El blog de Antonio Piñero

A propósito de lo dicho por Jesús de Nazaret acerca del amor al enemigo y sobre el amor al prójimo como a uno mismo. Un libro de Roger Armengol II (24-05-2018) (1003)

24.05.18 | 11:07. Archivado en Jesús histórico,

Hoy escribe Antonio Piñero

Comento hoy una pequeña parte de la primera sección del libro de R. Armengol (“La moral, el mal y la conciencia. El poder de las ideologías en la formación de la conciencia moral”), que interesa, y mucho, a nuestro ámbito:

Escribe el autor (modifico levemente el texto, abreviándolo un poco):

«Los preceptos sobre el amor dados por Jesús se refieren a amar al prójimo y amar al enemigo. Su trasfondo está en el libro de los Proverbios. En 24,17 leemos: «Si cae tu enemigo, no te alegres; si tropieza, no lo celebres», y en el 25,21: «Si quien te odia tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber». Así pues, en los Proverbios y en el mensaje de Jesús con mayor determinación se prescribe hacer el bien al enemigo. “Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persiguen” (Mt 5,44; completo la cita porque presenta la motivación de Jesús: «para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos»: v. 45 ), dice Jesús.

»Entiendo que este precepto es posible y realista sólo si se acepta que el amor es un compuesto de sentimiento y comportamiento. El precepto no puede decir ni dice “tendrás afecto por el enemigo”. Se hubiera podido formular de la forma siguiente: «Sed beneficientes con vuestros enemigos». Si se entiende el mandamiento de Jesús como la ayuda al enemigo o al adversario aunque no haya afecto no es un mandamiento imposible cumplir. No dijo Jesús nada descabellado.

Comentario: Creo que no es lo mismo enemigo o adversario. Lo fundamento con lo que escribí a propósito de este dicho de Jesús en el libro Fuentes del cristianismo. Tradiciones primitivas sobre Jesús” que publicaron El Almendro / Universidad Complutense de Madrid en 1993, pp. 290-293 con múltiples rediciones, y que creo que será, a su vez, reeditado por Herder, de Barcelona, en el momento oportuno. Pero adelanto que no deseo que se interprete como una crítica negativa, sino como un complemento, porque –como se verá en futuras entregas– estoy en acuerdo fundamental con lo que escribe Armengol.

“El Sermón de la Montaña de Mt 5,38-48, tiene su paralelo en el Sermón del Llano de Lucas (6,27-35). En su libro Fe cristiana, Iglesia y poder”, pp. 89-94, arguye G. Puente Ojea que "la ética de Jesús, en cuanto ética de crisis, es bifronte, pero perfectamente articulada en el contexto de la dinámica mesiánica del primer siglo de nuestra era. Jesús predicó una ética de amor incondicionado hacia dentro, para la conducta en el seno de la comunidad mesiánica, y una ética de lucha sólo hacia fuera, para la conducta con los adversarios políticos del Dios de Israel, los paganos de las naciones. Con otras palabras, perdón y amor al inimicus, el enemigo privado; lucha y hostilidad frente al enemigo público, el hostis, categoría en la que también entraban los cómplices judíos del poder romano, especialmente muchos miembros del estamento sacerdotal" (pp. 89-90).

Esta tesis en su momento era bastante original entre los lectores de lengua castellana, y ahora recoge Armengol. Tal distinción me parece totalmente verosímil si se atiende al contexto en el que se desarrolla el "evangelio" de Jesús. Sin embargo, encuentra algunas dificultades en los textos sinópticos tal como nos los han transmitido la tradición, dificultades que conviene aclarar. En efecto, siguiendo a Carl Schmitt, el conocido teórico alemán del derecho en su obra Escritos políticos. Trad. esp. Madrid 1941, 117, postula G. Puente que el texto evangélico, redactado en una lengua, el griego, que distingue claramente, como el latín, entre enemigo privado (griego echthrós, latín inimicus) y enemigo público (griego polémios; latín hostis) jamás menciona el vocablo polémios, sino ekhthrós, con lo cual en los pasajes sinópticos mencionados habría que traducirlos al latín como diligite inimicos vestros, y nunca como diligite hostes vestros.

Es decir, Jesús mandó amar a los enemigos privados, personales, con los únicos con los que tiene sentido un acto de amor por diferencias de tipo relacional, y no a los enemigos políticos, adversarios también de Dios. Respecto a éstos Jesús habría mantenido y postulado una ética de hostili¬dad y oposición. Ciertamente, en los Evangelios Sinópticos "no aparece una instrucción literal de odiar, pero no por ello la posición de inconciliable hostili¬dad de Jesús frente a estos enemigos públicos es menos paten¬te", escribe Puente. Y añade: "Es irrelevante la discusión sobre si Jesús ordenó odiar a los enemigos públicos, porque [...] Jesús deslindaba claramente las líneas del combate y los sentimientos contra los enemigos de esta empresa no necesitaban definición psicológica ni concreción especial": p. 108.

