El blog de Antonio Piñero

Las famosas “Sentencias de Focílides”. Una reunión de máximas más que interesante. (29-04-2018) (997)

29.04.18 | 12:05. Archivado en , Judaísmo

Hoy escribe Antonio Piñero

Ha caído en mis manos un libro muy interesante del que quiero hacer más bien una presentación que una reseña. El título “Focílides de Mileto (Pseudo Focílides), Sentencias”. Edición bilingüe de Miguel Herrero de Jáuregui: estudio preliminar, traducción y notas. Contiene un anexo con la traducción castellana de Francisco de Quevedo de 1609, publicada en 1635. Abada Editores, Madrid, 2018, 20x14 cms. 137 pp. ISBN: 978-84-17301-01-9. Precio¿?

Miguel Herrero de Jáuregui es Profesor titular de Filología Griega en la Universidad Complutense de Madrid. Es autor de diversos estudios (entre los que destacaría Tradición órfica y cristianismo antiguo, Editorial Trotta, Madrid, 2007) de amplia difusión internacional, sobre literatura filosofía y religión antiguas, y sobra la recepción de la cultura clásica en el primer cristianismo y en la modernidad.


Focílides de Mileto es un poeta semi legendario de la Grecia arcaica, de quien apenas se conservan algunos breves fragmentos de tono sapiencial. En torno al siglo I de nuestra era un autor judío profundamente helenizado le atribuyó una composición propia, didáctica en hexámetros que aunaba la tradición gnómica griega con la ética de raíz bíblica. Como el autor se sabía desconocido pensó que para dar publicidad a su obra lo mejor era atribuirla a un autor del pesado, de sobra conocido por el público, y famoso. Y lo logró.

Las Sentencias son uno de los frutos destacados de una fecunda rama de la literatura judeo-helenística: la que atribuye a los antiguos poetas griegos obras que, procurando imitar su estilo y asemejarse a sus contenidos, defienden bajo esta forma helenizante doctrinas similares a las bíblicas. La finalidad de estos poemas es otorgar a la cultura y religión judías una respetabilidad dentro del ámbito cultural helenístico que viene impuesta por la cercanía a los cánones estéticos, éticos y filosóficos de la Grecia clásica. Los Oráculos Sibilinos son el resultado más conocido de esta producción en la que hay que contar también célebres poemas órficos como el Testamento de Orfeo y no pocos fragmentos de poetas trágicos.

Estas Sentencias pasaron durante siglos por obra del auténtico Focílides. La nueva ola de interés por la literatura judeohelenística de hoy día (desgraciadamente no entre el gran público, pero sí entre los estudiosos, ya que este tipo de literatura nos lleva al siglo I, época en la que nace el cristianismo a partir de una raíz profundamente judía) ha devuelto la atención de los estudiosos hacia un intento muy original de fundar la identidad religiosa sobre una comunidad ética ideal, más que sobre la creencia teológica o la tradición cultural. Este intento era una gran novedad en la época.

El espíritu del poema está inusualmente lejano de la apologética religiosa y revela una rara amplitud de horizonte cultural y en concreto antropológico. Surgió en un momento único en la historia cultural del Mediterráneo antiguo, en el siglo I que es una época axial, en unas condiciones propicias para el florecimiento de novedades ideológicas que ni antes eran pensables ni después serían posibles. Precisamente por el interés por la religión por parte de una gran minoría, y más concretamente por la salvación personal, encontró el cristianismo un suelo fértil en el que desarrollarse. En un siglo como el nuestro, también de excepcional apertura, variedad, e incertidumbre, es posible volver a entender las Sentencias de un modo similar al que su autor pretendió. Sabemos que se produjo en el siglo pasado, el XX, un enorme deseo de construir una ética universal que ayudara a la sociedad entera, independiente de sus credos religiosos. Estas “Sentencias” suponen un intento muy original, casi único en el mundo antiguo, de fundamentar la identidad religiosa sobre una comunidad ética ideal, más que sobre la creencia teológica o la tradición cultural.

Voy a transcribir unas notas de la “Introducción” de este libro, porque explicará mejor que yo su interés para hoy.

Estos versos de hace dos mil años resuenan con fuerza en el siglo XXI. Una y otra vez a lo largo de la historia, la humanidad se descubre como una comunidad ética a partir de circunstancias especiales. La mezcla de religiones, culturas e ideologías; los contrastes de clases e identidades; la reivindicación tanto del cosmopolitismo como de las tradiciones propias, no son una experiencia nueva para el mundo. Muchos hombres antes que nosotros han pasado por y pensado sobre estas situaciones, y sin la cómoda intermediación de una pantalla de plasma. Algunas de estas reflexiones pasadas pueden parecer hoy ajenas, utópicas, o bárbaras. Pero otras interpelan, precisamente hoy, igual o más que lo hicieron en su tiempo.

En el siglo I d. C., un autor judío procedente de un ambiente cultural muy helenizado, probablemente Alejandría, compuso un poema didáctico en hexámetros que imitaba el estilo gnómico de Focílides de Mileto, poeta semi legendario de la Jonia arcaica. Este poema que aquí se traduce y comenta, conocido como las Sentencias en la tradición posterior, alcanzó un notable éxito de difusión y durante siglos se consideró obra del auténtico Focílides, hasta que la filología decimonónica demostró definitivamente la autoría judía y la datación en época alto imperial. En tierra de nadie entre la literatura griega clásica y la apologética cristiana, cayó en un cierto olvido, hasta que en las últimas décadas las excelentes traducciones comentadas al inglés de Pieter Van der Horst y Walter T. Wilson, y al francés de Pascal Derron han devuelto la atención de los estudiosos al poema.

