 15:49

    DAVID MO (07:28). Como yo no afirmo nada (en estos aspectos y temas) no tengo nada que demostrar. Que Vd. no iba a demostrar nada, ya contaba con ello.

    Lo que sí quiero hacerle saber es que no tengo interés alguno en que Vd. crea o no crea en esto, en aquello o en lo otro. A mí me da igual.

    Y, naturalmente, yo no sé qué pretende hacer Dios (si es que existe, como creo, y, lógicamente, no sé).

    El resto de lo que dice, si a Vd. le parece bien, pues muy bien. No es de mi incumbencia. Ni me quita, ni me añade ni me importa.


    Ahora bien, el ciego a que se refieren en Juan, 9 (si es que existieron todos ellos, que tampoco lo sé... ni Vd.) no sabía nada de explicaciones. Sólo que antes era ciego y ahora veía: era lo que le importaba.

  • Comentario por David Mo 08.07.18 | 07:28

    Moisés: lo siento, pero los que niegan no tienen que demostrar nada. Son los que afirman. Además existen muchas razones para no creer en los milagros, como que todos ocurren entre creyentes, en sitios lejanos u "oscuros" y tienen una sospechosa tendencia a desaparecer con el avance de la ciencia, la ilustración y los cambios de mentalidad. Véase la prodigiosa desaparición de los milagros físicos en favor de los médicos y las evolución de la milagrería conforme los métodos de detección y curación de enfermedades avanzaron en el siglo XX. Además su motivación es un misterio y añade sombras de incertidumbre a la comprensibilidad de Dios.No se sabe qué demonios, si me permite la expresión, pretendía Dios con los milagros, pero parece que sus intenciones cambiaron radicalmente del siglo I al XX, si atendemos a los tipos de milagros que proliferaban en cada época. Si eso no le parece motivos suficientes para descreer en los milagros, aporte pruebas convincentes.

  • Comentario por David Mo 08.07.18 | 07:20

    Antolín: eso no es un criterio metodológico, es una clasificación. No sé por qué hay que creer los que se refieren a una cosa y no los que se refieren a otra. Me quedo sin saber por qué acepta los unos y no los otros. Tan milagro milagroso es sanar a un ciego de nacimiento con sólo la palabra como darse un paseo sobre las aguas. ¿Por qué uno y no el otro?

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 07.07.18 | 18:48

    David, ni en este tema, ni en prácticamente ningun otro de la vida tengo ni pretyendo tener todas las respuestas.Aver quién es el guapo que pretende tenerlas, tutólogos de tertulia radiofónica o televisiva aparte. Como criterio, "de andar por cas", sobre la posibilidad de milagros reales, pues asquellos que constituyen signos del Reinado de Dios donde toda lágrima es enjuagada, o sea, lo proclamado por los Profetas acerca de "los ciegos ven, los cojos andan, etc". Como metafóricos, los del andar sobre las aguas, la tempestad calmada o la Transfiguración, aquellos por mor de los cuales los redactores evangélicos pretenden mostrar o enfatizar la dimensión o el componente divinos atinente al Cristo.

    En cualquier caso, repito, mi aceptación del Cristo no se fundamenta en la narración de milagros, algo de valor meramente indicativo, sino en el para mí concepto clave de la significación relativa a lo divino y lo humano y su mutua relación que se nos transmite.

  • Comentario por Moisés 07.07.18 | 17:25

    Estoy muy de acuerdo con los comentarios de LUIS ENRIQUE ANTOLÍN, como ya dije, en los "intercambios" entre él y DAVID MO exigiendo explicaciones que le "sirvan". Me reitero en lo que dije (06.07.18/16:00). Respecto al "cómo" se producen los milagros (si es que se producen) quizá convenga (al que tenga interés y buena voluntad) recordar aquello de Jn 9 en la discusión de los que no admitían el milagro con el ciego. La respuesta definitiva de éste es clara y decisiva: no sabe cómo ha sido ni cómo es Jesús, sólo sabe "que era ciego y ahora veo", Jn 9,25.

