El blog de Antonio Piñero

24.08.17 | 10:15. Archivado en Jesús histórico,

“Los amigos de Jesús. Juan hijo de Zebedeo, en Hechos de apóstoles”. Los discípulos de Jesús (XII) (898)

Escribe Antonio Piñero

De un personaje tan importante al que la tradición atribuye nada menos que la composición de todo el corpus johánico (Cuarto Evangelio y tres cartas, 1 2 3 Juan) solo sabemos algo más de cierto (¿?) a través de Gálatas 2,7-9 (poco: que era una “columna” = un dirigente de la iglesia de Jerusalén) y de los Hechos de apóstoles canónicos, obra que se ocupa parcialmente de Pedro y de Juan en su primera parte (grosso modo hasta el capítulo 13). En Hechos y en Gálatas el apóstol Juan no habla, sino que solo lo hace Pedro. Juan actúa como de comparsa y ayuda.

Mi hipótesis al respecto es conocida: los Hechos (prescindo de Gálatas por el momento; diré algo al final) están compuestos con la intención de presentar una imagen más o menos idílica de la Iglesia primitiva y sobre todo para promover que el paulinismo –al que pertenece el autor y que es la corriente más importante de los seguidores de Jesús– aparezca unido a la comunidad madre de Jerusalén.

Indirectamente también que no tenía nada absolutamente en contra de la expansión del judeocristianismo en Samaria y la periferia de Jerusalén (considerando así ciudades de la costa como Jope, que hoy denomina Jafa o Haifa) que estaban relativamente alejadas del poder de Santiago, el hermano de Jesús. Pedro no aparece como si esta estuviese dirigiendo la comunidad de Jerusalén, sino como su embajador, cuestionado, en todo caso. Léase el comienzo del capítulo 11, al principio, en donde se dice que “los apóstoles y los hermanos que había por Judea” controlan perfectamente a Pedro. En este cuadro o paisaje espiritual, Juan no pinta realmente casi nada.

Los textos que afectan a Juan son los siguientes:

1. Hechos 3,1-11 Lo que nos interesa de este texto es:

3,1: Pedro y Juan subían al Templo para la oración de la hora nona (las quince horas actuales)

3,2-3. 5-11: un hombre, tullido desde su nacimiento ve a Pedro y a Juan que iban a entrar en el Templo, les pidió una limosna, esperando recibir algo de ellos. Pedro lo cura, en presencia de Juan y el ex tullido no soltaba a ninguno de los dos (Pedro y Juan) y entra con ellos en el Templo. El que pronuncia un discurso importante es Pedro vv.12-26.

2. Hechos 4. En ese capítulo completo (4,1-33) aparece Juan, de nuevo al lado de Pedro, pero permanece en silencio. El autor de Hechos procura presentar a Pedro y a Juan como “ellos dos” en gran sintonía; pero en realidad es Pedro el que actúa y habla. Así: “Estaban hablando al pueblo, cuando se les presentaron los sacerdotes, el jefe de la guardia del Templo y los saduceos… les echaron mano y les pusieron bajo custodia hasta el día siguiente, pues había caído ya la tarde. Los llevan a la cárcel y al día siguiente se reunieron en Jerusalén sus jefes, ancianos y escribas… pusieron en medio y les preguntaban: «¿Con qué poder o en nombre de quién habéis hecho vosotros eso?». Y entonces es Pedro, quien, lleno del Espíritu santo, pronuncia su tercer gran sermón. Juan está a su lado, pero nada dice.

Los grandes jefes y los que presenciaban la escena, (v. 13) al ver la valentía de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura, estaban maravillados. Reconocían, por una parte, que habían estado con Jesús… y al mismo tiempo veían de pie, junto a ellos, al hombre que había sido curado; de modo que no podían replicar. Les mandaron salir fuera del Sanedrín y deliberaban entre ellos. Temían que las noticias sobre Jesús se divulgara entre el pueblo y aumentara el número de seguidores del Crucificado. Por eso, llaman a Pedro y Juan y les mandaron que de ninguna manera hablasen o enseñasen en el nombre de Jesús. Pero Pedro y Juan les contestaron: «Juzgad si es justo delante de Dios obedeceros a vosotros más que a Dios. No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído.» Ellos, después de haberles amenazado de nuevo, les soltaron, no hallando manera de castigarles, a causa del pueblo, porque todos glorificaban a Dios por lo que había ocurrido,

