El blog de Antonio Piñero

Los inicios de la teología cristiana explicados por Lucas, el evangelista (6-05-2018) (1000)

06.05.18 | 08:24. Archivado en Jesús histórico,

Hoy escribe Antonio Piñero

Foto: cuadro de John Linnell, hacia 1850, que representa Jesús con sus dos discípulos camino de Emaús.

Presento primero el texto de Lucas 24,13-35, en traducción de Gonzalo del Cerro, con leves cambios por mi parte:

Aparición a dos discípulos en el camino hacia Emaús (Mc 16,12-13)

13 Resulta que en el mismo día iban dos de ellos de camino a una aldea llamada Emaús, distante sesenta estadios de Jerusalén, 14 y conversaban entre sí sobre todo lo sucedido. 15 Y ocurrió que, mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se les aproximó y caminaba con ellos, 16 pero sus ojos estaban retenidos para que no pudieran reconocerlo. 17 Y les dijo:
–¿De qué vais hablando por el camino?
Entristecidos, se detuvieron. 18 Y le respondió uno, llamado Cleofás, y le dijo:
–¿Eres el único de paso en Jerusalén que no sabe lo ocurrido allí estos días?
19 Y les dijo:
–¿Qué cosas?
Ellos le dijeron:
–Lo relativo a Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y todo el pueblo, 20 y cómo los jefes de los sacerdotes y nuestros dirigentes lo entregaron para que fuese condenado a muerte, y lo crucificaron. 21 Pero nosotros esperábamos que él fuera el que iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, este es ya el tercer día desde que estas cosas ocurrieron. 22 Ciertamente, algunas mujeres de las nuestras nos sobresaltaron; tras haber ido de madrugada al sepulcro 23 y no haber encontrado su cuerpo, vinieron diciendo incluso que habían visto una aparición de ángeles que decían que estaba vivo. 24 Fueron también algunos de los nuestros al sepulcro, y lo hallaron tal como las mujeres habían dicho, pero a él no lo vieron.
25 Y él les dijo:
–¡Oh, insensatos y lentos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas! 26 ¿Acaso no era necesario que el mesías padeciera estas cosas y entrase en su gloria?
27 Y empezando por Moisés y por todos los profetas, les fue interpretando lo que había sobre él en todas las Escrituras.
28 Y se acercaron a la aldea a la que se dirigían, y entonces hizo él ademán de proseguir camino. 29 Mas ellos le apremiaron, diciendo:
–Quédate con nosotros, pues atardece y el día ya está declinando.
Y entró para quedarse con ellos. 30 Y sucedió que, al recostarse con ellos y tomando el pan, dijo la bendición y, tras partirlo, se lo dio. 31 Y se les abrieron los ojos y lo reconocieron, mas él desapareció de entre ellos. 32 Y se dijeron uno a otro:
–¿Acaso no ardía nuestro corazón en nosotros mientras nos hablaba en el camino, cuando nos abría el sentido de las Escrituras?
33 Y levantándose enseguida, volvieron a Jerusalén y hallaron reunidos a los Once y a los que estaban con ellos, 34 que decían:
–En verdad el Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón.
35 Y ellos contaron lo sucedido en el camino y cómo le reconocieron en la fracción del pan.

La idea general del texto, en mi opinión, es la siguiente: Lucas construye en este capítulo una bella historia, ideal, basándose en leyendas de apariciones del Maestro que circulaban en su entorno, o quizás apoyándose en su material propio. Su interés es triple. Primero, ofrecer una aclaración de cómo hay que entender la figura y misión de Jesús, después de su muerte y resurrección, como mesías sufriente, concepto novedoso en el judaísmo. Esta interpretación se basa en una nueva lectura de las Escrituras, avalada por el espíritu de Jesús; este muestra el camino, explicando él mismo el novísimo modo de entenderlas en todos los pasajes que se refieren al mesías.

Segundo: ante las dudas que habían surgido sobre la resurrección de Jesús, tanto entre los propios como sobre todo entre los paganos del entorno, el evangelista afirma su veracidad histórica por medio de dos relatos de aparición. El segundo, en Jerusalén, insiste sobre todo en la resurrección del cuerpo de Jesús y en la diferencia entre este y los espíritus incorpóreos. Queda así vindicada la verdad de su resurrección y exaltación al cielo.