Las Sentencias son un eslabón de importancia capital en la cadena de combinaciones entre la tradición clásica griega y la bíblica que desde el siglo III a. C. fue delimitando el marco cultural y religioso judeohelenístico, que es la matriz fundamental para el surgimiento y expansión del cristianismo. Filosofía, poesía, ritual, ciencia, reivindicación de patrones tradicionales de conducta, y aperturas a la novedad, se conjugan en este poema sin que sea posible deslindar con nitidez en cada caso lo griego y lo bíblico. ‘Atenas y Jerusalén’ es una clásica expresión de Tertuliano que la modernidad ha adoptado como lema para designar los múltiples modos de trenzar ambas tradiciones culturales. Y entre los diversos nudos posibles, el poema del Pseudo Focílides brilla con luz propia, quizá hoy más que en ninguna otra época anterior.

El empeño del poema es fundar la identidad religiosa en una ética universalista que trascendiese las lindes de judaísmo y paganismo, y este objeto constituye una aportación original que hoy resuena con inusitada modernidad. La historia de la recepción del poema a lo largo de los siglos hasta nuestros días mostrará el delicado equilibrio que sustentaba un intento ideológico fuera de lo común en la antigüedad, y por ello mal comprendido después. El espíritu del poeta está inusualmente lejano de la apologética religiosa y revela una no menos rara amplitud de horizonte antropológico. A su vez, el siglo I d. C. es un momento único en la historia cultural del mediterráneo antiguo que abona las condiciones para el florecimiento de estas novedades ideológicas, que ni antes eran pensables ni después serán posibles. Los lectores del poema en épocas posteriores, hasta hace pocas décadas, no estaban en situación de poder comprender el alcance de este intento. Quizá hoy, en un siglo de excepcional apertura, variedad, e incertidumbre ideológica, es posible volver a entender las Sentencias de un modo más cercano al que el poeta pretendió.

Como ha demostrado Erich Gruen, destacado intérprete actual de la literatura judeohelenística, esta literatura no pretendía engañar a los griegos con “falsificaciones” (categoría relativamente anacrónica), sino más bien reforzar la identidad religiosa y cultural de los judíos en el ambiente de principios de época imperial dominado por el helenismo universalista. Las semejanzas entre estos poemas supuestamente griegos y la sagrada Escritura de los judíos eran fáciles de explicar como producto de la influencia bíblica sobre los poetas griegos, con el frecuente recurso de un viaje a Egipto como punto de encuentro. Su valor literario es desde luego escaso en comparación con la gran literatura griega clásica y helenística, pero todos ellos tienen enorme interés como testimonios de la confluencia de cultura hebrea y griega en nuevas formas que coligan tradiciones muy diversas en origen.

El contenido del poema es el siguiente:

Tras un breve prólogo que resume los preceptos generales de la Ley divina (1-8), el poema se ordena en diferentes secciones. La justicia (9-21) incluye la equidad en el reparto; el respeto de los derechos de los pobres; la imparcialidad en los juicios civiles y en el comercio, el respeto de los pactos y de la propiedad. El tratar al prójimo con humanidad (22-41) va algo más allá de los deberes de mera justicia: socorrer al necesitado de cualquier tipo, evitar las agresiones aun contra los enemigos, no discriminar a los extranjeros.

Un breve interludio sobre los males que trae la riqueza (42-47) va seguido por una exhortación a las virtudes de la honestidad (48-58): la sinceridad, la humildad, la huida del duelo inútil y de la ira perniciosa. A continuación, el poeta invita a moderar las emociones en la vida cotidiana (59-69b) y a evitar específicamente la lujuria, la avaricia y la ira. Sigue una condena de la envidia (70-75), tras la cual continúa exhortando a la bondad en diferentes aspectos (76-98): la renuncia a la venganza, la generosidad con la hospitalidad y con el dinero, el apartamiento tanto del excesivo desenfreno social como de la demasiada soledad privada.

La parte más original del poema es la sección sobre la muerte (99-115), entre otras cosas por la contradicción que supone proclamar la resurrección de los cuerpos y a continuación la inmortalidad del alma una vez que el cuerpo mortal se corrompe. A continuación unas reflexiones sobre la inconstancia de la fortuna (116-121) dan pie a una exhortación (122-131) a usar bien la palabra, el arma que Dios dio al hombre. Sigue una sección de normas sobre la buena conducta social (132-152): huir de la complicidad con los malhechores, moderación en la comida de carne, y otros preceptos más detallados.

La siguiente sección (153-174) elogia el trabajo humano en comparaciones de inusual tono poético con las hormigas y las abejas. Continúa con una serie de indicaciones detalladas sobre vida sexual y matrimonial (175-205), seguida de otra sección sobre los tratos con los parientes, hijos, ancianos y esclavos (206-227). Un breve epílogo de tres versos exhortando a cumplir estos mandatos para mantener una vida pura cierra el poema.

El próximo día haré una valoración del intento de este desconocido, pero interesante autor.

Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por true 06.05.18 | 11:00

    Yo no le he pedido que adorne nada, es vd barroca por naturaleza y se adorna sola "para meter SU "dios" a capón entre un par de adverbios y determinantes posesivos" y desde luego que nunca he pensado que SU quimera sea real. No todo el mundo sabe leer y todos los géneros y no se lo echo en cara, simplemente le señalo que está generalizando y dogmatizando.
    Tampoco he hablado de la Summa teológica, he señalado que el concepto de Dios es filosófico, dando por sentado toda la inmensa variedad q supone el concepto según el filósofo -nombré a dos, Aristóteles y Kant, simplemente como ejemplos de filósofos q utilizan ese concepto.
    Puede usted seguir adornándose y proyectando y generalizando y dogmatizando sobre lo q tiene q ser "dios" según vd para todo el mundo, pero eso no cambia la realidad.
    Para dogmas vd misma sin ir más lejos y su incapacidad de admitir q pueda haber otras formas de enfocar el asunto más q la suya con sus fantasmas o monsters inclu.


  • Comentario por anastasia 06.05.18 | 09:22

    Cada género emite un concepto sobre sus objetos. El concepto q exhala de Dios la Biblia pertenece al mundo de lo onírico, fantasmal en la evocación además q he indicado de dictado de acciones a hombres por una entidad quimérica a través de imágenes y audiciones tipo ouija. El concepto de Dios de "la Summa teológica" sería metafísico, xq evoca los juegos lingüísticos y lógicos de esa disciplina, lo q no le convierte en real, pues sigue apuntando a un mismo ser quimérico, el Gran Bien, la Suma Perfección, Primer motor, tipo "Historia Interminable" . Podemos llamarle Monster, no Fantasma, q para mí en cuanto habita en realidades dobles, crepusculares sigue siendo fantasma.
    Si quiere q adorne y precise mis afirmaciones hasta el desquicie para q usted pueda meter a su Dios a capón entre un par de adverbios y determinantes posesivos, no por ello se le va a transformar esa quimera en real .

    Para lo de los dogmas, lea si gusta lo apuntado en el último hilo sobre las sentenci...

  • Comentario por true 06.05.18 | 01:19

    La que se pone muy tiquis miquis con los detalles de sus visiones es vd, pero cada uno de sus meollos están en distintos hoyos. Es decir, usted afirmó: "El concepto de Dios sólo ha surgido de historias de fantasmas." Y yo digo q eso no es así porque no es así, ni solo ni acompañado, el concepto de Dios es un concepto filosófico no es un concepto que "sólo ha surgido de historias de fantasmas".
    Por mucho que luego salte de hoyo en hoyo en beneficio de su meollo y alegue que la Biblia es una obra fundamentalmente literaria, cosa q me parece muy bien, pero no impide que Dios sea un concepto filosófico. Como si vd al hacerle una poesía a su novio cambiara su meollo para mandarlo al hoyo y convertirlo en un fantasma.
    En cuanto a lo de dogmatizar será cosa del que dogmatice, como por ejemplo, vd.

  • Comentario por Anastasia 06.05.18 | 00:11

    La Biblia no es un tratado sobre Dios, no es filosófico. Dios, desde el punto de vista conceptual necesitaría de la psicología, sociología como la marxista, mitología, simbología, lógica y física, a lo mejor.

    Pero la Biblia es una obra fundamentalmente literaria q teatraliza sobre Dios. Sobre un Dios determinado, con apriorismos sobre él q no problematiza, sino q acepta dogmáticamente como reales e incontrovertibles.

  • Comentario por Anastasia 06.05.18 | 00:01

    Si que es tiquismiquis con los detalles, señorita True. Yo voy mas a los meollos.
    No tiene importancia q nombre evoque cada uno para referirse a q algo es fantasía, ficción. He empleado "fantasma" xq el Dios representado en la Biblia tiene su punto fuerte en frecuentes apariciones o manifestaciones auditivas como los fantasmas , cuya raíz griega tb significa mostrarse, aparecer. Jesús tb se afianza como Dios, a través de constituirse en aparecido tras la muerte.
    Pero bueno, lo de fantasma tb es una evocación a lo q se siente al leer la Biblia, es como con las casas en q habitan fantasmas, o en los barcos fantasmas. Son muy inquietantes xq hay huellas de algo siniestro q es y no es, como en libros como la Biblia en q personas q inventaron personajes, creen q no han sido inventados x ellos, en una especie de posesión o trance esquizoide o alienante.
    Si no le gusta la palabra "fantasma" y le parecen inadecuadas mis evocaciones, digo solo q son ficciones y sanseacabó.

  • Comentario por true 05.05.18 | 17:00

    Vd VE fantasmas. Que crea verlos en los libros que lee como si cree verlos en su armario ropero.
    El concepto de Dios es filosófico no fantasmal, pero si vd ve un fantasma al que llama "dios", problema suyo.

  • Comentario por Anastasia 05.05.18 | 15:34

    El concepto de Dios sólo ha surgido de historias de fantasmas...un fantasma no se puede inspirar a sí mismo.

    Y yo precisamente no veo nunca fantasmas, leo sobre ellos, por ej, en la Biblia.

    Eso sí, hay fantasmas provechosos y ultra exprimidos como el de Jesucristo, y fantasmas desaprovechados, como, por ej...a ver....Sofía, del gnosticismo.