Una vez libres, Pedro y Juan vinieron a los suyos y les contaron todo lo que les habían dicho los sumos sacerdotes y ancianos. La comunidad da gracias a Dios por lo ocurrido y pide que conceda a sus siervos, principalmente a Pedro y a Juan que puedan predicar tu Palabra con toda valentía. La comunidad supone que los dos apóstoles van a continuar realizando curaciones, señales y prodigios por el nombre de Jesús. Y concluye la parte del capítulo 4 que nos interesa con la afirmación siguiente: “Acabada la oración del grupo de judeocristianos, retembló el lugar donde estaban reunidos, y todos quedaron llenos del Espíritu Santo y predicaban la palabra de Dios con valentía.

La interpretación de este pasaje es que estamos en un contexto altamente legendario, como indica la repetida mención de milagros, y un terremoto. Y de un contexto legendario es difícil obtener una verdad histórica. Pero sí podemos deducir que Juan apenas es nada más que un soporte silente de Pedro.

En segundo lugar puede inferirse que los seguidores de Jesús tiene éxito entre el pueblo porque un crucificado por los romanos era un héroe nacional. Las palabras que se dijeran sobre él tendrían éxito seguro en el ambiente exaltado de Jerusalén que habría de conducir unos treinta años más tarde al inicio de la guerra de los judíos contra Roma. El punto de vista de los evangelistas a este respecto es inverosímil. En efecto, pintan a un pueblo de Jerusalén que pasa de ser un fervoroso seguidor de Jesús, a odiar tremendamente a Jesús y luego ir detrás de Pedro y Juan con gran fervor –llegan a convertirse de un golpe más de 5.000 jerusalemitas a la fe en Jesús como mesías (Hch 4, ) y a proclamarse seguidores de él.

A mi parece que goza de gran probabilidad la hipótesis interpretativa de que al principio Jesús crucificado fue un héroe de las multitudes jerusalemitas (antes de ser reinterpretado por Pablo), alentadas por Pedro y Juan, porque había sido un profeta que –por predicar el reino de Dios y sus consecuencias político-sociales– había sido crucificado por el Imperio Romano, con la ayuda de los jefes supremos del pueblo judío en ese momento. Esta imagen no es a que los cristianos normales que leen hoy los Hechos de apóstoles obtienen de la lectura de los capítulos que comentamos.

Los textos del Nuevo Testamento al respecto son:

“Faltaban dos días para la Pascua y los Ácimos. Los sumos sacerdotes y los escribas buscaban cómo prenderle con engaño y matarle. Pues decían: «Durante la fiesta no, no sea que haya alboroto del pueblo» = Mc 14,1-2) a pedir que Poncio Pilato lo crucifique (sobre todo en Mateo cuando grita: con más fuerza: «¡Sea crucificado!», cuando Poncio Pilato se declara inocente de la sangre de Jesús vuelve a gritar «¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!»: Mt 27,22-25), y Hch 4,4)

3. El siguiente pasaje que nos interesa respecto a Juan está en el capítulo 8 de Hechos desde el principio:

“En aquel día se desató una gran persecución contra la iglesia de Jerusalén. Y todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria…4 Los que habían sido dispersados iban por todas partes anunciando la palabra. 5 Entonces Felipe bajó a la ciudad de Samaria y predicaba al Mesías. 6 Las multitudes, de modo unánime, escuchaban atentamente lo que Felipe decía al oír y ver los signos que realizaba. 7 De muchos posesos salían los espíritus impuros dando grandes gritos; muchos paralíticos y cojos eran curados. 8 Y se produjo una gran alegría en aquella ciudad.

14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan, 15 quienes bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu santo. 16 Porque todavía no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.

El comentario a vuela pluma muestra que es imposible tanto éxito de la predicación sobre Jesús en Samaria, por parte sobre todo del apóstol Felipe, si Jesús hubiese dicho tal cual lo que le atribuye el evangelista Mateo: “A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «No toméis camino de gentiles ni entréis en ciudad de samaritanos” (Mt 10,5).

