El blog de Antonio Piñero

Héroes y dioses. Historia breve de la política religiosa del dios-hombre (y IV) (937)

17.11.17 | 10:20. Archivado en , CRISTIANISMO

Foto: Ariadne y Teseo, un hombre, un héroe divinizado.

Escribe Antonio Piñero

Concluimos hoy la breve historia de la divinización de seres humanos en el mundo griego, tema que afecta directísimamente a la intelección del sintagma “hijo de Dios” aplicado a Jesús por los primeros cristianos con un sentido muy diferente al judío.

Un ejemplo de culto a héroes contemporáneos es el de Teseo (recordemos: hijo de Poseidón, Teseo, fue un rey mítico de Atenas, famoso por haber sido encerrado en el laberinto de Minos, en Creta, pero por haber podido salir gracias a que Ariadna, hija de Minos, que enamorada de él, le dio un ovillo). Cuenta Plutarco (Teseo 35,5-36,3):

“En tiempos posteriores (época de la guerra contra los medos y persas: ‘las Guerras médicas’) hubo muchas razones que movieron a los atenienses a honrar a Teseo como un héroe, el cual, hasta el momento, era un ‘héroe’ mítico sí, pero sin la categoría de semidiós, como Ulises o Ayante, de la Ilíada). Especialmente importante fue el que algunos que habían luchado en la batalla de Maratón afirmaran que habían visto a Teseo con armadura completa arremeter contra los persas”.


Compárese con lo que el pueblo llamaba, políticamente incorrecto, “san Miguel Matamoros” y otras figuras; y la batalla de Clavijo, cerca de Logroño, mítica del todo: Ramiro I, rey de León, se enfrentó a los musulmanes en el 844, y fue ayudado por Miguel, que cabalgaba en un corcel blanco; Miguel es un ángel, no un héroe, con lo que la comparación no es del todo adecuada; pero vale para considerar que la mentalidad es la misma.

Cuando después de la guerra (476/475 a.C.) los atenienses preguntaran al oráculo de Delfos, la Pitia les respondió que debían recoger los restos de Teseo, muerto y mal enterrado, y volverlos a enterrar de modo más digno. Así lo hicieron y cuando recobraron los huesos de Teseo (no dice cómo) los atenienses los recibieron con procesiones y ofrendas como si el personaje fuera a volver vivo a la ciudad. Entonces lo enterraron en el gimnasio y ese lugar se hizo sagrado y se convirtió en lugar de asilo para esclavos y otros desgraciados perseguidos por los poderosos, puesto que Teseo había sido un hombre que había dado protección y ayuda a los oprimidos y había hecho caso de sus súplicas. La fiesta principal de Teseo se celebra en el día 8 del mes Pyanepsión”.

Aparte de fundadores de ciudades, aspirantes a semidioses eran también los legisladores, los tiranicidas y colectivamente los caídos en la guerra. Aunque no siempre las fronteras son nítidas, el culto a los héroes conserva rasgos del culto a los difuntos, ya que la “divinización” después de la muerte es bastante más fácil que la de los vivos: la tumba de Teseo fue el lugar principal del culto; el animal sacrificado solía ser de piel negra y se sacrificaba sobre una hendidura, de modo que su sangre fluyera el interior de la tierra como alimento de los difuntos. Los restos no los toman los humanos, sino que los quema el fuego. A pesar de las diferencias entre heroización (post mortem y divinización en vida, es claro que esta acción de heroizar sirve como de otra posibilidad para ensanchar el horizonte de la recepción de ideas de divinización de humanos.