Tercero: poner de relieve el encargo final de Jesús de la misión cristiana a todas las gentes, iniciada por la tarea de los apóstoles. Se inaugura así el tiempo de la Iglesia, indeterminado en su duración, hasta la parusía. El relato es, pues, teológico, y no tiene viso alguno de historicidad estricta.

Respecto a este pasaje concreto: los estudiosos están divididos sobre el origen de esta posible leyenda. Unos sostienen que proceden del autor del material propio de Lucas, algunas de cuyas expresiones son reconocibles, y que contiene un borroso trasfondo histórico. Pertenecería a relatos como el del buen samaritano (10,30-36) o el hijo pródigo (15,4-32). Otros defienden que ha sido compuesta por Lucas, cuyo vocabulario y estilo es palpable, como relato ideal para ejemplificar la necesidad de volverse a las Escrituras para entender la profundidad de la figura y misión de Jesús. Aducen también que la estructura quiástica del relato, artificial –en la que la introducción corresponde a la conclusión; en la que hay dos cuadros para enmarcar el diálogo de los discípulos con Jesús, indica que es una construcción literaria.

Obsérvense algunas frases que me parecen importantes:

· Jesús fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y todo el pueblo: es una buena definición de la autoconsciencia de Jesús (Mc 6,4) figura, tal como lo veían muchos de entre el pueblo: 9,19.

· Los jefes de los sacerdotes y nuestros dirigentes lo entregaron: Lucas procura implicar ante todo a los judíos en la condena a Jesús y escamotea que el peso del proceso y la pena capital impuesta a Jesús fue obra de los romanos. Excluye cualquier alusión a la conducta sediciosa de Jesús respecto al Imperio. Pilato obraba conforme al ordenamiento del Imperio.

· Nosotros esperábamos que él fuera el que iba a liberar a Israel: es muy claro que tras muchos meses de estancia coco con codo con el Maestro, la idea obtenida por los discípulos era que Jesús como mesías liberaría a Israel de todos sus enemigos los romanos. Y si esta exégesis parece exagerada, léase el mismo Evangelio de Lucas el cántico de María (Magnificat) 1,50-58 y el de Zacarías (1,68-75). Si Lucas no escribió esos himnos, y su origen está en una mano desconocida que los agregó después, quizás en la revisión general de los evangelios en el siglo II, lo cierto es que la tradición cristiana los considera obra del evangelista, y parte del mensaje evangélico.

· Para creer todo lo que dijeron los profetas: Lucas emplea el esquema “promesa-cumplimiento”. Todo lo de Jesús está en las Escrituras, si se leen bien.

· ¿Acaso no era necesario que el mesías padeciera estas cosas y entrase en su gloria?: teología cristiana que justifica, después que todo ha pasado, la muerte de Jesús.

· Y empezando por Moisés y por todos los profetas, les fue interpretando lo que había sobre él en todas las Escrituras: aquí está de nuevo explicado el inicio de la cristología y luego de la teología cristiana: un repensar a Jesús conforma a una nueva lectura de los pasajes escriturarios que ya los rabinos indicaban como mesiánicos, y la cincorporaciòn de otros nuevos, como los deo siervo sufriente de Isaías 42-53, que los rabinos aplicaban a un rey de Israel o bien al pueblo en su conjunto y aue los cristiano ¡s leyeron como una profecía de los sufrimientos de Jesús.

Es difícil encontrar otro texto (salvo los discursos de Pedro en Hechos 2 y 3, que explique mejor los inicios de la teología cristiana.

Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Y 08.05.18 | 11:50

    "En tiempos de Elias" (Lucas 4,24)

    "En tiempo de Elia" el "hijo de José" va y dice que HaShem se preocupó de una fenicia "viuda de Sarepta" y -para colmo de escándalo- los cielos se preocuparon de "Naamán el sirio"

    Y. claro, "al oir esto" [en el año 100-110] "todos en la sinagoga se pusieron furiosos" (Lucas 4,29)

    Es espectacular la actualidad de Lucas el viejo

    Una pistolera neocon (tita Killary) era la candidata de los fariseos; pero contra todo pronóstico -de la tonta prensa que se cree sus propias mentiras- ganó el candidato de los saduceos: Donald Trump, que hoy parece que anunciará que ningún vecino del Manicomio Bíblico tiene derecho a su seguridad

  • Comentario por galetel 07.05.18 | 19:04

    de la revelación histórica original. Pero la revelación histórica principal y decisiva fue la dirigida al grupo entero, cuando, enormemente sorprendidos y conmovidos por lo ocurrido, acudieron todos a reunirse en Jerusalén para esperar la Venida gloriosa de su Señor Jesús, jesuficando a Dios. Así es como nosotros los conocemos, para descubrir nuevamente esos relatos y creer en lo que tienen en común, de fondo y de origen.

