El blog de Antonio Piñero

Dios hecho hombre / hombre hecho dios. Cristianismo y culto al emperador (I) (930)

02.11.17 | 10:17. Archivado en Jesús histórico, , CRISTIANISMO

Escribe Antonio Piñero

En primer lugar debo cantar la palinodia: movido por las prisas, no caí en la cuenta de poner los nombres de los dos responsables del esclarecedor artículo que comenté en la postal pasada acerca de la estimación correcta de la figura de Marción en la iglesia cristiana antigua. Corrijo el error: los autores son Raúl Villegas Marín y Carles Lillo Botella. El primero es doctor en Historia Antigua de la Universidad de Barcelona y el segundo es doctorando de la Universidad de Alicante. Honor, pues, a quien se debe.

Y ahora –a propósito del artículo del Dr. Sabino Perea Yébenes, de la Universidad de Murcia, “«Dios manifestado en la tierra, salvador del género humano y del universo entero». Encomios de Augusto en Priene, Halikarnassos y Myra”, y que corresponde al libro “Ideología y Religión en el Mundo Romano” (Signifer Libros, Salamanca-Madrid 2017, 149-174– inicio el tema de la postal de hoy que me parece interesantísimo: cómo en el siglo I, el ambiente grecorromano, que fue donde se expandió la semilla del cristianismo paulino –entre ex paganos cuya mayoría eran buenos conocedores del judaísmo por frecuentar las sinagogas y admiradores del sistema religioso judío, o bien entre adeptos de los cultos de misterio– era absoluto propicio para que la expresión “hijo de Dios”, utilizada en el judaísmo ancestral para enfatizar precisamente que el rey (mesiánico) era un ser humano normal, se convertía en una auténtica divinidad.

Texto clave en la Biblia hebrea es el salmo de entronización del rey, al que se promete la ayuda del poderoso brazo de Yahvé en el momento de su ascensión al trono:

“¿Por qué se agitan las naciones, y los pueblos mascullan planes vanos?
2 Se yerguen los reyes de la tierra, los caudillos conspiran aliados contra Yahveh y contra su Ungido:
3 «¡Rompamos sus coyundas, sacudámonos su yugo!»
4 El que se sienta en los cielos se sonríe, Yahveh se burla de ellos.
5 Luego en su cólera les habla, en su furor los aterra:
6 «Ya tengo yo consagrado a mi rey en Sión mi monte santo.»
7 Voy a anunciar el decreto de Yahveh: El me ha dicho: «Tú eres mi hijo; yo te he engendrado hoy.
8 Pídeme, y te daré en herencia las naciones, en propiedad los confines de la tierra.
9 Con cetro de hierro, los quebrantarás, los quebrarás como vaso de alfarero.»
10 Y ahora, reyes, comprended, corregíos, jueces de la tierra.
11 Servid a Yahveh con temor,
12 con temblor besad sus pies; no se irrite y perezcáis en el camino, pues su cólera se inflama de repente.
¡Venturosos los que a él se acogen!

Este salmo está en el origen profundo del mesianismo de Israel que se desarrollará plenamente muy tarde, en torno al siglo II a. C. Obsérvese el v. 7 “Tú eres mi hijo; yo te he engendrado hoy”, es decir, hoy, el día del ascenso al trono –dice Yahvé– te he adoptado como hijo. Sigues siendo un humano, pero especial.

Y ahora compárese con este decreto (muy conocido ciertamente; yo mismo lo doy a conocer en la “Guía para entender el Nuevo Testamento”, pero que ahora voy a ofrecer con mucha mayor extensión) de la ciudad de Priene, en un día y mes impreciso, pero del año 9 a. C.:

Decreto de los ciudadanos griegos de Asia,
a propuesta del archisacerdote (archiereus)Apolonio, hijo de Menófilo de Aizanoi.
Dado que la Providencia divina (πρόνοια)
que rige nuestras vidas, manifestando buena disposición y generosidad, ha ejecutado
5 un plan perfecto para la vida al enviarnos a Augusto, ha colmado las expectativas beneficiosas
de los hombres virtuosos, presentándose como un salvador para nosotros,
acabando definitivamente la guerra y restableciendo el orden de todas las cosas; César,
con su epifanía, ha sobrepasado las esperanzas de todos los que había recibido antes esta
buena nueva (εὐανγέλια πάντων ὑπερέθηκεν), no solo superando con sus actos benéficos
10 las acciones de sus predecesores, sino también poniendo muy alto el listón para poder
superarlos. Para el cosmos, el día natalicio del dios ha dado inicio a una serie de buenas
nuevas anunciadas por él mismo (ἤρξεν δὲ τῶι κόσμωι τῶν δι’ αὐτὸν εὐανγελί[ων ἡ
γενέθλιος ἡμέ]ρα τοῦ θεοῦ).