    Naturalmente, yo no sé si hubo milagro, si hubo Juan o quien fuera el que lo escribiese, si hubo ciego o no... (claro que los que lo niegan, tampoco lo saben). Pero recordemos la clave: antes era ciego y ahora veo.

    Por otra parte y con tono risueño no olvidemos aquello de "hágase el milagro y hágalo el diablo".

    Lo sustancial: que antes era ciego y ahora veo.

  • Comentario por Moisés 07.07.18 | 17:03

    Aparezca o no el comentario de que RAWANDI (06.07/18/17:36), lo que sí creo que RAWANDI afirma es "YO SÉ que Dios no existe" (05.07.18/17:59). ¿Está de acuerdo, RAWANDI? Lo utilizaremos en el futuro.

  • Comentario por Moisés 07.07.18 | 15:01

    DAVID MO (07:53): en lo que se sabe no hay creencia. Hay creencia en lo que nos parece posible, razonable, etc. pero si es evidente, es evidente que no hay creencia. Por ejemplo: que alguien con su Nick escribe aquí, no es creencia; si alguien me dice, sin más datos que pueda pueda comprobar yo, que Vd. sea un humano masculino natural de Zaragoza, para mí, actualmente, es creencia... más o menos fundada.


    RAWANDI (17:36): sus comentarios se han borrado y no puedo comprobarlo. Quizá Vd. pueda.

  • Comentario por David Mo 07.07.18 | 07:53

    Antolín, ¿cómo distingue usted los milagros auténticos de los metafóricos? ¿Qué argumentos "fundados" utiliza usted para ello? NOTA: No estoy intentando "atrapar" a nadie. Estoy preguntando para ver si nos aclaramos.
    Moisés: es estupendo creer en lo que se ignora. A eso se llama usualmente irracionalidad.

  • Comentario por Rawandi 06.07.18 | 17:36

    "RAWANDI me decía que si yo decía que sabía que Santa Claus no existía, era porque yo era bobo."

    ¿Yo he dicho ese disparate? No, Moisés, está usted faltando a la verdad. Ignoro si lo hace voluntaria o involuntariamente. Bobo es quien ignora que Santa Claus no existe, no quien lo sabe.

  • Comentario por Moisés 06.07.18 | 16:00

    En relación con los estupendos y sensatos comentarios de LUIS ENRIQUE ANTOLÍN quería decir, si me lo permiten, que yo sí creo en la posibilidad de que haya habido y aún haya milagros, dado que creo que Dios existe y, por lo tanto, puede hacerlos... en forma que ignoro. Eso no quiere decir que crea, concretamente, en todos y cada uno de lo que nos narran como milagros. Sí creo en la resurrección de Jesucristo, aunque no sé cómo fue y no puedo, por tanto, dar detalles: lo siento. Naturalmente, los que niegan la posibilidad de milagros tampoco lo saben: sólo, como los creyentes, lo creen. Y en esas estamos... por ahora.

    En cualquier caso y sacándole un poco de punta risueña a esta cuestión, recordemos el cuentecillo: "un incrédulo vio a Jesús caminando sobre las aguas del lago y se afirmó aún más en su incredulidad: ¿cómo puede ser Hijo de Dios -pensó- alguien que ni siquiera sabe nadar?".

    Pues eso.

    Saludos cordiales y alegres

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.07.18 | 15:45

    ....no lo descreo, algunos otros pueden revestir más bien un carácter metafórico a efectos narrativo-doctrinales, en un intento de transmitir una imagen más en profundidad acerca de la significación última del personaje.