  • Comentario por True 05.05.18 | 14:45

    Q ud solo vea fantasmas no implica q sea eso lo q hay, pero aunque así fuera, eso no implica q de existir Dios no pueda inspirar una historia de fantasmas ni q de esa historia no se pueda sacar alguna conclusión provechosa.
    Eso sí, no creo tampoco en la existencia de dioses q dicten historias de ningún tipo restringidas a unas franjas espacio-temporales. Eso resulta contradictorio con el concepto de Dios.

  • Comentario por Anastasia Fernand 05.05.18 | 09:26

    Pues dónde voy a ir a parar, blanco y en botella, jabón pH neutro, q si el A. T es un libro o conjunto de libros de fantasmas, de personajes irreales o ficción, ningún Dios se manifestó en esa franja y época ni mostró x tanto su voluntad o disposiciones para un pueblo o la humanidad.

  • Comentario por true 04.05.18 | 20:53

    No problem con sus divagaciones metafórico-bíblicas. Y ya sabe lo de las lentejas, si quieres las tomas y si no las dejas.
    Tampoco me sorprende excesivamente que vea fantasmas y lo encuentro relativamente interesante. Pero no sé a dónde quiere ir a parar, de modo que no la sigo. Bien por los neandertales!...creo.
    De todos modos no soy partidaria de echar puntas de flechas a las lentejas, pero si es de su gusto revolverlo todo en las vasijas rotas, no seré yo quien critique sus recetas culinarias ni el cultivo de sus tradiciones.


  • Comentario por Anastasia F 04.05.18 | 11:37

    Bueno, antes de q alguien me diga nada, sí tenemos las vasijas de los evangelistas, o sea, los evangelios, pero están hechos con restos de otras vasijas. Y bueno, sí, a través de ellos tenemos datos de la arcilla e inquietudes pictóricas, creencias de la época.

    Pero de un hombre q se pudo llamar Jesús, no sabemos realmente si hay trozos de su cerámica en otras vasijas.

    Discúlpeseme, es q soy una chica un poco metafórica.

  • Comentario por Anastasia F 04.05.18 | 08:31

    A David - todo lo q me quiera aportar sobre cualquier autor, me parece bien, yo no tengo filias ni filatelias, con ningún hermeneuta. Tampico ojerizas. Los eruditos q hagan los esfuerzos de todo tipo q consideren necesarios para indagar lo q pueden pensar un evangelista, Jesús, si existió, o un hombre de Neardental. De este último se sabe mejor que de los demás, fíjese, por lo q antigüedad no impide precisión. Además de muchos neardentales tenemos ADN, no así, de evangelistas o del buen Jesús, de los que no nos queda ni una punta de flecha ni vasijas.

    Respecto a lo del politeísmo, ya sé q todos aceptan q hay vinculaciones míticas en l Biblia con otras religiones, las conoceréis mejor q yo. Lo q pasa es q si un Dios sin nombre llamado Yavhé, habla o se dirige a personajes irreales, ¿No se queda la Biblia en un libro o conjunto de libros protagonizado por fantasmas?

  • Comentario por Anastasia Fernand 04.05.18 | 08:10

    Evidentemente yo quería decir "él rio", con acento. No sé x q mi tablet me dice q me quedan aún letras en el post y luego se me come una docena. Escriba, escriba true, su genealogía bíblica en relacion a Óscar y sus lentejas, pero habrá q echarles chorizo para q resulten apetitosas.
    Por ahí quise decir "Terror de Isaac" y no 'saben qué hacer con la risa".
    Greenberg, q conecta más los mitos de la Biblia a Egipto q a Mesopotamia,prefiere para Adán vinculación con la palabra "Aton" y no con "Adama" . Los elementos de la creación bìblica serían los del centro religioso egipcio de Hermópolis, la Ogdóada. Solo que luminarias, firmamento, tierra, son allí dioses. Todo acaba cuando, ahora en ideación del centro de Heliópolis, el firmamento Shu, extrajo a Nut del cuerpo de Geb, separando asì el cielo de la Tierra en evocación costillar de Adán y Eva, invertido el género, Nut y Geb, serìan algo así como nuestros divinos padres. Nut y Geb son los padres de Osiris, Horus y Set.
    ...

  • Comentario por true 04.05.18 | 00:30

    Menudo cuento de grimmberg... Conozco a un par de hermanos que solo necesitan que uno le pegue al otro una patada en la espinilla para convertirse en set y horus. Su padre se llama Oscar, que evidentemente es una ocultación de Osiris. Y la madre hace unas lentejas que están bastante buenas.

  • Comentario por Anastasia F. 03.05.18 | 21:59

    Para justificar ese vergonzoso o incómodo "el rio", se crean en el Antiguo Testamento una serie de episodios prolijos e innecesarios sobre quien se ríe con el nombre d Isaac, q significa eso, "el rio" o "hace reír".
    - en una primera versión es Abraham quien se parte de risa cuando le dice Yavhé q su ancianísima esposa le parirá un hijo. Pero está muy feo reírse d Yavhé. Por eso Este se medio venga diciendo a Sara q llame a su hijo "el rio", o sea, Isaac.
    - el siguiente mitógrafo ofrece una version más machista. Es Sara la q se ríe a escondidas. Y Dios sí se enfada.
    - un nuevo mitógrafo, mas ducho en nacimientos de héroes o dioses decide q vuelve a ser Sara la q se ríe, pero por alegría y bienaventuranza. "Me ha hecho reír Dios, y cuantos lo sepan reirán conmigo".