Obsérvese cómo a Octaviano Augusto se lo denomina “salvador” (línea 6), porque ha concedido la paz; su aparición es una “epifanía” (línea 8); otro gran beneficio es la restauración del orden de las cosas (el buen funcionamiento de la naturaleza), lo cual es una buena nueva (“evangelio”, pero en plural). Es este culto al soberano un aspecto importantísimo del culto cívico, cuyo clímax se alcanzó en la religiosidad de la época helenística. Aparte de raro para la mentalidad de hoy (ofrecer honores divinos a un rey parece extraordinariamente extraño a una mentalidad contemporánea), este tema es importante cuando se considera desde una perspectiva cristiana porque su derivación, el culto al Emperador, fue uno de los motivos de choque frontal entre la religión pagana y el cristianismo, y en segundo lugar porque en este culto al soberano (la deificación de un ser humano) se ha visto un precedente y una vía psicológica por la que los cristianos pudieron considerar a un hombre, Jesús de Nazaret, un ser divino.

El vocabulario del culto al soberano pasa de lleno a los Evangelios cristianos. El comienzo del Evangelio de Marcos dice:

“Comienzo del evangelio de Jesús, mesías, hijo de Dios” (añadido de algunos manuscritos, pues en los mejores no está y el texto griego de Nestle-Aland 28 lo imprime entre corchetes, como lectura dudosa).

El decreto de la ciudad de Priene, que acabamos de transcribir es la respuesta a una orden (griego diátagma, “disposición”) del procónsul de Asia Fabio Máximo que dice así:

[...] Paulo Fabio Máximo, procónsul, dice: de nuestros antepasados (?) hemos recibido
[---] la buena voluntad de los dioses, y [de todo], lo más interesante y más beneficioso
es el día natal del muy divino César, que debemos mirar justamente como el principio
de todos los bienes, a saber, no el orden de la naturaleza, sino el de la utilidad, pues ni
5 siquiera una plegaria habría podido restablecer una situación sin esperanza y precipitarse
al infortunio, ni dar una segunda naturaleza a un mundo dispuesto a ser destruido, si para
la prosperidad de todos César no hubiera nacido. Por tanto, es de buena justicia que los
hombres hagan coincidir el comienzo de su existencia con la época en la que han dejado
de sufrir recibiendo la vida; así pues, para obtener auspicios favorables, ya sea a título
10 particular cuando se trate de personas solas, ya sea en público cuando conciernan a todos,
ningún día puede ser considerado más apropiado; en consecuencia, en las ciudades de
Asia, las entradas a su cargo de los magistrados coincidirán con el primer día del nuevo
año, momento que, sin duda por mandato de los dioses, deseosos de honrar a nuestro
príncipe, corresponde al día de su nacimiento; y, puesto que es difícil volver a tener en
15 cuenta cada una de sus muchas grandes obras benéficas en la misma medida y establecer
para cada una de ellas una forma de agradecimiento, pensamos que un modo de compensarlas
es que, con gran alegría, todos los hombres celebren su natalicio en el momento
en que (él / ellos) inicien sus magistraturas; me parece adecuado que el día primer día de
Año Nuevo sea para todos los Estados el natalicio del muy divino César, y que en ese día,
20 el noveno antes de las calendas del mes de octubre (23 septiembre), todos los hombres
entren en la función pública, con el fin de que de una manera aún más extraordinaria ese
día pueda ser honrado al iniciar su ocupación sin que tenga que haber un acto religioso
y que (él / ellos) puedan ser reconocidos por todos.

