El blog de Antonio Piñero

Una ética secular, válida para todas las religiones. Las famosas “Sentencias de Focílides”. Una reunión de máximas más que interesante (y III). (3-05-2018) (999)

03.05.18 | 08:12. Archivado en , Judaísmo

Hoy escribe Antonio Piñero

Termino hoy mi noticia, más que reseña, sobre las Sentencias del Pseudo Focílides, una obra que representa un intento casi inédito en el judaísmo antiguo. He tomado estas notas de la estupenda “Introducción” de Miguel Herrero de Jáuregui al poema.

La voluntad de construir una ética secular se plasma perfectamente en la terminología que el poema emplea para describir la transgresión, buscando la neutralidad y evitando connotaciones religiosas. El énfasis está en el nivel horizontal de la justicia moral entre seres humanos, no en la relación vertical con lo divino. Así el que viola los preceptos del poema es malvado, (griego kakos: 11, 44, 51, 55, 66, 118, 120, 134, 143, 146, 152, 199, 204); injusto (adikos: 5, 10, 21, 37, 51, 135; athesmos: 190; athemistos: 146); y vil (aiskhos: 67; aiskhros: 76: aiskyntos: 189). Es particularmente interesante el caso de hosios, “santo”, toda vez que un reciente estudio de Saskia Peels (2015) ha dejado claro el tan debatido sentido del término: “hosios es lo que los hombres hacen para complacer a los dioses y darles la timé (el honor /honra) que merecen, y cualquier acción o actitud que el hablante pueda presentar convincentemente a los demás como perteneciente a esta categoría” (pp. 255-6)”. Los casos de hosios, santo, en este poema (1, 5, 37, 132, 219) muestran que es claramente sinónimo de dikaios (“justo” y antónimo de adikos, “injusto”), lo que supone que, una vez más, la dimensión horizontal se prioriza sobre la vertical: la relación con los hombres es la base de una ‘piedad’ en la que lo divino queda relegado al trasfondo.

La prueba más clara de este redimensionamiento de la transgresión está en que no hay un solo caso de hamartema o hamartía, que en griego clásico significa simplemente “error”), ausencia notable teniendo en cuenta que es el término empleado regularmente en la Biblia griega para “pecado”: en el libro de la Sabiduría de Salomón, solo un poco anterior al poema pseudofocilideo y de temática similar, hay hasta 17 casos de presencia de la raíz de hamartema. Esta diferencia no puede ser casual. En el poema aparece precisamente en un contexto en que se seculariza el término: si un hijo “peca” contra el padre, éste debe evitar la ira vengativa dejando el castigo a la madre u otros allegados.

En cuanto a la imaginería de la transgresión en el poema, cabe señalar que la ‘metáfora conceptual’ básica, por usar la popular terminología cognitiva de Lakoff y Johnson, muestra la concepción pseudofocilídea de un ‘pecado secular’, si se admite la paradoja: la imagen fundamental de la transgresión es la violación del límite, sea física (verso 35, respetar el campo del vecino, con una ampliación abstracta en el siguiente verso interpolado) o metafórica en verbos que muestran la idea física de tras-pasar: parabainein (190), hyperbainein (35-36, 63-64). El verbo “apartarse” (apechesthai: 6, 31, 35, 76, 145, 149) tiene la misma connotación espacial, igual que “huir de” (pheugein: 12, 146, 151) Un consejo muy frecuente es la moderación y ausencia de exceso: 59, 60, 64, 69b. Todo ello redunda de nuevo en un enorme predominio de la horizontalidad de la moral que se remite sobre todo al ámbito humano.

Ahora bien, una vez establecido que estos preceptos no se fundamentan primariamente en ser la voluntad divina, cabe preguntarse cuál es el fundamento humano de la ética del pseudo-Focílides. ¿Por qué no debe uno transgredir? A esta cuestión la lectura del poema arroja tres tipos de razones por las que insta a obedecer sus preceptos: la naturaleza, la utilidad, y la reciprocidad.

Por un lado, la naturaleza, que hace del hombre un ser social e intermedio entre lo divino y lo animal, con una serie de facultades y deberes que le pertenecen como especie. Así por ejemplo la obligación de utilizar bien la palabra que es su arma natural (125) y la de trabajar, al igual que lo hacen los dioses o las propias hormigas (162-174). Los preceptos que tienen que ver con la vida sexual (175-195) se justifican especialmente en la naturaleza (physis), mencionada varias veces (176, 187, 190) como norma que divide el sexo lícito del ilícito: la condena de la homosexualidad se razona en que incluso los animales salvajes la ignoran (191). A su vez los varones se distinguen de las mujeres en la conducta sexual y en el cabello corto (210), igual que los hombres se distinguen de las fieras en no compartir alimento con ellas (147). La condena de las prácticas mágicas o de la violencia contra los niños (149-150) se basa en la misma idea de guardar las distinciones de la naturaleza. Un concepto este ampliamente desarrollado en el judaísmo helenístico y que tendrá enorme influencia en la ética cristiana. La diferencia es que en el poema esta justificación natural no se vincula necesariamente a la creación divina—aunque esta vinculación tampoco se niega.

La consecuencia de violar esta norma de la naturaleza es la impureza y la contaminación moral. El poema concluye resumiendo: “la pureza son purificaciones del alma y no del cuerpo”; una sentencia que tiene célebres paralelos en ámbitos griego, judío y cristiano. En esta posición de cierre podría considerarse un mero marcador genérico del estilo revelatorio propio de los poemas iniciáticos, si no fuera porque en los versos 4, 34 y 177 el verbo miainein, “manchar”, muestra que delitos como el homicidio y el adulterio contaminan moralmente el alma del transgresor y su familia. De nuevo es una noción habitualmente vinculada al ámbito religioso que aquí, sin embargo, aparece “secularizada” como una consecuencia de la violación de la naturaleza.