  • Comentario por galetel 07.05.18 | 19:02

    Hay que tener en cuenta que los evangelios se escribieron probablemente más de cuarenta años después de los hechos que narran, y por autores que NO fueron sus testigos presenciales. Los autores cristianos anteriores (Pablo y los paulinos) habían predicado sólo los hechos escuetos, de una manera concisa, haciendo énfasis sólo en el refrendo de Dios y el mensaje consecuente de ello, aunque citando pasajes-clave de cristianos anteriores.

    Seguramente HUBO revelaciones/visiones/apariciones personales individuales dirigidas a cada uno de los conocedores íntimos de Jesús: en especial a ciertos discípulos (María la magdalena, Pedro, Juan…) y a ciertos familiares (su madre, sus tíos-padres, su hermano Santiago…), pero se recordaron a duras penas en esa cultura de tradición oral, asimilándolas más tarde a leyendas y aprovechándolas para las catequesis.

    Pasaron a figurar deformadas en los evangelios, aunque conservando algunos indicios de la revelación histórica origin...

  • Comentario por Manuel 07.05.18 | 17:10

    Aunque cabe preguntarse, si el relato de los discípulos de Emaús tuviera algo de históricamente correcto, ¿por qué copiaron su estructura de un cuento ajeno?

  • Comentario por galetel 07.05.18 | 16:27

    Si se prescinde de los tres versículos siguientes:

    22 Ciertamente, algunas mujeres de las nuestras nos sobresaltaron; tras haber ido de madrugada al sepulcro 23 y no haber encontrado su cuerpo, vinieron diciendo incluso que habían visto una aparición de ángeles que decían que estaba vivo. 24 Fueron también algunos de los nuestros al sepulcro, y lo hallaron tal como las mujeres habían dicho, pero a él no lo vieron.

    el texto fluye y mejora considerablemente. Pienso que estos versículos son un añadido posterior para conformar el relato a este capítulo del evangelio de Lucas, a lo que contiene justo antes.

  • Comentario por Y 07.05.18 | 12:20

    Estos judíos del siglo I que escribieron estos textos

    Eran gentes de cultura judeohelena, sirojudía y judeopersa que estaban atrapados entre unos y otros y otros. Por un lado eran críticos disidentes frente al Imperio de Roma, pensemos en hoy en día: vivimos dentro del mentiroso y belicoso Imperio de Washington; pero cosa distinta es desear que caiga azufre del cielo sobre la Bestia económica e imperial "y se lamentarán los poderosos y los comerciantes" que es lo que sueña el autor del Libro de la Revelación/Apocalipsis. Había una pluralidad enorme de pensamientos. Por otro lado está la ruptura con el judaísmo sacerdotal saduceo. Y para rematar la faena había bastantes fanáticos identitarios, por eso Lucas habla de un Jesús que por así decirlo tiene amigos fenicios y sirios, pues en esas fechas "Jesús" se había convertido en un banderín de enganche para la guerra

  • Comentario por Y 07.05.18 | 11:39

    Lucas el viejo

    Lucas el viejo es un judío del siglo I muy preocupado por "la paz" (1,79) nunca y antes ni después hubo tanta diversidad y pluralidad de pensamientos en la tradición judaica, estos textos son anteriores al comienzo de la separación entre cristianos y rabínicos que al final se establece en el siglo V cuando cristianos y rabínicos se ponen de acuerdo en decir que los nazarenos son herejes

    Lucas el viejo no podía ni sospechar que existiría una cosa así como "la teología cristiana": -mamá, un beso, me voy a la guerra de los treinta años

  • Comentario por Rawandi 07.05.18 | 11:34

    Sí, Manuel, ya lo dice el propio Piñero en su artículo: leyendas basadas en otras leyendas. O sea, ningún viso de historicidad.