Quinto y último motivo de la divinización de seres humanos: el culto a los benefactores. Esto se une con lo dicho de la divinización de reyes por especiales beneficencias. Aquí, en las honras a los benefactores, aparecen continuamente vocablos que se utilizan respecto a los dioses: en griego sotér/sotería/euergétes (“salvador; salvación; benefactor”). Un punto de partida para la divinización es la atmósfera de veneración que se desprende de las disquisiciones de Aristóteles respecto a los benefactores. Dice en la Retórica (I 5,9):

“La mayoría de las veces, y con razón, reciben honras los que han procurado notables beneficios. Esa beneficencia trae o bien la salvación (sotería: lo mismo que trae Jesús), o bien la conservación de seres o haciendas u otros bienes, cuya adquisición no es fácil, ni antes ni ahora. A muchos benefactores por acciones no demasiado grandes se les otorgan honras como ofrendas, recuerdos literarios en prosa y verso, un cargo honorífico, una parcela de tierra, lugares de honor en el teatro, o a modo de los bárbaros la proskínesis (es decir, adoración puestos de rodillas), o muestras estrepitosas de júbilo (ekstáseis)”

Y con esto hemos terminado esta breve historia de la divinización de seres humanos. Doy las gracias de nuevo a Hans-Josef Klauck ¬¬–que es sacerdote católico-- en la obra citada (Potal 935: Die religiöse Umwelt des Urchristentums. Bd. I y II (“El entorno religioso del cristianismo primitivo): Stadt- und Hausreligion, Mysterienkulte, Volksglaube (Studienbücher Theologie IX/1), Stuttgart: Kohlhammer, 1995 /1996), a quien conozco personalmente, por haber hecho esta recopilación de textos del mundo grecorromano, que me ha servido muchísimo.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Observador 24.11.17 | 15:59

    Y Antolin, como Galetel, es seguro que cuando habla de resurrección no se refiere a la revivificación de un cadáver. Nada que ver con lo que dice Manuel. Y se lo ha dicho Galetel más de una vez. Pruebas no hay. Indicios de una experiencia especial por parte de sus seguidores, sí. Lo que sea está por ver. Lo que no es, está más claro.

  • Comentario por observador 23.11.17 | 23:33

    Naturalmente que con documento Q o sin documento Q, completo o incompleto y con todas las hipótesis que se quiera, lo que permanece es que los dichos de Jesús fueron recogidos por sus seguidores. Por supuesto que se refieren a la Galilea de la época de Jesús y son un reflejo de esa sociedad. Eso no es novedad. De ahí no se deduce que hubiera una comunidad específica que tuviera Q y que solo tuviera Q, sino que en esa Galilea enseñó Jesús y sus enseñanzas fueron recogidas por sus seguidores ya durante su predicación.
    Y desde luego que es muy interesante que las excavaciones aumenten nuestros conocimientos sobre la Galilea de la época de Jesús y situando el escenario en el que predicó sus enseñanzas. Nada q ver con el asunto de inventar una comunidad para un documento único y un documento único para una comunidad. Son las enseñanzas de Jesús recogidas ya durante su vida, q conservan los q piensan q no fracasó sino que resucitó.

  • Comentario por observador 23.11.17 | 21:48

    Me consta que JP también ha leído a Santiago Guijarro, porque alguna vez se ha comentado antes.
    Siguen teniendo razón JP y David Mo.

  • Comentario por Manuel 23.11.17 | 07:40

    Le paso el enlace al último trabajo que ha publicado Santiago Guijarro https://www.academia.edu/35225597/La_Galilea_del_tiempo_de_Jes%C3%BAs_las_excavaciones_de_Magdala_y_el_Documento_Q_

  • Comentario por observador 22.11.17 | 19:49

    Más vale quintaesencia que fárragos.

  • Comentario por J.P. 22.11.17 | 11:33

    Manuel, no me intente apabullar, porque no solo los he leído sino que dispongo de sus libros en mi estantería. Luce muy bien como trabajo de erudición, pero como historia...

    Y no me van a convencer de lo contrario por más comentarios que pongan.

    Piden a Q y exigen a los interlocutores más de lo que es razonable admitir: una hipótesis sobre las fuentes evangélicas. Un documento que nadie ha visto y que nadie puede estar seguro de, en caso de existir, como se transcribió, qué se quitó y qué se modificó.