La segunda justificación de la admonición ética es la utilidad que se deriva del buen obrar, no sólo para el directamente afectado por la buena acción y su fautor, sino para la sociedad entera. Por ejemplo, el matrimonio se aconseja por el propio interés del casado (175), o el buen trato al esclavo por el propio interés del amo (224). El trato magnánimo al enemigo se aconseja en tanto que mejor convertirle en amigo (142), mientras que tratar bien al malo se descarta como trabajo inútil (152). Pero más en general, el provecho (oneiar) que producen las buenas obras es general para todos los hombres: la medida (60), la concordia (78), el buen uso de la palabra (123). Este es un razonamiento utilitario no es fruto específico de una ética hedonista ni epicúrea, sino más bien típico de la moral gnómica, y muy común tanto en la tradición bíblica como en la griega.

Y finalmente, una tercera razón para actuar de un modo determinado es una suerte de reciprocidad cósmica por la que toda acción genera consecuencias directas sobre quien la ejerce. Ciertamente hay una reciprocidad vertical que muestra la responsabilidad ante un Dios que juzga (11) y odia al perjuro (17), una noción tradicional bíblica y griega. También se llama al ladrón de grano “maldito” (18: véase nota al verso), y la profanación de cadáveres despierta la “ira divina” (101). Sin embargo, esta vigilancia divina es una justificación relativamente marginal que se inserta en el plano superior de la reciprocidad general: dar al pobre es obligado porque uno lo ha recibido de Dios (29); engendrar hijos se justifica en la necesidad de corresponder a la naturaleza que nos ha engendrado (176). En muchos otros casos la reciprocidad es puramente horizontal, es decir, referida al ámbito humano: el técnico produce soluciones técnicas, el sabio sabias (88). Esta reciprocidad supone una igualdad de fondo entre todos los hombres: los versos 25-27 y 40-41 incitan a pensar que uno podría estar del lado débil, el náufrago y el vagabundo. Por ello la distribución equitativa es lo más justo y conveniente (137).

Estas tres razones no son incompatibles entre sí, sino al contrario, se combinan perfectamente: la naturaleza de las cosas fomenta la reciprocidad de las acciones, y reconocerla es provechosa para todos. Las tres se combinan tanto para sustentar los principios generales de la primera parte como las reglas más específicas de la segunda. El último verso lo resume: siguiendo estos consejos se logra “la buena vida” (zoen agathen). Ese “buena” reúne todos los ecos de la filosofía helenística, e implica por igual una vida justa, provechosa, y concorde a la naturaleza.

Por ello, junto a la justicia que como virtud suprema impregna todos los mandatos del poema, los comentaristas han reseñado justamente la humanidad (philanthropia) como la idea más poderosa y original del poema. Una comunidad de todos los hombres que, sin suponer idealización alguna (e. g. versos 91-96 contra los parásitos y las turbas), se sitúa como faro hacia el que orientar el rumbo de la propia vida. La sección sobre la humanidad (22-42) no sólo refleja en hexámetros las obligaciones de limosna y consideración hacia los pobres que ciertamente son más prominentes en la tradición judía que en la griega; además, estos mandatos bíblicos se combinan con pensamientos sobre la mutabilidad de la fortuna y la ayuda a náufragos y viajeros propios de la poesía griega arcaica para forjar esta nueva comunidad ética formada por todos los hombres, incluidos extranjeros y esclavos. Una idea de claro influjo estoico que, como ha destacado Katell Berthelot, sitúa al pseudo-Focílides a la vanguardia del pensamiento ético antiguo.

Así pues, el poeta propone una ética secular que no se apoya tanto en una ley religiosa sino en la necesidad, utilidad y moralidad natural que remiten al ámbito humano. Esta secularización moral es tanto más original cuanto que lo sustancial de muchos preceptos coincide con su presencia en la Biblia como mandato divino. Pero precisamente por ello es notable el esfuerzo por darles una nueva fundamentación ética.

Ahora bien, esta concepción secular de la moral humana no supone en absoluto una negación del trasfondo divino que subyace a la propia existencia y naturaleza del hombre como parte de un cosmos creado por Dios, un Dios que además desciende a ejercer de garante de la justicia de los asuntos humanos (11, 17, 52). Un Dios que, tal como hacen desde abajo los animales, ejerce desde su superioridad natural de contrapunto al hombre para que éste entienda mejor su propia naturaleza. Así en los versos 53-54 el poeta aconseja:

no te enorgullezcas por sabiduría, fuerza, ni situación de riqueza
hay un Dios sabio, poderoso y a la vez rico en bendiciones.

El hombre conoce sus límites en comparación con la absoluta superioridad divina, aclamada en un verso nada inocente, que empieza con una exclamación, heis theos, “solo hay un dios” que es propia de los himnos helenísticos en los que se aclama a un dios cuya grandeza es tal que oscurece todo lo demás. El poeta lo usa aquí como una formulación que combina el monoteísmo judío con un más flexible henoteísmo pagano compatible con la presencia del plural theoi, “diosoes”, en otros versos. Pero a la vez, y más prominentemente, como el único referente absoluto con el que el hombre debe medirse a sí mismo.

También es Dios el factor con que medir la supervivencia del hombre tras la muerte (106-116). Dios “reina sobre los muertos” (111), heredando un título habitual de Hades y su esposa Perséfone, que revela su dominio simultáneo sobre vivos y muertos. Pero es que su realeza sobre este mundo y el otro contrasta con la inutilidad de los títulos humanos ante la muerte, pues los reyes son equiparados a los parias (113), un tópico común en la tradición griega, judía y después cristiana. Y a su vez, el alma del hombre adquiere una cierta divinidad tras la muerte una vez liberada del cuerpo, no sólo porque resurge como theos (104) sino porque toma los atributos de athanatos kai ageraos, “inmortal y sin edad” (115), la fórmula homérica para los dioses inmortales y siempre jóvenes, definidos por oposición a la mortalidad y vejez humanas, y vive eternamente dia pantos. También esta parte divina del hombre está subordinada a la jerarquía de Dios (111).

