El blog de Antonio Piñero

Valoración del libro de Javier Alonso “La resurrección. De hombre a Dios” (939)

23.11.17 | 09:19. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

Prometí el día anterior, tras el breve resumen, hacer una valoración del libro del Prof. Javier Alonso, del Instituto de Empresa. Y adelanté que me había gustado mucho. Y ahora expongo mis razones: en primer lugar, por la elección del tema: la resurrección es básica en el cristianismo e interesa de verdad. Digámoslo o no, en el fondo a casi todos nos disgusta morir y nos fastidia que después de ese trance no haya nada. Segundo, por la claridad y amenidad expositiva. Tercero, porque el tema está bien rodeado de los antecedentes ideológicos que ayudan, y mucho, a comprenderlo. Cuarto, porque las soluciones a los posibles “enigmas” son muy plausibles y convincentes.


Sobre la claridad y la divulgación, en esta obra y en otras, habría mucho que precisar: es cierto que el autor repite una y otra vez que su obra es divulgativa. Pero esta afirmación es cierta y no cierta a la vez. Divulga aquel que resume las ideas de otro y las expone al público con claridad. Pero la claridad del estilo como tal no es por sí misma y obligadamente signo de divulgación, sino de mera atención respetuosa al lector y de buen ánimo pedagógico. El que procura ser claro lo hace por respeto a sus lectores, a los que no desea molestar y sí instruir. Pero eso no significa siempre que el autor esté meramente resumiendo ideas ajenas. No es así. Y no es este el caso de Javier Alonso, filólogo semítico, biblista, e historiador, que lleva unos veinticinco años dedicado a la historia de Israel, al estudio de la Biblia hebrea, al Nuevo Testamento y al cristianismo primitivo, y a las religiones en general. Por tanto, en esos años se ha formado ideas propias…; ha sintetizado, criticado y asimilado muchas lecturas científicas… y se ha formado sus propias conclusiones: no repite solo las ideas ajenas.

Por otro lado, este libro sobre la resurrección de Jesús y su historicidad está escrito en diálogo con especialistas de renombre internacional, como por ejemplo, Gerd Lüdemann, “l’enfant terrible” de la filología-teología protestante alemana… Pues bien, Javier Alonso corrige nítidamente algunas concepciones de este afamado profesor y expone su propia síntesis final sobre los relatos de la resurrección de Jesús, que a mí me parece mejor que la de Lüdemann. No está haciendo divulgación, sino ciencia histórica con estilo claro y sencillo.

Y más: el libro es bueno porque el lector adquiere ideas también claras sobre las creencias en la muerte y en la resurrección en el judaísmo previo al cristianismo. Como este es una religión hermana –propiamente no es “hija”– del judaísmo, si comprendemos bien el tronco común del que proceden las creencias sobre la resurrección en el judaísmo, mejor que mejor. Se entiende mucho mejor la derivada cuando se comprende la base. Y el lector recibe –con la lectura de este libro– una buena síntesis del otro puntal en el que se apoya el cristianismo primitivo: las concepciones de la resurrección en los “vecinos” de los cristianos: los politeístas griegos y romanos.

También me parecen claras, sintéticas –no se va Alonso por las ramas–, las explicaciones de las concepciones en torno a la resurrección en Pablo de Tarso, el personaje que inicia la vía de la verdadera teología judeocristiana y luego simplemente cristiana; y lo que pensaban sus sucesores. Y, por último respecto a los prenotandos, el lector obtiene igualmente una excelente visión sintética de los pasos previos a la resurrección: cómo pudo ser el entierro de Jesús. Aquí Javier Alonso desmitifica bien las leyendas evangélicas.

El análisis de los textos evangélicos sobre la resurrección misma me parece muy correcto. Dice todo lo esencial. Y es muy buena la explicación del porqué hay tantas contradicciones en los textos primitivos cristianos, en el Nuevo Testamento, sobre resurrección / apariciones: es el modo de contar las cosas de los antiguos cuando no sabían bien lo que había pasado, pero sospechaban que las cosas tenían que haber sucedido de una manera precisa. La aclaración de que haya tantas contradicciones es porque cada uno cuenta técnicamente lo que cree que ocurrió… y cómo ocurrió… Pero… ¡al igual que Tucídides! –el verdadero padre de la historia científica, no Heródoto– cuando reproduce en estilo directo discursos y hechos que él no conoce de primera mano. Escribe Tucídides lo que a su leal saber y entender debió de ocurrir y lo que el orador Tal o Cuál debió de haber dicho en tales y cuales circunstancias. Pero otro historiador de la antigüedad lo habría expuesto de otro modo. No hay estrictamente falsía, sino un sistema de hacer “historia” que hoy no aceptamos de ningún modo, pero que era propio de la época en todos los autores. Así pues, aclara muchísimo esta exposición de cómo se escribe “historia” en la antigüedad cuando no se sabe a ciencia cierta lo ocurrido y por qué se contradicen entre sí las narraciones