    Si ya las pasamos canutas con los evangelios, meter a Q y su(-s) supuesta(-s) comunidad(-es) es rizar el rizo de la especulación. Y quizás hasta gratuita, cuando no interesada.

  • Comentario por Manuel 22.11.17 | 11:15

    Dicho lo cual, me permito decirle a Antolín que en ciencia las afirmaciones insólitas o increíbles requieren pruebas realmente serias. Y éstas no existen... De hecho, digamos que si miran por internet verán varias decenas de casos de resurrección bastante mejor atestiguados. Lo cierto es que, sin embargo, ninguno de ellos -hasta donde yo sé- se ha visto deificado, ni ha pasado a ser considerado preexistente a su nacimiento, etc.

    Los mitos van por un lado, dando historias increíbles y los hechos insólitos requieren pruebas. Pero no por creer alguno de ellos nos convertimos en acólitos de una fe que adore al maestro o pensador X.
    Una cosa es la fe previa, otra lo que nos gustaría creer y otra los hechos o su consideración objetiva como tales partiendo de testimonios más o menos creíbles.
    Están las conclusiones que podrían haber sacado unos cuantos seguidores de determinado maestro, filósofo o candiato mesiánico...
    Y las esperanzas: los cultos del cargo y me...

  • Comentario por Manuel 22.11.17 | 11:07

    ...corpóreas que no estaban en los documentos precedentes. Es así como se configura una tradición...

    De hecho, buena parte de los especialistas considera que Jesús tuvo la suerte común de los ejecutados por crucifixión, yendo a parar a una fosa común.

    Desde luego hay un desarrollo desde lo que se "ve" en plan visionario y con los ojos cerrados, y lo que "ven" 500 hermanos, después de algunos predicadores y jefes de la secta, a una primera evidencia física -la existencia de una tumba vacía, mantenida en secreto, y comunicada varias décadas después de muerto Jesús- a la que se une un supuesto anuncio por un hombre vestido de blanco de una resurrección que nadie ve (en el Marcos original nadie ve a Jesús resucitado), y las historias -apariciones y desapariciones intermitentes- que se pretenden reales y ocurren en lugares y tiempos discordantes, dando un período indeterminado (de hasta varias semanas) y copian otras previas (como la muerte de Aristeas).

  • Comentario por Manuel 22.11.17 | 10:56

    Investigaciones o análisis textuales y filológicos similares han indagado en qué pudo o no decir Jesús, cuál fue la primera versión escrita de las palabras de la última cena, etc.
    Solemos dar por válidos los estudios filológicos y sus conclusiones.
    Así, las palabras de la última cena son paulinas. Las de Jesús que aparecían en las primeras versiones escritas de los evangelios se limitaban a decir «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» En este caso, la investigación se la debemos a los señores Hans Lietzmann (1926) y Hyam Maccoby (1991).
    Por su parte, Gerd Lüdeman publicó "La resurrección de Jesús", realizando un análisis pormenorizado (quizá demasiado) de cada "testimonio". Su conclusión es que no sucedió...
    En realidad, con el tiempo, pasadas muchas décadas, se pretende describir un suceso real, con apariciones corpóreas

    Pero esto ...

  • Comentario por Manuel 22.11.17 | 10:42

    JP: supongo que habrá leído el trabajo filológico que realizaron J. S. Kloppenborg, H. Köester y W. Schmithals, así como las aportaciones analíticas de Burton Mack.
    Como Vd sabe, la hipótesis Q comenzó siendo una propuesta explicativa (hace ya un siglo y cuarto) que se vio pronto aceptada como reductora de suposiciones y simplificadora de dificultades a la hora de abordar el problema sinóptico y sus dependencias y primacías. La hipótesis hacía predicciones (fuente escrita, en griego, con máximas o dichos sin contexto ni biografía...) que se consideraron confirmadas tras el descubrimiento del evangelio copto de Tomás (entre 1896 -papiro de Oxirrinco- y 1945 -Nag Hammadi), momento en que se consideró altamente probable.
    El trabajo filológico de los especialistas la ha reconstruido y ha llegado a ver estratos. Aunque estos se pongan en discusión (¿los hay? ¿Spn dos o tres?), la fuente en sí ase acepta muy mayoritarimente y explica mejor el problema sinóptico.