Esta función de sostén cosmológico, fiel de la balanza moral, juez de última instancia y contrapunto del hombre, es la que encontramos en numerosos textos de la filosofía helenística (por ejemplo, el De mundo pseudoaristotélico) y en poemas teológicos de fabricación judeohelenística como el Testamento de Orfeo. Nada hay de específicamente bíblico en esta imagen de Dios, pero tampoco nada que contradiga llenar este nombre impersonal con un culto específico, bíblico o no. Como hemos visto, no son cuestiones teológicas, como la de lo uno y lo múltiple, lo que interesa al poeta, que más bien pasa de largo por problemas que no sólo son ajenos, sino que pondrían en peligro su proyecto de fundamentación ética de la comunidad humana.

Sin embargo, la clave de lectura religiosa del poema no puede ignorarse. Los versos de apertura y cierre presentan el poema entero como una revelación a los iniciados: son los “designios de Dios” que constituyen, mediante la “revelación” del poema, los “misterios de la justicia”. Estas expresiones que remiten al ámbito de las iniciaciones mistéricas implican una enorme carga religiosa; los poemas revelatorios se abrían y concluían a menudo con expresiones formulares que realzaban su naturaleza esencial de palabra divina que debía recibirse con humilde aquiescencia. Pero suponer que el carácter formular de una expresión implica vaciedad semántica o inautenticidad es un prejuicio moderno que distorsiona gravemente la comprensión de la poesía antigua, y estos versos no pueden despacharse como un mero artificio literario para dar colorido al poema. A la luz de la clausura y cierre, las Sentencias pasan de ser una recopilación de sabiduría gnómica tradicional a ser palabra revelada, de nuevo al modo de la literatura parenética pagana como los Versos Áureos, o cristiana como las epístolas paulinas. Los iniciados que las escuchen como “felices dones” estarán puros de alma y alcanzarán una vida feliz.

Esta revelación que desvela una fundamentación divina de la ética del poema entero hace, pues, de Focílides un nuevo caso de ‘profeta griego’, al modo de Orfeo o la Sibila—aunque sin hacerle, a diferencia de estos dos últimos, un converso explícito al Dios bíblico. El Dios del poema es un Dios cuya intervención en el ámbito histórico se limita a revelar estas verdades a los hombres todos, por boca del sabio milesio, como despliegue de su función de garante de justicia cósmica y humana.

Saludos cordiales de Antonio Piñero y de Miguel Herrero de Jáuregui

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 14.05.18 | 14:51

    Problemilla, don ELÍAS, problemilla... si pensamos (ahora: luego ya se verá... si es que se ve) que el hombre piensa, Dios ríe, según el proverbio hebreo. Pero si Vd. quiere la opinión paulina, copiaré: "No os engañéis; de Dios nadie se burla" (Gal 6,7). Lo digo por si acaso le interesa.

    Mi recomendación no vale para nada, entre otras cosas porque no se la daría ya que Vd. no la necesita: se basta y se sobra (según parece que cree) para salir airoso del trance... inevitable, por otra parte (aunque no sabemos la continuación... si la hay).



  • Comentario por Elias 14.05.18 | 12:05

    Eso va a ser un problema, porque claro uno se presentará a juicio y dirá tengo recomendación de don Moisés, que me decía que sustancialmente Dios es Amor, no amor sino Amor imagino a la manera platónica de las ideas (ya me gustaría encontrarme no con una silla sino con la SILLA) Y claro como esa recomendación ( a todas luces falsa) no cuela, me preguntarán lo que pienso, y esto es que a día de hoy creo que si existe una Divinidad, ésta tiene bastante mala leche (y ahí ya la fastidie) pero si me dicen tienes toda la eternidad para convencerte (y se me explica de otra manera) me pongo a la cola de infantes y seres no nacidos, que también imagino tendrán que ser informados para tomar una decisión ( ya que en su efímera vida terrestre no tuvieron opción de ello y menos de colaborar/contribuir a la GCU, o... pasan al paraiso de forma gratuita, por inconscientes...

  • Comentario por Moisés 13.05.18 | 17:21

    Como ELÌAS (17:01) me quedo.

    No importa lo que le vaticine nadie (comentarista o no): no tiene interés ni importancia. Sólo Dios (si existe, como creo) es el que juzga y decide. Y si nuestra creencia es verdadera, se incluye en ella (sustancialmente) que Dios es Amor.

    El famoso teólogo "Romano Guardini cuenta en su Diario que le asombraba pensar que el Dios Todopoderoso haya querido crear el mundo, llamar al hombre a la existencia y ofrecerle su amistad. Le comentó su perplejidad a un teólogo italiano, y éste le dijo: '¡Ah, éstas son cosa del amor!'. Guardini confiesa que esta sencilla frase fue para él un torrente de luz".

    Así que...

  • Comentario por Elias 13.05.18 | 17:01

    Me quedo más tranquilo sabiendo(digo... queriendo entender de lo que Ud dice) lo que la Iglesia no ha dicho. Lo que yo sé (que será más bien poco), ni yo mismo lo se.Pero eran reflexiones al aire sin destinatarios. concretos y ya que como es posible que mi destino sean los abismos (como otro comentarista me vaticina), intentaba recabar más información sobre el lugar (digo, situación, pseudo espacio mentsl/sicologico) para lo que conocer lo que la Iglesia no dice ayuda mucho.
    Así que...