Pero lo que me parece de veras estupenda es la hipótesis, o propuesta final, en la que Alonso López intenta reconstruir –esta vez al modo del historiador actual– lo que debió de haber pasado en realidad con la idea / creencia de la resurrección de Jesús. No pienso destripar aquí la hipótesis, o propuesta de intelección, con la que culmina este libro (pp. 159-184). No voy a hacer un resumen de ella, porque sería igual de malvado que contar el final de una película de suspense o intriga. Pero sí quiero decir que Alonso destaca, y muy bien, el papel de las mujeres en el caso y cómo las posibilidades se abren realmente cuando se piensa que jamás se encontró el cadáver de Jesús...Y el libro se completa con otra hipótesis sobre cómo hay que entender la ascensión del mismo Jesús.

En síntesis: recomiendo cordialmente este libro, porque su lectura aclara muchísimo. Termina uno de leer, y siente que tiene ideas claras. Enhorabuena al autor y a la Editorial Arzalla Ediciones por haberlo publicado… ahora…, en un mundo lleno de rufianes, a quienes no les importa la verdad, sino llevarse el agua a su molino a cualquier precio. Pero este libro explica muy bien, y con todos los medio de lo que se puede presumir que pudo ser la “verdad” plausible históricamente.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Ignacio 08.12.17 | 15:52

    Acabo de leer el libro, y desde estas líneas quiero felicitar al autor. A mi juicio ofrece una excelente exposición de las alternativas, posibilidades e hipótesis más importantes que tratan de explicar el asunto de la resurrección de Jesús. Agradezco y felicito al autor por contribuir aportando su propia hipótesis.

    Enhorabuena.

  • Comentario por Leo 30.11.17 | 15:06

    Aclaro que de ninguna forma soy ateo. Podría decir "Agnóstico", en un sentido muy particular: obsérvese que cualquier dios omnisciente está simplemente allí observando todo el espanto de este mundo, las injusticias más extremas, los delitos más secretos, y "no hace nada". Cuánta gente ha perdido su tiempo y su vida, no atreviéndose a hacer cosas gratificantes solo por temor al pecado, o creyendo que en una vida futura le darán lo que pierde ahora!! Lo dionisíaco, por así decirlo, incluso en un aspecto de mera realización personal, alegría, festejo, creatividad, ha sido brutalmente conculcado. "No vinimos a este mundo a pasarla bien", decía alguien muy querido para mí, en plena aplicación de los preceptos aprendidos. Una vida así, es tortuosa, limitada, autolimitada. Pierdo ahora, pero gano después en el cielo. Muy lamentable, realmente.

  • Comentario por Leo 30.11.17 | 14:57

    En cuanto a dónde habría ido Jesús después de estos sucesos, la respuesta depende del daño que le hayan hecho los clavos, y del grado de hemostasis y antisepsia que pudo suministrarle la mezcla que se le untó. Parece razonable que en un caso así hubiese estado oculto un tiempo y luego salido definitivamente de la convulsa Palestina.

    Pero en este particular mundo de las religiones, las hipótesis razonables, aunque pudieran parecer extremas, no son de consideración. Los dioses son absolutamente inevidentes, pero se nos dice que en algún momento hicieron cosas inevidentes, y fundaron instituciones.

    La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia, dice el filósofo o teólogo cristiano, aplicándola, desde luego a su propio Dios.

    Pero es que acaso no vale lo mismo para Ganesh? O para el espíritu sioux?

    No digo que "no pueda existir algún Dios", solo que su inevidencia, el problema del mal en el mundo, y otras cuestiones adicionales, ha...

  • Comentario por Leo 30.11.17 | 14:29

    La hipótesis de la supervivencia es: efectivamente, la crucifixión de Jesús fue a las apuradas. Nadie moría en cuestión de unas horas en la cruz, por más débil que estuviese. A Jesús le vieron ya muerto y le bajaron de la cruz. Tal vez cuando este miembro del comité de enterramientos judío se lo llevó se dio cuenta de que efectivamente no estaba muerto. Es posible que el profeta le simpatizase, que lo haya escuchado o haya visto sus curaciones.

    Todo lo demás sería oropel, agregados, embellecimientos de la historia.

    Solo que en vez de un delirio místico construido por algunas personas sobre un muerto que fue robado o tal vez enterrado en fosa común y como no podían aceptar esto, bla, bla... algo bastante complejo de aceptar, los delirios compartidos son fáciles en el papel, pero en la realidad?... , aquí tendríamos una base diferente. Realmente hubo una tumba vacía y un muerto que no estaba muerto.

