El blog de Antonio Piñero

“Los amigos de Jesús. Juan hijo de Zebedeo. ¿Quién era realmente este personaje?”. Los discípulos de Jesús (X) (896)

20.08.17 | 08:38. Archivado en Jesús histórico,

Escribe Antonio Piñero

El texto que comentamos es el mismo que la vez anterior, que repito para mayor comodidad en su segunda parte:

Marcos 3,17: “Llamó Jesús …a Jacobo el de Zebedeo y a Juan, el hermano de Jacobo, los apodó también Boanergés, que significa «tronantes»”.

Sobre Juan habría mucho que decir, porque la tradición ha inventado mil cosas sobre él, que la crítica poco a poco ha ido poniendo en duda:


· Ciertamente no puede dudarse que era un discípulo de Jesús. Que fue llamado por él junto con su hermano; que pertenecía al grupo de los íntimos; que era un “tronante”, igualmente de espíritu fuerte, celoso de Yahvé, amante de imponer por la fuerza sus ideas, si fuere necesario.

· A pesar de que Lucas afirma que los dos discípulos comisionados por Jesús para prepararle la Pascua eran Pedro y Juan (22,8), como la tradición de la que bebe Lucas (Mc 14,13) esos discípulos son innominados (“Entonces, envía a dos de sus discípulos y les dice…”), es muy probable que –siguiendo una de las leyes de la tradición de especificar y aumentar los detalles en donde antes había poco– esa tradición no es fiable.

Pongo otro ejemplo de tradición que amplifica: el personaje a quien un discípulo (también innominado) corta la oreja en el episodio del prendimiento de Jesús en Getsemaní (Mc 14,47): en Marcos, Mateo y Lucas (que siguen a Marcos) el discípulo es innominado / en el Evangelio de Juan (18,10) es Pedro. El que sufre la agresión en su oreja es innominado igualmente en Marcos / Mateo y Lucas. Pero en el Evangelio de Juan se llama Malco. La oreja cortada es simplemente una oreja en Marcos y Mateo. Pero ya Lucas precisa que es la oreja derecha. Y la tradición que sigue el Evangelio de Juan afirma también que es la oreja derecha.

Por tanto: la tradición tiende a aumentar y precisar por su cuenta (legendariamente) lo que al principio es algo ignorado. Puse otro ejemplo en una postal anterior cuando sostuve que otro caso interesante es el contraste entre Lc 3,7: “Decía, pues, a la gente que acudía para ser bautizada por él: «Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira inminente?” (Fuente Q). Pero Mateo precisa (3,7): “Pero viendo él venir muchos fariseos y saduceos al bautismo, les dijo: «Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira inminente?”.

Y es curioso porque Lucas –que probablemente es posterior cronológicamente a Mateo había conservado una tradición antigua e imprecisa; pero Mateo, posterior, ya maneja una tradición que ha sido amplificada. Por tanto, hay razones para dudar de las tradiciones amplificadoras, que aquí en concreto se mueve por la inquina de la comunidad primitiva contra los fariseos –dominantes en el judaísmo superviviente a la catástrofe de Israel y Jerusalén del año 70 y que no quería ya “sectas” separadas como las de los judeocristianos… Y sin duda esos judíos las criticaban ferozmente. La respuesta de los judeocristianos fue amplificar contra los fariseos especialmente la tradición de enemigos innominados de Jesús (es decir, añadir, o precisar “eran fariseos” donde solo había un “alguno”).

· Es dudoso quién es ese discípulo, innominado, conocido del ex sumo sacerdote Anás, que introduce a Pedro en el patio de la mansión donde –según una tradición también dudosísima– se estaba juzgando a Jesús (Jn 18,15-18). La exégesis está aquí dividida:

- Unos opinan que es imposible, o inverisímil que un humilde pescador de Galilea fuera amigo, conocido, de un sumo sacerdote

- Otros sostienen que no es imposible, ya que Zebedeo tenía jornaleros a su servicio (Mc 1,20) y por tanto era el propietario de una empresa que podría haber suministrado pescado a Jerusalén desde el Mar de Galilea (por ejemplo, conservado en sal, etc.)

· Es dudoso quién es el discípulo que estaba con Pedro en la escena dibujada en Jn 20,4-8:

“1 El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. 2 Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.» 3 Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. 4 Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. 5 Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. 6 Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, 7 y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. 8 Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, 9 pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos

Aquí las preguntas y las dudas se acumulan:

· ¿Quién es el discípulo amado del v. 2?

· Hay que tener en cuenta que en el Evangelio de Juan no se menciona nunca cómo tal en el Evangelio de Juan… ¿Por qué?

