El blog de Antonio Piñero

“La historia de una tempestad perfecta”. La gran crisis de Occidente en el siglo V. La Iglesia y el dinero (VIII) (968)

08.02.18 | 08:25. Archivado en , CRISTIANISMO

Foto: Isla de Lerins hoy

Escribe Antonio Piñero

Seguimos con el libro de Peter Brown Por el ojo de una aguja La riqueza, la caída de Roma y la construcción del cristianismo en Occidente (350-550).

Llega ahora un momento muy interesante en nuestro libro: el espléndido resumen de Peter Brown de la gran crisis de Occidente en el siglo V, de la que nuestro autor comenta que puede narrarse con facilidad; es “la historia de una tempestad perfecta”. Hará bien el lector en disfrutarla atentamente, pues la síntesis es memorable (763-807). El rasgo más característico de esta crisis, en cuanto que orienta e impulsa directamente hacia la Edad Media, es la lenta pero descarada aparición del “faccionalismo”: cada uno por su lado en un “sálvese quien pueda”…, en un ambiente de guerra civil no debido directamente a las “invasiones” bárbaras, pues sus tropas habían sido en realidad solicitadas por los diversos caudillos locales. Brown señala como rasgo perdurante el que cada facción local que triunfaba siguió siendo “romana” frente al romanismo central…, que perduró en Occidente hasta el 476, momento en el que el último emperador, Rómulo Augústulo, se retiró sencillamente y dejó su trono al caudillo godo Odoacro*. Y al punto comenzó una disgregación más clara, que en realidad se había iniciado anteriormente; los acontecimientos ocurridos en la mayoría de las Galias, Hispania y África antes del 476 fueron en realidad “los primeros temblores localistas previos a la Caída” (p. 806).

La cuarta parte de este libro, también en verdad muy interesante (pp. 811-939), describe las consecuencias de la gran crisis que iba a suponer muy pronto el final del Imperio latino en el último cuarto del siglo V. En lo que se refiere a la conformación del cristianismo occidental en este período, el autor se concentra, como otras veces, en la región del Imperio de la que se dispone de más fuentes: la Provenza. Para entender bien el panorama, Brown retrocede en el tiempo (400-440, con escarceos que llegan al 470) y proyecta hacia el futuro los resultados de su investigación. Los temas que desarrolla son ante todo dos: la naturaleza de la riqueza acumulada en los monasterios y el liderazgo en las diversas iglesias. Las localidades estudiadas son Marsella, la isla de los santos (el monasterio de Lerins) y la ciudad de Arlés. “Durante más de medio siglo, desde el 420 hasta el 470, la constante rivalidad entre estos tres centros convirtió el sur de la Galia en la región más activa del Mediterráneo occidental en lo que a la literatura cristiana atañía” (p. 812).

Marsella fue la Atenas de Occidente en esos momentos; la isla de Lerins, sin embargo, era un erial horroroso, pero valía para situar allí un eremitorio parecido a los que poblaban los desiertos de Egipto; Arlés, por su parte, no tenía nada de especial, pero fue la sede de un obispo vigoroso y peleón (llegó a enfrentarse al papa León I), el monje Hilario, cuya influencia se extendió mucho más allá de los muros de su ciudad. En concreto, la cultura latina común posibilitó a los monjes de Lerins el traslado de un monasterio a otro, el acceso al sacerdocio y muchos de ellos al episcopado. Y lo que más importaba por su irradiación al pueblo era la cultura literaria que todos los protagonistas de este época tenían igualmente en común (p. 813).

La primera cuestión de calado que trata Brown es “la riqueza y los monasterios”. Y aquí interviene una figura procedente del exterior de la Galia, Juan Casiano, nacido en Escitia pero criado religiosamente en los cenobios de Egipto, cuyo escrito “Reglas básicas para la fundación de un monasterio (De institutis coenobiorum) fue de trascendencia enorme.