  • Comentario por Leo 30.11.17 | 14:21

    Hay varias cuestiones complejas aquí.
    -El Evangelio de Juan es realmente diferente a los demás. Es inconcebible, por ejemplo, que un hecho tan importante como el de Lázaro no haya sido recogido en los sinópticos. Sería un milagro fundamental.
    Si fuere anterior... es insólito que no haya sido recogido. Y si fue el último, cómo hicieron para no acordarse de ese portentoso milagro en los sinópticos?
    -Con el lanzazo pasa exactamente lo mismo. Obsérvese el componente altamente simbólico de la sangre y el agua. Obsérvese que en Juan todo es distinto, que la iniciación de la Eucaristía ni se menciona y es sustituida por un banquete platónico y servicial, que en Juan Jesús se identifica como el Logos (concepto nada ajeno al judaísmo de la diáspora- ej. Filón de Alejandría).

    José de Arimatea es de esos "discípulos secretos" bastante sospechoso... cómo aparece allí, a reclamar el cuerpo de Jesús? La tradición posterior habla de que sería "el tío" de Jesús...

  • Comentario por Leo 30.11.17 | 14:15

    Después de bastante tiempo vuelvo a leer su Blog, estimado Dr. Piñero. Estos comentarios realmente alegran el espíritu, y es buena la polémica hecha con altura y respeto.

    En cuanto a la hipótesis del sobreviviente, o sea, en la que Jesús realmente logra sobrevivir a su crucifixión, siendo visto por muchos, lo que luego dará origen a que sobre su figura se erija el Cristo de la fe, pasa algo extraño: ha sido descartada por tirios y troyanos, y reservada al mundo de lo "paranormal" y los libros como "Jesús vivió y murió en Cachemira".

    Dejando de lado que Rozabal también existe y que en Cachemira probablemente viven antiguos judíos dispersos, vuelvo a la hipótesis.

    Dirán de inmediato: el lanzazo. Sería mucho suponer, vaya! Sobrevivir a tremendo lanzazo.

    Muy bien, respondo. Justamente, el lanzazo, se emparenta con la resurrección de Lázaro. La pregunta es: cómo diablos no aparecen dos sucesos tan importantes como el lanzazo y la resurrec...

  • Comentario por Elias 29.11.17 | 14:45

    7 millones el resto de judíos (no judeocristianos) . Sorry.

  • Comentario por Elias 29.11.17 | 14:42

    Osea que los 8.000 judeocristianos profesaban el judaísmo auténtico y los otros 7 millones(alrededor del año 100 según Piñero) sin enterarse... Y así hasta hoy pero claro según Pablo acabarán entrando por el aro al final de los tiempos y podrán salvarse.. Y si los judeocristianos eran pocos imaginemos los procedentes de la gentilidad.que por marginales seguramente traerían al pairo a Santiago y el resto columnar.. A punto de instaurar se el nuevo Reino.

  • Comentario por galetel 29.11.17 | 14:33

    Atribuir el Poder inmenso de Dios a un individuo humano, y más si este humano ha sido insignificante, derrotado, humillado, muerto por instigación de los jueces de la Ley, y afirmar que volverá “sentado a la derecha de Dios sobre las nubes”, en una teofanía como las del AT, para redimir al universo entero en su Nombre, es blasfemia, horrenda blasfemia, sin duda; a menos que… sea un aspecto de Dios mismo, vaciado y encarnado en ese hombre, respetando su libertad.

  • Comentario por galetel 29.11.17 | 13:24

    Dios, el de los judíos auténticos, es el de la Shemá: Uno y Único. No es un individuo como los humanos, pero es personal y no necesita de otros para existir, al contrario, todo cuanto existe lo necesita a Él (/Ella), para crear y sustentar las leyes naturales. Podría existir solo, pero quiere efundir su Amor; por eso crea y sustenta el universo, siendo su Principio (Alfa) y su Fin (Omega).

    Si aun existiendo solo es Uno, entonces el pensamiento humano debe concebirlo como una relación autosuficiente y a la vez expansiva. Analógicamente: como dos personas relacionadas por Amor infusivo y efusivo. Lo que hace a Dios ser Trascendente, Inmanente y Encarnado, respecto de su Proceso creativo y sus criaturas. Esta es la lógica del monoteísmo auténtico.

  • Comentario por Manuel 29.11.17 | 11:48

    No hubo deificación pues.
    Sabtificación es diferente, claro.
    ¿Algunos llegaron a esperar un Mesías celestial, acaso un judío fallecido que pudiera ser resucitado y volver desde los cielos? Seguramente.
    Los no gnósticos no lo divinizan, claro está.
    ¿Algunos pudieron esperar que ese mesías celestial se correspondiera concretamente con un mesías concreto, ejecutado como otros por delito de sedición? Ningún problema
    ¿Es algo de esto delito de verdad?
    Religioso en absoluto. Político, claro está que sí. Y la Ley incluye algunos delitos que no son estrictamente contra Dios sino contra los hombe,s contra los hermanos judíos; delitos de violencia, de traición grave, de desobediencia, de incumplimiento de los mandamientos, de utilización en vano del nombre de Dios, de subversión social o ideológica...
    Si la cosa fuera de blasfemia concreta y llamativa para Josefo, éste que suele entrar en detalles probablemente no la obviaría
    aunque todo puede ser,...