    Vuelvo de nuevo al asunto de la significación, ahí es donde reside el "quid" y la clave, lo demás resulta asunto colateral. Nada más que añadir sobre este tema, ya me he expresado creo que con suficiente y razonada argumentación.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.07.18 | 15:35

    .....Respecto al tema de los milagros, no puedo decir sino lo mismo que he expresado acerca de la indecibilidad y la incertidumbre. No me quiera usted, David, atrapar en un juego al que resulta bastante aficionado, ya he tenido experiencia en torno a ello, el de las preguntas capciosas o las trampas saduceas. Mi convicción es la de la oportunidad y razón de la creencia en Dios y la de que el Cristo fuera Su Ungido e Hijo, entrando en comunión completa en él el ser de lo humano y el de lo divino.

    Su historia se nos narra segun los modos propios de la época y de acuerdo a unos presupuestos doctrinales; aparecen numerosos milagros narrados, parece que en muy corto peródo de tiempo el Nazareno alcanzó notable impacto y repercusión, hasta el punto de hacer tomar cartas en el asunto a las máximas autoridades religiosas judías y de acabar condenado a cruz por el prefecto romano de Judea. Que en esta repercusión tuvieran arte y parte determinados milagros, no lo descreo...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.07.18 | 15:19

    David, usted mismo dice en un comentario de la postal siguiente a ésta, que las cosas en la historia no suelen ser blancas ni negras, por mi parte diré que hay ocasiones en que son indecidibles en cuanto a su certeza o incerteza indubitables. Con la creencia religiosa sucede ésto de manera particular, yo no puedo sostener con certeza indubitable los postulados de mi creencia cristiana, puedo,sí, sostener la convicción subjetiva y no evidente ni para los otros ni tampoco para mí, no la certeza.

    Se tratará de una convicción no arbitraria, no en el aire, sino fundamentada en determinados hechos y circunstancias y susceptible de ser razonada aunque no demostrada. La incertidumbre, al cabo, pertenece al ámbito mismo de lo vital y no me atemoriza el asumirla, al contrario que tantos otros que requieren a toda costa certezas, muchos de ellos en esta época aferrándose a la Ciencia, y sacralizándola, como proveedora en la actualidad o en el futuro de ellas.

    Respecto a....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.07.18 | 15:19

    David, usted mismo dice en un comentario de la postal siguiente a ésta, que las cosas en la historia no suelen ser blancas ni negras, por mi parte diré que hay ocasiones en que son indecidibles en cuanto a su certeza o incerteza indubitables. Con la creencia religiosa sucede ésto de manera particular, yo no puedo sostener con certeza indubitable los postulados de mi creencia cristiana, puedo,sí, sostener la convicción subjetiva y no evidente ni para los otros ni tampoco para mí, no la certeza.

    Se tratará de una convicción no arbitraria, no en el aire, sino fundamentada en determinados hechos y circunstancias y susceptible de ser razonada aunque no demostrada. La incertidumbre, al cabo, pertenece al ámbito mismo de lo vital y no me atemoriza el asumirla, al contrario que tantos otros que requieren a toda costa certezas, muchos de ellos en esta época aferrándose a la Ciencia, y sacralizándola, como proveedora en la actualidad o en el futuro de ellas.

    Respecto a....

  • Comentario por Moisés 06.07.18 | 14:41

    No quería volver a lo de RAWANDI para no dejarle en evidencia otra vez más, pero como insiste (05.07.18/17:59) me obliga. Uso sólo sus palabras, no las mías.

    Dice RAWANDI (otra vez) que Dios (anteriormente Jesucristo, como Dios) es equiparable a Santa Claus. Y me decía que si yo decía que sabía que Santa Claus no existía, era porque yo era bobo. Él dice que SABE que Dios no existe, por lo tanto...



    Según Ortega, "decía Anatole France que un necio es mucho más funesto que un malvado. Porque el malvado descansa algunas veces; el necio, jamás".

  • Comentario por Rawandi 06.07.18 | 12:04

    A Antolín le gustaría que las fábulas neotestamentarias siguieran blindadas frente a toda crítica. Pero afortunadamente ya pasó el tiempo de las teocracias cristianas, donde aparatos inquisitoriales torturaban y asesinaban para defender el honor de Jesucristo. En las democracias liberales las leyendas no tienen derechos. Ni siquiera las leyendas cristianas.