  • Comentario por Moisés 13.05.18 | 15:14

    ELÍAS (12.05.18/17:10): Perdone que haya sido motivo de su situación pensativa. Ha sido sin querer. Como parece que se ha borrado lo que escribí no lo recuerdo con exactitud por lo que me permito aclarar lo que quise decir (y supongo que dije). La Iglesia (militante, que se decía antes) NO HA DICHO de ningún humano que esté condenado en el infierno. Lo que la Iglesia sabe, yo no lo sé. Ni lo que sabe Vd.: sólo lo que dice (y, en su caso, sólo aquí) y por ser más exacto, sólo lo que leo de lo que Vd. escribe aquí (que en mi intención es todo, pero tampoco sé si se me pasa algo). Y suponiendo que entienda lo que quiere decir.

    El resto de su comentario supongo que tendrá otro (u otros) destinatarios.

    Saludos,

  • Comentario por Elias 12.05.18 | 17:10

    Pero me ha dejado pensativo su reflexión sobre los abismos, don Moisés. O sea según la Iglesia no hay nadie (que se sepa) en los Abismos, que sea humano, siendo sus "pobladores" ( si ya se que según Ud no es un espacio) no más que los demonios. Por otro lado sabemos por nuestro comentarista galetel que el Rabí Yoshua fue declarado Señor y que toda rodilla se doblará también en los abismos (al menos los demonios también tienen articulaciones). Ademas "conocemos" por los evangelios que descendió a los abismos antes de resucitar, en plan.. Como te va Astarot, buena temperatura aquí eh Asmodeo, Esa perilla te queda bien Baphomet, Belcebu, Moloch, True, Lilith, Mammon,.. ya me gustaría quedarme más tiempo,.. pero me reclaman en la Tierra, los de la GCU del futuro me indican que se está cerrando la ventana espacio temporal. No os preocupéis, el círculo virtuoso cósmico se cierra de forma tardía pero inminente, y creo que contamos también con vosotros,... (menos mal que me puse crema protecto

  • Comentario por Moisés 12.05.18 | 15:11

    No temo su sinceridad, ANASTASIA (11:12), antes al contrario. Espero que si alguna vez me lee y, como es lógico, está en desacuerdo con lo que yo diga, me encantará que sea sincera y exprese su oposición. Lo que lamentaría es que, siendo sincera, se muestre de acuerdo conmigo. Por eso decía lo de la ironía y el disimulo suyo si decía que le parecía bien lo que yo escribiera. En estas cuestiones, claro. Seguro que en otros aspectos estamos muy de acuerdo, con sinceridad: ayudar a las viejecitas a cruzar la calle, en que todas personas tengan una buena digestión y viandas buenas y sabrosas a su alcance para poder digerirlas (como quería Tomás Moro), en aplaudir a los sabios, como PROMETEO, etc.

  • Comentario por True 12.05.18 | 13:03

    Me parece muy justo q Anastasia diga q la religión cristiana, tal como ella la percibe no le apetece. Es muy libre. Lo que no es comprensible ni riguroso es q acuse falsamente al cristianismo desde sus prejuicios, de imposición y q no admita q a otras personas que lo comprenden de forma muy distinta, libremente les apetezca y no admitan la imposición dogmática de la equivocada visión de Anastasia de lo q no es su religión empeñada en decirles lo q tienen q creer para poder aplicarles sus prejuicios. No eramos libres para escoger nuestro Dios? Pues no nos maquille el nuestro para condenarlo y condenarnos. Pero ella se arroga la verdad absoluta y el Dios del cristianismo no puede ser el padre de la parábola sino un juez antipático. Conste q me parece muy bien q no crea en el Padre de la parabola e incluso q no le guste. Lo q no puede es acusarle de imposición, de impedir la libertad, de tiranía. Q no le apetezca la fiesta, no vaya; pero no la convierta en otra cosa.

  • Comentario por Anastasia 12.05.18 | 11:12

    Ah, bueno MOISÉS , y respecto a este post suyo de las 15:13, presenta un lenguaje muy trabajado con deslindes q han requerido lectura minuciosa o atenta. Y no debe temer a la sinceridad o los juicios. Y bueno, cada uno seremos certeros o profundos en algunos temas o enfoques y menos atinados en otros, no hay q tener complejos. Sino, participar en mayor medida en lo q uno conciba de si mismo q es capaz de cumplimentar provechosamente.

  • Comentario por Anastasia 12.05.18 | 10:48

    MOISÉS, no se preocupe, q pondré atención a sus ideas, ya q ha tenido la deferencia de solicitármelo. Aunq yo, en hilos de temática muy histórica no podré participar x falta de bagaje y no llegaré a leer a lo mejor algunos de sus posts. Suelo ser una chica sincera en mis juicios, así q no pase cuidado al respecto, y seguro q hallo en su aportación puntos a tener en cuenta. Deseo q yo tb pueda ofrecerle algo q sea de su interés. Un saludo.

  • Comentario por Moisés 11.05.18 | 15:13

    ANASTASIA (10.05.18/22:15) me dice que retira si lo que ha escrito me ha molestado. No me he molestado en modo alguno. De todos modos (y para el futuro... si es que lo hay) recuerde que Cela decía que lo importante es que hablen mal de uno, pero si no puede ser mal, por lo menos que hablen bien. Además, en mi caso, como soy tan insignificante (cultural y públicamente, en especial) me agrada que me mencionen con el motivo que sea o sin motivo: este blog es importante y que te nombren te eleva de categoría. En el caso de Vd., ANASTASIA, espero que sea sincera y hable en contra de lo que digo; si algún día, quiere ser irónica o no le importa disimular, le agradecería que hablara bien de algo de lo que yo escriba, pero me fastidiaría... sin dejar de agradecérselo.