Obsérvese la divinización de Augusto: es un hombre pero a la vez es divino: líneas 3 y 4: “muy divino César, que debemos mirar justamente como el principio de todos los bienes”. El apelativo “muy divino” aparece de nuevo en la línea 19. Pero aquí no hay adopción, sino el fenómeno de una divinización pura y dura

Y ahora el comentario del autor del artículo, el Dr. Perea, que me parece esclarecedor:

“El fenómeno del culto imperial en Roma tiene origen en la figura de Julio César. Este recibió honores divinos en Grecia, Asia e Italia, como certifican un buen número de inscripciones1, y esta divinización quedó reforzada tras su asesinato. Su sucesor, Octavio, inmediatamente pone el énfasis, en su discurso político-religioso, en su filiación divina con la fórmula oficial Caesar Divi filius (César hijo de Dios). Acabado el periodo revolucionario, tras la batalla de Actium (año 31 a. C.), y asumidos todos los poderes ya como Augusto en enero del año 27, la idea queda definitivamente consolidada. Durante la larga vida de Augusto este recibió honores divinos, como bien sabemos por los textos literarios y especialmente por la epigrafía.

”La frecuencia de textos en Occidente, en latín, es grande ―se concentran sobre todo en Italia, y en menor medida en Galia, Hispania y África― pero la cifra se multiplica casi por diez en las inscripciones griegas de las ciudades del oriente romano, donde este fenómeno político-religioso se expresa sin tapujos. A nivel oficial, las ciudades de Asia Menor honran a Augusto como Dios Augusto, Θεὸς Σεβαστὸς. Expresiones de este tipo seguramente le parecerían excesivas al propio emperador, pero este respetaba la voluntad y la costumbre secular de las ciudades griegas que en época helenística habían reconocido públicamente la divinidad de sus reyes. Augusto, en este aspecto, dejó que se le rindieran honores divinos como un βασιλεύς helenístico, como un διάδοχος Ἀλεξάνδρου. La actitud aparentemente inocente por parte del emperador, no era tal, sino que formaba parte de un pensamiento político meditado ―una ideología o construcción religiosa del poder― que tenía como finalidad aumentar el prestigio de su persona a la cabeza del Estado, robusteciendo su poder político y religioso en las ciudades grecófonas.

”La mentalidad griega y su extraordinaria lengua, más rica que la latina en todas sus expresiones literarias, adornan los elogios oficiales dispensados a Augusto con epítetos y frases que rozan la poesía y la himnología sagrada. Es lo que Tácito considera, para tiempos algo posteriores, característico de la adulatio graeca. Aquí reunimos varios textos epigráficos excepcionales que ilustran muy bien la idea de cómo en Asia Augusto es considerado un praesens et conspicuus deus (dios presente y conspicuo), como lo denomina Ovidio (Trist. II, 54), siendo de particular interés la consideración de que tal condición de dios la adquirió en el mismo momento de su nacimiento, es decir, que es un θεὸς Ἐπιφανὴς, «un dios manifestado en la tierra», cuya divinidad impregna el universo entero” (pp. 149-150).

Continuaremos comentando este artículo más que interesante el próximo día.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Anastasia Fernand 05.11.17 | 10:12

    Considero que la vinculación de un soberano terreno a un regidor divino todopoderoso y universal, es vieja, está en la base de toda religión, desde la tribal a las imperiales, como Mesopotamia, Egipto. El faraón es Ra. Por ello, no basta la constatación de la filiación divina de un líder o héroe. Lo que trae de novedoso la dogmática judía es que Yahvé, siendo el Dios de Alianza de Israel, acogerá a todas las naciones, a todos sus hombres, pobres, afligidos (Salmo 82); se desvincula, pues Dios del ámbito político al sobrepasarlo. El Mesías que espera Israel es, por supuesto, un liberador de ese pueblo, pero también se destaca o bifurca una línea mesiánica sacerdotal, "apolítica". La continuación que aporta Jesucristo a esa derivación mesiánica en boca de Pablo nunca puede estar vinculada a un soberano caduco y terreno como Augusto. Pablo no se debe de haber fijado mucho en él. Jesucristo es totalmente espiritual, licuado en sangre de sufrimiento. Su corona es de espinas, no de laurel.

  • Comentario por J.P. 05.11.17 | 09:49


    Una satisfacción un tanto pequeña, ¿no? Hasta mezquina, habida cuenta de que, una vez más, esto no es nuevo y es bien conocido incluso por quien(-es) aqueelos a los que parece que se está refiriendo.

    Y por salvadores divinos y humanos, también los hay en el AT. Y en el mundo helenístico. Vamos, que por todas partes. No hay una única fuente ni dirección.