En realidad, la actitud de Jesús sería la misma que la albergada por los autores de la Regla de la Comunidad de Qumrán ("odiar a los hijos de las tinieblas": 1QS I 4). En este sentido, Jesús nunca pudo mandar el amor hacia los romanos, enemigos del reino, de Dios, o los judíos de las clases elevadas que colaboraban con los dominadores, como colectivo, sí podría amar a algún individuo particular que viera como potencialmente convertible para el Reino.

Ahora bien, la dificultad reside en que ya en el griego de la traducción de la Biblia hebrea los Setenta LXX el vocablo echthrós traduce de una manera casi constante el hebreo 'oyeb que significa tanto el enemigo personal como el político-nacional. En su excelente artículo "echthrós, échthra" del Theologisches Wörterbuch zum Neuen Testament (“Diccionario teológico del Nuevo Testamento”) comenta Foerster cuán sorprendente es que los LXX (menos en Ester 9,16) eviten polémios en los libros canónicos del Antiguo Testamento.

En los escritos pseudoepigráficos o apócrifos del Antiguo Testamento aparece esta última palabra más veces, pero la confusión entre echthrós, polémios = inimicus/hostis es total (col. 811). En el NT, ciertamente, echthrós significa el enemigo privado, como en Romanos 12,20; Gálatas 4,16, pero uniéndose al sentido de los LXX, aparece este vocablo para designar también a los enemigos de Israel. Así en el importante pasaje de Lc 1,71.74, el cántico de Zacarías "Que nos salvaría de nuestros enemigos (echthrôn) y de las manos de todos los que nos odiaban, haciendo misericordia a nuestros padres y recordando su santa alianza", y en Lc 19,43, en la predicción sobre la destruc¬ción de Jerusalén. Igualmente en otros textos que hablan de los enemigos de Dios y de su Mesías (Lc 19,27; Flp 3,18; Hch 13,10).

Ahora bien, aunque, con Foerster (columna 813), no pueda establecerse desde el punto de vista de la lingüística ninguna distinción en Mt 5,43ss entre enemigo público y privado ("puesto que el 'enemigo' no es solamente paralelo a 'los que os persi¬guen' –formando de esta manera echtrós la contraposición a plesíon, "prójimo", el connacional y copartícipe en la fe–, sino que también se refiere al precepto del odio muchas veces nombrado en el Antiguo Testamento. Así, por ejemplo, el mandato de eliminar a los cananeos en lugares tales como Sal 31,7a 139,21, etc." [columna. 813]; Echthrós significa también, en la parábola de la cizaña, Mt 13,24ss, y en Lc 10,19 el enemigo por antonomasia, en sentido absoluto, el Diablo), esta conclusión no impele por sí misma a pensar que Jesús ordenó expresamente el amor a los enemigos públicos en cuanto tales.

La verdadera dificultad reside en el texto de Mt 5,38.41, "presentar la otra mejilla", o "el que te obligue a andar una milla, ve con él dos", puesto que parece que los dos ejemplos se refieren expresamente a prácticas vejatorias de los romanos con la población judía sometida. Por tanto, si el pasaje de Mateo es auténtico, y parece tener todos los visos de serlo, tendríamos el hecho de que Jesús manda amar realmente a los enemigos de Israel, que practican tales vejaciones.

La parábola del Samaritano (Lc 10,30-37, que tendremos que tratar también más adelante) no es una verdadera dificultad, porque –aunque el que ejercita los actos de caridad para con el expoliado era en sí un enemigo de Israel– actúa caritativamente en el ámbito de las relaciones privadas. Jesús en esta parábola extiende extraor¬dina¬riamente, sin duda, el concepto de prójimo, mucho más allá de lo que podían ni siquiera imaginar el sacerdote o el levita, representantes del pensamiento judío de la época. El samaritano, en el ámbito de las relaciones personales es un verdadero prójimo y debe ser amado. Como enemigo del Dios de Israel, en otros contextos, tendría que ser combatido.

Hay que confesar que este texto me parece anómalo en todo el conjunto de lo que podemos reconstruir de Jesús y que requiere una explicación. Ésta puede hallarse tan sólo, creemos, en la consideración del contexto en el que se halla inserto. Si se observa bien, el conjunto del Sermón de la Montaña se refiere a relaciones privadas, al ámbito de la moral de rango personal: comenzando por la biena¬ventu¬ranzas (las tres reconocidas como auténticas: 1. "Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el Reino de los cielos". 2. "Bienaventurados los que tienen hambre, porque serán saciados". 3. "Bienaventurados los que ahora lloran, porque reirán; obsérvese que el reino de Dios no está aún presente, sino que es futuro!!!) y siguiendo por la observancia de la Ley, el discurso insiste en las relaciones entre dos particulares: no encolerizarse con el hermano, ni siquiera desear la mujer del prójimo, prohibición del divorcio, del perjurio y de la venganza, la limosna, la oración y el ayuno.

En el centro de esta constelación se halla el precepto del amor. ¿Debe considerarse roto el marco de las relaciones privadas para pensar que Jesús proclamó el amor a los enemigos públicos y oficiales del Reino de Dios? No parece verosímil. Y si Jesús lo hubiese querido afirmar de modo expreso, y ante tamaña novedad en el seno de Israel ¿no esperaríamos una formulación mucho más clara?