  • Comentario por galetel 28.11.17 | 21:03

    Pienso que Santiago y Pablo eran y creían ser plenamente judíos. Los cristianos del siglo I eran los judíos auténticos, en cambio los llamados "judíos" no lo eran en realidad. Jesucristo era y es el paladín del judaísmo auténtico, fiel a las Escrituras, a los profetas y a la vocación original de Israel. La discrepancia y diferencia entre los de Santiago y los de Pablo consistía en que unos eran judíos exclusivistas y los otros pluralistas, aunque unos y otros eran inclusivistas en Jesucristo; lo he repetido hasta la saciedad. El binitarismo y el trinitarismo son conceptos teológicos perfectamente compatibles con el judaísmo auténtico, que NO es el judaísmo rabínico; están ambos explícito e implícito, respectivamente, en el Himno de Filipenses.

  • Comentario por Manuel 28.11.17 | 20:14

    Tautología en estado puro, junto a proyección de la propia actitud...
    Josefo habla de acusado de infringir la Ley, galetel considera prácticamente seguro que se trataba de una blasfemia, incluso contra todas las evidencias (judaísmo ortodoxo, monoteísta del todo, con votos sagrados, líder judío, por 30 años, con seguidores judíos que vengan su muerte, con seguidores póstumos que acusan a Pablo de ser un traidor y un hereje... ¿cuál sería esa herejía de Pablo que ni remotamente afectaría a su amado líder difunto?)

    Le faltaba aplicar esa misma lógica al caso de Sócrates para defender que era culpable de lo que se le ocurra y que pueda equivaler a ateísmo y corrupción de jóvenes. ¿Puede ser que se hubiera hecho cristiano antes de tiempo?

  • Comentario por galetel 28.11.17 | 19:39

    Cuando hay discrepancia entre los hechos y las especulaciones, hay que adaptar las especulaciones para que den cuenta de los hechos, no al revés. El que no fuera blasfemia es difícil de concebir y de entender. Lo de sentido común es aceptar que había blasfemia. Y más si eso suponía satisfacer la demanda de Ananías, salvo si aceptarlo contradice un prejuicio muy arraigado. Sin prejuicio, hay que aceptar que la autoridad judía se ciñó al sentido común y a la defensa de sus intereses: fue la responsable, directa o indirecta, respectivamente, tanto de la muerte de Ananías como de la de Jesús. Lo confirman los DATOS y sus motivos más plausibles.

  • Comentario por Manuel 28.11.17 | 18:11

    Exactamente, Galetel. Y eso más bien confirma cuanto le vengo diciendo. Difícilmente un movimiento popular judío espontáneo iba a apoyar a un líder que realmente fuera blasfemo. Que no lo era no es que sea una opinión nuestra: es que no tiene el menor dato a favor y sí todos en contra, desde la religión que conocemos de sus seguidores póstumos, que también lo eran de Juan el Bautista, hasta su impunidad y ejemplaridad sociales durante treinta años, pasando por el asesinato de Ananías en venganza de la ejecución de Santiago, que daría lugar a la Guerra entre esas dos facciones judías y alguna más (todas ellas judías, ninguna paulina ni protognóstica. Huelga decir que a Ananías no asesinó una facción judía enfrentada a él y a los saduceos dirigentes del Templo que seguramente sería la de Santiago o muy afín a ella).

  • Comentario por galetel 28.11.17 | 17:02

    Los habitantes de la ciudad que eran considerados de mayor moderación y que eran estrictos en la observancia de la Ley se ofendieron por aquello. Por lo tanto enviaron un mensaje secreto al rey Agripa, dado que Ananías no se había comportado correctamente en su primera actuación, instándole a que le ordenara desistir de similares acciones ulteriores. Algunos de ellos incluso fueron a ver a Albino, que venía de Alejandría, y le informaron de que Ananías no tenía autoridad para convocar el Sanedrín sin su consentimiento. Convencido por estas palabras, Albino, lleno de ira, escribió a Ananías amenazándolo con vengarse de él. El rey Agripa, a causa de la acción de Ananías, lo depuso del Sumo sacerdocio que había ostentado durante tres meses y lo reemplazó por Jesús, el hijo de Damneo”.