· ¿Cómo es que el discípulo al que amaba Jesús no creyera en él hasta después de su resurrección: = “Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó”?

· Y la afirmación más general del v. 9: “Pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos”.

¿Cómo es posible este hecho después de que Marcos afirma en 8,31-32:

1. “Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar a los tres días. 32 Hablaba de esto abiertamente. Tomándole aparte, Pedro, se puso a reprenderle”.

2. Y en 9,30-32: “Y saliendo de allí, iban caminando por Galilea; él no quería que se supiera, 31 porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará.» 32 Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle”.

3. Y en 10,32-34: “Iban de camino subiendo a Jerusalén, y Jesús marchaba delante de ellos; ellos estaban sorprendidos y los que le seguían tenían miedo. Tomó otra vez a los Doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder: 33 «Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, 34 y se burlarán de él, le escupirán, le azotarán y le matarán, y a los tres días resucitará»”.

No es posible, pues, lo que afirma el Cuarto Evangelio: “Y vio y creyó”. 9: “Pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos”.

Y para muestra basta un botón. Insisto en que no es posible mantener una actitud acrítica respecto a la información proporcionada por los Evangelios.

Las mencionadas hasta ahora son preguntas claves que debemos hacernos respecto a Juan como discípulo. Continuaremos el próximo día exponiendo algo más sobre el “Discípulo amado”. ¿Era realmente Juan, hijo de Zebedeo?

Saludos cordiales de Antonio Piñero
www.ciudadanojesus.com


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por eduar 21.08.17 | 09:47

    Antonio Manuel si quiere saber más sobre El Cuarto Evangelio y el Entorno de Asia Menor, supongo que habra leído a Raymond E Brown. Le recomiendo la lectura de los libros de Gonzalo Fontana Elboj:
    Antonio Piñero en unos post anteriores le hizo crítica y son muy interesantes

    https://www.amazon.es/Libros-Gonzalo-Fontana-Elboj/s?ie=UTF8&page=1&rh=n%3A599364031%2Cp_27%3AGonzalo%20Fontana%20Elboj

    también puede encontrarlos en Agapea.com

    http://www.agapea.com/Gonzalo-Fontana-Elboj/El-Evangelio-de-Juan-La-construccion-de-un-texto-complejo-Origenes-historicos-y-proceso-compositivo-9788416028900-i.htm

    http://www.agapea.com/Gonzalo-Fontana-Elboj/Los-origenes-del-cristianismo-en-Asia-Menor-a-70-135-Textos-e-historia-9788447539291-i.htm

    Nuestros mejorres niños son los libros interesantes, que nos hacen crecer como personas y en la variedad está el gusto.

  • Comentario por Antonio Manuel 21.08.17 | 02:02

    Este post me ha llenado de esperanza. No hay reproches, no hay culpables, hay enseñanza. Me queda grabada esta frase..."hijo mío, que pecar es ofender al hombre a quien Él ama"...
    Un embarazo no querido, que situación tan difícil... especialmente cuando pongo mi esperanza en tener resueltos los problemas materiales presentes y de futuro. Un hijo, un nieto es la bendición más grande en el amor humano, el centro de los desvelos y el acicate más firme para no decaer, y el futuro es él. Que gran bien pueden hacerle los abuelos a su hija, esa nueva madre para fortalecerse mútuamente con la alegría de un nuevo ser que escribirá un nuevo capítulo en esa familia, ¡ Que bueno sería que el padre del niño también se sumara!.
    Repito mi agradecimiento por este "post"

  • Comentario por eduar 20.08.17 | 18:29

    La resurrección de Lázaro es que sus hermanas por cuestiones de impureza ritual de la pascua judía lo depositaron medio moribundo en el sepulcro en lugar de tenerlo en su casa.Jesús lo sacó rompiendo esa costumbre, pero no había muerto.

  • Comentario por eduar 20.08.17 | 18:08

    Si mira evangelio de Lucas los discípulos de Emaus el innominado que acompaña a Clopas o Cleofas sería su hijo Jacob Hegesipo en Historia eclesiástica afirma que José padre de Jesús tenía un Hermano llamado Clopas

  • Comentario por eduar 20.08.17 | 17:57

    Xabier, Boismard identificó al innominado junto a Andrés ,como Felipe además si ha leído el evangelio aparecen dos veces Andrés y Felipe como pareja al estilo Pedro y Juan de Hechos de los Apóstoles En cuanto a Jacob no creo que dejarán a su suerte a Jesús en su último año de predicación ¿Cómo se explica entonces tras su resurrección formará parte de los pilares de la comunidad jeroselamita de Galatas?