La idea primaria de Casiano respecto al cristianismo en general y la riqueza monacal en particular era la necesidad de tomar como ejemplo a los conventos egipcios, porque eran los únicos que practicaban un cristianismo de verdad; la condición material indispensable era tener todos los bienes en común a imitación –de nuevo– de la primera comunidad de Jerusalén. Agustín había ya mantenido que el éxtasis espiritual, propiciado por el Espíritu Santo, que significaba vivir en una comunidad perfecta, despegada de los bienes puramente terrenales, solo sería posible en la ciudad eterna y celestial. Para Casiano, sin embargo, era posible y necesario ya en esta tierra, aunque naturalmente solo para unos pocos elegidos. Los demás debían contentarse con un cristianismo corriente, sin místicas elevaciones. Según Casiano –quien había observado cómo las continuas donaciones habían hecho ricos a muchos monasterios–, todo monje debía renunciar a su riqueza antes de ingresar en el cenobio; debía exigirse a cada novicio una “desposesión” absoluta de todo lo material. Ningún monje, además, debía tener ni siquiera voluntad propia, sino que había de estar continuamente a disposición del único señor, Dios, a través de la palabra de su abad, el representante de aquel. Todo monasterio debía subsistir sencillamente de aquello que la tierra proporcionara gracias a la labor de las manos de sus habitantes (prescribía unas seis horas de tarea manual diaria, p. 828). De nuevo, advertía: el monje debe ser siempre tan pobre como Cristo. Así, todo cenobio sería una ínsula de verdadero cristianismo en medio de un mar de vulgaridad.

La postura de Juan Casiano no significaba una crítica a los ricos, pues su intención iba dirigida solo a los monjes. No se preocupó tampoco por elucidar el origen de la riqueza, sino que supuso que a los ricos bastaban las donaciones a la Iglesia y las limosnas. Pero el monje que admitiera en su corazón el deseo de la mínima posesión había caído ya en el horrible pecado de la avaricia. En realidad, sin embargo, muchos monjes de Lerins no siguieron estos consejos: habían entrado en el monasterio procedentes de la nobleza local e incluso habían aportado sus propios esclavos para que labraran las tierras comunes, mientras ellos se dedicaban al otium de su estudio. No es extraño que, ya bien formados y una vez satisfecho su ánimo con la porción suficiente de vida retirada, volvieran al mundo para servir como obispos, como burócratas nobles de la Iglesia, “dedicándose a mantener una versión cristiana y austera de la forma de vida romana, precisamente en aquellas regiones en las que esa forma se veía amenazada por los bárbaros” (p. 831).

Ya queda poco para finalizar esta larga reseña/resumen de un libro que creo básico.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por true 16.02.18 | 16:43

    Puesto que a sus amigos gotosos con vd les ha tocado la china, según su propia confesión, sin duda le dirán a VD que se mejo jo jo jo.
    Aunque ya verán que no hay quien la saque de su estancamiento, les quedará el consuelo de que tampoco puede empeorar más. Peor imposible. No hay más que ver su aullido triple final.

  • Comentario por True 16.02.18 | 16:11

    No, kira, yo le devuelvo lo mejor de sí misma. Ese rompecabezas gramatical o lo que sea, que expuso vd sobre material ajeno con infulas de genialidad es tan suyo como el comentario anterior y sus amigos asiáticos. En cuanto a los animalitos, lo mismo digo: vd dijo q era su dia, el de la marmota y no se si ahora sugiere q su horóscopo chino es el del cerdo -vd sabrá pero a mi no me lo endose. Todo suyo, perfil incluido.

  • Comentario por Kira 16.02.18 | 11:52

    True nos ofrece lo "mejor" de sí misma en cada uno de sus comentarios...incluso cuando ,como ella misma admite, no se sienta aludida (?).
    Esos rompecabezas gramaticales que reconstruye con material ajeno y con ínfulas de genialidad dicen mucho de la imagen deformada que le devuelve su espejo.
    Saludos de todos los bellos animalitos que según True me representan: perros, marmotas, cerdos...¡Ah!, mis amigos asiáticos le desean una pronta mejoría .Jajaja.