  • Comentario por Manuel 07.05.18 | 09:51

    “Es evidente a todas luces que la trama del cuento de la muerte y resurrección de Aristeas se cumple íntegramente en el caso de Jesús”, concluye Álvaro Borghini. En Lc 23,54 y ss., las mujeres son testigos de que el cuerpo de Jesús es introducido en el sepulcro; en 24,1 y ss., las mismas mujeres comprueban que el sepulcro está vacío, sin el cadáver; en 24,9, corren a dar la noticia a los amigos de Jesús; en 24,12, Pedro acude y verifica la noticia dada por las mujeres; y, por fin, en 24,13 y ss., dos discípulos que iban de camino aseguran haber visto vivo a Jesús. “La identidad de estructura entre ambas narraciones es tal que obliga a considerar que ambas son el reflejo de un cuento literario y tradicional extendido por diversos lugares.”

  • Comentario por galetel 07.05.18 | 09:50

    Dicho ya lo importante, enfatizando yo lo de “catequesis”, voy ahora a especular un poco.
    Lo que me hace dudar acerca de si habría una experiencia real de fondo, es la mención del nombre “Cleofás”. Porque creo que había uno llamado así, Cleofás o Clopás, que era hermano de José y había acogido a Jesús de niño con su joven madre viuda María, en su familia. ¿Podría tratarse en el fondo de dos familiares de Jesús, Cleofás o Clopás y María-la-de-Cleofás, que vieran aparecido a Jesús resucitado cuando se dirigían de Jerusalén a Emaús? A partir de la experiencia pascual de ellos en particular, conservada en una tradición, habría creado Lucas esta catequesis.
    Es sólo una especulación, y una pregunta.

  • Comentario por Manuel 07.05.18 | 09:50

    En tercer lugar, el batanero viaja para comunicar la noticia a los familiares. En cuarto lugar, un viajero testimonia haberse encontrado con el supuesto muerto por el camino y haber hablado con él (el dato narrativo que recoge Lucas en Lc 24,13-35). La narración de Lucas responde al mismo patrón narrativo que la de Aristeas, y ambas dan el nombre del lugar al que se dirigían los testigos de haberse topado con el supuesto resucitado, para darle más aire de verdad. El punto quinto de ambas leyendas incluye la verificación de un grupo numeroso de personas que atestiguan que el lugar en el que estaba el muerto está efectivamente vacío. “Es evidente a todas luces que la trama del cuento de la muerte y resurrección de Aristeas se cumple íntegramente en el caso de Jesús”, concluye Álvaro Borghini. En Lc 23,54 y ss., las mujeres son testigos de que el cuerpo de Jesús es introducido en el sepulcro; en 24,1 y ss., las mismas mujeres comprueban que el sepulcro está vacío,

  • Comentario por Manuel 07.05.18 | 09:49

    de Aristeas por toda la ciudad. Pero un hombre que procedía de Artace afirmaba tenazmente habérselo cruzado en el camino hacia Cízico. Los familiares de Aristeas se habían desplazado al batán para hacerse con el cadáver a fin de enterrarlo, pero éste había desaparecido. Aristeas reaparecería en Proconeso siete años más tarde para componer los versos épicos –denominados Arisparmes- que recoge Heródoto, para desaparecer por segunda vez.
    Como dice Borghini, “es de notar que la narración de la muerte y resurrección de Aristeas sigue el mismo patrón de narración de la muerte y resurrección de Jesús” (en Lucas). Lo primero es cerrar a cal y canto la habitación en la que se encuentra el muerto (en lo que el relato de Aristeas concordaría con Mt 27,59-66, Mc 15,44 y ss., y 16,1-7, Lc 23, 50-56, y 24,1-9, y Jn 19,38 y ss., y 20, 1-20. En segundo lugar, se encuentra el testimonio directo de un testigo que da fe de la muerte del personaje en cuestión.