  • Comentario por galetel 28.11.17 | 17:00

    La transgresión de la Ley tenía que estar penada con lapidación y haber sido cometida verosímilmente por Santiago. La blasfemia es lo más plausible. Los pro-saduceos del sanedrín interpretaron la acusación y el delito de ese modo para satisfacer a Ananías, aunque para mi –como para Manuel- no sea el modo correcto. Santiago no pudo defenderse de lo que él sabía que era cierto, lo sabemos porque fue lapidado.

    Antigüedades XX, 200-3: “El joven Ananías... pertenecía a la escuela de los saduceos que son, como ya he explicado, ciertamente los más desprovistos de piedad de entre los judíos a la hora de aplicar justicia. Poseído de un carácter así, Ananías consideró que tenía una oportunidad favorable porque Festo había muerto y Albino se encontraba aún de camino. De manera que convocó a los jueces del Sanedrín y condujo ante ellos a uno llamado Santiago, hermano de Jesús el llamado Cristo y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la Ley y ordenó que fueran lapidados. Los...

  • Comentario por Manuel 28.11.17 | 13:13

    "Mesías daniélico"
    - Y alcé mis ojos y miré, y he aquí un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud.
    Yo no le veo mucha relación con Jesús. Es temible, sí. Peligroso para los poderosos. Sí. Pero no atenta contra el monoteísmo en modo alguno. Sí contra el gobierno romano y sus colaboradores internos. Sería un problema, como Jesús y Juan, para "los ricos".

  • Comentario por Manuel 28.11.17 | 13:11

    "La oposición popular no tuvo en ese momento ningùn papel que jugar, salvo ir después algunos a denunciar a Ananías por haber convocado al sanedrín para esa acción violenta."
    - No. Ananías fue asesinado, además de previamente denunciado. No hubo tribunal, sino asesinato callejero por venganza de la muerte anterior. Y ese suceso marcó el comienzo de la primera guerra romano-judía, de modo que puede imaginarse el follón social y las matanzas mutuas que los grupos antagónicos emprendieron...

    "que Jesús era el Mesías daniélico celestial y divino, lo que fue interpretado como una blasfemia..."
    - En absoluto. Un mesías es un rey que tiene el beneplácito de Dios. No hay blasfemia alguna. Nunca es Dios mismo y a ningún judío se le ocurre semejante confusión. Quien espere el retorno de quien sea (de Elías, de Jesús, de Franco, del rey Arturo, de san Francisco, de Federico II de Prusia) no lo confunde con Dios ni remotamente.

    "Mesías daniélico"
    - Y alc...

  • Comentario por Manuel 28.11.17 | 13:01

    "Santiago pudo desbaratar la acusación negando ese delito."
    - ¿De verdad que se lo cree?
    - Eso habría valido para Jesús (hay quien lo ha sostenido) y para Sócrates, que intentó defenderse sin éxito alguno de una acusación que, siguiendo su premisa y dado que fracasó en su empeño defensivo, debía estar muy bien fundada. Ergo fue bien condenado...
    Si se trataba de "dar un cariz legal al asesinato que ya había tramado..." ahí tiene su respuesta, a falta de que nos precisen cuál fue la acusación secundaria, que no fue de blasfemia sino de haber transgredido la Ley. Ésta no se trasgrede predicando violencia contra no judíos, pero sí contra judíos.
    Esperar un mesías justiciero que deponga gobiernos, sacerdocios y dominios puede ser peligroso para los poderosos, y cierto poder podría intentar defenderse atacando tratando de considerarlo delito (en un vacío de poder). Un ejercicio que fue vengado por los de Santiago. Los segundos aseinos no eran menos judíos que los pri...

  • Comentario por Elías 28.11.17 | 12:47

    Sigue sin convencer sr galetel , su discurso parece muy simple.A los Saduceos les pudo parecer fatal el que volviera Jesús tanto en plan daniélico como davídico (aquí lo tendrían crudo los colaboracionistas como los saduceos afectos al poder de Roma).Ni el tema del monoteísmo judío que aprarece en conflicto. No pudo ser tan sencillo. Sí si se interpreta a Jesús mediador divino como apunta Xabier (y estoy de acuerdo en esto con él ,las premisas del comentario mio último no eran las mías sino las del sr galetel)que pensaría Pablo-tomando todo su discurso en conjunto , que pensar que en esos estadíos los discípulos, incluido Santiago y familiares considerasen a Jesús Dios Encarnado y preexistente. Parece evidente que la posible incursión en un biteismo, como apunta también Piñero,en la progresiva deificación de Jesús dió para mucho y fue fuente de conflictos evidentes entre los seguidores de la secta cristiana ,

  • Comentario por galetel 28.11.17 | 01:23

    Entonces, está claro que cabe preguntarse qué pudo causar ese radical cambio de opinión de Santiago, porque por otra parte sabemos que consideró “fuera de sí” a Jesús antes de la Crucifixión, por lo que se opuso a ser su discípulo y procuró obstaculizar su ministerio en Galilea. Y, pensándolo bien, nada pudo convencerlo de ese modo sino una experiencia primero personal y luego colectiva que él interpretó como la aparición corporal de su hermano Jesús resucitado y triunfante, a la derecha del Padre compartiendo su gloria por Amor. Sólo así se comprende bien que Dios es UNO.