  • Comentario por True 15.02.18 | 22:43

    Hay elias, lias.... yo me he limitado a felicitar a Kira por ser su día, una vez nos lo ha hecho saber. No me meto en sus asuntos personales sobre sus preferencias asiáticas, eso es cosa de vds dos.
    Así que he sido educada y riente, aunque sin recu porque yo tengo dos ojos y ninguna preferencia de perfil, y no cumplo las condiciones q exige su recurrente amiga sobre las ideas presuntuosas. Y supongo q el espejito escondido será el suyo ese q les enseña el perfil del ojo estancado cuando se miran. Yo tengo un montón, todos a la vista y de lo más normalitos. Esto no se autodestruye así q vd mismo y su pug.

  • Comentario por Elias 15.02.18 | 21:33

    Ay True, true como repite su amigo /enemigo... Cuando será domingo para ir a misa. Con todas sus maldades no está contribuyendo debidamente a la GCU. Algunos hasta tienen espejo donde mirarse. El suyo hace tiempo que lo escondió por temor a verse. Pero estamos seguros que hasta Ud. no puede negar la recurrencia sin nuevas ocurrencias de galetel. Este mensaje se autodestruira en 3,2,1...

  • Comentario por true 14.02.18 | 21:06

    La marmota de repetición nos aclara hoy que está agotada y además es china, algo que por lo visto resulta más del agrado de su amigo, dice ella, q carece además de problemas. Es una caja de sorpresas: ¿Kirá decir cuando repita recurrencia?

  • Comentario por Kira 14.02.18 | 16:36

    La referencia a la marmota indica repetición, no tortura.Pero si le gusta más la expresión "gota china"lo cambio sin problemas...que parece que es más de su agrado.No hay problema.

  • Comentario por true 12.02.18 | 22:48

    Comprenda Galetel que kira, siendo marmota, no puede estar muy despierta, se le cierra el ojo con el que mira su único perfil. Con dar las buenas noches y seguir soñando su ilusion ridícula de verdad presuntuosa estancada en una idea invariable como una forma de falsificación ya tiene bastante.
    Por eso se ríe al verse tan bella en el espejo, como la Castafiore.

  • Comentario por true 12.02.18 | 22:23

    No sabía que era el día de Kira. Eso explica su recurrente práctica marmotil de la kiromancia.
    La felicitaremos con una sonrisa recurriente cada vez que despierte de su letargo.

  • Comentario por Kira 12.02.18 | 00:15

    Respecto a las cosas serias,las supuestas payasadas y el valor de la risa(y en relación con la referencia que se hizo a Guillermo de Baskerville):
    "Guillermo convoca a la risa como medicina contra la ilusión (ridícula) de la verdad absoluta, contra la verdad en tanto discurso que pretende, por su propio imperio de enunciados, apresar el corazón de lo real. La supuesta verdad que se estanca en una idea invariable, en un ojo que sólo mira un perfil, es una forma de falsificación...La risa se ríe de la verdad presuntuosa".(no puedo citar al autor de este párrafo pq no lo anoté...estoy segura que no es ni Pixie ni Dixie,eso sí).
    Buenas noches a los portavoces y portavozas de este blog.¡¡¡Y que viva la economía del lenguaje!!!.





  • Comentario por galetel 11.02.18 | 23:10

    Hola Jinks… ¡tanto tiempo!... dile a tu portavocita Dixie que deje de payasear con cosas serias... ¿O era Pixie? –¡Peor aún! ¡Ah!... y averigua cómo sabían tanto del AT esos judeohelenistas de Antioquía ca 34, y por qué fueron los primeros llamados “cristianos”. Pero será mejor que digas antes algo de tu cosecha en vez de criticarme tanto “ad hominem”. ¡Hasta la vista, lindo gatito!