    El caso es q al niño no le ponen Jonathan. Todo para guardar bajo la alfombra una desfiguración de Osiris q les queda en Isaac muy divertida, pero dado el sagrado y serio contexto no saben q h...

  • Comentario por Anastasia F 03.05.18 | 21:40

    Segun Greenberg, Isaac, Rebeca, e hijos Jacob y Esaú son un calco del ciclo de Osiris. Jacob, luchando en el seno de su madre por la primogenitura sería Horus. Y el malo, Set, seria el hermano Esaú. Nombre además este ùltimo sacado de Aso, una reina etíope que ayuda al malvado Set contra nuestro Osiris. Jacob era el favorito de su madre Rebeca como Horus lo era d su madre Isis, en contra de l legalidad del padre, Isaac, que prefería a Esaú por ser primogénito, aparentemente, pues fue con trampa, que avasalló a su hermano en el útero para salir primero. Igual que Set se la arregló tb para salir antes q Horus por el costado de Isis.

    El caso es q nuestros malos, Esaú-Set son ambos peludos como asnos y pelirrojos.¡Y cojos!

    E Isaac es la desfiguración del nombre de Osiris... Al intentar esconder el calco egipcio aparece ante el segundo mitógrafo la palabra hebrea que significa " el rio" o "hace reír" . Por tanto se queda a cuadros, cómo justificar un "terror d I...

  • Comentario por True 03.05.18 | 15:52

    No lo crea. Y menos cuando la biblioteca contiene distintos géneros literarios. Me llama la atención q crea necesario dedicarme un renglón específico, cuando evidentemente todo lo anterior sobre isaac y osiris al dedicarselo a los "interesados" me lo estaba dedicando también casi exclusivamente a mí -de momento la única persona q ha mostrado interés. De todos modos gracias por contestar a mi pregunta con esa ampliación. Procuraré leer esos cuentos de Green...berg. (utilizo la misma generalización simplificada sobre géneros q vd ha introducido anteriormente). Y no, yo no confundo grim con green aunque suene lo mismo. Supongo q tampoco será una hamburguesa de verduras ecológicas. Se verá.

  • Comentario por David Mo 03.05.18 | 07:45

    Anastasia: no exageremos: de Foucault valen muchas más cosas porque era un tipo inteligente y rompedor. Pero su método histórico me parece cuestionable por unidimensional. Ocurre con la gente muy inteligente: se ciegan con su idea.
    Averiguar qué le pasaba a Jesús por la cabeza cuando decía algo me parece poco más o menos imposible. Averiguar lo que le pasaba por la cabeza a un evangelista cuando decía que Jesús había dicho algo me parece más factible. No creo que los evangelistas fueran testimonios fiables, como pasa con la práctica totalidad de las crónicas antiguas y medievales. Salvo cuando dicen lo que no intencional, cosa que no siempre es fácil de descubrir. Para justificar mi punto de vista he citado aquí a Marc Bloch y a Collingwood que, se piense lo que se piense de su obra en general, sobre este punto me parecen irrebatibles. La "auténtica" biografía de Stalin es difícil, la de Aníbal Barca un imposible. La de Jesús el Galileo, más que imposible.

  • Comentario por Anastasia F 03.05.18 | 00:51

    Un autor que estudia la vinculación o traslación Osiris - Isacc es Gary Greenberg en su libro "101 Mitos de la Biblia". Este señor parece que es o era presidente de la sociedad Bíblica Arqueológica de Nueva York.
    Por la mañana comento algo màs ya que interesa el ejemplo.

    Da igual que un libro de cuentos sea un libro de cuentos o un conjunto de cuentos...( para True)

    Raz...es "Razón" . No quería añadir màs.

  • Comentario por true 02.05.18 | 21:35

    Realmente he intentado encontrar alguna justificación a lo que dice vd de Isaac y Osiris, pero no he encontrado nada sobre el significado de Isaac que no sea lo que dice la wiki:
    "Isaac personaje bíblico del Antiguo Testamento; segundo patriarca hijo de Abraham y Sara (Génesis 21:14), cuando su padre tenía 100 años y su madre 90 años (Génesis 17:17;21:5). Cuando Dios dio la promesa de que Sara tendría un hijo, Abraham, incapaz de creerlo, sonrió (Génesis 17:17-19). Al oír la misma promesa dada por un extraño que se había parado en sus reales, Sara se rio también por su incredulidad (Génesis 18:9-15). Como recuerdo de estos acontecimientos, Abraham lo llamó “Isaac”, “él ríe”."
    Y creo que sería interesante conocer su historia sobre Osiris aunq no haya consenso -veto no creo ¿por qué iba a haberlo y cómo ejercerlo?
    Como si no se admitieran los vestigios politeístas y henoteístas en la biblia... no tendría la menor importancia, lo q no sé es si tiene alguna base.

  • Comentario por True 02.05.18 | 16:07

    Y por favor, termine la frase sobre el veto de la falsacion consensual de la raz... q a menos así no se entiende quién al parecer consensua, quien veta etc.
    ¿Han consensuado ya q Isaac no se llame así?

    Y perdonen q el móvil me vete a su gusto las tildes.