  • Comentario por Xabier 20.08.17 | 16:27

    ¡Pido perdón por la duplicación y por haber puesto el nombre de Eduar por equivocación en la casilla "Nombre"!

  • Comentario por Eduar 20.08.17 | 16:18

    Eduar:

    Discrepo de tu hipótesis por dos motivos:

    - En el Cuarto Evangelio se dice abiertamente que los hermanos de Jesús no creían en él.

    - En cuanto a Felipe, Jesús le llama después de a Andrés, el discípulo amado y Pedro.

  • Comentario por Eduar 20.08.17 | 16:18

    Eduar:

    Discrepo de tu hipótesis por dos motivos:

    - En el Cuarto Evangelio se dice abiertamente que los hermanos de Jesús no creían en él.

    - En cuanto a Felipe, Jesús le llama después de a Andrés, el discípulo amado y Pedro.

  • Comentario por eduar 20.08.17 | 11:20

    Xabier para mi hay dos discipulos amados el histórico Jacob el ah Primo hermano del Jesús y Felipe Apóstol el discípulo amado para la comunidad del iv evangelio. Se mezclaron los dos en uno. Para que fuera Lázaro tendría que haber sido discípulo originario del Bautista, cosa que no es. Si lee el inicio del cuarto evangelio descubrirá qhe Andrés es acompañado por Felipe

  • Comentario por galetel 20.08.17 | 11:16

    Si, con espíritu histórico-crítico, descontamos las numerosas atribuciones que la tradición –sin base alguna en el NT- ha hecho a Juan el hijo del Zebedeo:

    -El Discípulo Amado
    -El autor del Cuarto evangelio
    -El autor de las Cartas de Jn
    -El autor del Apocalipsis

    (cf. J.P. Meier, “Un judío marginal” tomo III, cap.27 II, 11), nos quedamos con una figura de la cual lo más seguro que podemos afirmar, según la carta de Pablo a los gálatas, es que fue considerado “columna” de la Iglesia judeocristiana de Jerusalén, ca. 49. Las demás cosas que afirman de él los evangelios, son muy discutibles, como señala Meier. Pero a mí me basta con eso, con que haya sido uno de los principales líderes judeocristianos que estuvieron de acuerdo con Pablo, según Gálatas, para afirmar (yo) que lo más plausible es que este importante discípulo, íntimo conocedor de Jesús en su etapa prepascual, acabó pospascualmente creyéndolo el Mesías daniélico.

  • Comentario por eduar 20.08.17 | 11:00

    El discípulo amado era Jacob el hermano del señor quién sino sería llamado por Anas para que se llevara a Jesús de Jerusalen.El hijo mayor de Clopas no sería la primera vez que darían la cara por Jesús si bien dijo el profesor en su libro verdadera historia de la pasión no fue una semana sino desde Tabernaculos del año anterior.La familia de Jesús tuvo que hablar con las autoridades del Templo,sabemos por el cuarto evangelio de las amistades con tal Nicodemo y sabido por los sinopticos José de Arimatea y el espíritu exaltado profetico de Jesús en sus últimos dias

  • Comentario por Xabier 20.08.17 | 10:01

    Sobre la identidad del discípulo amado, de las muchas hipótesis propuestas, la que deja menos cabos sueltos es la de Lázaro.

    ¡Ojo! Esto no implica creer que lo resucitó Jesús cuando llevaba 4 días muerto. Esa escena es sumamente inverosímil y, además, el Cuarto Evangelio es muy simbólico pero, entre creerse esa escena a pies juntillas y creer que Lázaro es un personaje ficticio, hay espacio para opciones intermedias.

  • Comentario por Xabier 20.08.17 | 09:57

    Sobre el enigmático discípulo innominado que aparece en la escena de las negaciones de Pedro, la traducción de Juan Mateos (que creo que es la más fiel) no dice que era conocido "del Sumo Sacerdote" (es decir, que eran conocidos), sino "al Sumo Sacerdote", o sea, que es Sumo Sacerdote podía haber oído hablar de él, aunque no se conociesen personalmente.

    Si es histórico que Pedro negó a Jesús (cumple el criterio de dificultad y así se dice en La Verdadera Historia de la Pasión) y eso ocurrió en casa de Caifás, entonces, es más verosímil la versión del Cuarto Evangelio que la de los sinópticos y que, por tanto, entraron dos discípulos.

    Los tres sinópticos coinciden en que la portera le dice a Pedro si "también tú" conocías a Jesús. Si entró solo Pedro, la palabra "también" está de más.


Domingo, 24 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930