    Saludos alegres, cordiales y sinceros,

  • Comentario por True 11.05.18 | 12:41

    Bueno, y q culpa tendrá el Dios cristiano, defensor de los oprimidos, de q los opresores lo disfracen a su gusto. Una cosa es q Nietzsche no aguantara a su familia ni la moral inculcada y otra q culpe a Dios de defender a los débiles por decir q se debe tratar a los demás como te gustaría q te tratasen. Claro q Hitler le dio la razón eliminando a los débiles q son una carga insoportable para el superhombre.

  • Comentario por Anastasia 11.05.18 | 12:07

    Comentándole sigo a Antolín, q la teofobia necesita de dos elementos como mínimo, 1- que la propuesta d ese Theos o Dios no sea atractiva y 2- que sea insistente.
    El imponer al Dios cristiano, católico en España, como dogma durante tantos siglos ha podido provocar un fenómeno de repulsión x hartazgo. Pero sobre todo se producirá en algunos, debido a las características de Dios : legislador o juez postmortem, sermoneador de cumplimientos sociales y sexuales, acendramiento del sentido de pecado, sacrificio. E importante cuerpo dogmático poco consensuado o intuitivo sobre problemas metafísicos: existencia del mal, papel de la libertad, que podrían incrementar la fobia y rechazo.

    Nietzsche se ve q estaba hasta las mismas.

    Religiones de New age resultan menos dogmáticas, más apetecibles, armónicas, novedosas. Sus dioses no producen fobia a no ser q se transformen en sectas dogmàticas llenas de rituales y fiscalizadoras de las actitudes vitales como ocurre a v...

  • Comentario por True 11.05.18 | 10:01

    De paso no paseo etc. Perdonen las erratas producidas por el movil, incluyrndo puntuación.

  • Comentario por True 11.05.18 | 09:57

    Negarse a admitir q expresen su interpretación del mundo, qiiero decir, claro está, pues se da por sentado q no tienen por qué compartirla. Lo q se pide es q no nos adjudiquen a los demás lo q no pensamos en realidad. Por otra parte supongo que queda explicada de paseo la fobia nazi a los judios, tiranos monoteistas contra los q parece justo q se rebelasen.

  • Comentario por True 11.05.18 | 09:51

    Encuentro interesantisima la explicación de Anastasia sobre la etiología de la teofobia.
    Y lo digo absolutamente en serio. Además de reconocer que su forma de expresarse es muy amena.
    Al parecer el teofobo reacciona contra sus fantasmas. Lo q no me parece riguroso es proyectarlos sobre los demás acusarles tiranicamente de tiranos para amordazarlos o ningunearlos, negándose a admitir la genuina descripción de su interpretación del mundo y haciendo extrapolaciones faltas de base al mundo de la política.
    Como si no hubiera tirania en la ateisima China de Mao o Rusia de Stalin. O en las pequeñas o grandes tribus politeistas, cuando los pequeños o grandes tiranos tiranizan a parte de la población por ser de un color o un sexo o una casta...

  • Comentario por Anastasia 11.05.18 | 08:15

    Respuesta a Antolín 4:51
    Los teófilos o teómanos se pueden considerar, como el resto de fieles, afiliados al partido de su religión, brazo militante de ellos. Esos teómanos, en el caso, sobre todo de la religión monoteísta q nos ocupa, consideran q su Dios, totalitario en este caso, está en el poder, con l peculiaridad de q ese régimen, ese gobierno y ese líder son invisibles, ningún ajeno los ve, lo nota, no lo verifica, solo los afiliados. Por ello el teófobo tiene derecho a veto, desaprobación en cualquiera de sus fases, sobre ese líder q presenta ese partido,es decir, pueden hacer ver la inexistencia del candidato, o incluso, dado q los monoteísmos son tiranías, no importa q usemos el término solo en sentido clásico, puede rechazar el régimen q considera simbólicamente preconizado por El y sus afiliados. En los politeísmos y religiones en q la divinidad no está personificada, sino diluida en fuerza, es de prever menos teofobia.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 11.05.18 | 04:51

    Anastasia, soy persona más bien seria pero para no morirme de seriedad, me gusta la ironía, una cierta guasa,creo bastante conveniente el rebajarle las barbas a la solemnidad.Aveces, y como un modo tanto de distanciamiento de mí mismo como de quitar un cierto hierro o agresividad cuando me dirijo a gente atea (me rodea mucha) en vez de la afirmación así tajante de "soy cristiano" me digo "infectado por el virus de lo religioso,o del cristianismo".Ante quién va dirigido queda bien claro por dónde voy, a la vez comprende la ironía y se relaja la posible hostilidad que una afirmación digamos "en tajante" podría incitar.

    Pues mire,Anastasia, resulta que así,como jugando,yo mismo me he declarado enfermo de una enfermedad que usted me ha descubierto, la teofilia, incurable al parecer a pesar de tan denodado y loables esfuerzos en pro de la verdad como, supongo,los suyos. Puestosvya en plan médico,la consultaría una otra acaso también enfermedad, la teofobia.

  • Comentario por true 10.05.18 | 23:44

    Lo que me parece más interesante y digno de más explicación es eso de que "La física tb acude a veces a un constructo de Dios al clausurar sus datos." Confieso que no sé a qué se refiere. Yo es que no he relacionado nunca la física con Dios. Creo, que yo recuerde.

  • Comentario por true 10.05.18 | 23:38

    Claro, supongo que eran sus mascotas de bolsillo. Por eso Nietzsche siempre llevaría dos bolsillos, uno para D y el otro para A.