  • Comentario por True 02.05.18 | 16:00

    Gracioso eso de isaac y osiris, si explicara por qué razón tenían q ocultar el nombre y q significado se supone q hay en esa ocultación. A botepronto resulta bastante absurdo si no se suministra una explicación de acuerdo con su análisis.También la veo muy informada sobre lo que se dogmatiza en ¿los colegios religiosos? No es que me importe gran cosa lo q se dogmatice en donde sea, desde un punto de vista personal, pero si el antipostmodernismo se queja me gustaría saber si verdaderamente hay motivos para preocuparse de algún dogma postmodernista, religioso o no.
    Y aunque ya sabemos todos q la biblia no es un libro, sino un conjunto de libros, espero q no se lo hayan hecho leer a nadie como un prospecto de jarabe para la tos.

  • Comentario por Anastasia F. 02.05.18 | 12:35

    Para David: las cosas son mucho mas sencillas de lo q usted dice. No se trata de situar una profundización y análisis en un escuela interpretativa. Yo soy anti - post modernidad xq la realidad no es método. De Focault sólo vale su arqueología del saber. La Biblia es un libro como otro cualquiera y los referentes de los términos q se emplean tienen un por qué, una correspondencia propia de ls seres humanos y la cultura que los crearon. El análisis es tan importante y a la vez elemental como descubrir qué tenía Jesús en la cabeza cuando decía " Reino de Dios", o cómo escondieron en el nombre de "Isaac" el nombre de Osiris, y tuvieron q salir con la pamplina graciosa de justificar un" él se río o hace reír" q les queda en el cambio ocultativo de letras.

    La dogmàtica cristiana siempre ha estado con el "dale q te pego" de exégesis escolásticas para diseccionar sus propios dogmas. Eso sí q es metodología y hemenéutica sesgada xq es interna y veta la falsación consensual d la raz...

  • Comentario por True 02.05.18 | 12:11

    A cada uno lo suyo:
    -ud seguramente sabrá como se dice lo q sea q quiere decir.
    -Interesantes divagaciones y biografías por parte de los demás.
    -No hay contradicción entre lo que dice pablo y las visiones q tuvieron, q recalcan q no se trata de un fantasma y q es la misma persona, sin negar para nada q el cuerpo sea glorioso, algo q daban por sentado según el resto de los datos q aportan. Ni es un problema la tumba vacía

  • Comentario por Manuel 02.05.18 | 11:44

    David Mo. Totalmente de acuerdo con sus comentarios. Una precisión sobre esa resurrección espiritual.
    Pablo la entendía precisamente así. Resucitaremos todos, con nuestros cuerpos espirituales. Los creyentes cristianos serán elevados. Jesús había resucitado en cuerpo espiritual, no vendría con un cuerpo material.
    Los evangelistas, en cambio, precisan que la resurrección de Jesús es corporal. La tumba está vacía porque ha resucitado. Camina y habla con otras personas que no detectan que sea una aparición ni alguien con un cuerpo espiritual. De hecho, mantiene intacta su herida corporal, en la que puede introducirse una mano; come pescado con otras personas...
    Y esta es la idea que prevaleció: que Jesús resucitó. Y que nosotros viviremos eternamente en cuerpo y alma.

  • Comentario por David Mo 02.05.18 | 11:00

    Anastasia: A mi la hermenéutica al uso (Gadamer, Ricoeur, et. al.) me parece un intento de colar la religión por la puerta trasera. A falta de un método determinado todo vale, como cuando Ricoeur repasa todos los intentos de explicar la culpa y desemboca en que lo más fetén es el cristianismo y si no lo entiendes es porque hay que tener fe (el término hermenéutico no me acuerdo, pero puedo aportar cita concreta, que me tragué el mamotreto). (Derrida nunca he sabido por dónde va -¿lo sabía él?- y Deleuze sólo me interesa cuando se-lo entiende/o).
    Lo que sí que estoy seguro es que la historiografía haría bien prescindir de estos galimatías. Como mucho Foucault y con pinzas -yo me salí de la secta de los foucaulianos hace un par de décadas y sé lo que me digo-. Puestos a preferir, prefiero el positivismo, que ya es decir. Siempre que no se pongan chulitos, que entonces son insoportables, y vayan a lo suyo y punto.

  • Comentario por Anastasia F. 02.05.18 | 10:14

    Comentario a David Mo: los análisis y hermenéuticas dan en la clave o no, pero no se puede enarbolar lo aparente como superior a lo "profundo", maliciando además el significado del concepto de profundidad cuando es profano, o no sigue reglas propias sacras o recitados doctrinales, como si profundo solo fuera la sacralidad, lo espiritual. Los análisis semióticos, lingüísticos, lógicos, no son nunca de poca monta, acuden en ayuda de lo histórico. Lo sirven de base. Otra cosa es que se acierte o no, pero si se falla no será por el método, que es muy adecuado, sino xq no se han realizado correctamente deslindes y concatenación.

  • Comentario por Anastasia F. 02.05.18 | 08:36

    La necesidad de q sobreviva tb el cuerpo se debe iniciar por envidia en el cristianismo hacia los imperios limïtrofes, a ratos allí, es decir, eso sí q es tratar con mimo los cadáveres, pero bueno, para enmomiar se requiere mucho tiempo y money y es mejor resucitar sin ungüentos, drogas, sino con birlibirloques, de ahí el " engasado" Lázaro, q con un " levántate y anda " se le apaña para zombie.
    Creo q la ética primitiva cristiana la impulsa la apretada economía del pueblo llano, aunq hubiera alguna loma, más q estoicismos, o sea, es infraestructral.
    Para true...no se preocupe por q me vea envuelta en presuntas perniciosas coaliciones, si yo x falta de bagaje doctrinal, sólo podré participar en el foro de "Pascuas a Ramos", ¿se dice así?