  • Comentario por David Mo 04.11.17 | 07:37

    Porque algunos tienen ojos y no ven y porque no hay que cansarse de repetir lo obvio a los que no quieren verlo.

    NOTA: No creo que nadie haya dicho que sea novedoso, sino interesante.

  • Comentario por J.P. 04.11.17 | 04:22

    Doc: efectivamente, esto ya lleva bastante tiempo en el mundo académico. Si hasta Ratzinher hizo eco de ello en sus libros... No se comprende muy bien que se recibs esta serie con tantas alharacas, la verdad, como si fuese algo tan novedoso.

  • Comentario por observador 03.11.17 | 22:35

    Excelente comentario de Galetel.

  • Comentario por doc 03.11.17 | 21:43

    Interesante,aunque esto ya lo había leído en un libro de Crossan de 2004

  • Comentario por Manuel 03.11.17 | 19:01

    La última frase de Galatel la asumiría cualquier seguidor de mitos sobre el final. El paraíso prometido sigue siendo la esperanza de los últimos profetas de los cultos del cargo. Y puede que tengan razón y que sus antepasados algún día logren hacerles llegar la promesa profética largamente esperada... Mientras tanto, un sano escepticismo parece recomendable. No conozco profeta alguno que haya acertado nada.

    Lo del mesías daniélico supongo que será una versión edulcorada de aquel superhombre aterrador y gigantesco, de cuerpo metálico y fuego en los ojos y demás... ("Y alcé mis ojos y miré, y he aquí un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud.") No parece relacionarse con Jesús ni de lejos.

    ¿Lucas ejecutado por los romanos? Cuen...

  • Comentario por galetel 03.11.17 | 09:18

    Pero, según Lucas (y Marcos y Pablo y el HF y el MT), Jesús lo había hecho como profeta, confiando plenamente en que Dios, su Padre, lo resucitaría y lo exaltaría si lo mataban, para instituir con él, en su propio Nombre, un reino/reinado eterno universal que incluiría al fin “a todas las naciones, empezando desde Jerusalén”, por Amor. El anti-poder.

    No fue así al principio, pero será así al final.

  • Comentario por galetel 03.11.17 | 09:14

    La comunidad cristiana de Lucas estaba ya claramente separada de la sinagoga judía, y en abierta pugna con ella. Entonces, los romanos ya no reconocían que los cristianos lucanos tuvieran las prerrogativas de los judíos, sobre todo si eran de origen pagano.

    Las autoridades romanas comenzaron a exigir a los pagano-cristianos que adoraran al emperador como único Señor. Y los cristianos se oponían porque Lucas les enseñaba que Jesús era el único Señor del mundo, enfrentado al emperador, nacido de una manera completamente distinta, en el fondo, a la de Augusto. Los “pobres de Yahvé” esperaban, según Lucas, que Jesús fuera su mesías prometido.

    Jesús era adorado por los pobres, pues había vivido para predicar la defensa de las víctimas. Había increpado a los poderosos desde su humilde región rural galilea. Hasta que decidió subir a Jerusalén para increpar directamente a las autoridades ¡judías!, y por eso estas instigaron su muerte a manos de la autoridad romana.

  • Comentario por galetel 03.11.17 | 09:13

    Pienso que para abordar bien este tema deberíamos intentar ponernos –más o menos- en el punto de vista de unos cristianos de esa época. Propongo que empecemos considerando los pdv de Santiago-el-hermano, primero, y del evangelista Lucas, después.

    Santiago-el-hermano era, ca. 62, un judío fervoroso, que creía que su hermano Jesús era el Mesías daniélico y vendría con poder divino a redimir el mundo en calidad de Señor. Por otra parte, Santiago vivía en Jerusalén, donde y cuando habría tenido que practicar la fe romana reconociendo al emperador como Señor.

    ¡Ah, no! Es que los judíos estaban exentos para que pudieran practicar su fe en Yahvé como el Señor. Sin embargo, Jesús no era ninguno de esos dos “únicos” Señores. Por eso, Santiago acabó lapidado en cuanto pudo conseguirlo la autoridad ¡judía! aprovechando un vacío de poder de la autoridad romana.

    Para considerar a Lucas debemos situarnos en otro tiempo y lugar: el Éfeso de ca. 80, pongamos. La...

  • Comentario por David Mo 03.11.17 | 07:41

    Más claro, agua. El que tenga ojos, que vea. Esta serie promete.

Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930