  • Comentario por Elias 11.02.18 | 22:24

    Jajaj portavozas? de quien de Satan? Todos en contra de la miembra más respetable de la GCU. No nos escabulliremos mardito roedor,..
    datos versus DATOS.
    dato. El posible hymno citado por Pablo (sin descartar que sea invención o modificación suya) pudo haber sido elaborado en un entorno judeohelenista.
    DATO. (sólo suyo de Ud) compuesto a partir de enseñanzas y testimonios de antecesores judíos cristianos arameos. Por favor demuestrelo. . Las plausibilidades de su co-razon no me sirven

  • Comentario por galetel 11.02.18 | 21:38

    Claro. Estoy dispuesto a repetirlo cuantas veces lo requieran. Pero digan algo vds, portavozas, no se escabullan.

  • Comentario por Elias 11.02.18 | 20:54

    Pues efectivamente deduzco Prof. Galetel... que es usted inasequible al desaliento... enhorabuena.

  • Comentario por Kira 11.02.18 | 20:22

    ...Eterno y recurrente día de la marmota.

  • Comentario por galetel 11.02.18 | 17:26

    OJO: el DATO 2 no consiste en el contenido del Himno, sino en el hecho de que hubiese judíos cristianos helenistas que lo hayan creído, compuesto y cantado antes de Pablo, a partir de las enseñanzas y los testimonios de sus antecesores judíos cristianos arameos, y apoyados en sus conocimientos bíblicos (Dan, Isaías, Proverbios, etc).

  • Comentario por galetel 11.02.18 | 17:15

    DATO 1:
    -Aparece el término arameo “maranatha” sin traducción ni explicación, referido a Jesús, en 1 Cor 16, 22.

    DATO 2:
    -Aparece un texto con las características de un himno prepaulino en Flp 2, 6-11.

    DATO 3:
    -Pablo narra un acuerdo entre él y los líderes judeocristianos (Santiago, Cefas/Pedro y Juan) en Gál 2, 9.

    DATO 4:
    -Josefo narra que Santiago-el-hermano-de-Jesús y otros fueron condenados a lapidación por infringir la Ley judía, por el Sanedrín que convocó Ananías con ese objeto.

    ¿Qué deduce Vd., Prof. Elías, de estos DATOS?

  • Comentario por Elias 11.02.18 | 16:54

    Que Jesús fuese el mesías Danielico no aparece en ningún lado Prof. Galetel, recuerde que esa es su forma de hablar. Y yo no he dicho que atribuir a Jesús las características de la hombre de Daniel apareciese por primera vez en los evangelios.. (lea Ud bien). Pero Ud no puede demostrar por mucho que lo intente es que son estas las características que le atribuyeron sus conocedores íntimos pospascualmente. Pablo reconoce Ud que no le habría conocido. Y si decir que Jesús es idéntico a Dios y preexistente a El.. no son elaboraciones teológicas... Y sí está Ud en su derecho a, que por darse la mano en el famoso acuerdo /desacuerdo , pensar aquello muchos podremos discrepar por las razones mil veces expuestas. Y a mí me daría igual que no fuese así en cambio Ud no tiene otra opción o se les derrumba su endeble construcción de bases de coherencia.

  • Comentario por galetel 11.02.18 | 16:10

    Los DATOS acerca de que los conocedores íntimos de Jesús creyeron firmemente que él era Jesucristo, el Mesías daniélico, NO aparecen por primera vez en los evangelios, Prof. Elías, ni son elaboraciones teológicas.

  • Comentario por Elias 11.02.18 | 14:05

    Es precisamente al revés. Todo historiador serio debería desconfiar de que Jesús fuese ese Mesías Danielico en un principio ya que la historia contada por los evangelistas está trufada de elaboraciones teológicas a posteriori y creadas ad hoc para unas comunidades de cultura diferente a los conocedores intimos del profeta que lo más probable es que tuvieran otras aspiraciones apocalípticas encuadradas el el mesianismo judío de su entorno.