Dejo de lado, de momento, una reconstrucción plausible de las palabras y de la mentalidad de Jesús aquí para concentrarme en lo que puede afectar al apóstol Juan: ¿Cómo iban a contravenir palabras tan claras de Jesús sus seguidores más íntimos? No es posible. Y lo que nos importa: los que mandaban en Jerusalén confiaron a Pedro y Juan que fueran a Samaria y confirmaran con sus bendiciones, más la venida del Espíritu santo, el ingreso de samaritanos en el grupo de seguidores de Jesús. El apóstol Juan es también el ayudante de campo de Pedro.

4. El último texto que afecta a Juan en Hechos de apóstoles es el capítulo 12: durante la persecución anti judeocristiana de Herodes Agripa I (reinó del 41 al 44 d. C.), muere asesinado Santiago / Jacobo, el hermano de Juan, Pedro se escapa y no se sabe a dónde va… y de Juan no se dice ni una palabra.

He aquí el texto:

“Por aquel tiempo el rey Herodes tomó la iniciativa de dañar a algunos miembros de la Iglesia. 2 Mató a espada a Jacobo, el hermano de Juan. 3 Al ver que aquello resultaba agradable a los judíos, pasó a detener también a Pedro…” este es liberado por un ángel… y llegó a la casa de María, la madre de Juan, de sobrenombre Marcos, donde había muchos reunidos y orando…. Cuando abrieron y lo vieron, quedaron estupefactos. 17 Y haciéndoles señas con la mano para que guardaran silencio, les explicó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel. Luego añadió: ‘Anunciad esto a Jacobo y a los hermanos’ Y Pedro salió y se dirigió a otro lugar….” (Hch 12,1-17)

Y se acabó prácticamente la intervención de Pedro en la vida de la comunidad de Jerusalén y en la que estaba por entonces Pablo (en Antioquía) hasta el denominado “concilio de los apóstoles” (Hch 15). Y allí Juan debió de desempeñar una función prominente, pero no sabemos cuál era en concreto.

El capítulo 2 de Gálatas (vv. 7-9) le reconoce esa importancia… pero sin especificar… y por tanto nos quedamos sin saberlo. He aquí el texto:

“Antes al contrario, viendo que me había sido confiada la evangelización de los incircuncisos, al igual que a Pedro la de los circuncisos, –pues el que actuó en Pedro para hacer de él un apóstol de los circuncisos, actuó también en mí para hacerme apóstol de los gentiles– y reconociendo la gracia que me había sido concedida, Santiago, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos tendieron la mano en señal de comunión a mí y a Bernabé: nosotros nos iríamos a los gentiles y ellos a los circuncisos.

Solo queda claro que el apóstol Juan no estaba en absoluto comprometido con la predicación del Evangelio a los paganos.

Nos queda solo un apartado –aunque amplio–– sobre el apóstol Juan: la enorme expansión de su figura en a) la tradición neotestamentaria y b) la tradición apócrifa de la que tenemos constancia escrita desde finales del siglo II.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por FERNANDOP 25.08.17 | 21:39

    Manuel

    Observe usted que Pablo está demasiado cerca de Jesús para reinterpretarlo dando un giro copernicano. Desde mi punto de vista Pablo ELIGE a Jesús como una opción de vida personal, mas que su héroe... y lo hace (precisamente a Jesús, cuya doctrina estaba aun caliente) por dos motivos:
    A.- Su antirigorismo le supone una auténtica liberación. Un bálsamo en una mente obsesionada y encorsetada en la observancia mas estricta. Esta liberación le lleva a afirmar que la salvación está en Jesús y no en la ley. No desarrollo mas la teoría porque no puedo, pero diigamos que a partir de ahí Pablo y los gentiles se retroalimentan en la exaltación de Jesús,ya presente por su puesto en la comunidad judeocristiana
    B.- Su opción humanista radical que ya había llevado a los discípulos a predicar entre herejes (samaritanos) es el humus que necesita para la expansión de la predicación hacia la gentilidad