  • Comentario por galetel 28.11.17 | 00:37

    que Jesús era el Mesías daniélico celestial y divino, lo que fue interpretado como una blasfemia y castigada como tal, aunque nosotros sabemos, con Santiago y los suyos, y con Pablo y Pedro y Juan y los demás cristianos, que no hubo blasfemia en realidad, sino auténtico monoteísmo judío.

  • Comentario por galetel 28.11.17 | 00:33

    Santiago pudo desbaratar la acusación negando ese delito. Pudo alegar que él no creía que su propio hermano fuese el Mesías daniélico que vendría a instaurar el reinado universal de Dios, sino el mesías davidico que sería vindicado por Dios para instaurar el Reino judío. Pero, que sepamos, no lo hizo; y sobre todo lo sabemos porque la acusación siguió adelante y causó la condena de Santiago a la horrible pena de lapidación. La oposición popular no tuvo en ese momento ningùn papel que jugar, salvo ir después algunos a denunciar a Ananías por haber convocado al sanedrín para esa acción violenta, en contra de lo dispuesto por la autoridad romana. Eso fue lo que ocurrió, pero no pudo evitar el asesinato de Santiago y otros, por orden de la autoridad saducea y sancionado legalmente por el más alto tribunal judío.
    Lo que nos interesa de todo esto, más todavía que la atroz muerte de Santiago, es que demuestra que hasta este HERMANO de Jesús llegó a creer, después de la Crucifixión, que ...

  • Comentario por observador 27.11.17 | 22:57

    Ah... los "herederos"... los misteriosos herederos son los que deciden quién es Santiago. Y entre los herederos de descarta a los que toman nota del acuerdo entre Santiago Pedro y Pablo, a los seguidores de Jesús el mesías daniélico de finales del siglo I.
    En cuanto a Santiago lapidado por la autoridad religiosa judía, ya han explicado algunos comentaristas hasta la saciedad que fue acusado según Josefo, de algo referente a la Ley, q merecía la condena de lapidación. Puesto que era un fiel cumplidor, "el justo", la acusación entró por el resquicio del acuerdo con Pablo y de la consideración de Jesús como mesías daniélico que va a venir a llevar el reino de Dios a su plenitud, universalizándolo, por lo cual tienen cabida los gentiles sin convertirse.
    Ni Pablo era gnóstico, ni Santiago era enemigo de Pablo, aunque tuvieran diferencias respecto al cumplimiento de la ley llegaron a un acuerdo sobre los cristianos no judeocristianos, procedentes de la gentilidad.

  • Comentario por galetel 27.11.17 | 22:50

    Manuel:
    Lo que cuenta es el Sanedrín, que fue convocado para dar un cariz legal al asesinato que ya había tramado Ananías. El motivo tenía que ser un delito contemplado en la Ley y penalizado con lapidación, que hubiera podido cometer Santiago. ¿Cuál fue plausiblemente ese delito?

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 22:26

    Galetel: precisamente le he hablado del motivo por el que un judío especialmente respetado por la mayoría del pueblo (que no simpatizaba mucho con los ricos, los ocupantes ni sus colaboradores) era visto como enemigo de los sectores "ricos" y colaboracionistas. No existe la menor prueba de acusación de blasfemia, cosa que no parece afectar a Santiago ni de lejos. Ni tampoco a sus seguidores póstumos, que seguían siendo netamente judíos rígidos y completos, enemigos de Pablo y de los asesinos de Santiago. Vengaron su muerte. Y dio comienzo una guerra en toda regla que enfrentó a ambas facciones.

  • Comentario por galetel 27.11.17 | 20:23

    "Santiago fue lapidado por la autoridad religiosa judía." Un hecho histórico que vale más que las profusas especulaciones de ciertos especialistas, a menos que alguien consiga explicarlo; y Manuel no lo consigue: "no se sabe".

  • Comentario por observador 27.11.17 | 20:04

    Y no me he referido a esos dos últimos comentarios, sino exclusivamente a lo que elucubra sobre los personajes que conocemos por los escritos del NT y poco más, sin decir de dónde saca sus elucubraciones propias.
    Los datos expuestos por Xabier como la colecta, el motivo de las discusiones entre ellos etc sabemos de donde salen. Los datos de Manuel, no.

    Además, consta por una fuente no cristiana que Santiago fue lapidado por la autoridad religiosa judía.