  • Comentario por David Mo 06.07.18 | 07:23

    Antolín: ¿Sí o no? ¿Andaba Jesús sobre las aguas, curaba a paralíticos incurables, expulsaba demonios y los metía en piaras y secaba higueras sólo con una orden? No le he pedido un curso de teología, no le he preguntado sobre su estado de ánimo, sino una sencilla pregunta que puede responderse con una sencilla respuesta... si es que se quiere hacerlo. Y no es una obsesión, es una perplejidad y un punto de partida para discutir cómo se puede interpretar un libro sagrado. Y quién fue Jesús el Galileo realmente o como lo vieron sus creyentes en el siglo I.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.07.18 | 05:00

    .... y de hecho en no pocas ocasiones Jesús conmina a sus beneficiarios a que no lo publiquen.

    Son milagros significativos, no ejercicios de magia o de maravillosismo, se corresponden por entero con la significación del Cristo, justo con aquello que para mí representa lo esencial y fundamental. Según dije al principio y como hijo de mi época pueden producirme una cierta incomodidad, en cualquier caso no constituyen para mí ningún problema, lo esencial y fundamental es lo que en verdad me importa, esa cierta incomodidad no voy a cometer la estupidez de magnificarla y no va ni a nublar mi entendimiento ni a sustraerme el tesoro de significación de que anterormente he hablado.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.07.18 | 04:33

    .....y maravillas que no me aportan significación ninguna). Fe de erratas,"y a ésto me atengo", no "me tengo".

    Los milagros narrados en los Sinópticos, el Ev de Jn no habla de milagros sino de signos y consigna únicamente siete, cifra simbólica, salvo contadas excepciones como el andar sobre las aguas, la tempestad calmada y la Transfiguración, que requieren una exégesis particularizada y que la particularidad ofrecen de tener por testigos sólo a los discípulos, sólo a tres en el caso de la Transfiguración,los milagros, decía se presentan siempre como señales y anticipos del Reino en que los ciegos ven o los cojos andan según lo expresado por los Profetas, Reino cuyo proceso ya se ha iniciado con el estar y obrar de Jesús en el mundo y consisten siempre en el alivio o remedio
    del sufrimiento del otro o en la compartición comunitaria de la comida sobreabundante, el milagro de los panes y los peces. Nunca son milagros que se queden en su espectacularidad,....
    ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 06.07.18 | 04:11

    En esta nuestra vida, la individual y no digamos la colectiva, raramente, más bien nunca, pueden definirse, establecerse y asentarse las cosas a modo de un sistema por entero completo y coherente en sí mismo, cual un círculo cerrado sin cabos sueltos ni fisuras, sin contradicciones ni paradojas.
    El tema de los milagros de Cristo. No dejo de ser hijo de mi época y éstos me producen una cierta incomodidad, en particular lo referente a los exorcismos, tan presentes en los Sin´´opticos, pero por otra parte me gusta considerar una visión global de los asuntos y calibrar, siguiendo el lema cartesiano de pensar claro y distinto, lo que se me,nos, ofrezca de verdaderamente válido y valioso si es que lo encuentro.

    En el caso del Cristo encuentro un auténtico tesoro de significación en lo relativo a cuestiones cruciales del vivir, ésto es lo que me importa y a ésto me tengo( aprovecho para señalarle lo poco,lo nada,que tiene que ver con creencias en ovnis y otros misterios....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 05.07.18 | 18:19

    David, parece usted casi obsesionado con el tema de los milagros; ya se lo dije en otra ocasión, se diría que se da en usted un curioso y paradójico paralelismo con esa exégesis ya añeja (le recomiendo ponerse al día) que pretendía confirmar a Jesús,ofrecer prueba contundente, en virtud de sus milagros, cual si sin ellos Jesús de hecvho no significara nada por y en sí mismo.