  • Comentario por J.P. 22.11.17 | 07:02

    Lo mismo que vengo yo diciendo sobre Q desde hace años.

    Una hipótesis de una fuente común (que ha sido y será cuestionada) para resolver el problema sinóptico se convierte de golpe y porrazo en no sé cuántos estratos, cuántas comunidades primigenias e incontaminadas y en la.prueba del nueve que alguno está buscando para sustentar su ideología personal.

    Un auténtico disparate lógico e intelectual, no importa que mentes tan encumbradas hayan caído en ello.

  • Comentario por observador 20.11.17 | 16:57

    Respecto a Q, mostré mi acuerdo con este comentario, concretamente:

    David Mo 30.10.17 | 06:57

    “...Q no es más que la constatación de que hay pasajes de los dos evangelios subsiguientes a Marcos que no proceden de él. Suponer una fuente común es plausible (aunque no se puede descartar que uno copiara al otro). Pero identificar perfectamente esa fuente es pura especulación. Q pudo o no incluir más cosas que los evangelistas rechazan, quizás algunas de las que solo uno de ellos recoge o vaya Ud. a saber. Q no es más que el nombre de un problema, no una solución.”

  • Comentario por observador 20.11.17 | 14:55

    Pero ¡qué jeta tan grande tienes abuElias! No intentes repasar tus dificultades y tu medicación a otros, q ya sabemos las consecuencias: Elías se lía.
    En vez de echar un capote al repartidor de dificultades adicionales se pone una capotita para mantener las de su cabeza calentitas.
    ¡Menos lobos! (presuntos, of course)

  • Comentario por Elias 20.11.17 | 09:51

    Las dificultades por supuesto están en la cabeza del observador que de tanto afilar sus uñas se quedará en muñones. Pero ojo sólo presuntamente, nadie está diciendo que está trastornada aunque sus declaraciones llenas de supuestas dificultades nos hagan temer lo peor. Ni su abuelita la defenderia.

  • Comentario por observador 19.11.17 | 22:18

    De modo que afortunadamente nadie tiene una dificultad adicional, salvo que el comentarista lanzador de supuestas dificultades adicionales tenga adicción a las dificultades, que también está en su derecho.

  • Comentario por observador 19.11.17 | 21:45

    Sobre Q suscribimos la mayoría la misma opinión escéptica que justificó muy racionalmente David Mo hace unos cuantos posts. Q no es más q una hipótesis que no se puede reconstruir como tal documento suponiendo que alguna vez existiera.
    Yo soy menos escéptica y supongo que se podría llegar a saber si existió un documento escrito aparte de las huellas q dejó en varios evangelios, pero ni a cada documento le corresponde una comunidad ni a cada comunidad le corresponde un documento.
    Q no parece ser más que una recopilación de enseñanzas de Jesús que probablemente se inició de forma oral y durante su propia vida. Difícilmente podría hablar de la muerte de Jesús si recogía sus enseñanzas. Y desde luego estas enseñanzas no pertenecían a una sola comunidad, pues están en distintos evangelios de lo más diversos.

    Esta película que se monta Manuel, por supuesto buscándose a alguien que la avale, no tiene razón de ser. Ni siquiera en el caso de existir e

  • Comentario por Manuel 19.11.17 | 21:06

    Por cierto, galetel, tiene Vd una dificultad adicional.
    Se trata del testimonio surgido de la reconstrucción de Q y las deducciones lógicas sobre los más próximos.
    Según B. Mack: “Lo que tiene de notable el pueblo de Q es que no era cristiano. No veía a Jesús como un Mesías o como el Cristo. No tomaba sus enseñanzas como una crítica severa al judaísmo. No consideraba su muerte como un suceso divino, trágico o salvador. Y no se imaginaba que se había levantado de los muertos para gobernar un mundo transformado. Pensaba en cambio que era un maestro cuyas enseñanzas le permitían vivir con entusiasmo en tiempos turbulentos. Por lo tanto no se reunía a rezar en su nombre, para reverenciarlo como un dios o para cultivar su memoria mediante himnos, oraciones y rituales. No formó un culto del Cristo como el que surgió en las comunidades cristianas con las que están familiarizados los lectores de san Pablo. El pueblo de Q no era cristiano: era el pueblo de Jesús [...]"