  • Comentario por Manuel 25.08.17 | 19:53

    cuasi mistérico, con rituales de re-nacimiento y purificación (además de creencias tipo culto de salvación vía muerte expiatoria y resurrección salvadora) afines a otros credos y cultos salvíficos circundantes (aunque no judíos).
    En efecto, Pablo era pro-romano, a diferencia de Jesús y la totalidad de los suyos, que eran judíos nacionalistas y religiosos puristas bastante comprometidos con el judaísmo profético yavista, si bien algo helenizado, propio del siglo I.
    Por mucho que leamos a Pablo, Jesús no aparece por ningún sitio. Si supo algo de él o no, parece harto secundario. Tanto que una docena de especialistas lo pone en duda y en la práctica casi todos lo dejan de lado estratégicamente (Pablo sirve para comprender el Cristo).
    En cambio, el Jesús histórico carece de cualquier parecido con el Cristo de Pablo. Y, por lo que sabemos, los judeocristianos siguieron siendo judíos y tenemos tradiciones en las que Pablo es considerado un hereje y traidor, reo de muerte.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 25.08.17 | 19:49

    ....que de haberse dado discrepancias teológicas respecto al "quién" de Jesús éstas hubieran quedado reflejadas, y aun con mayor virulencia que las otras, en los escritos paulinos. Pura lógica,

    Otro tópico recurrente, Pablo recibe su doctrina por revelación. Pues sí, así lo expresa en alguna ocasión, pero no entendamos torcidamente las palabras. Pablo posee un fuerte componente de misticismo, se considera en comunión con el Cristo que "vive en él" y en este Cristo fundamenta sus interpretaciones, pero el caso es que tales interpretaciones Pablo las expone argumentativamente, siguiendo una secuencia argumental lógica sentido revela y coherente, nada que ver, por ejemplo, con el modo expositivo de un libro éste sí visionario como el Apocalipsis, término que significa "revelación", por cierto. Nada tienen que ver as cartas paulinas con un texto visionario, nada en absoluto, interpretarlas en este sentido revela un mal interpretar o ignorante o de mala fe.

  • Comentario por Manuel 25.08.17 | 19:47

    O sea que los judíos seguidores de Jesús, que creyeron seguir a un hombre, a un rabí de origen galileo, nacionalista-religioso y al que creyeron Mesías (candidato a presidir el Reino mesiánico), en breve tiempo lo creyeron... A ver cuáles de estas cosas:
    - Preexistente a su nacimiento
    - Entregado voluntariamente por nuestra Salvación (la de todos los hombres)
    - Ejecutado por los arcontes de este mundo
    - Convertido en cuasi-dios
    - Destinado a volver al mundo en cuerpo espiritual
    Y con el tiempo, hijo divino de Dios, etc.
    Cuesta entender una leve conjunción entre la esperanza en que le fuera dado resucitar para presidir la rebelión decisiva que trajera el Reino (material, mundano, además de posibilitador de un Imperio teocrático con Jerusalén como metrópoli sometedora/saqueadora de otros pueblos y sojuzgadora de disidencias).
    Pablo era ciertamente pacifista, universalista, integrador, pero también protognóstico y predicador de un culto cuas...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 25.08.17 | 19:24

    Respecto a interesadas interpretaciones reduccionistas y sesgadas, constatar, ateniéndonos puramente a los textos, únicos documentos de que tirios y troyanos disponemos y a los que podemos atenernos, dejar constancia de algunas cuestiones.

    En las cartas paulinas, primeros escritos cristianos que conocemos y no muy alejados en el tiempo de los hechos de la vida y muerte de Jesús,y que por añadidura conllevan la ventaja de constituir un testimonio directo, dejar constancia de que ni en un solo párrafo aparece una discrepancia que diríamos teológica con los judeocristianos respecto al "quién" de Jesús-Cristo, la discrepancia, agria y rotunda, se refiere al "qué" de la Ley (asunto, sí, de capital importancia para la mentalidad judía) tras elm acontecimiento de la cruz y de la muerte del Cristo como lo que Pablo denomina "maldito de la Ley". Tal era el carácter fuerte y combativo de Pablo y en cuanto toca al Cristo "que vivía en él", no cabe sino pensar que de...

  • Comentario por Manuel 25.08.17 | 18:47

    Xabier:
    La cristología de Hechos que Vd resume sería válida para un judío como Santiago. Desde luego, figura en el estrato primero (que alude a que lo ejecutaron los judíos, que fue "colgado de un madero", etc.). Pero luego hay elementos divinizadores (no precisamente paulinos: no preexistencia) que podrían asumir los autores del 4º evangelio (deificador).
    -Sobre el 2º punto, de acuerdo. Debe haberme leído mal.
    - Sobre el 3º realmente interesante. Es un tema primordial. ¿Conocía Pablo a Jesús? Digo al rabí historico.
    Puede que sí, claro
    saludos

  • Comentario por Xabier 25.08.17 | 18:28

    Manuel:

    La Cristología de Hechos es que Jesús fue resucitado y exaltado. No es un Jesús divinizado.