  • Comentario por galetel 10.02.18 | 21:25

    El origen del cristianismo auténtico está ahí: en que ALGO hizo creer a los amigos de Jesús, a pesar de su profundo desconcierto, que ese Jesús era Jesucristo, el Mesías daniélico. Y todo historiador serio y honesto debe empezar por ahí si pretende dar cuenta de ese fenómeno histórico. Es previo a los evangelios, en varias décadas. Los evangelistas creían eso, pues eran cristianos, aunque no testigos presenciales directos. Por eso, lo que se interprete de los evangelios, si se quiere respetarlos mínimamente, tiene que ser coherente con esos DATOS. No es posible pensar que los amigos de Jesús, sus conocedores íntimos, hayan llegado a creerlo el Mesías daniélico que vendría con poder divino a redimir el mundo, si antes lo habían conocido sólo como un aspirante a mesías davídico iluso, perturbado y luego fracasado y muerto. ALGO tuvo que hacerlos cambiar de opinión de esa manera.

  • Comentario por galetel 10.02.18 | 17:38

    Todos, amigos y enemigos, le entendían en sentido davídico. Tal vez incluso el propio Jesús antes de esas increpaciones, aunque se opuso varias veces a que lo nombraran rey. Pero en ese momento crítico, cuando ya era casi un hecho su destino de muerte, Jesús lo aceptó hallándole un nuevo sentido: el daniélico. Lo expresó en esa Cena pero no fue entendido por nadie en ese momento; y luego fue estimado blasfemo por sus enemigos precisamente por eso (aunque erróneamente) y entregado a Pilato y condenado por sedicioso como sus amigos habían temido y rehuido. Sin embargo, yo creo que lo más plausible es que él tuviera razón. Y sus discípulos y sus familiares, pese a que estaban confundidos y dispersos, también acabaron entendiéndolo y creyéndolo firmemente debido a una revelación extraordinaria. Esto es lo que está claro por los DATOS: que ellos creyeron. Pero Vd. no, y otros tampoco. ¿Y qué? Pero los datos no se deben negar sin razones de peso.

  • Comentario por Manuel 10.02.18 | 16:50

    "la transformación" implicada.
    Un buen conjunto de suposiciones más o menos gratuitas o arriesgadas. Sería bien extraño un acierto pleno...
    El caso es que yo le preguntaba por las palabras que Vd recogía como propias de Jesús en lo que se suele denominar "la última cena", las cuales se habrían emitido para ser oídas y se supone que entendidas por sus oyentes; por aquellos hombres que lo seguían, y anhelaban un resultado concreto de aquella empresa y experiencia. Un final predicado por el propio Jesús, tanto en público como especialmente esclarecido en privado.

  • Comentario por Manuel 10.02.18 | 16:46

    Le parece lo más plausible:
    - Que exista Dios
    - Que sobrevivamos a la muerte, o resucitemos tras ella en otra vida
    - Que podemos vivir en esa otra vida "el Culmen del Reino"
    - Que ese culmen, ese Reino y esa experiencias son aquellos a los que se refería Jesús en vida, hablando para personas que no le entendían (y explicándose fatal, ya que esas personas entendieron con claridad que Jesús se disponía a reinar y ellos mismos participarían de las mieles del gobierno sobre el Reino Judío profetizado por los grandes profetas y predicado como inminente por el propio Jesús).
    - Que el cristianismo es una ideología moral (¿en mayor grado que otras y sin asumir ideales morales de otras corrientes ajenas?)
    - Que está en marcha una (para Vd "la") Gran Consciencia Universal
    - Que esa GCU forma parte esencial del cristianismo predicado por Jesús y de la realidad cósmica
    - Que una vez comprobemos todo lo anterior como realidad, podemos aceptar o no "la...

  • Comentario por galetel 10.02.18 | 00:41

    Aunque muramos en momentos diferentes según el “tiempo público”, resucitaremos juntos según el “tiempo personal” de cada uno, o en un orden “público” nuevo que no es ya el mismo que el orden de las muertes. Me parece lo más plausible.

  • Comentario por galetel 10.02.18 | 00:30

    El cristianismo auténtico es pospascual y escatológico, POR ESO es una ideología moral, en consecuencia, para preparar la Gran Consciencia Universal (GCU) que sirva de base a la Parusía del Señor Jesucristo. La GCU y la consiguiente Parusía son acontecimientos en esta realidad, al final del Proceso creativo, remotos en “tiempo público”, pero inminentes en “tiempo personal”. Una persona que muere, se encuentra INMEDIATAMENTE con la Parusía y su resurrección dentro de ella, para participar –si quiere- en el Culmen del Reino, que Dios le ofrece misericordiosamente una y otra vez, hasta que acepte la transformación que la incorpore a una gran progresión interminable hacia Dios, por Jesucristo.