  • Comentario por observador 19.11.17 | 20:19

    Este Santiago, conste que no es el "matamoros" al q la leyenda relaciona con España. Eso lo decía con referencia al post, en el que se habla de San Miguel Matamoros, y no encuentro ninguna referencia en ese sentido en ningún sitio, siempre hablan de Santiago en Clavijo.

  • Comentario por observador 19.11.17 | 20:14

    En este caso de Santiago, la diferencia está en que aprovechan un vacío de poder romano y lo lapidan ellos mismos.
    Luego vienen las protestas de los que saben que es una acusación injusta porque en realidad no hay blasfemia en lo que dice y hace Santiago y no merecía una lapidación.
    Pero bueno, se puede discrepar y punto. Lo que no se deben hacer es declaraciones de independencia unilaterales.

  • Comentario por observador 19.11.17 | 20:09

    Claro está que era un pretexto para matar a quien estorbaba, pero el pretexto tenía que ser coherente. No se acusa de incumplir la ley a quien es un cumplidor exacto a menos que haya algún resquicio por donde endilgárselo. Naturalmente que no era incumplimiento de la ley eximir de ella a los cristianos procedentes de la gentilidad, pero es el resquicio por donde pueden impulsar una acusación. Y desde luego que no era blasfemia considerar a Jesús mesías daniélico, en cierto modo participante de la divinidad, con la misión divina de llevar a su cumplimiento el reinado de Dios, pero era otro resquicio para considerarle blasfemo. Y no veo lo que tiene que ver con Sócrates. Si acaso con Jesús que también fue falsamente acusado de blasfemia ante el resto del sanedrín para convencer a los fariseos de que lo debían entregar a los romanos por mesías, pues era un falso mesías blasfemo, cosa q los romanos no necesitaban saber, pues les bastaba y sobraba con "mesías"

  • Comentario por observador 19.11.17 | 19:39

    Es Josefo el q habla de esa lapidación de Santiago. Desde su independencia.

  • Comentario por observador 19.11.17 | 19:35

    El caso es que los únicos datos que tenemos indican que Santiago, Pedro, Pablo llegaron a un acuerdo sobre el problema de los cristianos procedentes de la gentilidad y la no necesidad de cumplir la ley.
    En el caso de que le acusaran a Santiago de no cumplir la ley se podría deber a este acuerdo.
    Y por otra parte, si esto no era suficiente, lo que verdaderamente les molestaba, la atribución de mesianismo daniélico a Jesús asegurando que iba a volver a traer el reinado de Dios. Con las características que Jesús indicó en esa predicación de la que pasan vds cuando hablan de lo que pensaba él del Reino de Dios porque prefieren atribuirles su propio constructo "independiente", como si sus parábolas y sus dichos no fueran lo suficientemente elocuentes respecto a cuales eran sus ideas, esas q tanto molestaban a los poderosos, empezando por los judíos.

  • Comentario por observador 19.11.17 | 19:24

    Oh mejor no, pasando... que los reciba su abuelita...

    Vuelvo a plantear la pregunta sobre Santiago o Miguel Matamoros a quien sepa algo del asunto.
    Y doy las gracias por la información a Eduar.

  • Comentario por Manikura 19.11.17 | 19:20

    Sin duda llegarán -siempre llegan- Me cambiaré de nick para recibirles, que no se diga q no me pongo a tono.