  • Comentario por Anastasia 10.05.18 | 23:21

    Se me quedó en el tintero expresar mi opinión sobre la pregunta de Antolín de la relación muerte de Dios y muerte de la filosofía.
    Evidentemente que la imagen, l deseo de Dios no ha muerto. La creencia en El no ha muerto. La prueba la ofrecen todos los creyentes de todas las religiones . Religiones q siguen naciendo todos los años, con mayor o menor seguimiento..
    La espiritualidad o vinculación a la naturaleza es una forma de religiosidad muy viva y personal y está muy presente en muchas colectividades y formas cotidianas de vida.
    El gusto por las religiones comparadas, por el análisis erudito e histórico de figuras, dogmas y doctrinas religiosas, ejemplificado en el director de este blog , prueba que Dios o sus efectos, al nivel apropiado del lenguaje, no ha muerto.

    La física tb acude a veces a un constructo de Dios al clausurar sus datos.

    Nietzsche se quedó con su Apolo y su Dionysos. Tuvo vivos tb a sus dioses.

  • Comentario por true 10.05.18 | 22:39

    Me gusta ese estilo tan novelero y tan gráfico, con su abundancia de adjetivos. Pero no me parece muy científico ese recurso fácil a la falsa generalización a partir de un personaje q puede que Anastasia haya conocido, pero desde luego, yo, no.
    Y me parece una lástima todo ese esfuerzo supuestamente histórico, didáctico, intelectual del profesional supuestamente independiente, para extender su padecimiento teofóbico a los teófilos. No necesitan preocuparse, de verdad.
    Qué manía tan rara la suya.
    En cambio a mí me da exactamente igual que vd crea lo que quiera sobre su dios mascota de bolsillo, aunque me niego a que me lo endose, pues le hago la observación de que ese dios es es el suyo, no el de otros teistas o creyentes o teos o como les quiera llamar.

  • Comentario por true 10.05.18 | 22:24

    Hay q ver lo bien q conoce a ese teísta Anastasia, como si fuera de la familia. A lo mejor es q le toca muy de cerca ¿pero qué tendrá q ver esa historia concreta de alguien con filia por un Dios mascota y la historia particular y concreta de cada persona creyente. Falsa generalización.
    Si Anastasia para ser teísta necesitaría tener a Dios como mascota y sacárselo del bolsillo o si ha conocido de cerca a alguien q enloquecía cada vez que veía un libro que no fuera la biblia (lo describe con tantos detalles q sin duda es un personaje sospechosamente cercano), aún así ¿qué tiene que ver ninguna otra persona con el personaje que ella describe? ¿Es que no sabe que la variedad biográfica de los creyentes es infinita?
    Conozco a personas educadas en el ateísmo que luego fueron creyentes, a personas educadas en la fe que luego fueron ateas, personas que hicieron viajes de ida y vuelta en una dirección o la otra etc
    Los teos leen como los ateos y también comen de todo.

  • Comentario por Anastasia 10.05.18 | 22:15

    Sí, interpreté, tuve l impresión de que con su adhesión a comentarios actuales en tiempo y lugar, desestimaba por descarte el tratamiento de la existencia de Dios a través de filosofía de la ciencia, consideràndolo caduco. Si le molesta esa breve alusión por considerarla inadecuada o no aplicable a usted, la retiro, Moisés.

    Quería Corregir una proposición q me despistó y puse mal al cambiar d post . Quedaría ahora algo así : " Como sin 1500 euros al mes no puedo vivir bien, dispongo de ( o estoy ganando) 1500 al mes".

    Tb de mi post anterior quiero cambiar la palabra "teísta" por "fiel" , "teófilo" a veces, simple "creyente" si hablo de la religión cristiana. Ya q en el teísmo se admite cualquier religión , siempre q tenga unas carcterísticas muy similares a la religión tradicional.

    Disculpen los errores.

  • Comentario por Anastasia 10.05.18 | 21:49

    El teísta es afín a la verdad q dice poseer antes de haberla encontrado: la de la existencia de Dios, tiene filia con ella. Es como su pet, su mascota. Quiero decir, en el mundo racional hay verdades q duelen, como las enfermedades, sus causas, los hechos naturales perjudiciales, pero.los aceptamos como ciertos. Sin embargo el teísta enloquece ante la posibilidad de que no exista ese Dios q le han imaginado. Por ello cada libro q lo ponga en duda, es recibido con tristeza, asco, desconfianza, enfado, cólera, sin ilusión alguna x la verdad nueva q pueda obtener , solo está movido x el ansia de rebatir, de preservar a su Dios, objeto de deseo y a veces locura. Da igual el esfuerzo histórico, didáctico ,intelectual del profesional independiente , la persona q padece teofilia solo desea la pervivencia de su ídolo, no busca ningún otro beneficio y servicio de la verdad.

  • Comentario por true 10.05.18 | 19:28

    No entiendo el rigor filosófico de este tipo de afirmaciones: A Dios no se lo puede sacar el teísta del bolsillo para mostrar su existencia, que es lo q anhelararía hacer,
    En primer lugar no existe "el teísta" y en segundo lugar si Anastasia cree q a alguien le gustaría sacarse a Dios del bolsillo para mostrar su existencia, supongo que está expresando su propio anhelo atribuyéndoselo al otro lado.
    Lo q está diciendo Anastasia es que ella sería teísta si pudiera scar a Dios del bolsillo para mostrar su existencia. Bueno, ese es su caso y probablemente una de las razones por las que no cree en Dios. Por parte teísta yo no puedo afirmar que no haya alguna persona que anhelaría lo mismo que dice Anastasia, pero de ser así, lo cierto es que yo no me la he encontrado.
    Sigue el discurso con más falsas generalizaciones sobre los creyentes a lo largo del resto de sus "razonamientos filosóficos", pero como tengo muchas otras cosas que hacer, las voy a dejar para otro día.