    No tengo tiempo ahora de extenderme, simplemente recordarle a este respecto que los propios Sinópticos hablan de que en Nazareth,a falta de la fe de sus coterráneos, no pudo realizarlos, y también volverle a mencionar cómo en Mt y Lc el milagro en cuanto maravillosismo, diríamos número cvircense, lo de arrojarse desde lo alto del Templo,se presenta como tentación diabólica.

    Es tema para hilar fino, ya lo he advertido, no tengo tiempo ahora mismo de extenderme. Sólo le solicitaría que afine igualmente usted un poco más y que no contemple la cuestión de manera burda y elemental.

  • Comentario por Rawandi 05.07.18 | 17:59

    Moisés, usted sabe que Santa Claus no existe, ¿verdad? Pues del mismo modo, yo sé que Dios no existe. De hecho, Dios, en tanto que intelecto inmaterial, es un personaje aún más inverosímil que Santa Claus. porque no hay intelectos sin soporte material.

  • Comentario por Moisés 05.07.18 | 14:34

    RAWANDI (04.07.18/17:17): está Vd., al parecer, convencido de que sabe lo que no sabe y entre sus saberes se encuentra el que yo soy un majadero.

  • Comentario por David Mo 05.07.18 | 07:00

    Antolín, usted suelta muchas palabras, pero no responde a nada. ¿Cree usted en los milagros de Jesús que cuentan los evangelios? Si o no, pero no me salga con NS/NC.
    Extiendo la pregunta a FernandoP y a cualquier otro que piense que la figura de Jesús es superior a la de Sócrates o Kant, que es el tema propuesto.

  • Comentario por FERNANDOP 04.07.18 | 22:34

    True,reflexiona, descansa...y vuelve pronto por favor.
    Nuestros amigos Mo y compañía ultimamente llevan un batiburrillo que me recuerda, desde otra óptica, a las teorías cósmicas de Galetel. Mezclan la mofa al fenómeno religioso con el ninguneo de la figura de Jesús, con lo que juntan churras con merinas.

  • Comentario por True 04.07.18 | 21:45

    Gracias, Antolin. Era justo al revés mi intención. A partir de mañana descanso de dejavus -creo q una desintoxicación viene bien. Y como a mí me preocuparon las ausencias de otros, creí mejor despedirme para q constara q es voluntaria desaparición, descanso. Un abrazo.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 04.07.18 | 20:03

    PARA TRUE.

    He leído su despedida y el hecho es que me ha causado cierta preocupación, me ha dado que pensar en una enfermedad o algo así.....Si lo considera oportuno, sólo si lo considera oportuno, le solicitaría una mayor aclaración.

    Un abrazo.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 04.07.18 | 19:55

    ....con que si se corresponde con la auténtica personalidad y conciencia del Nazareno o no se trata más que de una mera mitificación interesada por parte de sus seguidores( recurrente tema el de la invención, somos gente avisada y a nosotros no nos la da nadie.....). Ya está indicado, Cristo constituye un hecho que transciende su propia individualid, lo cual no significa el traicionarlo, puede significar el conmtemplarlo en toda su dimensión y en la posibilidad de a partir de él y de su historia, abrir perspectivas nuevas implícitamente ya en él contenidas.

    En fin, vuelvo al principio y a mi machaconería, cuando se habla de algo que por la razón que sea suscita interés y se pretende o reafirmarlo o renegarlo sería de pedir y esperar intelectual y éticamente el que se procure entender y saber cuál es el contenido, el discurso, de aquello de lo que se habla.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 04.07.18 | 19:32

    ....de alguna forma transciende lo sufrido por la persona individual y hermana en tal padecimiento a todos y a todas.