  • Comentario por observador 27.11.17 | 19:56

    Xabier, creo que lo que ha expresado con toda claridad que la dificultad está más bien en seleccionar a conveniencia como hace alguno que toma de "Hechos" los hechos que le convienen y dejan otros que no sirven a sus propósitos. Es decir, está claro que Pablo llegó a un acuerdo con Santiago y que tuvo una relación respetuosa con él y con Pedro, a pesar de las discusiones que todos conocemos con sus acuerdos y desacuerdos -todas referentes a los gentiles.
    Manuel saca los datos de Santiago q le convienen de los documentos cristianos y sin embargo deja a un lado los datos que no le vienen bien a su hipótesis, sin ningún criterio. No está nada claro lo que dice xq mezcla cuestiones q Xabier no ha citado y que nada tienen que ver siquiera con lo que se dice en el NT.
    En cambio la novela sí que me parece que puede quedar bien, con datos muy sugerentes, como un Pedro bandido y un Pablo biznieto de Herodes el grande.

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 19:56

    Estos dos últimos comentarios querían formar parte de otro post. Los paso allí y me disculpo aquí por su inserción

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 19:46

    ¿Cómo deberíamos modificar la ecuación de la teoría del núcleo para permitir que el alma influya en las partículas de nuestro cuerpo? Es un considerable obstáculo que salvar.”
    Se trata de un párrafo aislado de un libro que le recomiendo vivamente y carece de cualquier "hojarasca" (Sean Carroll: El gran cuadro. Los orígenes de la vida, su sentido y el universo entero. Trd. De Antonio Iriarte. Pasado y presente. Barcelona, 2017. pág. 248). Aborda frontalmente el problema y le da plausibilidad a lo que se afirme, hasta que se distingue lo que aún puede pensarse o entenderse posible de lo que ya no...
    Digamos que si el alma espiritual no existe, es algo menos probable que algo de nosotros sobreviva a la muerte. Y digamos que cuando Dios parecía un eslabón necesario, antes que una dificultad añadida a cualquier explicación factible o suficiente, parecía más fácil defender su existencia.
    Saludos, con ruego de admisión de matices a respuestas que han de ser complejas.

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 19:41

    La ciencia moderna sabe mucho más que la del siglo XVII acerca del comportamiento de la materia. La teoría del núcleo de la física contemporánea –esto es, la gran teoría cuántica de campos propuesta por el premio Nobel de Física Frank Wilczek- describe los átomos y las fuerzas que constituyen nuestros cerebros y cuerpos con exquisito detalle, en términos de un conjunto rígido e inexorable de ecuaciones formales que no deja margen de maniobra para la intervención de influencias no materiales. Entretanto, la forma en que hablamos de almas inmateriales no ha alcanzado un nivel de sofisticación parejo. Resulta ciertamente concebible imaginar que el alma mueve a los electrones, protones y neutrones de nuestros cuerpos de alguna forma que aún no hemos detectado, pero esto implica que la física moderna está profundamente equivocada de un modo que ha burlado hasta ahora todos los experimentos controlados que se han realizado. ¿Cómo deberíamos modificar la ecuación de la teoría del núcleo para

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 19:30

    Ayer por la mañana le escribí muy apresuradamente, de modo que se quedó en el tintero el tema de las experiencias cercanas a la muerte (ECM) que no tenían una explicación satisfactoria. Por ejemplo, los relatos -o registros médicos reales- sobre pacientes que cuentan lo que vieron y en modo alguno podían ver desde la cama y a menudo con los ojos tapados (además del corazón y la respiración parados).
    Claro que no nos vamos a quedar a medias... La ciencia quiere la verdad, sea cual sea. Y hasta ahora más del 90% de las autoscopias con sensación de vuelo al techo tienen una explicación sencilla y una reproducción fácil. Pero algunos casos no la tienen. Es para ello que se están realizando estudios experimentales en los que los investigadores introducen estímulos visuales que podría percibir un paciente que realmente flotara sobre su cuerpo (que en realidad no podría desconocer); pero hasta la fecha no se ha dado ningún caso positivo. hay que seguir esperando...
    saludos

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 19:24

    En el penúltimo comentario se me olvidó aludir -al final de la frase que comparaba el tratamiento de Pablo y de santiago en Hechos- a que realmente Santiago es prácticamente ignorado "vergonzantemente", en tanto Pablo aparece como un líder indiscutible que tendría buenos contactos incluso en Roma (cosa que ha sido puesta muy en duda). Ese silencio sobre el grupo de Jerusalén (judío del todo) que fue líder durante más de 30 años es embarazoso. Una dificultad más. (Considere todas las enumeradas, incluyendo la increíble transformación de Simón el forajido, o los hijos del trueno, etc. ¿Es que todos los que esperaban un Reino Judío, histórico, material, imperio teocrático..., cambiaron de ideal unánimemente y lo transformaron en otro postmortem y espiritual?)
    El mesías y la ideología política de Pablo son contrarios a los de Jesús, y estoy seguro de que también a los que mantuvo Santiago, cuyo Reino esperado seguiría siendo "el mismo" de Jesús y Juan el Bautista.