Como no es éste el caso, podemos sostener, siempre dentro del ámbito de lo verosímil, que Jesús se refería en este texto aparentemente anómalo –lo mismo que en la parábola del Buen Samaritano– a una extensión inusual del concepto de prójimo: desprovisto de su carácter de ofensor o impedimento para la venida del Reino, y en otro contexto, el mismo fariseo, o saduceo, que antes era "raza de víboras" podía y debía ser objeto de amor. Este texto del Sermón de la Montaña, por consiguiente, no rompería la afirmación que hacíamos anteriormente: la ética de Jesús es doble: amor incondicionado hacia dentro, hacia el seno de la comunidad mesiánica, y una ética de lucha y oposición sólo hacia fuera, hacia los adversarios político-religiosos del Dios de Israel.

Si la argumentación que postula en Jesús una predicación del amor a los enemigos, incluso públicos, del Dios de Israel, en cuanto tales fuera correcta, deberíamos esperar de las fuentes una presentación de Jesús practicando este amor a los enemigos. En su vida pública, sin embargo, no parece que el Nazareno mismo fuera un modelo de contención, paciencia y amor con sus enemigos. Las furiosas diatribas contra fariseos, saduceos y escribas han llamado siempre la atención (cf. también los siguientes textos: Mt 10,16 "ovejas en medio de lobos"; Mt 11,20 [ayes contra las ciudades impenitentes]; Mt 12,39: "generación malvada y adúlte¬ra"; Mt 12,34: "raza de víboras...", etc.).

Jesús es ciertamente original al extender de este modo el concepto de prójimo y ordenar este doble precepto del amor, a Dios y al prójimo, incluyendo en este último término también a los "enemigos públicos" cuando se hallan dentro del ámbito de lo privado. Debe reconocerse que el conjunto de la ética radical de seguimiento para ser digno del Reino encaja y se explica mucho mejor en el ambiente social-político de una ansiosa espera de una interven¬ción celestial que acabara, entre otras cosas, con el odioso dominio gentil, como colectivo, sobre Israel.

Más tarde consideraremos las observaciones de Armengol sobre la parábola del Buen Samaritano

Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html

:::::::::::::::

Permítanme una nota sobre una actividad de tema “Historia” que me concierne que creo interesante para los que viven en Madrid y alrededores:

Sábado 16 de junio de 2018: Jornada de historia sobre “Jesús de Nazaret y el cristianismo primitivo”. Lugar: Casa Regional de León (Calle del Pez 6 – 28004 Madrid). Horario: 10:00h.: Presentación de la I Jornada de Historia sobre Jesús de Nazaret y el Cristianismo Primitivo, con Antonio Piñero.
El horario es:

10:15h.: «Debate actual sobre la existencia histórica de Jesús», con Antonio Piñero. / 12:00h.: «El mensaje nuclear de Jesús de Nazaret», con Eugenio Gómez Segura. / 14:00h.: Descanso. / 17:00h.: «La resurrección de Jesús», con Javier Alonso López / 19:00h.: «De Jesús a Pablo. Los primeros pasos del cristianismo», con Antonio Piñero.

En esta Jornada se tratará de exponer sobre los argumentos más actuales del debate sobre la existencia histórica de Jesús; el mensaje nuclear de Jesús de Nazaret; la cuestión esencial de la resurrección de Jesús, y finalmente los primeros pasos del cristianismo desde Jesús de Nazaret a Pablo de Tarso. Todos los ponentes han escrito sobre esos temas y pueden consultarse sus datos en Internet. Las jornadas no son gratis, porque hay que pagar el local y algo a los ponentes y a la organización; pero a un precio muy moderado: desde 20 €. Para mayor información, el organizador, Javier Redondo, ha montado la página siguiente:

http://www.jornadasjesusdenazaret.com

que puede consultar cualquier interesado.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Kira 04.06.18 | 16:12

    Tengo entendido que el aliciente inconmensurable será contemplar eternamente el rostro de Dios...si no han cambiado las directrices de la Iglesia, que todo puede ser habida cuenta del mareo al que somete la Iglesia a sus fieles sobre la interpretación y/o existencia del cielo,purgatorio e infierno y otros varios dogmas.
    Esta interpretación tb me resulta aburridísima,pero claro, no soy capaz de razonar como cuerpo glorioso sometida como estoy a mis límites carnales.

  • Comentario por Elias 02.06.18 | 20:49

    Efectivamente no entiendo nada, pero por eso debe ser que se trata deuna sabiduría reservada a clarividentes. Desde luego no entiendo el poder de Dios, ni a Dios claro. El sentido del Rabí Jesús me resulta comprensible, en cuanto que no va por los derroteros ;es mi opinión, que Ud dice.
    Si Ud. que habrá otros alicientes por qué no sexo a tope, sería otro más. Los musulmanes tienen sus huries

  • Comentario por galetel 02.06.18 | 17:39

    Se ve, Elías, que Vd. no entiende nada. “No entendendéis las Escrituras ni el poder de Dios”. Seguís pensando en los términos de esta vida habitual. ¿Aburrido el caracer de sexo cuando ya se ha alcanzado el fin del Proceso creativo por llegar a la vida renovada propia de la Resurrección? -Ocurriera cuando fuera, según el pensamiento del judío Jesús, tenía todo el sentido del que carece el suyo de Vd. y el de los saduceos. Ya habría otros alicientes muy superiores al sexo de la vida creativa.