  • Comentario por Manuel 07.05.18 | 09:47

    Centrando el tema del post en el relato de los discípulos de Emaús, de acuerdo, después de Marcos había que rellenar con algún contenido convertible en tradición el tema de Jesús resucitado, que con el tiempo se pretendería corporalmente resucitado, de su tumba, con sus heridas, pudiendo caminar, tocar, comer, pero ¿de dónde toma el autor –o autores- de Lucas este contenido y hasta la forma literaria que adoptará para convertirse en motivo argumental (que llegará a considerarse “teológico”)?
    Según Álvaro Borghini (en “Jesús de Nazaret: el hombre hecho Dios. Estudio filológico de los Evangelios y primeros escritos cristianos”, p. 127-129), que argumenta muy convincentemente, de un cuento griego publicado por Heródoto (4,14) en el siglo V AEC, se trata de la leyenda de Aristeas. Éste habría fallecido en un batán de Proconeso. El batanero, tras cerrar la fábrica, fue a comunicar el hecho a los deudos del muerto. Tras lo cual se extendió la noticia del fallecimiento por

  • Comentario por Y 06.05.18 | 22:20

    Aquella época (6-66/70)

    "Aquella época" que comienza "cuando Quirino fue enviado a realizar el censo", escribe Flavio Josefo, se caracteriza porque "disputaban mucho entre sí los judíos": "los poderosos [los judíos poderosos] maltrataban a la mayoría [de los judíos] y la mayoría [de los judíos] querían matar a los [judíos] poderosos" que resulta que la mayoría de los poderosos estaba en Jerusalem, y "en efecto [los judíos del pueblo llano] creían que maltratar a los extranjeros era una innoble perversidad, mientras que pensaban que les reportaría un gran lustre matar a los seres más próximos a ellos (y dicho y hecho) degollaron a los sumos sacerdotes (saduceos)" (La Guerra VII)


  • Comentario por Y 06.05.18 | 21:33


    Los textos son claros: "los príncipes de los sacerdotes" (Marcos = Juan): "Anas, Caifas, y Juan, y Alejandro y cuantos eran del linaje/clan del pontífice" (Hechos 4,6): "los saduceos" (4,1)

    Es indignante que te saltes a la torera las fuentes para abrazar la Maldita Leyenda Cristiana con afán polémico

    Para más chiste y como buen cristiano, Antonio, lo dices del tirón "los jefes de los sacerdotes y nuestros dirigentes lo entregaron: Lucas procura implicar ante todo a los judíos" (!?): Mola, Francisco Franco y Queipo de Llano lo entregaron: Lucas procura implicar ante todo a los españoles (!?)

    Estos académicos no van más allá de quemar montones de paja, o por decirlo de otra forma se ponen el balón "a huevo" y chutan a una portería que está vacía, y así melonada tras melonada

  • Comentario por Y 06.05.18 | 21:03

    "Lucas procura implicar ante todo a los judíos" (!?)

    Qué ciego eres Antonio, proyectas sobre estos textos la Maldita Leyenda Cristiana

    Es simplemente insoportable. Dices que los jefes del judaísmo sacerdotal y más en concreto un clan saduceo -el clan de los Anas- son "los judíos" -hombre, Antonio, como mucho atente a la literalidad del texto y usa la generalización "los de Jerusalem" (Hechos) que eran "el pueblo (de los señores)" frente a los de Galilea, Perea e Idumea

    En fin, Antonio, no tienes ni puñetera idea de lo que hablas, eres un polemista en una parroquia cristiana

  • Comentario por Y 06.05.18 | 20:34

    Anas Shawqi Abu ‘Asser, de 19 años, hace el número 45 de los chavales de 12-22 años que en el Manicomio Bíblico han matado estos últimos días de un certero tiro a distancia con un fusil con mira telescópica como si fueran patos, por escupir al cielo y quemar neumáticos, y los tullidos son innumerables tal vez más de 200 muchachos han perdido las piernas; más veraz, sincero y honrado sería cortarles las piernas con un hacha y un verdugo que dispararles a distancia pero en estas matanzas y palizas se cuida la estética, y la prensa occidental -la presstituta imperial- pues para qué hablar si no hay libertad. Y si esto fuera una afición local pues bueno, los ingleses cazan zorros y los sionistas cazan palestinos/arabohebreos; pero es que después arrasan barriadas enteras de Beirut o azuzan para destruir Irak y Siria y es un no parar

  • Comentario por galetel 06.05.18 | 19:34

    las propias autoridades de la Ley judía lo habían entregado por eso para que lo crucificaran, el papel que jugó la Comunidad cristiana con su Eucaristía... Todo está ahí.