  • Comentario por observador 19.11.17 | 19:17

    Sí, excelente criterio independiente el de Galetel.
    Esas comillas... ¿no estarán confundidas? ahí no pegan.
    Y ese trasero al aire ¿no necesitaría de unas comillas? Al menos entretanto no llega a echarle un capote alguno de sus "independientes".
    Colaborando.

  • Comentario por Manuel 19.11.17 | 17:24

    ¡Ah, bueno!
    Buen criterio "independiente" :-)

  • Comentario por galetel 19.11.17 | 15:08

    Las interpretaciones incoherentes con mis respuestas a estas cuatro preguntas, las considero falsedades, sin más.

  • Comentario por Manuel 19.11.17 | 12:06

    Se dejó algo en el tintero: Esteban y otros helenistas fueron perseguidos por herejes. Un dato que confirma lo que le digo sobre la antítesis entre los de Santiago y los de Esteban, entre los que se supone pasará a militar Pablo. Sin embargo, los de Jerusalén no fueron perseguidos en modo alguno. Su líder siguió siendo un judío ejemplar unos 30 años más. Muchos años sin que nadie los acusara de traidores ni blasfemos, pese a los enemigos que tenían, que eran los mismos que tuvo Jesús... (Aprovecho para recordarle lo dicho sobre el caso de Sócrates, el ejemplo que le puse y sobre el que no me ha respondido: ¿cuál fue el pecado previsible de Sócrates. Busque uno tan grave que mereciera su condena a muerte por 281 votos contra 220? A Vd no le valen los motivos políticos porque exige que dé una respuesta que no sea el desconocimiento de la generalidad de los estudiosos. Dígame, pues...). Que fue ejecutado como judío nacionalista-religioso aspirante al trono mesiánico.

  • Comentario por Manuel 19.11.17 | 11:57

    Vd insiste en que sus familiares y seguidores... Esto es, no uno ni dos, sino muchos de ellos o su práctica totalidad, tuvieron una revelación única y blablabla. Pero esto lo dice Vd sin dato alguno a favor y con bastantes en contra (el judaísmo ortodoxo de Santiago, el antipaulinismo de sus discípulos y seguidores póstumos, el mantenimiento de la línea Juan Bautista-Jesús-Santiago, la acusación explícita a Pablo como blasfemo y traidor reo de muerte, la militancia pre-bélica contra de las autoridades saduceas del templo y el asesinato de Ananías, el voto de nazoreato... Y la completa ausencia de cualquier referencia a otros hermanos de Jesús o a sus padres después de asegurarse su desaprobación de su predicación mesianista y escatológica, que podemos entender podría incluir su aspiración al trono). De un solo dato cuasi mítico a favor (una aseveración que aparece en una carta de Pablo) Vd quiere sacar una certeza y una conjetura que va contra los datos reales

  • Comentario por Manuel 19.11.17 | 11:49

    galetel: considérelo un lapsus a medias. Claro que fue tema abordado.
    De todas formas sigue siendo que ambos temas los trata A. Drews en la obra aconsejada. Y también, por supuesto W B Smith, Eisler y en cierto modo Kautsky.

    ¿El judaísmo de Jesús era rigorista? Podemos decir que era ortodoxo, en modo alguno contaminado de gnosticismo ni neoplatonismo (si dejamos aparte la cuestión del alma y su supervivencia despierta y demás). Tampoco lo estaría el de su precursor (Juan Bautista) ni el del supuesto líder de la secta mesiánica que surgió tras su muerte en Jerusalén (Santiago).
    No parece que Jesús ni ninguno de sus seguidores se volviera gnóstico o lo deificara. Aunque en su mayoría huyera completamente defraudados y salvando el pellejo tras fracasar en su intención de implantar el reino mesiánico (en modo alguno ideal desde un punto de vista universalista o contemporáneo), una facción seguramente esperaba el milagro.
    En cambio, Vd insiste en que sus famil...