  • Comentario por Manuel 09.02.18 | 19:05

    Galetel:
    Vd se refería a lo ocurrido en vida de Jesús. A Jesús y sus palabras en la última cena.
    Le hice unas preguntas relativas a qué quiso decir Jesús a los que se dirigía, y qué le entendieron éstos.

    Sobre reinterpretaciones postmortem, mitificaciones y deificaciones de personajes en el ámbito helenístico-romano entro poco (ya le he aludido a los cultos del cargo y no creo pertinente derivar el tema a otras deificaciones, al ambiente gnóstico o los cultos mistéricos contendientes). No creo que la mayoría de sus discípulos directos lo creyera tan triunfante después de morir, ni que los judeocristianos lo deificaran, ni que practicaran la comunión, ni que sus familiares pasaran a creerlo el futuro mesías celestial (ni lo deificaran!), etc.

    Y no era este el tema en esta ocasión, Jesús aseguraba a quienes cenaban con él, a los que había predicado la Buena Nueva e ilusionado con el Reino mesiánico, que no bebería del fruto de la vid hasta hacerlo en...

  • Comentario por galetel 09.02.18 | 11:14

    Manuel, Vd. no lo entiende como yo. Lo del Templo no fue "un golpe de autoridad" sino una increpación dirigida a las autoridades judías. Y después de eso, lo más probable era que esas autoridades se las arreglaran para detener a Jesús y entregarlo a Pilato para que lo condenara a muerte. Cualquiera podía percatarse de ello. La esperanza davídica estaba quedando ya defraudada. Los discípulos abandonaron a Jesús poco después, y los familiares ya lo habían hecho antes. La crucifixión completó el aparente desastre. Pero Jesús, aun percatándose como todos, siguió confiando porque esperaba que su Padre instaurara un reino daniélico, aunque hubiera fracasado el davídico.

    Hay que interpretar los evangelios en coherencia con los DATOS pospascuales prepaulinos.

  • Comentario por Manuel 09.02.18 | 10:58

    ¿Vd cree que no? ¿Que Jesús se explicaba fatal pero iba asumiendo que moriría ejecutado y que su Padre lo resucitaría, aunque a pesar de todo prometía la Buena Nueva, quería ser aclamado como mesías zacariano (ya le digo que el de Daniel parece algo monstruoso), que no les aclaraba a quienes discutían su papel en el Reino que la cosa era para después de muertos, sin bienes materiales, ni alimentarios, ni pueblos sometidos, y ya con un cuerpo espiritual, etc.? Parecería un engaño en toda regla, que diría poco bueno del rabino. Hablar de banquete, de abundacia, de saciedad, de vino... Y todo para morir y dejar que sus seguidores judíos huyan, vuelvan haciendo el ridículo a sus casas, y el sueño decaiga (casi hasta desaparecer entre los judíos después de sendas guerras a las que llevaría el desarrollo del sueño mesiánico...) y reaparecer entre gente de otra cultura e idioma, en forma irreconocible y sincrética, con sus puntos negros, durante varios miles de años...?

  • Comentario por Manue 09.02.18 | 10:49

    A ver...
    Iban todos a Jerusalén, con la esperanza de instaurar el Reino.
    El tiempo era llegado. Jesús iba a traer un conflicto que enfrentaría al hermano contra el hermano y a los padres contra los hijos. Un conflicto para el que había que estar preparado: el que no tuviera espada, haría bien en vender su manto y comprarse una.
    Entraron en la capital ilusionados. Aclamando al Hijo de David, al mesías esperado. Y dieron un golpe de autoridad en el Templo. Luego se ponían a recaudo, salvo una noche en que se esperaba una resolución milagrosa. ¿O Vd estima que en realidad se preveía una entrega del líder o un prendimiento sorpresa?
    No pasó una semana en la capital antes de que Jesús fuera detenido. Pero ¿era esto mismo lo que preveía el propio Jesús o el conjunto de sus seguidores galileos o jerosolimitanos?
    Claro que se arriesgaba a fracasar, pero creía tener el apoyo del Padre. Haber interpretado bien los signos y presidir el milagro. Como los demás. ¿Vd c...