    Sobre las cartas de Pablo, como bien dice Sofía, eran cartas circunstanciales para comunidades concretas, como sabe todo el mundo que sepa un poquitín del tema.

    Y, en cuanto a lo que creían los primeros cristianos, hay que pensar en una cosa: ¿por qué los perseguía Saulo? ¿Por creer que un judío asesinado por los romanos era un héroe?

  • Comentario por sofía 25.08.17 | 17:31

    Muy de acuerdo con Xabier, Galetel y Fernando P que tocan distintos aspectos.
    En el caso de Fernando P creo que las 2 opciones están bien señaladas. El hecho de que evolucionaran luego es otra cuestión, pero el punto de partida es ese. No tiene sentido q Jesús pudiera haber sido un nacionalista rigorista de mente cerrada y violento chauvinismo
    Y sobre Pablo teniendo en cuenta que se consideran auténticamente suyas una serie de cartas, lo cierto es que el contenido de esas cartas es pertinente cuando hablamos de la persona real de Pablo y que ciertamente ese contenido podía ser desmentido por sus contemporáneos.
    Es su punto de vista, claro está, pero un punto de vista que nos revela necesariamente algunos datos objetivos que tiene que haber por debajo de la subjetividad de su enfoque. No puede ser completamente falso todo lo que dice, sería absurdo

  • Comentario por galetel 25.08.17 | 17:16

    ¡Tranquilícese, Manuel! ¡No se trata del Mesías daniélico según el punto de vista de Vd., sino según el de ELLOS!
    "Veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir entre las nubes del cielo." (Mc 14, 62)

  • Comentario por sofía 25.08.17 | 17:15

    Qué manía con la pretensión de saber que esas cartas las desconocían los cristianos, así en plan global. Se supone que se las mandó a las comunidades, que las recibieron, que hablaron de ellas. Sabemos que Pedro andaba por ahí de un lado a otro, lo mismo que Pablo, que Bernabé y muchos otros, que hacían viajes de unas comunidades a otras y que se intercambiaban noticias. Naturalmente que los contemporáneos de Pablo recibieron sus cartas y sabían de ellas. Algo que no tiene nada que ver con el hecho de que no intentaran utilizarlas ni manipularlas para otros usos ajenos a la voluntad de su autor y al momento en que se escribieron. Es un hecho que a Pablo se le consideraba apóstol de los gentiles y no era un personaje desconocido.
    De todos modos, lo mismo se empeñan en que el cristianismo fue un invento de Pablo -otro disparate, xq en principio lo persiguió- q se empeñan en q a Pablo no lo conocía nadie, q no era nadie en el cristianismo y/o no sabía escribir.

  • Comentario por Manuel 25.08.17 | 14:59

    En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.
    Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas...

    Vamos, que no da una. ¿O sí?

  • Comentario por Manuel 25.08.17 | 14:58

    Lo de "sin temor a ser desmentido" tiene gracia. Se supone que esas cartas la leían los llamados "judeocristianos" y las aprobaban, o se convertían en vox pópuli después de llegar a su destino. No que fueran desconocidas del común de los cristianos hasta la década de los 130.
    En cuanto al mesías daniélico tantas veces citado... ¿qué tiene de particular? ¿Por qué galetel entiende que es pacífico y universalista?
    Si lee a Daniel verá una especie de historia partidista repleta de profecías ex eventu diseñadas por el partido yavista, en la que figuran reyes y guerras y aparece...
    Y alcé mis ojos y miré, y he aquí un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud.
    Vamos... El Jesús histórico ni más ni menos. ¿O el mesías paulino?

  • Comentario por galetel 25.08.17 | 12:12

    De Juan sabemos lo que cuenta Pablo en Gálatas 2,9 (sin temor a ser desmentido). Un DATO que vale más que todos los manuales y que las opiniones de todos los especialistas. Guste o no guste.