  • Comentario por Elías 19.11.17 | 11:39

    Y su abuelita estoy seguro estará de acuerdo con Ud. (sus respuestas son las únicas más plausibles,,vaya).
    Otros podremos discrepar y me temo que incluso el prf. Piñero estaría en los discrepantes pero claro esto es a mi juicio.

  • Comentario por galetel 19.11.17 | 09:36

    Manuel:
    Concluyo que, a mi juicio, usted NO ha respondido plausiblemente a ninguna de las cuatro preguntas. Mis respuestas son las únicas más plausibles.

  • Comentario por galetel 18.11.17 | 20:34

    los discípulos y los familiares de Jesús (marana tha), que les fue transmitida a estos conversos, a la que ellos adhirieron firmemente y desarrollaron a su estilo, en la línea de Dn 7, 13-14.

  • Comentario por galetel 18.11.17 | 20:29

    Manuel:
    No imaginé que, a estas alturas, Vd. todavía no supiera que “HF” quiere decir: Himno de Filipenses (2, 6-11). Después de tantos debates… no me lo puedo creer. Y sí; tiene Vd. razón en que, a pesar de haber sido compuesto en Antioquía ca. 34, por judíos helenistas que probablemente habían sido conversos huidos de Jerusalén por la persecución desatada con ocasión de la muerte de Esteban, y de hacer en el HF numerosas alusiones al AT, no parece corresponder a las ideas judías rigoristas en sus primeros versículos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el judaísmo de esa época no era el rabínico que conocemos ahora, sobre todo en la Diáspora, de donde provendrían esos helenistas. El propio Piñero, comentando el libro de Hurtado sobre este tema, lo ha explicado profusamente. Búsquelo y léalo en un post anterior de este blog. En todo caso, acepto que fue necesaria una Experiencia de revelación sumamente extraordinaria, por parte de los discípulos y los familiares de Jesús (m...

  • Comentario por Manuel 18.11.17 | 18:49

    El 1º se queda igual: claro que Pablo creía ser testigo de una revelación. La obtuvo de las escrituras y de sus propios contactos místicos, que no de hombre alguno. Cierto que otros lo precedieron en esa misma experiencia del mesías celestial, aquel segundo Adán de cuerpo espiritual, creado junto al 1º, que había sufrido una ejecución mortal y había sido resucitado para Salvación de los hombres creyentes. (No eternamente preexistente como se creía debía ser Dios, aunque a veces se confundan ambos conceptos: preexistente a su nacimiento sí. Esa era la creencia de Pablo. No la del presunto hermano Santiago)
    En este punto parece Vd desconocer cómo funcionan las sectas y cómo cada vez que falla una profecía basta aumentar la predicación y el énfasis para que los nuevos conversos demuestren las razones de una mayor certidumbre. Le recuerdo lo de los cultos del cargo y sus profetas. Un paralelismo que Vd desconsidera.
    Sí le reconozco dificultades. Pero más en su contra

  • Comentario por Manuel 18.11.17 | 18:42

    Galetel. Tiene Vd razón en el punto 2.
    Entendí que su HF se refería al propio marana tha del punto 1.
    Está claro que el punto 1 puede ser originalmente judío, pero el himno del 2 ya no. Es helenístico o greco-judío. Bien neoplatónico, bien protognóstico (la palabra de Dios hecha carne, la esperanza del enviado, la sabiduría personificada). Corregido quede, una vez me explicita a qué se refería con esas iniciales. ¿Vd cree que se trata de una creencia extendida entre judíos ortodoxos, creyentes rígidamente monoteístas, de la propia capital? ¿Y que Santiago llegó a creer en esa preexistencia, en ese "Dios vaciado" de sí mismo (intento de explicación desesperada, esto es engendro propio de lucubración rellena-agujeros, donde los haya)?

    Sobre los demás puntos, pues como que no. El 4º lo lleva a Vd a especular según preferencia previa, pese a mis consejos de lectura, ejemplo de Sócrates y explicaciones alternativas.