    Está ahí… para el que no lo lea sesgadamente. Para el que acepte el MT->HF y los otros DATOS anteriores a este evangelio, y no tenga los siguientes prejuicios “piñerianos”:

    “Lucas procura implicar ante todo a los judíos en la condena a Jesús y escamotea que el peso del proceso y la pena capital impuesta a Jesús fue obra de los romanos. Excluye cualquier alusión a la conducta sediciosa de Jesús respecto al Imperio.” (Sesgo inverso)

    “Tras muchos meses de estancia codo con codo con el Maestro, la idea obtenida por los discípulos era que Jesús como mesías liberaría a Israel de todos sus enemigos los romanos.” (Sesgo simplista).

  • Comentario por galetel 06.05.18 | 19:33

    mas él desapareció de entre ellos. Y se dijeron uno a otro:
    –¿Acaso no ardía nuestro corazón en nosotros mientras nos hablaba en el camino, cuando nos abría el sentido de las Escrituras?”

    [Comento:]
    Siempre me ha parecido esta una catequesis excelente, y me lo sigue pareciendo, dirigida por un cristiano –“Lucas”- a unos lectores, también cristianos, que no conocieron al Jesús PREpascual, para explicarles como se llegó a entenderlo como Jesús POSpascual, es decir, cómo fue la experiencia extraordinaria de los conocedores de Jesús que los impulsó al “marana tha”.

    La aparición corporal de Jesús resucitado, la reinterpretación de las Escrituras para instar a “jesuficar” a Yahvé, el cambio en la predisposición adversa de los conocedores que esperaban de Jesús que fuera un simple mesías davídico exitoso, para asumir, como fieles judíos, la de reconocerlo como el Hijo del hombre de Daniel después de que las propias autoridades de la Ley judía lo habían e...

  • Comentario por galetel 06.05.18 | 19:31

    A mi juicio, el meollo de este episodio catequético de Lucas se contiene en estos versículos:

    “Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y todo el pueblo, y cómo los jefes de los sacerdotes y nuestros dirigentes lo entregaron para que fuese condenado a muerte, y lo crucificaron. Pero nosotros esperábamos que él fuera el que iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, este es ya el tercer día desde que estas cosas ocurrieron.

    Y él les dijo:
    –¡Oh, insensatos y lentos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas! ¿Acaso no era necesario que el mesías padeciera estas cosas y entrase en su gloria?
    Y empezando por Moisés y por todos los profetas, les fue interpretando lo que había sobre él en todas las Escrituras.

    Y sucedió que, al recostarse con ellos y tomando el pan, dijo la bendición y, tras partirlo, se lo dio. Y se les abrieron los ojos y lo reconocieron, mas él desapareció de entre ellos. ...

  • Comentario por Y 06.05.18 | 18:28

    Algún día, quizá dentro de cien o doscientos años, nos atreveremos a hablar de la historia de estos textos:

    (I) "los sucesos ocurridos entre nosotros" que son cuatro: (A) la muerte en la cruz como esclavo rebelde de un rabí galileo y el desembarco de las legiones de Calígula para "alzar/instalar la abominación desoladora donde no debe" (Marcos) (B) la guerra civil en Siria: "las ciudades se dividieron en dos bandos" (Flavio Josefo) y tras la guerra "se hablaba de él en toda Siria" (Mateo) (C) la guerra civil en la tierra de Canaan entre "la gente de la tierra" ("am ha'eretz" en hebreo [esto es: los de Perea, Galilea e Idumea]) y lo que Flavio Josefo llama "el pueblo" que es "el pueblo (de los señores)" esto es: "los de Jerusalem" (Hechos) y (D) la guerra contra los romanos que culmina en la Destrucción del Templo

    (II) La Guerra de Kitos (114-) y tras esa guerra se escribe el Libro de la Revelación contra el Imperio de Roma, libro que cierra el así llamado NT

  • Comentario por Y 06.05.18 | 14:33

    Luca el viejo

    Lucas el viejo escribe durante las tensiones que conducen a la Guerra de Kitos (114-)

    Los eruditos acedémicos siguen empeñados en estudiar este conjunto de documentos (de época altoimperial de la cultura judeohelena, sirojudía y judeopersa) al margen de la Historia Universal

    Los eruditos académicos están atrapados en una pequeña parroquia: la historia del dogma cristiano

Martes, 11 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31