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 19:14

    Y está lo que no son dificultades, claro. Cuanto Vd refiere del supuesto maltrato romano hacia Pablo se entiende mal si al tiempo considera el enorme esfuerzo -completamente desporporcionado- puesto en su protección. Parece más sencillo el castigo menor que toca darle a un claro alborotador ante una masa enfurecida capaz de montar una revuelta con soldados muertos (un simple pedo de un soldado contra la fila de peregrinos que iba al templo, generó en el año 50 EC un alboroto que terminó con varios miles de muertos), que suponer que Pablo estaba maltratado en casa de su probable familiar y que un sobrino tenía el paso libre para hablar con el máximo gobernante del lugar apenas tuviera noticia de una conjura contra su tío. A veces parece que cuesta ponerse en situación... Pero si ahora mismo un sobrino de un Jordi no tendría acceso libre para transmitirle al jefe de la prisión (o a la presidenta de Madrid) un rumor sobre un ataque fascista al ir a juicio, imagine entonces

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 19:04

    Lo que digo es que conocemos otras cosas -algunas a ciencia mucho más cierta que el cambio de religión de Pedro o su liderazgo eclesial, por no hablar de su supuesto martirio o del final de Pablo y su "periplo marino"-. El líder del grupo de Jerusalén fue Santiago. A su lado Pablo es un segundón. Santiago fue judío del todo, todo el tiempo. No compartió "la herejía" de Pablo (ésta claramente indicada en todas las fuentes disponibles, incluidas las tradiciones de los seguidores póstumos de Santiago). Si la hubiera compartido, lo sabríamos, y no después de 30 años fingiéndose supuestamente un judío fiel con votos de nazoreato. Sí, en efecto, está el tema de la versión de que hubo acuerdo (versión de parte) y esa ayuda o tributo al grupo de Jerusalén (lo de "iglesia madre" parece excesivo). Y están todos los demás problemas que he reseñado. Y está el ambiente gnóstico (no judeo-palestino), mistérico (de las iglesias de Pablo con su bautismo y eucaristía) y espiritualista, no nacionalista

  • Comentario por Manuel 27.11.17 | 18:58

    Xabier:
    Hace Vd una buena relación de algunas (de todas, en realidad) las dificultades a afrontar: el papel de Pedro, el supuesto Simón barjona -rudo pescador galileo, con sobrenombre de "forajido" o "bandolero"-, judío nacionalista donde los haya, convertido en predicador exitoso de una religión nueva que los judíos considerarían blasfema. De Juan ya sabemos bien poco... Hay leyendas "míticas" que incluyen a María viviendo junto a él en una isla (en la que estuvo deportado) y las hay referentes a la supuesta unidad en la predicación de la totalidad de los apóstoles de Jesús, que serían los mismos que los de Juan y habrían muerto martirizados (más veces por los romanos que por los judíos...).
    Varios elementos de Hechos son, en efecto, tardíos, legendarios y mitos fundacionales que aseguran un origen divino o muy antiguo, así como una unión idílica donde no la hubo.
    No niego esas contradicciones ni asuntos que requieren una explicación. Ni digo que todo sea cuento.

  • Comentario por galetel 27.11.17 | 10:17

    Decir y proclamar que Jesús era el mesías davídico que sería vindicado por Dios y traería el Reino judío prometido, no era herejía; pero proclamar que Jesús era el Mesías daniélico triunfante sentado a la derecha del Padre que trae desde ya el reinado universal de Dios para culminarlo en el fin del mundo, sí era considerado herejía por muchos judíos.

  • Comentario por Xabier 27.11.17 | 09:40

    El que Pablo fuese perseguido por judíos no necesariamente significa que fuese un hereje (por cierto, entonces también serían herejes, Pedro, Juan y los demás apóstoles). Pablo dice en 1 Corintios que predica a un mesías crucificado, que es un escándalo para los judíos. ¿Decir que Jesús era el mesías es una herejía?

    También pareces no tener en cuenta los pequeños detalles de que Pablo llegó a un acuerdo con Santiago y que viajó a Jerusalén para entregar unas limosnas.

    Lo que ocurría con Pablo es que, al predicar a los gentiles, defendía que no era necesario que cumpliesen toda la ley mosaica. Eso provocaba problemas y malentendidos con los judíos. En Romanos hay una pista de posibles malentendidos: "Y ¿por qué no hacer el mal para que venga el bien, como algunos calumniosamente nos acusan que decimos?"

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Sábado, 21 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031