  • Comentario por Elias 25.08.17 | 11:50

    Empezando por la terminologia de mesias danielico.Parece dudoso que repentinamenta cambiara su acepcion del mesianismo (incrustada en su mentaliidad judia).Y si parece posible que esos conceptos se adaptaran sincreticamente en una fusion con patrones helenistas. ¿Se contaminaron de esto las propias columnas ? Otra cosa posible es que esperasen el retorno de Jesus para instaurar el Reino (maratana)sin que tenga las connotaciones antioqueñas que el sr .galetel le quiere dar.

  • Comentario por Elias 25.08.17 | 11:42

    Es que Uds hablen de estos personajes como entes idealizados sin tener en cuenta sus personalidades.Y da la sensacion que la de Pablo era de armas tomar(no le importaba lo mas minimo quieners fueran algo entonces .. el tenia el convencimiento por revelacion).En la discusion con Pedro habla de sus desacuerdos segun "su evangelio"que no necesariamente coincidira en todo con el de las columnas ,pues el iba por libre.Fernando P presenta solo dos opciones y hay posiblemente muchas mas. Empezando por la evolucion de las creencias de cada uno. Evoluciono Pablo desde su primer encuentro con Pedro?(A Santiago solo dice que le vio..igual como jefe entonces y el novato no se atrevio a entsblar conversacion) hasta su nuevo encuentro concilio Jersuln. EL tenia ya la sospecha de que corria en vano. ¿Expuso todas sus novedades sobre el "Cristo de la fe" a los los lideres?.. Significa para estos lo del mesias danielico lo que galetel opina(yo lo dudo .

  • Comentario por Manuel 25.08.17 | 10:57

    La alambicada cristología de Pablo es discutible que parta de cualquier cosa relacionada con la historia de Jesús.
    De todos los familiares y seguidores directos de Jesús sólo tenemos el nombre de dos: Santiago y Pedro. En este post el profesor viene a decir que de Juan no sabemos nada y parece figurar como comparsa dentro de un escueto texto que suena a legendario o mítico (en lo que a Juan se refiere).
    La idea de Hechos, hoy completamente inverosímil, es que todos los apóstoles de Jesús siguieron unidos tras su muerte, comprendieron al unísono su misión, y cambiaron a una de religión, creyéndolo Dios, preexistente a su nacimiento, etc., tras Pentecostés (a los 50 días de "resucitado").
    Que Pablo creía en el Cristo está claro. Puede discutirse que elevara a tal consideración a un maestro judío ejecutado por sedición.
    Que Pedro -el rudo pescador galileo nacionalista judío- pasara a creer y predicar lo mismo que Pablo es discutible.
    Santiago no cambió de rel...

  • Comentario por galetel 25.08.17 | 08:55

    Gracias, Xabier, de acuerdo. Está claro que los líderes judeocristianos aprobaron y confirmaron la misión de Pablo a los gentiles, lo que significa que habían desechado el mesianismo davídico prepascual cambiándolo por el daniélico pospascual. El judaísmo se abría así hacia el universalismo sin dejar de ser judaísmo, con un nuevo concepto de la Ley y hasta de Dios. Los problemas vinieron después, para aceptar el grado de pluralismo paulino. ¿Lo tiene claro Piñero, que habla de “teologuema paulino” en referencia a Jesucristo? -No, pero se trata aquí de los principales conocedores íntimos del Jesús histórico, nada menos.

  • Comentario por Xabier 25.08.17 | 08:17

    Sobre Juan y los paganos, creo que ha habido un malentendido entre el profesor y Galetel. Entiendo que, cuando el profesor dice que Juan no estaba comprometido con la predicación a los paganos, no quiere decir que le pareciese mal (Gálatas dice lo contrario), sino que él personalmente no se dedicaba a ello, dejándolo en Pablo y Bernabé: "nosotros nos iríamos a los gentiles y ellos a los circuncisos"


  • Comentario por Luis Enrique Antolín 25.08.17 | 03:36

    Paradojas. Se pone en cuestión la verdad histórica de lo narrado en el libro de los Hechos, y ciertamente no está falto de lo que en ocasiones he descrito como "ingeniería" teológico-literaria, por otro se aceya sin más el que el éxito de los seguidores de Jesús entre el pueblo de Jerusalén que en este libro se reseña obedece a que "un crucificado por los romanos era un héroe nacional" o porque "al principio (antes de irrupción mistificadora del paulinismo ha de entenderse ) Jesús crucificado fue un héroe de las multitudes jerusalemitas".