  • Comentario por David Mo 02.05.18 | 08:02

    ... de los primeros tiempos. Como lo de engendrado y no creado o viceversa, que son líos verbales resultantes de querer darle al hereje, sin importar a donde nos lleve la pelea. O con la satisfacción de haber creado categorías tan ininteligibles que pueda imponerlas a los demás sin molestarme en explicarlas (divinas palabras). Ya llegarán los posmodernos y encontrarán en todo esto una "profundidad" del pensamiento simbólico o la "convivencia de los contrarios". O cosas como estas muy "profundas".

    También la religión griega, antes que la cristiana, se metió en estos berenjenales. Como hipótesis personal yo diría que pese a todos los espiritualismos del mundo, el ser humano es semiconsciente de que su existencia es lo mismo que la existencia de su cuerpo. Que el Yo es el puñetero hígado macerado y el ojo torcido y que, si me los quitan uno a uno y me dan otra cosa de plástico, yo ya no seré el mismo Yo. Un materialismo de base muy poco "cristiano" y narcisista.

  • Comentario por David Mo 02.05.18 | 07:52

    Así que, según Pablo, lo que me van a dar en el otro mundo es un cuerpo "espiritual", es decir, una cosa resplandeciente y cristalina, que no tendrá nada que ver con mi cuerpo real. El trabajo del Señor es doble: alma inmaterial impávida y cuerpo espiritual reluciente. (Problema añadido para teólogos/as neocristianos/as: los cortejos de almas celestiales serán realmente aborregados: todos nos pareceremos a Brad Pitt y todas se parecerán a Angelina Jolie -más o menos- y las congregaciones de almas corporales serán como esas multitudes paradisíacas de los cuadros de Van Eyck en las que todo el mundo tenía la misma cara. Un aburrimiento).
    Dicho más secamente: la resurrección del cuerpo añade la hipótesis racionalmente absurda de una duplicación de la misma cosa: un alma espiritual y un cuerpo espiritual. Supongo que habrá razones teológicas para este enredo, aunque se me escapan. Supongo también que este absurdo en un resultado de las peleas entre cristianos...

  • Comentario por David Mo 02.05.18 | 07:42

    Ahí está la cuestión. Porque si del alma, cosa etérea y difuminada, se puede uno hacer una idea tan difusa y etérea como ella y pretender que es algo inalterable y único, el cuerpo tiene una cochina materialidad sujeta a continuo cambio. Nunca nos bañamos en el mismo río ni nuestro hígado, por poner un caso, es el mismo que hace veinte años. Entonces, ¿qué hígado es el que resucita? ¿La cosa chiquita y nuevecita de cuando salí del vientre de mi santa madre o la casquería carcomida que me da la lata cuando me tomo dos güisquis? ¿Voy a resucitar con la joroba que ostento de mi nacimiento y con el ojo que mira contra el gobierno? Porque resulta que yo soy o he sido el hígado nuevecito y el agujereado, el ojo torcido y la chepa. Menuda vaina si tengo que apechugar con ello en el otro mundo. Y si se me da un cuerpo nuevecito sin chepa ni ojo estrábico, que me lo hagan un poco más alto y parecido a Brad Pitt. Pero claro, resulta que el cuerpo de Brad Pitt no es el mío.

  • Comentario por David Mo 02.05.18 | 07:34

    No conozco demasiado de la ética estoica pero, por lo que leí hace tiempo, me parece que este psudoautor la sigue prácticamente, por lo menos en los temas y enunciados principales. Comparando estos con los mandamientos evangélicos uno está tentado de darle la razón a Werner Jaeger: el cristianismo primitivo es una prolongación de la ética estoica y la metafísica neoplatónica y expresadas con toques de religión popular tomados de aquí y allá. Un sincretismo, vaya.

    Respecto a la cuestión de la resurrección: es uno de los oximorones más inevitables del cristianismo primitivo. Surge en cuánto nos alejamos de la matriz neoplatónica de la inmortalidad del alma mediante el abandono del cuerpo -"ahí te pudras, majo, que yo me doy un salto"- y queremos meterlos a los dos en el mismo bote. Porque una cosa es que sobreviva el espíritu, que es entidad tan fina y sutil que nadie sabe en qué consiste. Se puede decir de él lo que queramos. Pero otra es que resucite el cuerpo.

  • Comentario por true 02.05.18 | 00:10

    PSS
    No creo que pueda herir a nadie lo que ha dicho sobre la Biblia y los libros de piñero. Es más no creo que aquí le importe a nadie un bledo lo que lean o no lean en los colegios religiosos - según vd, la biblia, o sea, como Piñero.
    Leer siempre es bueno, al menos si se sabe digerir lo que se lee.



  • Comentario por true 01.05.18 | 23:51

    Cordialmente.
    Creo que se expresó muy correctamente y espero que haya comprendido mi explicación, antes de entablar esa relación simbiótica con manuel que impedirá toda comunicación provechosa con nadie q no piense como vds.
    Creo que lejos de ser manuel una ayuda para vd puede ser vd una ayuda inestimable para manuel tan dado a formar alianzas en las q apoyarse a la vez que miente y tergiversa sobre los q no son de su cuerda.
    Pero como tiene usted la fortuna de ser del lado q le gusta al caballero del doble rasero, la dejo en buena compañía -para vd.
    Despedida cordial
    PS disfruten de la cuña publicitaria manoletina.