  • Comentario por galetel 18.11.17 | 18:23

    condenar legalmente a Santiago y los suyos a muerte. Y fueron condenados a lapidación. La Ley, que era a lo que se atenía el alto tribunal judío, dictaminaba esta pena extrema para pocos delitos, y el que verosímilmente pudieron cometer Santiago y los otros consistió presumiblemente en la supuesta blasfemia de proclamar a Jesús como el Mesías triunfante celestial que vendría a redimir. Está clarísimo. Los romanos no intervinieron porque Ananías aprovechó una coyuntura de vacío de poder. Si hubieran estado e intervenido los romanos, habrían evitado este crimen de unos judíos contra otros, a sus ojos. Lo más plausible es lo que yo afirmo.

  • Comentario por galetel 18.11.17 | 18:22

    personalmente por Pablo, negara que hubo acuerdo. Pablo se arriesgó porque sabía que no lo harían, pues lo que él afirmaba era la pura verdad. Y si hubo efectivamente ese acuerdo, tuvo que ser porque no había contradicción esencial entre la cristología de ellos y la de Pablo. Las discrepancias posteriores no se debieron a eso, según Pablo, sino al método de incorporación de los gentiles. A Pablo no le habrían encomendado la misión a los gentiles si hubieran detectado una discrepancia esencial entre ambas cristologías.

    4. Dice: “todo lo que tiene es que Josefo relata que fue acusado de infringir la Ley, que no precisamente de blasfemia (cosa que tampoco se relaciona con ser mesianista, apocalíptico, escatológico, etc., ni con esperar la resurrección de alguien ni el Reino). Pues la verdad es que no se sabe, cualquier excusa.”
    ¿Cómo es posible que Vd. tergiverse tanto el texto de Josefo? Josefo menciona que Ananías convocó al Sanedrín para hacer condenar legalmente a S...

  • Comentario por galetel 18.11.17 | 18:21

    ¿Sabe lo que dice este himno? Parece que no. El himno dice que Jesús preexistía junto a Dios, en igualdad con Dios, pero se había “vaciado” de sus poderes para hacerse un hombre como todos, y siendo este hombre se había humillado obedeciendo hasta aceptar morir en una cruz, por lo cual Dios Padre lo había exaltado a lo más alto dándole su propio poder divino sobre el universo entero. Léalo mejor, por favor, antes de responder.

    3. Dice: “Sobre la actitud concreta de los llamados judeocristianos, en efecto esa cita es una dificultad, en especialmente de ser creída a pies juntillas. Y para quien tal cosa haga, las dificultades a las que debe de enfrentarse no es menor: Santiago y los demás judeocristianos no deificaron a Jesús, no lo consideraron hijo divino de Dios, no fueron perseguidos –sino todo lo contrario- por los judíos que prometieron ayunar hasta dar muerte a Pablo.”
    El riesgo no era ese, sino que alguno de los líderes judeocristianos mencionados personalmente...

  • Comentario por galetel 18.11.17 | 18:20

    1. Dice Vd. que: “algunos judíos de Palestina o Siria pudieran haber personalizado esa esperanza en el mesías celestial Jesús, un rabí ejecutado por sedición cuya resurrección se esperaba. Con o sin precedente.”
    Pero Pablo y los cristianos de Corinto no tenían esa idea de Jesús, sabían bien del precedente a pesar del cual lo consideraban “Señor nuestro”, o sea con señorío sobre ellos; y en la petición “ven” no está implícito que esperaran su resurrección en el futuro, sino que ya había ocurrido, aunque todavía no se había manifestado del todo. Para que se convirtiera en eslogan cristiano, tuvo que provenir de una comunidad aramea con suficiente prestigio e impacto.

    2. Dice: “no descarto –como repetidamente le he dicho- que un minúsculo grupo de seguidores de Jesús repitiera esa frase de esperanza en su retorno como mesías resucitado que triunfaría decisivamente sobre las fuerzas ocupantes y los ricos explotadores locales”.
    ¿Está hablando del HF? ¿Sabe lo que d...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Martes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930