    De ahí el que al Cristo, a quién sus seguidores tienen por Ungido de Dios y Su Hijo, se le atribuya una que diré concentración y condensación en él de todo cuanto concierne a lo divino y lo humano, entre otras cosas el mal y el sufrimiento, que no significará un pasar por encima de ellos en cuanto relativos a este u otro individuo sino una asunción en su esencialidad y significación primordial.

    Sé perfectamente que a quién permanezca anclado en su visión chiquitita todo ésto le sonará a palabrería gratuita e inconsistente. Vendrán que si con los milagros inverosímiles (increíble parece el salir a estas alturas de los estudios sobre el contexto cultural y de la composición textual propia de aquella época con objeción como ésta, que por otra parte necesitaría una exégesis menos burda de lo que tal objeción representa), vendrán con que si se .... ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 04.07.18 | 18:59

    ....acerca de qué va el discurso cristiano. No es cuestión de rídiculas pretensiones de prepotencia o excelencia ninguna respecto a nadie (apostilla, tampoco éstas dejan de estar presentes en determinados comentarios no afines a lo cristiano aparte de los de DavidMo),es cuestión de respeto a la consideración de las cosas en términos rigurosos y no prejuicidos y voluntariamento o no, erróneos.

    El discurso cristiano presupone el que el ser humano Jesús se constituye en cifra y representación de lo humano,de todos los seres humanos, en su generalidad y totalidad. Recordar el texto de MT citado en la postal acerca de que cuando a uno de éstos socorristeis o dejasteis de socorrer ,conmigo lo hicisteis. Por otra parte, es udea expresada fercuentemente fuera ya del ámbito religioso la de que ,por ejemplo, la violación de los derechos de un sólo ser humano, su tortura, o la violación literalmente hablando de una mujer, tema en estos días tan candente, de alguna forma....

  • Comentario por True 04.07.18 | 18:40

    Despedida cordial tb a galetel antolin, etc.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 04.07.18 | 18:38

    Bueno, David, que usted me impute de soberbia e infatuación....Escuché desde pequeño a mi madre un dicho, popular y un tanto grosero que, en fin y salva sea la grosería, repetiré tal cual. " a quién llamó puta la Zapatones". Claro, cuando a usted con ese aire y actitud tan de displicente superioridad se le responde con una cierta energía y sin aceptar el papel de ingenuo irracionalista disonantecognitivo que usted tiene preadjudicado a las personas creyentes, pues reacciona con achacar al otro soberbia e infatuación. ¡Cuánta verdad la del dicho antecitado!. Tras esta inevitable precisión, entremos en materia.

    Machaconamente insisto, la verdad es que un tanto machacón sí que soy, en la necesidad de saber de qué se está t, independientemente de que el discurso se comparta o no, y sin duda que en la práctica totalidad de los comentarios por decirlo suavemente no afines a lo cristiano compruebo con toda claridad una incomprensión considerable acerca de qué va ....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 04.07.18 | 18:35

    Bueno, David, que usted me impute de soberbia e infatuación....Escuché desde pequeño a mi madre un dicho, popular y un tanto grosero que, en fin y salva sea la grosería, repetiré tal cual. " a quién llamó puta la Zapatones". Claro, cuando a usted con ese aire y actitud tan de displicente superioridad se le responde con una cierta energía y sin aceptar el papel de ingenuo irracionalista disonantecognitivo que usted tiene preadjudicado a las personas creyentes, pues reacciona con achacar al otro soberbia e infatuación. ¡Cuánta verdad la del dicho antecitado!. Tras esta inevitable precisión, entremos en materia.

    Machaconamente insisto, la verdad es que un tanto machacón sí que soy, en la necesidad de saber de qué se está t, independientemente de que el discurso se comparta o no, y sin duda que en la práctica totalidad de los comentarios por decirlo suavemente no afines a lo cristiano compruebo con toda claridad una incomprensión considerable acerca de qué va ....

  • Comentario por true 04.07.18 | 17:57

    El eterno retorno.
    Saludos, Moisés y despedida también.
    Oh déjá vu déjávu

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Jueves, 15 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930