  • Comentario por Elias 01.06.18 | 16:50

    Me ha entendido mal galetel (me sorprende), si el Rabí pensaba que el fin era inminente y Dios iba a acudir en su ayuda, no habría muchas víctimas de futuro.(no que no existiera nada después, como da Ud a entender que dije yo) Lo del tiempo remoto/ público ni lo sospecharia( vaciado de poderes según Ud). Otra cosa es que en el Reino ideal( pasado el tiempo-mil años del terrenal renovado- pensara lo de los cuerpos gloriosos (y aburridos?), carentes de sexo.

  • Comentario por true 31.05.18 | 00:32

    Hola, Galetel. Se te echó de menos pero no pensé que fuera por motivos de salud. Me alegra q estés de nuevo por aquí, en plena forma. Hay q cuidarse. Buenas noches.

  • Comentario por Galetel 30.05.18 | 23:09

    Hola, hay un dicho considerado auténtico de Jesús: «en la resurrección las mujeres no buscarán marido y los varones no buscarán mujer serán como ángeles en el cielo». Este dicho es considerado auténtico por los más importantes exegetas. Me parece que contradice la visión de futuro que tenía Jesús según Elías.

  • Comentario por Elias 30.05.18 | 18:26

    Me alegro de su recuperación sr galetel. Pero.. si consideramos los males físicos, de los que el peor es la muerte" no estoy de acuerdo con esto, la muerte es a veces mejor que muchos males físicos. El Rabí pudo haber intuido que se metía en un berenjenal pero de ahí a decir que se dejó atrapar e inmolarse por toda la humanidad (ni su quiera creo que por los suyos contemporáneos, menos por los humanos del pasado y del futuro, que el seguramente pensaba que no existiría, Dios le iba a echar un cable inminentemente, pero no fue así en su tiempo y en el remoto(pero ya) de Ud. esta por ver, como la teoría de cuerdas y esta parece más cercana

  • Comentario por Galetel 30.05.18 | 14:02

    Es que Jesús preveía como cualquiera medianamente espabilado podría hacer, que su muerte era inminente. Lo que no podía prever es que sería en solidaridad con las víctimas de todos los tiempos presente, futuras y pasadas. Por aquí discurrían los pensamientos de Jesús y lo demostró con su palabra: la próxima copa que beba con vosotros será ya en el culmen del Reino de Dios. Expresado « naturalmente » en las palabras judías arameas comprensibles.

  • Comentario por Galetel 30.05.18 | 13:51

    Pero si amplías inmensamente si consideramos los males físicos, de los que el peor es la muerte. Una solidaridad salvadora como la de Jesús es lo necesario. Entonces surge la pregunta de si el Jesús histórico prepascual pudo considerar y enseñar que ese era su ejemplo a seguir. Pudo mandarlo también respecto a los enemigos ?¿Eran los enemigos todos los seres humanos buenos o malos en general?¿ Cubria a todas las víctimas del pasado propio y ajeno? En este último caso, ¿cómo podría hacerse?
    Jesús tuvo que responder a todas estas preguntas y lo hizo progresivamente a través de su vida y su muerte. Solo hacia el final lo tuvo claro cuando anunció que su cuerpo se entregaba por el bien de todos sus discípulos y «por muchos» que debe entenderse extensiva a todos los seres humanos de todos los tiempos, porque « es el cáliz de mi sangre de la Nueva Alianza derramada por todos para la salvación eterna. Ello expresado naturalmente en una forma comprensible para los judíos de esa época.

  • Comentario por Galetel 30.05.18 | 13:30

    Después de unos días de tratamiento en recuperación de un desvanecimiento, estoy en condiciones otra vez de escribir aquí. Mis reflexiones van por el lado del Jesús prepascual y postpascual. Piñero acentúa el prepascual cómo saben y difumina el postpascual; yo hago lo opuesto.
    Para mí, las fuentes sobre el primero son escasas e infiltradas por el segundo. En el tema de hoy, se nota esto con especial énfasis: amar al enemigo es algo que es difícil de pedir y más de exigir. Pero el cristiano por lo tiene claro para pretender ser discípulo de Jesús: se le exige practicar este amor. Si se toma en el sentir afecto es imposible naturalmente, pero en el sentido de buenas obras, aunque difícil, parece más posible.
    En efecto si Jesucristo es resucitado en favor de todas las víctimas, seguir su ejemplo es mandatorio para un cristiano. Esto suele reducirse a salvar a los demás de sus males morales ...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 29.05.18 | 05:58

    Fe de erratas. Tras "determinadas prácticas sexuales" debería decir: "y determinadas excentricidades".

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 29.05.18 | 05:51

    ....y a falta de cualquier otro referente de lo sagrado (negado y menospreciado, como mucho tolerado, eso sí, en privado, al mismo nivel que determinadas prácticas sexuales deerminadas excenticidades), a la propia democracia y a lo laico por ende. En ocasiones da un tanto semejante impresión.