  • Comentario por true 10.05.18 | 19:21

    Anastasia, me parece perfecto que se encuentre más a gusto monologando a dúo con otros ateístas con los que comparte prejuicios. No se preocupe.
    Yo seguiré leyendo sus comentarios, ya veo que prosigue en esa línea de falsas generalizaciones dogmáticas sobre los que no piensan como vd. Y seguiré comentándolos, claro, sin pretender en absoluto q vd se comprometa en un diálogo q no es de su interés, no tiene por qué contestar a mis objeciones a sus comentarios, pero no por eso voy a dejar de hacerlas.
    Despedida cordial

  • Comentario por Manuel 10.05.18 | 19:19

    De acuerdo Anastasia. Sólo explicitarle que la primera frase, con el término "peliagudo" incluido, reproducia la de Antolín, y luego respondía por partes.
    El "refutar" (que él no sé por qué considera pretensión compartida por esos a los que se refiere que serían contrarios a la religión) debería ir entre comillas, ya que, como opiné, en estos asuntos de negaciones y afirmaciones sobre asuntos infalsables, no se puede. Compete a quien afirme la carga de la prueba. El aporte al menos de indicios a favor de su hipótesis

  • Comentario por Moisés 10.05.18 | 18:50

    ANASTASIA (00:18) me menciona y dice que le "da la impresión...". No tengo ni idea en qué se puede fundar para decirlo. Mi pensar (escaso, pero mío) es completamente contrario a lo que dice de mí y de lo que expresa de ella. De modo que "desimpresiónese". O siga impresionada. A mí me da igual.

  • Comentario por Anastasia 10.05.18 | 18:46

    Y, True, porfa, no estoy leyendo ya sus aportaciones, q seguro q son interesantes pero no me gusta la mala comunicacion, de manera q si no la leo ,no puedo aludirla ya, aunq por situación de post lo pareciera. Hay màs personas en el foro con las q mantendrá diálogos o intercambios fructíferos.
    Yo he evocado casi siempre al cristiano en general, no hablo sobre nadie en concreto, salvo q nombre x algún detalle al q quiera referirme.
    Un cordial saludo.

  • Comentario por Anastasia 10.05.18 | 18:35

    Cierto Manuel, los objetos deben estar bien definidos, deben tener sentido y referencia (Frege), sino están vacíos de significado, son pseudo conceptos.

    Yo sobre el término de "peliagudo" aplicado a Dios, tengo mis propias ideas q he ido poco a poco expresando. A Dios no se lo puede sacar el teísta del bolsillo para mostrar su existencia, que es lo q anhelararía hacer, e intuye q ni científica ni formalmente puede fundamentar su existencia. Eso lo debió d sentir el dogma en pleno, q ya no acude a triquñuelas retóricas q confunden los táleros reales con imaginarios. Por ello aunq sigue siendo racional en su vida diaria el teísta o creyente se escuda en verificaciones pragmáticas o percibidas ( estás conllevan falacias) q incluyen subestimar toda exigencia racional en el tema q le resultarían peliagudas, difíciles de sobrellevar, cumplimentar. Entonces el creyente se aburre, bosteza, finge q no es importante lo q se solicita, lo q le requiere la racionalidad.

  • Comentario por true 10.05.18 | 17:51

    En cuanto a la peliagudez, si usted no la tiene porque afirma tener certezas ¿ese es su dogma de fe desde la necesidad de encontrar seguridad?, a mí me pasa todo lo contrario: no me parece nada peliagudo porque no necesito para nada buscar certezas imposibles y me siento cómoda y segura en la inseguridad.
    Por otra parte yo también soy laica -no sé por qué un creyente no va a poder ser laico.
    Y respecto a caer bajo la férula del dogma cristiano - no sé de qué me habla. En mi acervo cognoscitivo está la libertad absoluta de pensamiento así que no uso "férulas" ni caigo bajo nada. Eso sí, el pensamiento cristiano me va, si no fuera así, pues pasaría y listo.
    No necesito esas exigencias como las de Manuel a Antolín sobre lo que debe hacer para la satisfacción de Manuel. Por lo visto las creencias de Manuel dependen de lo que le demuestre Antolín, según parece. No creo q Antolín necesite para nada que Manuel le demuestre algo o no.

  • Comentario por Manuel 10.05.18 | 17:27

    Antolín:
    "a quienes les parece peliagudo es a quienes tanto empeño ponen en refutar a Dios y en su verdad, tan sistemáticamente amurallada con tantas pretensiones analíticas que no dejen resquicio y la hagan infranqueable, pétrea y sin fisuras para asegurarse la seguridad de una certidumbre que no permita la infiltración de incertidumbres incómodas como la de considerar siquiera minímamente la cuestión de Dios."
    1º: Les parece peliagudo, ¿a quiénes?
    2º: A quienes ponen empeño en refutar a Dios...
    ¿Quiénes? Me centro en refutar. Dios NO ES refutable. Por el contrario, quien defienda su existencia:
    i) debe definir qué defiende, qué es Dios
    ii) debe dar algún indicio de su existencia. Es quien debe defenderla, salvo que la consideremos equivalente a cualquier otra idea infundada y "vacía"
    3º: ¿Qué pretenden? Asegurarse la seguridad de una incertidumbre.
    ¿Quién no acepta la incertidumbre? Otra cosa es que el asunto parezca harto improbable. ¿...