  • Comentario por galetel 09.02.18 | 10:10

    En ese momento no lo entendieron, o no le creyeron. Pero más tarde, sí que llegaron a entenderlo gracias a su experiencia pascual extraordinaria, y también los familiares que habían creído loco a Jesús, lo creyeron por una experiencia similar. Y nos transmitieron esa firme esperanza.

  • Comentario por galetel 09.02.18 | 09:59

    Los discípulos esperaban reinar, en un reino davídico. Pero estaban ya defraudados porque sabían que lo más probable, para cualquiera, era que detuvieran y condenaran a muerte a Jesús. Pronto lo abandonarían.

    Jesús esperaba que reinara Dios aunque él fuera detenido y muerto, como parecía con toda probabilidad. Pero a Jesús eso no le quitaba la esperanza, porque confiaba en su Abbá a pesar de todo.

    Y el Reino que el Padre instauraría era una realidad nueva, daniélica, en la que Jesús sería rehabilitado y todas las víctimas con él. El triunfo final estaba próximo. Esto quería transmitirles Jesús, pero no lo entendieron.

  • Comentario por Manuel 09.02.18 | 08:43

    Galetel. permítame una consideración:
    La frase: “Yo os aseguro que ya no beberé del producto de la vid hasta el día en que lo beba, nuevo, en el Reino de Dios” se supone que fue dicha para que la oyeran y entendieran los comensales que seguían a Jesús. ¿Qué cree Vd que entendieron (y que esperaba Jesús)?
    - Que Jesús esperaba reinar.
    - Que Jesús se iba a entregar voluntariamente para ser ejecutado.
    Datos:
    - Sus seguidores esperaban reinar. Incluso porfiaban entre sí por ocupar los mejores puestos.
    - Jesús prometió que era inminente. Que el momento había llegado ya. Esa era la Buena Nueva. Su evangelio.
    - El Reino mesiánico era el Reino prometido por Yahvé a través de los profetas, el Reino de Dios.
    ¿No habría habido controversia, si los seguidores directos de Jesús, que participaban en un banquete simbólico, en la última cena Pascual del tiempo previo al del Reino, hubieran sabido que iban a prender a su jefe y tendrían que salir por pier...

  • Comentario por galetel 08.02.18 | 11:51

    Pero la cruz no era el fin para Jesús, sino el medio inevitable; el Reino era el verdadero fin, con su novedad apetecible, que lo había impulsado a su vida pro-existente en favor de las víctimas. Este sí era el modo imitable de preparar la GCU futura que sea base necesaria de la Resurrección universal.

  • Comentario por galetel 08.02.18 | 11:46

    Vista con mentalidad actual, la vida monástica no me parece el modo perfecto de plasmar las enseñanzas evangélicas para ir colaborando a construir la GCU. Hace un hincapié excesivo en la renuncia y el desapego, en un ambiente cerrado, protegido y reglamentado, donde predominan los valores jerárquicos que exigen unas correspondientes actitudes sumisas.

    La devoción genuina no exige ese estilo de vida retirada; puede y debe darse en otros ambientes, abiertos, en confrontación continua con los valores anti-evangélicos. Jesús y sus discípulos se arriesgaron, y padecieron por ello; claro que los discípulos no perseveraron hasta el final como Jesús, pero eso ya no debiera ser imitable.

    La cruz es inevitable porque lleva a la resurrección; lo anunció Jesús cuando sabía que estaba a punto de ser detenido y condenado a muerte, según Marcos 14, 25: “Yo os aseguro que ya no beberé del producto de la vid hasta el día en que lo beba, nuevo, en el Reino de Dios.” Pero la c...

Lunes, 19 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728