    Un pequeño apunte antes de terminar, el recordatorio de que Socrátes fue condenado por la democracia ateniense bajo los cargos de corromper a la juventud e impiedad, o sea, atentar contra las creencias religiosas. Parece que en aquella democracia pagana este atentado constituía transgresión de una norma de la polis que podía acarrear juicio y ,en su caso, condena.

    Ya por último, otro recordatorio, aquello del cartesiano pensar claro y distinto. No estaría de más el aplicarlo, por ejemplo, a la hora de pensar y distinguir el ámbito de lo sagrado y el de lo profano o laico cual el de sus corespondientes esquemas y postulados, diversos pero no necesariamente incompatibles.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 29.05.18 | 05:15

    Cuando escribí mis últimos comentarios, por despiste que ni yo entiendo se me había pasado por alto el de Xocupo que les precede. Ya ha sido contestado creo que con solvencia. Viene a decir obviedadeses, que el Reino de los cielos se inscribe en el ámbito de lo sagrado y que es teocrático,lo cual lo hace incompatible con el actual régimen democrático pues la "politeia" democrática es por definición laica.

    ¿Y quién, al menos en el pensamiento cristiano actual refuta tal cosa, quién considera que el Reinado de Dios se ha instaurado en la tierra y gobierna los asuntos del mundo, quién niega desde el cristianismo, hoy en día e integrismos aparte, que sea a los humanos a quienes corresponda gestionarlos y que la democracia resulte en suma el mas digno y aceptable sistema para hacerlo?

    Quizá una cuestión importante por reflexionar y dilucidar sería la de si Xocupo y quienesquiera se hallen en su línea no acaban por sacralizar hasta cierto punto y a falta de

  • Comentario por Moisés 28.05.18 | 18:05

    XOCUPO (27.05.18/18:20) dice, entre otras cosas:

    "... la libertad de cultos en el ámbito privado, NO EN LA ESFERA PÚBLICA ESTATAL, como a menudo sucede en Estados que se denominan aconfesionales en las constituciones".

    La clave.

  • Comentario por Fernandop 28.05.18 | 02:17

    Galetel

    Sencillamente usted es uno mas empeñado en hacer un cristianismo sin Cristo. Ni el primero ni el último

  • Comentario por galetel 27.05.18 | 23:44

    Antes de defender apasionadamente el fideísmo, debemos preguntarnos, creo yo, si tenemos base suficiente para ello. Porque de poco serviría el más encendido amor a los enemigos a quienes moriremos dentro de unos años. (Veinte o así.) Entonces la pregunta crucial es: ¿qué puede darnos esa seguridad? Unos evangelios escritos décadas después de los hechos que narran ¿resultan crónicas fiables? Por mucho que confiemos en la memoria oral y escrita de esa cultura, me temo que la respuesta será no. Vamos entonces a confiar en los textos de Pablo, mejor dicho en unos textos que con toda probabilidad NO compuso Pablo sino que citó de cristianos anteriores. Ahora hay mucha más probabilidad de que la respuesta sea positiva porque los textos prepaulinos son más antiguos. Y, en este caso, es algo decisivo. Intentémoslo pues, tomándolo como "base de coherencia" de lo que afirman los evangelios. Los evangelistas eran cristianos, es decir que tenían esa fe.

  • Comentario por FERNANDOP 27.05.18 | 23:10

    True explica con nitidez en que consiste la esencia de los evangelios. Otros se confunden. Porque el amor a los seres humanos (lo que llama privado d Antonio) no esta reñido, sino todo lo contrario, con la denuncia alto y claro de las injusticias y de las prácticas injustas y abusivas (lo que llama lo público). Denunciar y combatir con la palabra a los poderosos cuando ejercen el poder para sostener estructuras injustas(para mas inri en nombre de Dios) no es no querer al prójimo y a los seres humanos, sino precisamente todo lo contrario. Jesús predicaba el amor al prójimo, pero no era ni un lila, ni un blando, ni un consentidor, ni un pelota. No es incompatible sino todo lo contrario

  • Comentario por true 27.05.18 | 19:18

    x el cristianismo, pero en todo caso es plenamente asumible por el cristianismo, precisamente desde esa igualdad básica, pero no porque lo haya votado nadie.
    Democráticamente tb se puede votar a un Hitler. En nombre de la humanidad tb puede llegar al poder quien cambie por otros los derechos humanos y resulte q al final todos somos iguales pero unos son más iguales q otros.
    Naturalmente estamos con la democracia como el menos malo de todos los sistemas políticos, porque las leyes injustas tienen una posibilidad de corregirse. Y desde luego no confundamos aconfesionalidad con ateísmo. Si una serie de personas tienen una serie de creencias, sus derechos, incluyendo la libertad de expresión no pueden ser recortadas desde la creencia ateísta q pretende recluírlos en un ghetto. El respeto consiste en no imponer nada a nadie, pero no en no poder expresar las propias creencias. Y ya lo de pretender reprimirlas, eso sí q es dictatorial. Controlen sus fobias, please.