    O sea,que lo del éxito de la predicacíon de los discípulos se da por bueno, y ya para acabar de arrimar el ascua a la sardina interpretativa del Jesús sedicioso,se aduce la percepción de Jesús como un héroe nacional en cuanto que crucificado por los romanos. Realmente un modo anacrónico, trasladadando esquemas y actitudes de nuestra época al Israel del siglo I ,a más de elemental y aun infantil de considerar las cosas.l

  • Comentario por galetel 25.08.17 | 01:50

    ¿Es posible que un advenedizo como Pablo, que no conoció a Jesús, fuera capaz de convencer a los amigos íntimos de Jesús, hasta el punto de dedicar ellos el resto de su vida a Jesucristo? ¿No sería al revés?

  • Comentario por galetel 25.08.17 | 01:23

    Pregúntense, más bien, por qué los amigos íntimos de Jesús, que se habían decepcionado de él antes de su muerte hasta el punto de estimarlo loco o de negarlo y abandonarlo, estuvieron de acuerdo con Pablo después de saber muerto a Jesús, condenado por el poder pagano a instigación de las autoridades judías. ¿Cómo pudieron estar de acuerdo con Pablo?

  • Comentario por FERNANDOP 25.08.17 | 00:47

    preguntense por favor por qué Pablo elige a Jesús

  • Comentario por FERNANDOP 25.08.17 | 00:46

    Vamos a ver, por el amor de Dios. ¿qué es mas lógico?
    a.- qué Pablo, en muy pocos años, le de la vuelta al calcetín y reinterprete a un fanático nacionalista que odia al extranjero, para convertirlo en un mesías universal.
    b.-que Pablo, para convertir paganos, se base o apoye en un mesías de vocación abierta en su humanismo radical, vocación que ya había llevado a sus discípulos a atraverse a predicar en tierra de los odiados y herejes samaritanos

    ¿qué es lo lógico por favor?

  • Comentario por galetel 24.08.17 | 20:03

    No, Manuel. No la veo discutible pospascualmente: ¡marana tha!

  • Comentario por Manuel 24.08.17 | 19:49

    "Era el Mesías daniélico, el profetizado por Daniel, equivalente al “Jesucristo de la fe” que predicaba Pablo a los gentiles..."
    Repase esa frase unas cuantas veces, galetel. Si no la ve discutible, repase qué características tenía el mesías de Daniel, qué características tenía el mesías paulino y qué características tenía el Jesús evangélico por ejemplo de Marcos.
    Saludos

  • Comentario por galetel 24.08.17 | 12:17

    era considerado “columna” en Jerusalén, y que creía que Jesús, ese mismo hombre que él había conocido, era el Mesías daniélico, el profetizado por Daniel, equivalente al “Jesucristo de la fe” que predicaba Pablo a los gentiles, a pesar de que Jesús había sido condenado a instigación de las autoridades máximas de la Ley judía.

    Nada de eso deduce Piñero de Gálatas, porque está “cegado” por sus sesgos. Concluye –irrisoriamente- que “solo queda claro que el apóstol Juan no estaba en absoluto comprometido con la predicación del Evangelio a los paganos”. De pena, ciertamente.

  • Comentario por galetel 24.08.17 | 12:16

    La verdad es que no me sorprende que el Prof. Piñero no sea capaz de diferenciar adecuadamente entre unas alusiones escritas unos cuarenta o cincuenta años después, por el autor de Hechos –posiblemente “Lc”- que no fue testigo presencial, y unos DATOS escritos unos veinte años antes por un testigo presencial, Pablo, que se arriesgó a esgrimirlo sin temor a ser desmentido.

    Como sabemos, Pablo dice que conoció personalmente a Juan, que este era “columna” de la Iglesia judeocristiana de Jerusalén, y que, después de escuchar lo que él, Pablo, había predicado, en esencia, durante catorce años a los gentiles, estuvo DE ACUERDO calurosamente con él, Pablo, (junto a Santiago y Pedro) hasta el punto de confirmarlo a él, Pablo, en su misión a los gentiles.

    Estos DATOS certifican algo importantísimo, lo más importante que se pueda afirmar acerca de Juan: Que fue un discípulo de los más predilectos, conocedor íntimo de Jesús, que por eso, principalmente, era considerado ...

Martes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Los más recientes

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930