  • Comentario por true 10.05.18 | 17:19

    Pues perdone, pero le recuerdo que es imposible leer el pensamiento; pero en cambio todo el mundo podía ver que en ese comentario al que nos referimos, vd me nombre explícitamente a mí y nada más que a mí, y después de aludir a lo que supuestamente yo había dicho, vino la retahila de preguntas retóricas sobre el aburrimiento el peliagudismo etc.
    Si no tenía nada que ver conmigo debió ser vd más clara, porque me temo que eso es lo que podría suponer cualquiera al leerlo. Así que la próxima vez no dé lugar a que quien lo lea pueda creer que se refiere a mí -única comentarista que había sido citada y comentada hasta el momento- sola o acompañada de otros
    En cuanto al resto, le repito q yo no he dicho q crea en "la necesariedad de su existencia" ni he pretendido demostrar esa necesariedad en absoluto. Simplemente he dicho que puesto que podía APOSTAR por su existencia, pues ninguna evidencia ni demostración me lo impide, me parecía - A MÍ-razonable hacerlo.

  • Comentario por Anastasia Fernand 10.05.18 | 09:14

    No pensaba en usted al hablar de aburrimiento, True, no siempre estoy pensando en usted en este foro. Tampoco es cita literal siempre que aludo a su intervención con comillas, intento a veces extracto semántico de sus comentarios. Solo le quise hacer ver en mi post mi interpretación u opinión de q ver al hombre como pasión inútil en el caso de q no hubiera Dios era una razón o verdad pragmática (de perjuicio) para aludir a la necesariedad de su existencia.
    Tema q a mí x lo menos no me resulta nada peliagudo de tratar xq me siento muy cómoda al abordarlo y muy interesada vitalmente en el. No xq domine armas lógicas, q la retórica cristiana, por cierto, es la q siempre ha manejado con abrumadora pericia, al carecer de otras virtudes veritativas o confirmatorias, sino porque yo lo tengo en mi acervo cognoscitivo como certeza, como la mayoría de la población, si no, no seríamos una población mayoritariamente laica y seguiríamos bajo la férula del dogma cristiano.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 10.05.18 | 05:35

    De hecho, me huelo que a quienes les parece peliagudo es a quienes tanto empeño ponen en refutar a Dios y en su verdad, tan sistemáticamente amurallada con tantas pretensiones analíticas que no dejen resquicio y la hagan infranqueable, pétrea y sin fisuras para asegurarse la seguridad de una certidumbre que no permita la infiltración de incertidumbres incómodas como la de considerar siquiera minímamente la cuestión de Dios.

    Me ha faltado hoy oportunidad y tiempo para extenderme un tanto, el asunto me interesa y me hubiera gustado entrar en reflexiones algo más precisas.

  • Comentario por true 10.05.18 | 02:43

    más razonable y más práctico. Naturalmente no tengo nada que objetar a esa acusación de pragmatismo, cuando yo misma lo he alegado como una razón para mi apuesta.
    Así que estas aclaraciones no sé qué tienen que ver con aburrimiento ni impaciencia ni zafarse de nada.Tiene vd una imaginación asombrosa. Si no me interesara el tema, de qué iba a volver por aquí con todo lo que tengo que hacer.
    Y ¿peliagudo el qué? Creía que ya le había dicho que yo he sido agnóstica teórica y atea práctica -no sé qué novedades me va a contar, pero desde luego quítese de la cabeza que los creyentes acaban de caerse del guindo.

  • Comentario por true 10.05.18 | 02:29

    En dónde he dicho yo que no me entiende, Anastasia? Eso lo ha dicho usted, no yo. Yo he dicho que probablemente no había prestado atención al leer. Porque yo no había dicho esa frase q usted había modificado para convertirla en una especie de argumento ontológico con pretensiones de probar la existencia de Dios. Y dije también que nadie había utilizado esas otras frases con las que ilustró otros "argumentos ontológicos" aquí, porque efectivamente nadie ha hablado aquí de demostrar nada ni ha utlizado argumentos de ese tipo para hacerlo.
    Que le aclare que está equivocada al respecto no significa ninguna molestia, no se preocupe. Y es colaboración no falta de ella.
    Tampoco he dicho q si existe la sed eso demuestra la existencia del agua, sino que la "sed" sin el "agua" para saciarla es absurda. Yendo por delante que lo primero que dije es q existe esa posibilidad de q la vida sea absurda. Y desde luego dije que apostar por la esperanza me parecía -a mí- más razonable.

  • Comentario por Anastasia 10.05.18 | 00:41

    Lo q si estoy viendo en el cristianismo, claro q no conozco la filiación concreta de cada cual, es que es más críptico y no tan sencillo en presupuestos como aparentaba, pues x ej, nuestra compañera True me corrige continuamente en un "no me entiende" " no digo esto sino todo lo contrario". "Nadie dice eso", hablando en nombre de gente q no interviene.
    ¿O es q incomodan mis palabras x algún motivo? Por ej, q quiera analizar con calma, abiertamente si existe el Dios del cristianismo. Y algunos quieren zafarse de ese asunto, fingiendo aburrimiento o impaciencia. Mostrando poca colaboración en el tema, negatividad. ¿Lo intuyen peliagudo?


  • Comentario por Anastasia 10.05.18 | 00:18

    Decirle a Moisés q la Filosofïa de la ciencia es de lo màs actual en filosofía. Da la impresión de q no le parece contemporáneo desear saber si hay Dios y si es o no de determinada guisa o si Jesús es Dios , o sea coger el toro por los cuernos. La religión se esconde hoy en la todopoderosa verdad como coherencia para mantener el pellejo, salvaguardada por la post modernidad q gusta de imprecisiones y vaguedades. Y bueno, True, yo sí interpreto q defiende usted un tipo de verdad pragmática., q no es pecado, por cierto jaja al afirmar q si hay sed debe de haber agua para saciarla y citar el elemento impulsor de la esperanza Porque todos ellos son positividades(esperanza) o perjuicios (sed) q quieren señalan a un elemento existente rector q los promueve, como el Bien, sin cuya garantía el hombre serïa una pasión inútil. Si usted dice q me equivoco podrîa existir esa posibilidad y si le parece mal lo q digo es simplemente mi opinión.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Jueves, 24 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031