  • Comentario por true 27.05.18 | 19:08

    la igualdad básica de todos los seres humanos como imagen de Dios.
    Y entre sus valores no está precisamente una dictadura ni una imposición de nada a nadie, sino todo lo contrario, puesto q rechaza los modos de los poderosos y dice a uno de ellos q su reino no es de este mundo. Según los textos cristianos. Fastidió a los poderes religioso y político y por eso se lo cargaron,
    Hablar de democracia en esos tiempos resulta anacrónico, lo q impulsaba era un cambio de valores en vez del sometimiento a la ley del más fuerte y la opresión de los pequeños por parte de los poderosos.
    Y en estos días cuando la democracia es posible, como el menos malo de los sistemas políticos y en los q ha sido posible hacer una declaración de DDHH basada en la igualdad básica como seres humanos, se ve coincidir la actitud cristiana con esa declaración de igualdad y la posibilidad de construir la justicia y la paz democráticamente. No es raro q naciera en una cultura influenciada x el cristian...

  • Comentario por true 27.05.18 | 18:54

    Antolín ha citado distintos tipos de pecadores y ha dicho que incluso llegó a compartir mesa con ellos. Hay pasajes que se refieren a que fue acusado de comer con pecadores, hay pasajes en los que consta que comió con publicanos. Luego tiene razón Antolín. Respecto a las prostitutas en concreto nadie ha dicho que comiera con ellas, pero desde luego fue criticado por dejarse tocar por una, aparte de ponerla como ejemplo de fe y dejar claro que los publicanos y las prostitutas precederían en el Reino de los Cielos a los fariseos q se consideraban puros.
    Los valores del reino están muy claros en los evangelios, el amor al prójimo, el servicio en vez del poder, la sencillez en vez de la soberbia, el cese de la opresión, el compartir, la lucha pacífica por la justicia, la misericordia y el perdón, la acogida de los marginados, el espíritu frente a la letra de la ley, la fe en el amor como principio de vida, la misericordia infinita del Abba q hay q imitar...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 27.05.18 | 18:43

    .....para lo relifiso, lo cristiano en concreto, son incapaces de discernir adecuadamente, no entraré en si se tratade una cuestión de pre juicios o no ni voy a entrar en meterme a psicoanalizar a nadie, pero el hecho es que dejan bien patente una incapacidad de comprenderlo de veras y a fondo, lo cual, vuelvo a insistir tal otras tantas veces he hecho, no conlleva el compartirlo, algo, el no compartirlo que tengo por absolutamente justificado y legítimo, bien que al menos espero, y reclamo, el requisito de entenderlo, de entender de qué se está hablando y qué está planteándose, requisito que, francamente sea dicho, usted y otros tantos incumplen reiteradamente.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 27.05.18 | 18:32

    ..... junto a las duras diatibas de Jesús, vuelvo a recalcar que inscritas en la que dije convención del lenguaje profétici, y a las que usted y otros en su línea parecen aferrarse tanto y otorgar tanta y casi exclusiva importancia, resulta que en los textos evangélicos vienen acompañadas ,y contrapesadas, por otras, y bastantes más en conjunto, manifestaciones de cercanía y amor a las gentes.

    Si utilicé como ejemplo particularmente significativo el de la acogida a los niños, y precisamente por su falta de "espectacularidad" es porque en su aparente sencillez y pequeñez consideré justamente que más y mejor representaba una que llamaré actitud, una posición vital frente al mundo y a la relación con los demás humanos. Poco que ver probablemente con la actitud paternalista autocomplaciente y autojustificadora de autócratas y especímenes semejantes,

    Insisto en lo otras veces expresado por mí, ustaed , David, y otros de su "cuerda", carecen de oído para lo religio...

  • Comentario por Xocupo 27.05.18 | 18:20

    Cítese, por favor, un solo texto evangélico en donde se diga que Jesús comía con prostitutas. Y en cuanto a los tan manidos "valores del Reino" (de Dios!) defendidos por Jesús, dado que el Reino de los cielos (cabe Mateo) es sagrado y un régimen teocrático, es evidente que se muestra incompatible con un régimen de democracia actual, pues la "politeia" democrática, invento griego (pagano) y un concepto complejo que evolucionó formando una síntesis de tradiciones diferentes, con ideas liberales y republicanas, es por definición laica, no sometida a ningún principio religioso, como en la teocracia judía (la del judío Jesús), islámica o eclesiástica. Se trata de una de las exigencias básicas de un humanismo laico ("laós" en griego es sinónimo de "démos" y "laokratía" de "demokratía"), lo que es compatible con la libertad de cultos en el ámbito privado, no en la esfera pública estatal, como a menudo sucede en Estados que se denominan aconfesionales en las constituciones. Quousque, tandem?

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 27.05.18 | 18:10

    David Mo, en mi comentario exponía otras reflexiones previas acerca de la dureza, ciertamente innegable, que Jesus manifiesta frente a los " puros" que se tienen a sí mismos por "propietarios" de Dios y Su Palabra, y recalcaba, entre otras cosas, que no deja de resultar cuando menos curioso y significativo el que diatribas tan duras se dirijan precisamente contra ellos y no contra los "impuros" pecadores oficiales, ejemplificados en publicanos y prostituttas, con quienes incluso llega a compartir mesa, algo particularmente destacable en la mentalidad judía de entonces según la que el hecho de compartir mesa implica una especial relevancia, recuérdese que estaba prohibido compartirla con los gentiles.