  • Comentario por true 01.05.18 | 23:40

    Anastasia, ve como manuel corrobora que podemos hablar de los temas que queramos. Justo lo que yo le había dicho antes sobre cada uno de nosotros y usted se habia mostrado de acuerdo -aunque yo creí erróneamente q vd deseaba centrar el tema creyendo q estaba descentrado, resultando al final q todos estábamos centrados y bien avenidos.
    Se hablaba de la supuesta contradicción del judío helenizado del post y una serie de personas han formulado una serie de preguntas que Galetel amablemente ha contestado.
    Espero q haya resultado útil mi aclaración a lo q vd me decía y espero q la haya leído antes de q haya llegado manuel, procurando como siempre tergiversar lo dicho por otros con acusaciones falsas y malmetiendo. Como si alguien hubiera dicho aquí q haya algo q no sea discutible, y se hubiera negado la variedad de puntos de vista.
    Se hablaba d si era contradictorio o no un punto de vista concreto.
    Ahora, q manuel hable d sus cositas, pero sin tergiversarnos.
    C...

  • Comentario por Anastasia Fernand 01.05.18 | 23:30

    En el ultimo post me he expresado regular. Quería decir q conceptos como "existir en Dios" son muy complicados de transmitir si no se señala "eso es existir en Dios" y para ello se necesitaría a Dios. ¿No es complicado para vosotros el Misterio de la santísima Trinidad? A pesar de lo simple d su recitación.

    "constructo" no "constructor" quise decir antes..

    Quería agradecer encarecidamente aquí al profesor Antonio Piñero su labor inestimable de esclarecimiento en la genealogía e historia de conceptos religiosos y por lo tanto, de aproximación a la vera verdad, que está realizando con su enorme obra. Para mí, es mi opinión, no quiero herir a nadie, en vez de Biblia, en los colegios religiosos deberían leerse, aprenderse sus libros y análisis.
    ( y yo no soy una chica "pelota") .
    Gracias, amigo Manuel, por tenderme una mano de apoyo, pues he podido estar en algún momento un poquito metepatas.

  • Comentario por true 01.05.18 | 23:14

    Desde un pensamiento filosófico independiente se puede analizar si es contradictorio o no lo q dicen otras personas tanto si se está de acuerdo con que su pensamiento se corresponde con la realidad como si no.
    Un pensamiento puede ser perfectamente lógico y no contradictorio aunque se equivoque respecto a la realidad o aunque no se pueda comprobar si es acertado o erróneo- no hace falta referirse a la realidad para comprobar la lógica interna de los razonamientos. En cuanto a los conceptos quedó claro que Galetel decía que se consideraba católico, por si alguien no lo sabía aún y quedó claro que yo estaba de acuerdo con esos conceptos. Que lo q dice se corresponda o no con la realidad no quita ni pone nada al hecho de que no parece que sea contradictorio según lo que él mismo ha dicho sobre Dios y sobre la resurrección. En cuanto a si coincidimos en los conceptos también se puede comprobar por lo q decimos, se correspondan con la realidad externa al discurso o no.

  • Comentario por Manuel 01.05.18 | 23:04

    Anastasia, claro que cabe plantear el tema que quiera. Un comentarista suele aprovechar cualquier post para contarnos su fe particular, y cabe respondersele delatando sus suposiciones más discutibles.
    Es discutible que exista Dios, que exista un dios personal, que exista un alma espiritual, que esta sobreviva a la muerte, sea inmortal, etc. Que Jesús shaya resucitado, que resucitemos, que Jesús sea Dios, que acertara algo, que vaya a venir, que Pablo diera (acertara) una, etc.

  • Comentario por Anastasia Fernand 01.05.18 | 22:25

    Soy nueva en este tipo de foro. Y bueno, interpretaba algunas afirmaciones suyas como la de q "el alma sigue existiendo en Dios" u otras de Galetel , como muy subjetivas y personales. Si me dice q son propias de algún autor religioso o establecidas con tales expresiones x la doctrina católica y q las están cotejando ,no puedo criticar nada. Solo q bueno, en ppo yo tiendo a entender q desde un pensamiento filosófico independiente no se puede establecer q un constructor de Dios y alma coincidan con el de otro interlocutor aunque sean de la misma fe, si Dios y el alma no existen para comprobarlo, lo q está por ver .Tampoco quiero volver a salirme del tema con pejigueras de filósofo jaja.

  • Comentario por true 01.05.18 | 20:25

    No me ha molestado para nada, simplemente le he querido aclarar que no existe ningún velo en el lenguaje en este caso y que todo el mundo tenía muy claro desde que punto de vista estaba hablando. La contradicción del judío helenizado se la suponen los que entienden la resurrección y a Dios también desde su particular punto de vista de la no creencia en ninguna de las dos cosas. Simplemente tendríamos que distinguir entre el hecho de que exista o no exista Dios, el alma y la resurrección y el hecho de que exista o no exista contradicción en la forma de entender la resurrección de unos creyentes determinados. Son cosas distintas. Respecto a esto creo que no tiene por qué haber contradicción y de eso estaba hablando. En el caso del judío helenizado no sé si la habría pero no tiene por qué haberla a juzgar por lo que se dice arriba.
    En todo caso si no se está de acuerdo, habría que demostrar su contradicción q no depende de que se crea o no en lo q él afirma.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Jueves, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31