    Si he destacado un episodio que recogen los Sinópticos, y no de especial impacto o espectacularidad, como el de la acogida a los niños, no es para resaltarlo en plan sentimentaloide, nada más lejos de mi intención, sino para hacer notar que junto a las duras diatribas..

  • Comentario por galetel 27.05.18 | 14:27

    Es que por "proyecto de Jesús" se malentiende la GCU sin su Culmen indispensable; y eso no es lo refrendado por Dios. Por lo tanto es "otra cosa", que no incluye a Dios. No están allí, todavía, todas las víctimas del pasado. No obstante, algo es algo, y vale como BASE del proyecto de Dios, que, por supuesto, es el de Jesús para nosotros los cristianos.

  • Comentario por true 27.05.18 | 13:46

    No es otra cosa. No sé a qué le llama vd "el proyecto de Jesús" ni tengo ganas de discutirlo, pero el proyecto de Jesús forma parte del proyecto de Dios en el que creen los cristianos. La vida eterna empieza ahora y los valores del reino que se manifestaban en los signos sanadores de Jesús son indicios del Reino y deben ser continuados por sus seguidores que tienen que ser como levadura en la masa. Parece vd afirmar lo de nuestra colaboración con la boca chica y mantener una postura de evasión de la realidad actual, como si lo que hiciéramos diera lo mismo, porque existe "otra vida". El que sigue a Jesús sigue el evangelio, su buena noticia, confirmada por esos cuatro datos en los q insiste vd constantemente, y precisamente vigente por eso. Como vd dice insistentemente fue recordado el mensaje de Jesús a la luz de esos datos, pues eso. De modo q el proyecto de Jesús para los cristianos está confirmado por Dios

  • Comentario por galetel 27.05.18 | 12:20

    Pero claro, Dios -pobrecito- quiere que lo malo sea mínimo, aunque no pueda evitarlo. Por eso solicita nuestra colaboración antes de que se acabe el Proceso. Aunque sea ínfima. Con muy poquito se conforma. Y esto vale para todos los tiempos, por supuesto, si no, no sería el Dios Único. Con lo que transmitimos culturalmente tiene bastante. A tener fe en este proyecto de Dios, se le llama “cristianismo”. Sin embargo no es exactamente eso que se llama “el proyecto de Jesús”; es otra cosa.

  • Comentario por true 27.05.18 | 10:05

    La fe en q lo q anuncia el profeta del reino se está llevando a cabo puede partir del deseo de obtener la salud para una hija, y eso pueden ser "migajas", en comparación con todo lo que representan los valores del reino, pero por ahí se empieza.
    Eso lo enlazo con lo q dice Galetel, pues no solo el Reino aporta las "migajas" de mejorar nuestro mundo actual con sus valores, sino la Vida q supone la instauración del reino en su plenitud para siempre.

  • Comentario por galetel 27.05.18 | 09:59

    No, David Mo. No tiene Vd, razón. Si los conversos han acertado, el “holocausto” de Jesús no será sólo “para después”, sino “para ahora”, dentro de un rato. Pocos años, muy pocos. Pero no será un holocausto de todo, sólo de lo malo. ¿Con qué criterio? –Con el criterio humano, humanísimo, de Dios.

  • Comentario por true 27.05.18 | 09:59

    David Mo se equivoca. Ni son lo samaritanos, ni es Jesús el que llama "perritos" a nadie. Es la mentalidad judía la que llama "perritos" a los cananeos que no creen en Yahveh.
    Jesús, en esa narración, parte de la cultura judía y del prejuicio judío y el lenguaje judío, para demostrar que alguien q oficialmente no cree en Dios (Yahveh), les supera a ellos en fe sencilla y humilde en los valores del reino que su profeta representa. Y su fe la salva.

    Muy de acuerdo con Antolín.

  • Comentario por David Mo 27.05.18 | 06:55

    Antolín: ¿Quién le ha dicho que un autócrata no puede ser paternalista? ¿Usted no sabe que Hitler adoraba a los perros y no soportaba a los cazadores? También Jesús el de los evangelios era afable con los samaritanos: les llama "perritos" y les concede "las migajas" de su banquete. NO estoy comparando a Jesús con Hitler, que conste. El holocausto que prometía Jesús el evangélico era para después y eso es otra cosa, claro.

  • Comentario por galetel 27.05.18 | 00:06

    Quizá suficientes para construir una Gran Consciencia Universal, está por verse, pero no para llevar consigo a todas las víctimas de pasado, ni tan siquiera una de ellas.
    ¿Jesús de Nazaret? Una revelación/visión/aparición desde el (supuesto) futuro, no equivale a ello. Ni dos, ni tres… ¿O sí?
    Los conversos decidieron que sí. Y esperan la Venida, impacientes. Mientras, colaboran a construir la GCU, con gran ilusión. Creen también revelado que los muertos han resucitado YA, en su tiempo privado personal, y que los vivos no los precederán para participar en ello.

  • Comentario por true 26.05.18 | 22:07

    Gracias por su respuesta, Naza.
    (Aunque de ella deduzco que en el fondo para vd el bien y el mal sí existen. Es bueno evitar el sufrimiento ajeno como el suyo propio y es malo mirar para otro lado)

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.05.18 | 19:54

    ....pagados de sí y a otros señores importantes el tener y mostrar especial afecto a los infantes, excepto, claro, en campañas electorales, donde se muestran afectuosísimos con los niños, y no digamos si se trata de bebés. Me da que en el caso de Jesús, su acogida amorosa a los niños no era cuestión de campaña electoral.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.05.18 | 19:54

    ....pagados de sí y a otros señores importantes el tener y mostrar especial afecto a los infantes, excepto, claro, en campañas electorales, donde se muestran afectuosísimos con los niños, y no digamos si se trata de bebés. Me da que en el caso de Jesús, su acogida amorosa a los niños no era cuestión de campaña electoral.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.05.18 | 19:43

    ....de que la visión autocrática de Jesús que según algun comentarista transmiten los evangelistas, resulta que en los textos evangélicos no se corresponde bien con aquellos pasajes en que Jesús de palabra y de obra se muestra cercano a la gente común, acogedor y compasivo, amoroso, con ellos, en particular los sufrientes. Hay un pasaje, de los menos digamos espectaculares o llamativos pero al que considero especialmente significativo y que me gusta particularmente, el de Jesús acogiendo a los niños, que los apóstoles intentaban apartar por molestos.

    Era un época en que la condición infantil no era apreciada o respetada, en más de una ocasión he leído , no sé si será cierto o no, que había por entonces en el mundo judío una oración segun la cual señores con toda la barba agradecían a Dios el no ser gentil, no ser mujer y no ser niño (parece que habían nacido ya con toda la barba). Bien, pues ni entonces, ni ahora tampoco, me imagino a autocrátas pagados de sí...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.05.18 | 19:15

    ....en tanto que tal, Jesús habla y actúa con autoridad, con urgencia y exigencia de ser atendido y oído, lo que está en juego es de capital importancia y no caben medias tintas en lo relativo al Dios que que ni con componendas ni medias tintas "se anda", y en particular con quienes se dicen y autoproclaman fieles guardianes, de hecho "propietarios", de Su Voluntad y Su Palabra y de hecho la privan de su savia vital de amor y de libertas en el Espíritu.

    Según los textos evangélicos, contra éstos irán dirigidas las duras, muy duras, invectivas, formuladas, y ésto ha de tenerse en cuenta, segun el modo y estilo, o sea, según las que llamaremos convenciones, del lenguaje profético.Curiosamente tales invectivas se dirigen contra los 2puros", nunca contra los "impuros2 pecadores, ejemplificados en publicanos y prostitutas con quienes Jesús no tiene empacho en compartir mesa, desde luego que de puritano precisamente no cabría calificarle.

    Y hablar, en fin, de que.....

  • Comentario por Nazareno-no-Nazaret 26.05.18 | 19:07

    Para true.

    Y permítame enviarle una abrazo y agradecerle compartir nuestras opiniones en este foro. Que opinemos de distinta forma con educación y sosiego es enriquecedor.

  • Comentario por Nazareno-no-Nazaret 26.05.18 | 19:05

    Para true.

    En cierto modo lo que dice es cierto. Dado que en la naturaleza no existe ni bien ni mal la ética tampoco.

    Lo que quiero decir es que la vida es muy dura, porque la naturaleza lo es, y somos parte de ella. Yo ya he vivido unos cuantos años, y cuanto más vives acumulas bonitas experiencias, pero también dolor, enfermedades, gente que se va.

    Cuando hablo de suavidad no me refiero a lo que a mí me conviene. Como sociedad nos organizamos para decidir por mayorías, para tomar decisiones. Si nos olvidamos de fantasías y nos centramos en entender la realidad que tenemos, que palpamos, podemos acumular sabiduría para que la vida sea más llevadera.

    Le pongo un ejemplo fácil de entender, los millones de personas que huyen de Siria, que hace poco tenían sus vidas organizadas, escuelas, hospitales, y ahora no tienen nada. Muchos de ellos han muerto en su huida, por agotamiento, enfermedades, ahogados. Su sufrimiento se podría haber evi...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 26.05.18 | 18:43

    En los textos evangélicos (en el de Jn lo haría de un modo no divergente de los otros pero sí con modulaciones y matizaciones un tanto diversas) Jesús se presenta como imbuído de Dios, en entera comunión con Él y heraldo de su Reinado, Reino del que él,Jesús sería ya signo y presencia a modo de semilla llamada a cumplirse en espiga, en fruto, para lo cual requiere de la apertura y aceptación de los otros, de nosotros, los humanos, suponiendo ello, por tanto,que no se trataría de un Reinado impuesto desde la omnipotencia divina sino co-optado, construído en conjunción con Dios, por nosotros. De hecho, el Reinado como tal queda en principio frustrado por el rechazo humano que llevó a Jesús a la cruz., Dios no "aprovecha" este momento clave y decisivo y que pareciera especialmente "oportuno" para desplegar ante el mundo su omnipotencia e implantar sin ambages Su Reinado.

    Como heraldo y signo del Reino, entendiéndose a sí mismo Ungido de Dios en tanto que tal...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Sábado, 20 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031